Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 33 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 33 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Los judíos contra Castro

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los judíos contra Castro

Mensaje por WES el Jue Sep 09, 2010 8:58 am

jueves 9 de septiembre de 2010


Los judíos contra Castro. Por Jacobo Machover



Fidel Castro se arrepiente de todo. En su improbable confesión al periodista israelí-americano Jeffrey Goldberg, le hace una tardía pero sentida declaración de amor al pueblo judío, como apunta de maravilla Isis, la Reina de la noche. No es la primera vez que un jefe de Estado, sintiendo llegar su muerte, intenta justificar su actuación pasada, antes de encontrarse con su Dios o con la Historia (la otra diosa del Líder Máximo). Así lo hizo François Mitterrand, antes de pasar a mejor vida, al volver una y otra vez sobre su pasado colaboracionista con el régimen del mariscal Pétain, aliado de Hitler, y afirmar, contra toda evidencia, que él nunca había sido antisemita. Hay otro ejemplo, no histórico sino artístico: es el Nabucodonosor de la ópera de Verdi, “Nabucco”, donde el rey de Babilonia, al haber deportado en cautiverio a los judíos después de la destrucción del primer templo de Jerusalén en 586 antes de Cristo, decide, en un momento de conmiseración (en la historia no ocurrió de esa manera) liberarlos y enviarlos otra vez a su país natal, su tierra prometida. Castro ahora se desdice de todas las diatribas que ha podido lanzar, desde 1973, año de la guerra de Yom Kippur, contra Israel, y de todas las acciones, incluso militares, contra el Estado hebreo. Algunas de ellas, poco conocidas: la intervención de sus tropas para defender Damasco contra Tsahal; el adiestramiento de los terroristas palestinos en Cuba y en los campos de la periferia de Beirut, sobre todo en Chatila, donde el Ejército israelí encontró una cantidad considerable de manuales redactados en español y puestos en práctica por los mayores aventureros de la Seguridad del Estado y de las Tropas especiales cubanas para fabricación de bombas y explosivos (algunos de ellos fusilados más tarde por los hermanos Castro: el que siembra vientos recoge tempestades); la publicación en Cuba de la tesis de Doctorado de Mahmud Abbas, el actual presidente “moderado” de la Autoridad palestina, defendida en la Unión Soviética, cuyo tema era el de las supuestas relaciones entre el sionismo y el nazismo (la portada del libro mostraba juntas la estrella de David y la cruz gamada nazi; Mahmud Abbas renegó más tarde de algunos de los aspectos más “revisionistas” de su escrito). Y también el primer abrazo a Yaser Arafat en la Conferencia de los no-alineados en Trípoli, bajo la presión del coronel Gadhafi, y las constantes visitas de éste último a Cuba, la primera de ellas en 1974 inmediatamente después de su discurso en la ONU.
La comunidad judía de Cuba tuvo, en su inmensa mayoría, que salir de Cuba por causa de las expropiaciones de sus comercios, grandes y pequeños, por los límites a la libertad de cultos (no sólo el judío, por cierto), y por el odio desatado en parte de la población a raíz de sus proclamas vergonzosamente pro-árabes y “anti-sionistas”, presionando para que la conferencia de Durban asimilara en 2000 el sionismo al racismo, interviniendo en la Comisión (hoy día Consejo) de derechos humanos de la ONU en Ginebra para que se condenara constantemente a Israel. En Cuba subsiste un reducido grupo de judíos que, en virtud de un acuerdo (otrora ultra-secreto) con las autoridades israelíes, emigran por tandas a Israel, sobre todo a Eilat, en el Mar Rojo. Entre ellos siempre ha habido unos cuantos disidentes anticastristas.
Pero entre los judíos y los cubanos hay, a mi parecer, una comunidad de destinos. Los judíos llevan milenios recorriendo el mundo, los cubanos sólo medio siglo. Pero todos, y entre ellos los judíos cubanos, nos hemos convertido en un pueblo errante.
Si los hermanos Castro quieren de verdad expiar sus culpas de manera concreta, deberían pensar en acabar con la terrible división de las familias cubanas, con el destierro de los presos, con la diáspora de millones de cubanos condenados al exilio eterno, a la diáspora, que ellos mismos han provocado. En vísperas de Yom Kippur, la gran fiesta hebrea, que significa el Gran Perdón, sería la única manera de hacer creíble ese arrepentimiento, esa reivindicación tan repentina como tardía de los valores y de los sufrimientos del pueblo judío. Pero, que perdonen otros; yo no puedo.
BLOG http://isis-lareinadelanoche.blogspot.com/2010/09/los-judios-contra-castro-por-jacobo.html

WES
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 422
Valoración de Comentarios : 218
Puntos : 1091
Fecha de inscripción : 11/07/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.