Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 42 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 42 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

¿Se dejan sobornar e influir los científicos en China?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Se dejan sobornar e influir los científicos en China?

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 21, 2010 11:23 am

¿Se dejan sobornar e influir los científicos en China?

Carsten Holz, profesor de la universidad de Hong Kong formula esta pregunta sin excluirse él mismo. Para él, el PCCh equivale a una "sociedad secreta, caracterizada por una postura de hostilidad general frente a la ley y el gobierno"

Por Carsten Holz – Especial para La Gran Época 20.08.2010 23:08


Muchos científicos profesionales, que residen y trabajan en China- y entre los cuales se incluye el mismo autor- se preocupan mucho en mantener buenas relaciones con el partido comunista chino, algunas veces conscientemente, y otras muchas no. Nuestra intensión es adaptarnos y esto lo hacemos de formas diferentes:

-Por cuestiones de investigación, tenemos mucho cuidado en las preguntas que hacemos o no hacemos; sobre los hechos, sobre los cuales informamos, o no; por nuestro uso del idioma y por el qué y cómo enseñamos.

Los científicos extranjeros tienen que cooperar con sus colegas chinos para recopilar datos y redactar conjuntamente los trabajos de investigación. Los estudios se realizan de un modo que sea aceptable para el partido y su contenido está limitado a preguntas políticamente correctas. Para los científicos chinos esto es normal. Y los científicos occidentales lo aceptan también así.

Incluso cuando los científicos occidentales hacen investigaciones en China sufren también limitaciones. Algunos viven con sus familias en China, otros poseen allí casas. Aquellos, cuya lengua materna no es el chino, han tenido que aprender durante años el idioma y sus carreras están basadas en esas costosas e intransferibles inversiones.

Ellos dicen: aprovechamos nuestros contactos en China para recibir información y protegemos estos contactos, para que nada les pueda pasar. Los lectores occidentales no pueden ver los medios que utilizan los investigadores para alcanzar éxito en sus trabajos. China es única en el arte de estimular a los científicos hacia un trabajo en común. El lema es no molestar al partido, sino más bien hacer publicidad para ellos.

Las consecuencias de no seguir este juego son demasiado evidentes: no encontraremos colaboradores chinos. Si en el marco de nuestros trabajos de investigación queremos investigar por nuestra cuenta, encontraremos pronto dificultades. Li Shaomin, profesor del Instituto de Marketing de la Universidad de Hong Kong y ciudadano de EE.UU, tuvo que pasar cinco meses en prisión por poner en peligro la "seguridad del estado." Sus delitos fueron sus críticas sobre la situación política en China, sus visitas a Taiwán, el uso de ayuda financiera taiwanesa para proyectos de investigación sobre asuntos "políticamente sensibles", y su archivo de datos de investigación. La universidad no le ofreció apoyo, y cuando salió libre se marchó como docente a la Universidad Old Dominion de Virginia.

Cabe preguntarse qué efecto para la psique habrá tenido el haber pasado cinco meses en manos de la policía secreta china y qué métodos habrá utilizado el partido para obligar al señor Li a guardar silencio. A los científicos de Hong Kong esta señal no les ha pasado desapercibida.

Es posible que no todos los investigadores de China estén afectados de la misma manera en lo que respecta a sus distintas especialidades. Los economistas y politólogos posiblemente sufran de forma más frecuente duras restricciones. Pero incluso sociólogos o antropólogos pueden pisar la zona prohibida si realizan estudios de red o investigan culturas de minorías étnicas.

Nuestra autocensura adopta formas curiosas. Hacemos preguntas que tienen relevancia para Occidente, pero no para China.

Intentamos explicar la rentabilidad de las empresas estatales en base a factores económicos, aunque tendría más sentido explicarla en función de la capacidad profesional de los puestos directivos (elegidos "a dedo" por el partido), ó por las limitaciones políticas a las que se ven confrontadas, ó por los canales políticos y burocráticos, por los cuales una empresa interactúa con sus proveedores, empleados, y clientes.

¿Pero cómo se pueden conseguir informaciones sistemáticas sobre la influencia del partido en las operaciones de una empresa estatal o controlada por el estado si eso es normalmente un asunto del cual nadie habla en la empresa?

Hablamos de instituciones económicas que se han desarrollado con el paso del tiempo como si fueran instituciones occidentales. Numerosas normas sobre "gastos administrativos" centrales y locales dotan a los funcionarios de amplias competencias y posibilidades de interferir en el proceso de fijación de precios.

A pesar de ello aceptamos las estadísticas oficiales; éstas muestran que un 90 por ciento de todos los precios determinan el valor comercial de mercado. No ponemos en duda que la palabra china "shichang" se traduce como "mercado", sin embargo suponemos que tiene la misma importancia que en Occidente.

Igualmente podemos consultar un aspecto del derecho civil chino que ni siquiera menciona al partido, aunque éste probablemente siga teniendo la última palabra sobre el control de las empresas.

Escarbando sólo un poco encontramos pruebas inequívocas: el Comité de Partido y el Gobierno de la provincia de Shaanxi exigían en el 2006, en una circular: la participación de las células del partido en la toma de decisiones importantes en empresas estatales y ”privadas”; la circular exigía también que en todas las empresas estatales provinciales, el presidente del consejo de administración y el secretario de partido básicamente fuesen la misma persona. A nivel nacional los directores de las 50 mayores empresas estatales - empresas que efectúan inversiones a nivel mundial - son nombrados directamente por el Politburó. Los economistas no nos preguntamos qué significado podría tener en el futuro, el hecho de tan creciente control del partido comunista chino sobre empresas chinas asentadas en los EE.UU. y en Europa.

El gobernador y secretario de partido del Banco Central chino, Zhou Xiaochuan, escribe ampliamente sobre la gran "eficacia" del Banco Central, sobre la base de las "tres representaciones" (el partido, "como representante de las fuerzas productivas progresista, la "moderna" cultura china, y los intereses básicos del pueblo chino"). La forma en que describe las tres representaciones como "guía de la política macroeconómica," se opone a toda concepción occidental de la lógica. No obstante tomamos a esa persona tan en serio como si estuviéramos ante el gobernador de un Banco Central occidental, como si el Banco Central chino estuviera realmente interesado en un cambio de política monetaria, o como si los canales por el que ésa política fluye, y sus efectos sobre la economía, fueran los mismos que en Occidente.

¿Somos todos ingenuos?, ¿podemos ignorar ese doble papel en una misma persona para los puestos de Secretario del Partido y Gobernador del Banco Central? ¿Excluimos inconscientemente algo, que no comprendemos, o algo que no queremos ver porque no cabe en nuestra lógica la concepción económica oriental?

En incontables artículos se hace reflexión sobre las posibles causas económicas del aumento en el diferencial de ingresos per cápita en China. Ignoramos el hecho, que de 3.220 ciudadanos chinos con una riqueza personal de 100 millones de Yuan (13 millones de dólares) o más, 2.932 son hijos de los más altos cuadros dirigentes. En los puestos claves en los cinco sectores industriales: finanzas, comercio exterior, desarrollo agrícola, construcción mecánica y valores financieros, de un 85 hasta un 90 por ciento están ocupadas por hijos de miembros del partico comunista con altos cargos.

Con la introducción de nuevos elementos de reforma aumentan también, aún más, las posibilidades de enriquecimiento de los altos cuadros: el doble sistema de fijación de precios, los créditos insolventes, la destrucción de bienes patrimoniales, las empresas estatales, el uso del dinero para otros fines en sociedades de inversión y en cuentas de renta privadas. La amplia e ilegal venta de terrenos y la transformación del suelo rural en urbano son calificadas como "saqueo sistemático" de los dirigentes locales. Las autoridades locales han invertido grandes sumas en pequeñas minas de carbón, inseguras, que en realidad deberían estar cerradas y nadie sabe cómo consiguieron su participación en ellas.

La carencia general de información sobre la situación económica impide la investigación. Las estadísticas sobre cuestiones específicas actuales son realizadas por el Centro Nacional de Estadística, a propuesta del Comité Central del Partido y del Consejo de Estado. Posiblemente estas informaciones no serán accesibles al público. Detrás de la fiabilidad de las estadísticas publicadas queda siempre un gran interrogante. Fuera del área de estadísticas oficiales, los departamentos del gobierno de todos niveles, recopilan y controlan informaciones internas. Las publicaciones oficiales tienden a ser propagandísticas – informaciones tergiversadas, publicadas con oscuros fines.

La solución ideal para los economistas chinos: realizar investigaciones esterilizadas y desarrollar modelos abstractos en base de suposiciones ideales, perfecta competencia, máximo beneficio con una adecuada técnica de producción, máximo aprovechamiento de la economía doméstica de consumo y dependencia por limitaciones financieras etc.

Cuánto nos puede aclarar China con la información publicada permanece siendo una incógnita.

Otros economistas residentes en China aceptan abiertamente dádivas del partido. Podemos utilizar nuestras relaciones para ponernos en contacto con cuadros del gobierno. Las sedes de gobiernos locales y comités de partido podrían estar a nuestra disposición en caso que tengamos que investigar en el campo. En cierta ocasión un comité de partido local me ayudó de cierta manera, poniendo a mi disposición un automóvil, un miembro del partido, y un funcionario del gobierno local. Me presentaron a gerentes de empresas que tenían probablemente ya todas sus respuestas preparadas. Los anfitriones me ofrecían un amplio apoyo, pero finalmente acabé trabajando exactamente en el mismo marco en el cual ellos pensaban y trabajaban (éste proyecto de investigación podría ser el único en mi vida que no terminé nunca). Además aquellos que van al campo a entrevistar cuadros pueden ser, no sólo inconscientemente, una herramienta del partido, sino también un factor de discordia en sus disputas internas.

Adaptamos nuestro uso del idioma a la imagen que el partido quiere dar. Si afirmamos que el PCCh es "una sociedad secreta, caracterizada por una postura de hostilidad general frente a la ley y al gobierno", ¿no estamos describiendo exactamente la reserva absoluta de las acciones del partido, su impunidad frente a la ley y su control absoluto sobre el gobierno? Esta es la definición que el diccionario Webster da a la Mafia.

Hablamos del "gobierno" chino sin relativizar, aunque más del 95 por ciento de los cuadros dirigentes sean miembros del partido, las decisiones claves son tomadas por esos cuadros de la dirección como también por miembros de los comités de trabajo del partido; los funcionarios del Ministerio de Recursos Humanos son prácticamente idénticos al personal del Departamento de Organización del partido; el ejecutivo del Ministerio de Interiores prácticamente igual al del personal de la Comisión Disciplinaria del partido; y el personal del Estado Mayor Central del Ejército de la República Popular China es 100 por 100 idéntico al personal de la Comisión Central de Ejército del Partido Comunista Chino.

La terminología del partido - ó de la Mafia – penetra en nuestras publicaciones y actividades docentes. No preguntamos si el Partido Comunista chino es comunista, si los congresos populares son congresos del pueblo, si el ejército de liberación popular libera al pueblo o lo oprime, ó si todos los jueces son nombrados por el partido a cuenta de una obediencia debida. De acuerdo con el uso partidario del idioma hablamos del "incidente en la Plaza de Tiananmen", sin embargo directamente después de la masacre de 1989 lo calificábamos como de "masacre en la Plaza de Tiananmen", mientras que el término "incidente" nos hubiese parecido entonces como un acto de sumisión ante el partido.

¿Qué libro de texto occidental que trate sobre el sistema político chino actual discute la selección y designación de funcionarios del gobierno y delegados parlamentarios por el partido, y qué libro de texto advierte además sobre la diferencia entre estos procedimientos y nuestras concepciones democráticas sobre partidos políticos, gobierno y parlamento? Consagraremos los pretextos del partido si damos el nombre de instituciones occidentales a falsas imitaciones chinas. No estamos ni siquiera preparados para llamar a China como en su propia constitución se le menciona: una dictadura (una "dictadura democrática del pueblo, dirigida por la clase obrera y sobre la base de una alianza entre obreros y campesinos, lo cuál es el rasgo fundamental de la dictadura del proletariado").

¿Quién escribe sobre el tráfico sistemático de posiciones dominantes dentro del gobierno chino y los comités de partido? El escándalo de la lista de Heilongjiang, desde dónde se proporcionaba una lista de precios de cargos en venta, desde provinciales, hasta de distrito, una lista que no encontraremos en los libros de texto. El volumen, públicamente conocido, de venta de posiciones no deja mucho espacio para la interpretación. Para que estos vendedores y vendedoras de cargos del gobierno no tengan nada que temer, tiene que ser inconcebiblemente poderoso el control de la mafia y su ley del silencio.

Lo que no es normal, es aceptado en China como normal. Piratas informáticos pincharon correos electrónicos, Mails de un colaborador de la Universidad de Hong Kong, desde el servidor de la universidad, hasta su descubrimiento en junio de 2005, cuando borraban casualmente los correos. Pues bien, las direcciones IP de los piratas pertenecían a empresas estatales de telecomunicaciones. En China, los empleados de las residencias para estudiantes extranjeros, figuran como agentes de seguridad pública. Vigilan a los estudiantes extranjeros y tienen el control sobre ellos. En un instituto de especialización de Shanghai una triple búsqueda consecutiva en Internet de la palabra Jiang Zemin provocó el bloqueo de la buscadora en todo el campus. Hay rumores que afirman que el partido emplea decenas de miles de policías de Internet. Las llamadas telefónicas son escuchadas, cuando no registradas sistemáticamente. Los correos electrónicos son filtrados, y a veces no se entregan. ¿Quién no aprendería instintivamente a evitar, lo que el partido no quiere que se haga o se piense?

La propaganda del partido ha encontrado su camino profundamente en nuestro pensamiento. La importancia de una "estabilidad social," y de una "sociedad armónica" es hoy día aceptado incondicionalmente por China. ¿Pero es un país con más de 200 casos diarios de conflictos sociales, socialmente estable y armónico? ¿O socialmente estable no es otra cosa que la "aceptación del dominio de la mafia"?

"Gobierno local malo, gobierno central bueno" es otro tópico de propaganda, aceptado ciegamente por la comunidad de investigadores extranjeros, e incluso es objeto de investigación. Sin embargo si se considera al partido como una mafia no hay sitio para tales argucias, e investigar fuera de la ciencia sugiere más bien, que el gobierno central esconde una segunda cara más terrible y lo hace forzosamente por un objetivo específico.

Vemos los "objetivos". El lema crecimiento del partido se acepta fielmente como objetivo general para el país y como medida única de reforma acertada. Nadie se detiene ante los mecanismos políticos por los cuales ése crecimiento se consigue y no los ponemos en cuestión. ¿La Mafia dirige China bastante bien, por qué preocuparse pues de cómo ocurre eso y si hay "efectos secundarios"? Naturalmente sabemos de la existencia de campos de trabajo forzado dónde desaparecen personas sin juicios previos, donde no hay control de las torturas por miembros de los órganos de seguridad estatales y también conocemos del tratamiento injusto que se da a practicantes de Falun Gong, pero nosotros continuamos con nuestra investigación esterilizada y nuestra teoría. Ignoramos, que el sistema político chino es responsable de los 30 millones de muertos de hambre durante el "gran salto a delante", y de 750.000 hasta 1,5 millones de asesinatos durando la Revolución Cultural.

¿Qué puede llevar a los científicos occidentales a reflexionar sobre estas cuestiones?

¿Si los científicos no lo hacen, quién lo hará? Ni el Banco Mundial ni otras organizaciones internacionales, porque se benefician del trato con China. Las relaciones económicas y políticas dependen de su amistosa cooperación con el partido y la exigencia previa de su colaboración en la investigación es, que en el informe final y en las explicaciones públicas, éstas sean aceptables por los censores del partido. No por los departamentos de análisis de la banca de inversión occidentales, porque las demás secciones de los bancos dependerán de forma probable de los negocios con China.

¿Es importante todo esto? ¿Es importante si los investigadores en China ignoran el contexto político y las limitaciones políticas en que trabajan? ¿Es importante si presentamos China a Occidente de la manera como la presidencia del partido quiere que lo hagamos, mientras proporcionamos respuestas limitadas a nuestras preguntas autocensuradas, ofreciendo así una imagen estéril del sistema político chino?

China es un país con el cual se entrelazan de forma creciente las economías occidentales: un cuarto de la industria china está en manos extranjeras, y estamos obligados a comprar bienes de consumo de industria china. Finalmente nuestras rentas, invertidas en consorcios multinacionales, dependen del continuo crecimiento económico de China. ¿Pero comprende realmente Occidente a este país y a sus gobernantes? ¿En qué momento y por qué canales intentará influir el partido, con sus diferentes puntos de vista respecto a los ciudadanos y los derechos civiles, en nuestra sociedad (como ya ha influido en la investigación y teoría científica)? ¿Y en qué medida son culpables los investigadores chinos de anteponer su propio cuenco de arroz sobre sus pensamientos y una teoría más real?



Carsten Holz (nacido en 1964) es economista y profesor en la facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Hong Kong de Ciencia y Tecnología. Este artículo fue publicado por primera vez bajo el título "¿China compró a todos los estudiosos?" en abril de 2007 en el Far Eastern Economic Review.









Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Se dejan sobornar e influir los científicos en China?

Mensaje por ElpidioValdez el Sáb Sep 04, 2010 2:52 pm

ESte articulo tan largo puede ser resumido en un solo parrafo.

Los privilegios de la libertad academica ( lease libertad academica como la libertad personal de un cientifico o investigador de ejecutar una linea de trabajo, que considere prometedora y beneficiosa para la sociedad), esto no existe hoy dia, en ningun pais del mundo ya sea comunista o capitalista, o si no preguntenles a los Doctorados que trabajan en el Moffint Center para investigacion del cancer, jaaaa, despues de decadas de investigacion y trillones de dolatres gastados en una efimera cura, mas escurridiza que Osama Bin Laden, la cura del cancer no "aparece".

Son una infinitisima excepcion aquellos cientificos que pueden investigar lo que quieran y como quieran y todavia tener fondos para hacerlo.

ElpidioValdez
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 2888
Localización : Central Florida
Hobbies : Destapando la verdad
Valoración de Comentarios : -642
Puntos : 1998
Fecha de inscripción : 06/11/2006

Ver perfil de usuario http://www.luzdeyara.foroactivo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.