Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 33 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 33 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

FÁBRICA DE ODIOS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

FÁBRICA DE ODIOS

Mensaje por Anonymou el Lun Mar 12, 2007 4:06 pm

Por:

WILLIAM OJEDA


Agradecimientos:


A los amigos que han comprendido mi empeño, porque ellos creen en la vida y

en la gente, con una energía luminosa capaz de dar brillo existencial a cualquier alma,

por oscura que sean las circunstancias; a Cosito, porque me enseña la magia milenaria

de superar los estragos del tiempo y la distancia; y a la Maestra Juana, porque me

permitió venir a este planeta en la maravillosa cápsula espacial de su vientre.

Dedicatoria:

A los venezolanos caídos, nuestros mártires, más de un centenar de hermanos

del pueblo asesinados por atreverse a disentir, por atreverse a defender un mundo

mejor…

INDICE

Agradecimientos

Dedicatoria

Mapa Introductorio

I. Proyecto Intercontinental

¡Apóyenme, que los yanquis me quieren matar!

La obsesión de Castro por invadir Latinoamérica

II. Manipular emociones para construir hegemonía

Condiciones emocionales para una Autocracia

Clima marcado por las emociones de

Miedo – Terror - Zozobra- Incertidumbre - Frustración - Resignación

Ecuación afectiva: una conexión irracional

Mundos Paralelos

Renovación permanente de esperanzas

El asedio para avanzar

Los medios: instrumento pernicioso

Maquinaria de odios peregrinos

La duda como herramienta de oro

Dudas perennes para neutralizar

Guerra con todo

III. Criminalización del Pensamiento

La institución del sapeo… La delación como cultura

Aparato represivo

Aniquilamiento moral de las víctimas

La propiedad privada como amenaza

Sospechoso de ser culpable

Se escoge la víctima… luego se busca la culpa

Ropaje ideológico: el socialismo como excusa

IV. ¡Acólitos!, Nadie más...

¿Cívico-militar?... Sencillo: militares mandan, civiles obedecen

La diáspora como opción

Pensar… ¿Pa’ qué?

Salud, cultura y educación como elementos de adoctrinamiento

Invasión ideológica

Discurso: El arma predilecta

V. La Guerra “necesaria”

Seguridad Nacional: Seguridad del Caudillo

Profecías autocumplidas

VI. La siembra de odios y su caldo de cultivo

La exclusión social

¡Fuchi! Me da asco la política

Clave del odio: el miedo

¡Llegó el líder que representa, que salva… que redime!

VII. ¿Qué hacer? ¿Cómo defenderse en una Guerra Psicológica?

Unidad, unidad… en la estrategia

De la Protesta General a la Protesta Generalizada

Tejido Social Orgánico

Módulos de trabajo para la guerra psicológica

Ahora si, lo de la protesta

Pase de revista

Fuentes y Referencias

El hasta luego

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: FÁBRICA DE ODIOS

Mensaje por Anonymou el Lun Mar 12, 2007 4:08 pm

No soy comunista por tres razones, y te lo digo para tu tranquilidad

espiritual. Primero, porque el comunismo es la dictadura de una sola clase

y yo he luchado toda mi vida contra las dictaduras y no voy a caer en una

dictadura del proletariado. La segunda razón, porque el comunismo

significa odio y lucha de clases y yo estoy en contra completamente de esa

filosofía. Y la tercera, porque el comunismo lucha contra Dios y la

Iglesia…

Fidel Castro Ruz, abril de 1959
(En conversación con el periodista católico José Ignacio Rasco)


Como dijo alguien, la más perfecta forma de dominación: Cuando el

dominado admira al dominador.

Hugo Chávez Frías

14 de febrero de 2005

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: FÁBRICA DE ODIOS

Mensaje por Anonymou el Lun Mar 12, 2007 4:10 pm

Mapa introductorio

Las páginas que siguen surgen como producto de centenares de

reuniones: asambleas de ciudadanos, conferencias, encuentros fortuitos, el

café vespertino aderezado de la conversa espontánea; encuentros con

soberbias pretensiones analíticas, cuando no gallardos asomos explicativos

de una abrumadora realidad... de la canalla avasallante.

Estos cientos de encuentros callejeros expresando nuestra tesis de la

guerra psicológica en el marco de la sempiterna lucha entre la civilidad y el

militarismo, con todas sus concepciones a cuestas, junto al reiterativo

interés de los ciudadanos por los comentarios y planteamientos

compartidos, me han estimulado a sistematizar las ideas, hipótesis e

informaciones a fin de presentarlas en un texto, como punto de partida para

una discusión más prolongada y profunda del asunto. También para

estimular la acción eficaz.

Confieso que fue difícil en medio del torbellino que hoy nos sacude a

los venezolanos, conseguir la tranquilidad que exige la escritura. Más

todavía, el aislamiento necesario para la investigación y la soledad que

requiere el acto reflexivo, así como armar el tramado argumentativo de las

ideas. Estamos tan abarrotados de una cotidianidad que se nos echa encima,

que el detenernos para la reflexión serena, en ocasiones se convierte en una

tarea titánica.

Fábrica de Odios no es un libro académico, ni nada que se le

parezca; tampoco un texto riguroso que hurga pretensiones enciclopédicas

sobre el estado del arte en materia de las guerras asimétricas o psicológicas.

Son observaciones de una labor afanosamente trajinada al fragor de los

acontecimientos. Se trata de un conjunto de vivencias y reflexiones

plasmadas a modo de inquietudes...

Para el autor, el equipo de Un Solo Pueblo y la Vanguardia Popular

(plataforma de amplia base donde comparten estrategia y diseñan la táctica

un conjunto interesante de organizaciones que defienden la idea de una

democracia con paz, libertad y progreso), el diagnóstico importa; y en este

caso, resulta vital asumir que se está en una lucha feroz, pero es una

confrontación en el terreno de las asimetrías, en una dimensión no

convencional, por cuanto la intensidad del combate se libra en la psique

colectiva. Esta convicción lleva a cualquier ciudadano o grupo a

replantearse la pelea y tratar de acertar en el terreno de las emociones, de

las matrices de opinión, en la categorización de la realidad, de las

representaciones que de ella se hace, en la construcción de un relato


original, que conjugue con los valores de la sociedad libre que se desea y

por la que se brega.

Hay numerosos textos que hablan de estrategia militar y los

componentes psicológicos de la guerra. En ese sentido la bibliografía es

prolija. Las presentes páginas son antes por el contrario, una vivencia. Es el

intento de descripción, rudimentaria por demás, de los métodos y efectos

de la aplicación de manipulación masiva en una sociedad a través de una

tormenta de emociones y sensaciones que se inyectan en el imaginario

colectivo con premeditación y alevosía.

¡Ah! ¿Que hace falta algo de inescrupulosidad para aplicar toda la

perversión cognitiva de la lógica totalitaria?, sí, y mucha. La

inescrupulosidad es una de las herramientas anímicas o actitudinales

indispensable para los ejecutores del intento de dominación emocional.

De suyo, este aspecto nos ubica de inmediato en la calidad humana

de tales sujetos, escasez de altivez espiritual, sus resentimientos, temores y

flaquezas de alma que le llevan a tratar de acumular poder

desesperadamente a ver si con ello cubren vacíos existenciales que los

ahogan.

Digámoslo de una vez, es digno de especialistas, el torbellino suicida

que agobia a los individuos capaces de aplastar a pueblos enteros con tal de

sentirse indispensables, necesarios, encumbrarse en el foco masivo de la

atención pública, de miradas de la colectividad a modo de luz que los

saquen de las tinieblas de sus dudas, temores, sus inseguridades… y ser

tomados en cuenta. Estos individuos buscan una forma desesperada de

decirle al mundo “¡aquí estoy yo, existo, por favor préstenme atención!”.

El título, aunque de entrada pudiera parecer la emboscada comercial

a la mano, la pirueta rutilante para el gancho publicitario, es ajeno a tales

desmesuras y describe una preocupación central. Vamos al grano.

Si bien en la guerra psicológica el principal ingrediente es la

generación de emociones, el juego que se configura para generar

sentimientos de un modo determinado en la otredad, uno de los más, si no

el más dañino de todos es el de odio. Nos encontramos entonces ante una

gigantesca fábrica de odios, como ecuación fácil a la que apela un grupo

que circunstancialmente maneja la infraestructura del Estado y los hilos de

las influencias institucionales, para alcanzar su más preciado objetivo, su

fin último, la mayor de sus preocupaciones y razón de sus empeños:


mantenerse en el poder.

Prolongarse en el poder pero como fin, como el todo. Y esto ¡a costa

de lo que sea! Lo demás, para los obsesivos en la acumulación de poder por

el poder mismo, son consideraciones fútiles. Tan así, que bien vale, desde

esa perspectiva ajena a los escrúpulos, implosionar media Nación odiando a

la otra mitad, si eso permite que se entretengan, se combatan entre ellos,

mientras el grupo en el mando, se extiende en el tiempo a la vez que

consolida el control social.

Han ocurrido cosas delicadas en la primera década del siglo XXI

venezolano. Muy graves los niveles de corrupción, con un dispositivo para

la impunidad donde la Contraloría General de la República es una especie

de amanuense que casi hace reconocimientos a la perversidad

administrativa y al despilfarro. Pero eso no es lo peor; tampoco lo es la

invasión ideológica; la entrega de nuestra soberanía y riqueza petrolera al

último reducto comunista de Occidente como lo es el régimen dictatorial

imperante en Cuba; la utilización del sistema judicial como arma de

persecución y venganza política; la confiscación institucional y el secuestro

pleno de la infraestructura del Estado; la violación descarada de la

soberanía popular, abultando el registro electoral y haciendo de la voluntad

ciudadana expresada en el sufragio una caja negra en cuyo interior tiene

ocurrencia un universo de misterios a donde sólo accede un rector con un

reproche existencial no resuelto y su compañero de fechorías especialista

en informática; no, nada de esto es lo más grave. Lo más grave, lo peor

antes que todo lo anterior es, precisamente el hecho que da motivo al título

del presente trabajo: la gigantesca fábrica de odios que con cálculo preciso

se ha instalado en suelo patrio.

Para esta industria una guerra no es un hecho fortuito, es una

necesidad. Si no existe, se crea. Si se considera que el control interno es un

logro consumado, pues rápidamente se busca una bronca allende las

fronteras. Se azuza, promueve y se dispone una guerra con un país vecino.

Esa guerra tiene que existir, y si no existe se inventa. Es lo que Orlando

Ochoa bien llama la “escalada de desafío compulsivo”.

Medio país envenenado en contra de la otra mitad, lleva a los

enajenados a sentir repulsión, desprecio por sus connacionales que no

apoyan al salvador nacional, sienten la necesidad de agredirlos y tal

hostilidad persigue un objetivo concreto, que ante la amenaza de violencia

física y hostigamiento permanente, la natural reacción de la ciudadanía se

paralice y con ello, se neutralice la protesta popular.





Advierto que le di a leer este material, antes de ser publicado, a

algunas personas que estimo. Entre ellos a un profesor que ve con “buenos

ojos” al gobierno. Y no le gustó. Reprochó mi trabajo casi con desilusión.

Considera que debí “hacer referencia a los odios sembrados por la derecha

y ultra derecha contra los pobres, a los que ve con desprecio”. Algo dije en

el capítulo VI “La siembra de odios y su caldo de cultivo”, pero el seguidor

del régimen lo considera insuficiente. Sea el lector quien juzgue.

Mi tesis es que desde el alto gobierno se instaura la división entre los

ciudadanos para, en tal escenario, cultivar la parcela de dominación, que

con la participación de la gente “envenenada” procede a legitimar la

aniquilación de esa otra porción del pueblo que no apoya a la élite del

poder. Aplastando la disidencia, se busca consolidar así, la obsesión de las

mentes autocráticas: el control total, el poder por tiempo indefinido, el

mando absoluto, Fidel Castro vitalicio pues. Miserable, sí, y mucho, pero

forma parte de las realidades que nos toca administrar, enfrentar…

combatir.

Sobre cómo se plantea la guerra psicológica, cuáles son sus tácticas,

qué emociones va generando a pulso, cómo las dosifican, cuáles reacciones

persiguen en la porción de la sociedad que se les opone y cuáles en la otra

porción que les apoya, cuándo crean los mitos, las matrices opináticas, la

erosión de los medios independientes, la herramienta de la intriga, las

dudas, la desconfianza, la delación, la siembra de odios para promover los

grupos de choque y también sobre cómo defenderse en una conflagración

de este tipo, qué hacer, cómo actuar, entre otros desvelos, versa el

contenido de las páginas a continuación.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: FÁBRICA DE ODIOS

Mensaje por Anonymou el Lun Mar 12, 2007 4:16 pm

I. Proyecto Intercontinental

...El auge (en la Chile de entonces)

de un “socialismo nacional-

militarista” sirve para enmascarar

y hacer aceptables nuevas formas

de caudillismo...”

Jean-François Revel

El mundo efervesce de tensión. Las fricciones entre países, bloques

subregionales de integración y representaciones corporativas planetarias agitan la geopolítica mundial en un reacomodo de fuerzas tan intenso, que a veces amenaza la frágil paz mundial.

En términos del economista Luis Mata Mollejas en las esferas de

poder se pulsa por definir el destino del siglo XXI. La supremacía del XIX correspondió a Europa, con Inglaterra a la cabeza, el XX correspondió a los Estados Unidos, y ahora el novel siglo que vivimos tiene muchos pretendientes. ¿Quién dominará el siglo XXI?

Con tales pretensiones ha arrancado una centuria que tiene

características desafiantes: reacomodo de los actores y agentes de la política mundial mediante los ahora protagónicos Bloques Subregionales de Integración (BSI), máxima expresión del tránsito del Estado-Nación a la categoría de Estado-Región; el choque de civilizaciones que vaticinó Huntington con una cruenta lucha entre culturas, donde no se presenta tregua entre los postulados árabes-musulmanes y la propuesta occidental de democracia liberal; y por último, una arremetida antinorteamericana a través de una alineación de naciones disímiles pero que tienen un elemento

en común: el deseo de desterrar a Estados Unidos de su enorme influencia político-económica en la contemporaneidad.

Tal es el contexto en el que se desenvuelve el ritmo de los

acontecimientos en Venezuela, cuyo gobierno impulsa una vieja añoranza de la izquierda latinoamericana, en tanto aglutinar esfuerzos para colapsar el continente y prenderle un hervidero a “los gringos” por los cuatro costados.

El régimen militarista-personalista que se erige en Venezuela apela a una agresiva diplomacia del petróleo, para propiciar un escenario anti Estados Unidos que aglutine a un conjunto importante de naciones conjugadas en función de hostigar simultáneamente, y por diversas vías o procedimientos, a esa importante nación norteña.

Mediante tal estrategia tantas veces pensada y ensayada por Fidel

Castro, desde Caracas e impulsada por La Habana, a la sazón de la energía petrolera se desarrolla una articulación de fuerzas que va desde Venezuela, incluyendo a Brasil, Argentina, Uruguay, Rusia, China, Irán, Qatar e India.

Esta coalición petrolera y antinorteamericana se ha propuesto

desestabilizar la periferia de sus naciones, en especial aquellas sociedades

donde prive el modelo occidental, y lo hacen financiando movimientos de

base de obreros, campesinos y etnicistas, cuyo propósito es desplazar los

gobiernos democráticos y en su lugar, impulsar administraciones que se

alineen con una propuesta socialista o neocomunista, esto sólo como

andamiaje argumentativo en función de estrictas pretensiones personalistas,

que les posibilite superar el paradigma del ser individual, y reemplazarlo

por el ser colectivo que luego de la retórica de rigor termina en vulgar

estatismo, para consolidar regímenes donde la alternancia en el ejercicio de

la administración pública no es un valor, y así entronizar gobiernos que se

prolongan en el ejercicio absoluto del poder.

A estos poderosos de la energía petrolera les resulta relativamente

fácil inyectarle un chorro de petrodólares para desestabilizar, a pequeñas

naciones del continente americano y así encender la pradera en

Latinoamérica o impulsar movimientos terroristas como Al Qaeda, para

complicarle la vida a Arabia Saudita y sus estilos pro occidentales; como

apertrechar a la Yihad Islámica para que asfixie la occidentalizada

democracia parlamentaria que representa Israel en el epicentro del Medio

Oriente, escenario donde además se conjugan explosivos aditamentos

religiosos. Si las egolatrías no asimilaron la lección con las dos guerras

mundiales que sacudieron tanto a la humanidad como al globo terráqueo

en la primera mitad del siglo pasado, a comienzos de este nuevo siglo se

sigue jugando con candela.

Son diversos los movimientos en éste, como en otros continentes,

que luego de intentar el arrebato del poder por las armas o mediante la caotización de la sociedad, [color=#333333]siempre bajo la tan efímera como

[color=#333333]promesa de consecución del “hombre nuevo”, toman las herramientas de


participación y reconocimiento de las diferencias que ofrece la democracia

liberal

[color=#333333], para desde adentro atentar contra ella, buscando con su implosión


y liquidación dar paso a expresiones totalitarias en el manejo de la

infraestructura del Estado.

El proyecto anti sociedades democráticas existe, y tiene múltiples

manifestaciones. Desde la internacional de las espadas (remosamiento de

un militarismo de nuevo cuño, pero con las asfixiantes aspiraciones

caudillistas de siempre), hasta el legendario Foro de Sao Paulo, particular

iniciativa que como planteamiento iniciático asoma un obligante discurso

social, de preocupación por los más pobres, pero que en la práctica termina

estimulando, quizá promoviendo y por supuesto alcahueteando, rupestres

ensayos totalitarios que con demasiada frecuencia se erigen como

monumento a la imbecilidad, pero que igual hacen un enorme daño, con su

carga de drama y de dolor, a buena parte de la humanidad.

¡Apóyenme, que los yanquis me quieren matar!

Con ese cuento, Fidel Castro tiene sometido al pueblo cubano

durante casi cincuenta años. Hace de la zozobra inyectada a la sociedad,

una política de Estado. Pero el asunto es mucho más que paranoia, es más

bien el intento de generar condiciones adecuadas para la consolidación de

su intencionalidad arbitraria.

Se cuentan en más de 300 los anuncios “oficiales” del gobierno

castrista, según los cuales al dictador de casi medio siglo están a punto de

asesinarlo. Tal magnicidio se vincula al enemigo de moda, que va

cambiando de acuerdo como se perfilan los intereses particulares del

régimen en ese momento determinado; de no haber un elemento más

rentable, pues será el gobierno de los Estados Unidos y “su hegemónica

pretensión imperial”.

Pero con el anuncio constante y reiterativo de magnicidio se buscan

varias cosas a la vez: Primero, llamar la atención del mundo entero y ganar

titulares de prensa, para con ese foco disputar un obsesivo liderazgo

3

Para efecto de este trabajo asumimos como definición de Democracia Liberal la planteada por Fernando

Mires en su libro: Civilidad. Teoría Política de la postmodernidad (2001), según la cual es un sistema

sociopolítico que “reconoce el régimen de representación partidaria -o partidista-, basado en elecciones

secretas y libres; asimismo destaca los derechos individuales frente al Estado, en el marco de una

sociedad civil no ocupada por el Estado; implica el libre juego político, incluyendo dentro de él la

participación sindical, socialdemócrata y, en algunos casos, socialista; vale decir, aquellas condiciones

que hicieron posible el añorado Estado de Bienestar.

mundial, al haberse ranqueado con la máxima potencia político-económica

del planeta. Segundo, unir los públicos internos ante la “inminente amenaza

externa”, y despojar de cualquier argumento a la disidencia, porque “se

trata de un problema de Estado, de Soberanía” y ahora apelar a gestos de

oposición en lo interno será catalogado como criminal, como traición a la

Patria. Tercero, justificar un siempre aberrante despilfarro de los recursos

de la Nación en compra de armas, que tienen siempre como objetivo el

apertrechamiento de guardias personales, paramilitares, para acallar

cualquier protesta interna frente a los desmanes del gobierno autocrático.

El alto gobierno venezolano arrancó el 2005 anunciando que

Georges W. Bush tenía listo el magnicidio contra el teniente coronel

Chávez. Vigésima sexta (26ª) oportunidad que el régimen apelaba al

manoseado ardid del asesinato en puertas, a punto de perpetrarse. Tal

anuncio no era una casualidad. Éste se presentaba con el objeto de justificar

una obligante política de defensa que llevó al saqueo de la Nación a través

de una siempre estúpida carrera armamentista, que implicó una arremetida

monstruosa en contra de las finanzas públicas y la consustancial salivación

de los perros de la guerra. Pero al final, el objetivo es la disidencia interna y

la argucia continental. Veamos.

“En el presupuesto de 2005 se asigna más dinero para compra de

armas que para la salud pública. El presupuesto de este año prevé un gasto

de cinco mil millones de dólares para compra de armas, mientras que para

atender toda la red hospitalaria nacional, así como el sistema de módulos

ambulatorios del programa Barrio Adentro, están asignados cuatro

millardos y medio de dólares”

4

.

Para el analista José Guerra, la preocupación no es menudencia: “Al

comparar el 5,8% destinado en el presupuesto de 2005 a educación y

desarrollo social con el 6,6% reservado para gastos de defensa, cabe

preguntarse si el gobierno actual realmente tiene el bienestar de los pobres

tan en primer lugar como pregona”

5

.

Rápido se evidencia la celada. Francisco Olivares, en su Expediente

6

del 13 de marzo de 2005, da cuenta de las Unidades de Defensa Popular,

grupos paramilitares que estimulados por el alto gobierno, trabajan

4

GUERRA, José, ex Gerente de la Unidad de Análisis e Investigación del Banco Central de Venezuela

(BCV), en programa Venezuela al día, transmitido por Radio Venezuela, dial 790 AM, en su emisión de

fecha martes 15 de marzo de 2005, moderado por el periodista Manuel Felipe Sierra.

Semanario Descifrado en la calle. [Más cuarteles que hospitales] en su edición del 17 de marzo de 2005,

p. 3, análisis suscrito por José Guerra.

Encartado dominical, diario El Universal, con denso periodismo de investigación.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: FÁBRICA DE ODIOS

Mensaje por Anonymou el Lun Mar 12, 2007 4:19 pm

La obsesión de Castro por invadir Latinoamérica

Durante los 46 años que tiene de dictadura el régimen cubano, Fidel

Castro no ha ocultado su obsesión por ponerle el pie a Latinoamérica, a fin

de conquistar una amplia zona de influencia que sintonice con la

hegemonía estatista que propone como modelo. Es obvio, si esto ocurre

gana una legitimidad que el desempeño, tomando en cuenta el nivel y

calidad de vida del habitante antillano, jamás le dará.

El capitalismo tiene 500 años y se mantiene. Con muchos defectos,

entre los que vale destacar la insensibilidad ecológica en diversos enfoques

desarrollistas, la dislocada carrera consumista que impulsa la experiencia

humana hacia la extenuante cultura de la gratificación instantánea, en

algunos casos una desbalanceada (y por eso dañina) distribución de los

ingresos; así como, tormento reciente, la desproporción entre la producción

tangible o material frente a la intangibilidad de la frenética especulación

financiera, causante de consecuencias catastróficas en la trayectoria de

empresas y naciones, con su respectivo drama humano, por mero antojo de

determinado capital especulativo en la abstracción de un computador bajo

el mando de un sujeto que mueve trillones de aquí para allá, con tan sólo

pulsar un dedo. Mas sin embargo, este sistema cuenta con virtudes

irreductibles, entre las que destaca su impecable flexibilidad, así como el

estímulo que ningún sistema le ha proporcionado a la iniciativa privada y

[color=#333333]su consecuente prosperidad, que le han permitido sobrevivir durante cinco


siglos.

El socialismo tiene 157 años, poco más de siglo y medio; no

obstante, a pesar de su novedad, todas las versiones que de él se conocen

asumidas como etapa transitoria hacia el comunismo, han terminado en

estrepitosos fracasos que siempre encierran degradación humana y coerción

de las libertades ciudadanas en favor del todopoderoso Estado, lo que es

una forma de decir, la camarilla que regenta la infraestructura pública. En

apenas siglo y medio de triste presencia, el socialismo conocido hasta

ahora, en sus distintas y -muchas veces disparatadas- versiones, ha dejado

siempre desamparado al individuo frente a un Estado omnipotente, con

potestades incluso para regular la pretendida felicidad y el pensamiento de

los humanos. Castro ha gobernado el 30% de la historia del socialismo, y

su récord, más allá de los evidentes fracasos económicos y de la miseria en

que ha sumido al hermoso pueblo caribeño, representa la mayor cantidad

de presos de conciencia del planeta y varios miles de fusilados. Un franco

retroceso para la civilidad, al progreso de la conciencia humana y a la

elevación del espíritu.

Desde que llegó al poder por las armas, Castro se desvive por

penetrar con su modelo a toda la región. Una orgía de sangre trajo consigo

las alucinantes pretensiones del octogenario dictador, que financia y apoya

doctrinariamente todo tipo de movimiento subversivo que, junto a la

corrupción creciente e ineficacia de la necesaria inclusión social por parte

de los gobiernos imperantes, han desestabilizado a nuestros países.

El esfuerzo por exportar la revolución comenzó en la década de los

60, cuando se sacudió a parte de la geografía hispanoamericana: desde

Venezuela hasta Bolivia. En la cuna de Bolívar, un dinámico movimiento

guerrillero recibió no sólo armamentos y municiones, sino incluso hasta

instrucciones de un autodesignado presidente cubano ansioso de instaurar

en Caracas un gobierno del mismo corte que el suyo. En Bolivia, la

invasión fue un verdadero delirio en la cordillera, tanto que el propio

Ernesto Che Guevara, de ministro del gobierno antillano, se trasladó junto a

un grupo de correligionarios para dirigir unos supuestos combates contra el

imperialismo que acechaba en esa nación andina. En realidad, los

campesinos bolivianos no habían visto un norteamericano en sus vidas.

En los años 70, Chile fue sacudida por invasiones y un golpe que

ensangrentaron a ese pueblo hermano. El almirante Iván Carratú Molina se

hace eco de un oficial chileno quien narra con desespero sus vivencias: “…

el país era tomado por asalto por Fidel Castro, las centrales obreras

estaban destruyendo nuestras ventajas mineras, Fidel vivió por casi un mes

en la Casa Rosada. La guardia presidencial estaba integrada por

milicianos cubanos y miembros de las Fuerzas Armadas estaban siendo

enviados a adoctrinar a Cuba”

7

.

En la década de los 80, Centroamérica sufrió devastadoras guerras

civiles que amputaron una parte vital de su población, además dejaron

heridas indelebles en la conciencia de esos pueblos. Desde Nicaragua hasta

El Salvador fueron destrozados por la guerra que estimuló la guerra fría y

sus representantes en el Continente. Castro hizo lo suyo. La CIA no se

quedó atrás.

En los 90, no sólo profundiza su respaldo integral a la violenta

guerrilla colombiana, sino que además respalda las aspiraciones

presidenciales del movimiento militar-cívico que se constituía en

Venezuela, así como habría un sólido frente caribeño en sociedad con el

presidente dominicano Leonel Fernández, quien durante su primer gobierno

(1996-2000) permitió el asentamiento de una misteriosa operación

comercial cubana, tipo fachada, que compraba productos mediante

empresas de capital cubano, registradas como dominicanas, que hacían sus

requerimientos desde República Dominicana, y que luego con la venia de

Fernández, salían a su verdadero destino como lo era Cuba.

Al iniciarse el siglo XXI, Castro va al contraataque en sus

sempiternas aspiraciones de desestabilizar a la América Latina. Ahora con

el teniente coronel Chávez al mando de Venezuela, quinto productor

energético mundial, en estrecha e íntima sociedad con él, que es su padrino

en la promoción de la subversión continental con matices izquierdistas.

Hoy se ve con facilidad el proyecto en toda la región con gobiernos

de izquierda en Argentina (Néstor Kirchner), Uruguay (Tabaré Vázquez) y

Brasil (Luis Inasio da Silva), estos tres aunque moderados, igual entran en

los cálculos de Castro; luego el intento de desestabilización política, con

movimientos insurgentes de base o simples grupos armados que exigen la

renuncia de los respectivos presidentes, no alineados por cierto, con los

postulados de izquierda absolutista, en Bolivia

8

, Perú y Ecuador; así como

el refortalecimiento con República Dominicana luego de penetrar e

[color:83f6=#333333:83f6]implosionar la administración de Hipólito Mejía, a quien debilitaron en una oscura coincidencia.


Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: FÁBRICA DE ODIOS

Mensaje por Anonymou el Lun Mar 12, 2007 4:20 pm

En los pasillos diplomáticos de Caracas es conocido el comentario del Presidente venezolano exigiendo

a un ayudante militar, en noviembre de 2004, recordarle “el millón de dólares que tenemos que darle a

Evo (Morales)”. Por aquellas fechas el diputado boliviano se paseaba por eventos “ideológicos” en

Venezuela; luego en 2005 amaneció promoviendo una escalada de protestas en su país.

[color=#333333]Vale apuntar sobre República Dominicana que, informes de


inteligencia revelan una gigantesca operación de contrabando de gasolina

ordenada desde Caracas, mediante la participación exclusiva del círculo

íntimo del alto gobierno venezolano y su ramificación en la Fuerza

Armada, para beneficiar a sus socios caribeños. Con esta triangulación, se

“ayuda” con millones de litros del preciado combustible al régimen cubano

y su socio dominicano, al tiempo que sufre el pueblo de Venezuela.

Como nunca antes, Suramérica se encuentra amenazada por un

laboratorio continental que remueve viejos esquemas de izquierda -

“corazones rojos” según tipifica Carratú Molina-, resentimientos

antiyanqui, aderezados con el caudillismo militarista

9

, tan personalista

como los anteriores, pero que distinto a los anteriores, lleva el componente

ideologizante, que busca crear autómatas que luego serán “ideales” fuerzas

de choque gracias al severo proceso de adoctrinamiento que se les aplica,

de acuerdo lo ordena la fórmula del totalitarismo clásico y su más acabada

versión antillana.

9

Sobre la concepción militarista del gobierno, se apuntan algunas consideraciones en el Capítulo IV

[color:03f1=#333333:03f1]del presente texto.


Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: FÁBRICA DE ODIOS

Mensaje por Anonymou el Lun Mar 12, 2007 4:20 pm

II. Manipular emociones para construir hegemonías

La (verdadera) revolución –que

bajo nombres diversos se agita e

impulsa al hombre desde el alba

histórica- quiere liberar al hombre

de los mitos que lo oprimen, para

que sea con toda plenitud...;

mientras que la propaganda busca

adueñarse de la criatura..., alterar

al hombre, alienarlo de sí. Afirma

que es con el fin de promover la

Revolución o de defender la

libertad, pero su cumplimiento

consiste en paralizar al hombre, en

poseerlo y esclavizarlo

Héctor Murena

Condiciones emocionales para una autocracia

Miedo - Terror - Zozobra - Incertidumbre - Frustración -

Resignación

Cuando de prolongarse en el poder de manera indefinida se trata, un

régimen autócrata requiere de un clima emocional que le es imprescindible

para avanzar en sus pretensiones. Un clima emocional de un signo en las

personas que se le oponen y otro, de signo contrario, en quienes lo apoyan.

Es la configuración del caldo de cultivo necesario para amainar

resistencias y potenciar respaldos. Es tomar los espacios, que no electorales

ni burocráticos, sino más grave todavía, los que representan el espíritu

colectivo.

Una escalada emocional irá acompasando a su público interno al

ritmo de sus particulares intereses continuistas. Así desde el alto gobierno

se “dispara”, y de manera intensa, para generar emociones que allanen el

camino, para lo que viene.

De este modo, el conjunto de emociones que el gobierno busca

predominen en la porción de ciudadanos que constituyen alternativa u

oposición a su régimen es aquel caracterizado por las sensaciones de

miedo, terror, incertidumbre, zozobra, frustración, y de allí avanzar hasta la

[color=#333333]última fase en cuanto a las emociones que persiguen generar en la


población que no les apoya: la resignación.

El ensayista Robert Alonso explica, con abundancia de ejemplos,

cómo esta ametralladora psíquica interfiere en la población para generar

una escalada de depresión, sensación de desgracia y desamparo, así como

la perseguida desmoralización colectiva

10

, cada uno de cuyos eslabones

[color:3556=#333333:3556]está directamente asociado al avance de la lógica totalitaria imperante.


Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: FÁBRICA DE ODIOS

Mensaje por Anonymou el Lun Mar 12, 2007 4:20 pm

Ecuación afectiva: una conexión emocional

Por el contrario, el ambiente emocional que tratan de consolidar en la

población que les respalda, es aquel que supere el umbral de lo racional y

se ubique en el terreno de lo irracional, conectando a través de una

ecuación afectiva. De allí que el gobierno se hace ver entre los suyos como

“el querendón”, el que se sacrifica por profundo aprecio a los suyos. Con

esto, los seguidores oficialistas se ubican en el terreno donde sobran las

explicaciones racionales, donde se acaban los argumentos, ya que no

importa la realidad que se vive; si la conexión es un afecto, un cariño… un

estímulo.

“Es uno de los nuestros” debe surgir en el alma de los seguidores

gobierneros a la hora de juzgar a quien gobierna, y quien gobierna hace

todo lo posible para que surja. Eso de fulanito (el gobernante) es el pueblo,

resulta obvio, pero hay frases y situaciones más elaboradas para alcanzar la

hibridación afectiva que afanosamente se busca: como los símbolos

religiosos que se evocan en medio de una tragedia para pedir por el pueblo,

por mi gente, por mis hermanos…

Con insistencia uso el ejemplo del incendio de la Torre Este de

Parque Central en Caracas, ocurrida el 17 de octubre de 2004, para reflejar

la construcción de un lenguaje y un discurso que apunta hacia el engranado

de los afectos. En medio del suceso encendí el televisor para ver cómo se

le presentaba a la ciudadanía la catástrofe. En el canal de noticias

Globovisión observé que entrevistaban a un experto en arquitectura así

como a un comandante de los bomberos, lo que resulta apropiado desde el

punto de vista periodístico. Luego cambié al canal de todos los

venezolanos, del Estado, hoy utilizado como herramienta de propaganda

política del régimen; era domingo y apareció el teniente coronel Chávez en

su programa dominical. Así observé cómo el televidente se topaba con dos

discursos diametralmente opuestos.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: FÁBRICA DE ODIOS

Mensaje por Anonymou el Lun Mar 12, 2007 4:22 pm

En Globovisión:

“La asimetría de la obra demuestra que la propensión a su colapso

es escasa… la densidad de la humareda, la densidad de las llamaradas

pueden reflejar… pero díganos arquitecto ¿se va a caer? ¿usted qué cree?

¿se va a caer?...

En el programa del gobierno sale Chávez diciendo:

“Mira fulano, por fin, ¿cómo va el asunto? ¿Qué? ¿Daños

materiales? Bueno sí, eso con trabajo, estudio, esfuerzo se recupera en la

vida. Pero más importante, ¿hay gente del pueblo ahí sufriendo?... Bueno

[llevándose las manos al pecho y mirando al cielo exclama] ¡Eso es lo que

yo le pido a Dios, que no haya nadie de mi pueblo ahí sufriendo, que nadie

me padezca en este problema…!”

Luego de semejante gesto, sobran los razonamientos, porque se trata

de un flechazo directo al corazón. Y el gobierno lo sabe, porque lo sabe lo

hace con premeditación, clara intencionalidad e incluso alevosía. Tamaña

puesta en escena luce inofensiva en el criterio del espectador con sentido

crítico, quien rápidamente atina a analizar que ese señor que ruega a Dios

está al frente de la infraestructura del Estado y debe cuidar del

mantenimiento y la conservación de los bienes patrimoniales de la Nación;

mas el espectador sin ese manejo de información o parado desde un criterio

de simple observador, resulta conmovido con el gesto del padre de familia

preocupado, incluso angustiado implorando al “Altísimo” proteja a su

gente. Desde ese ángulo el mensaje es potente, irreductible, y surte el

efecto devastador de captura sentimental que desde las esferas del poder se

persigue. De allí a un con hambre y sin empleo yo me resteo no hay más

que un verbo.

Pero así como se busca la conexión que supere lo racional y estreche

lazos afectivos en seguidores que con tanto sentimiento se deben convertir

en acríticos, resulta imprescindible del mismo modo las emociones

paralizantes que trituren la psique de quienes disienten de la propuesta

oficial.

Es menester, para el gobierno, generar miedo y terror. Por esa razón

saca los escuadrones de motorizados con pasamontañas, que se pavonean

armados por las calles cuando hay una cita electoral que pone al

descubierto al régimen. Por eso, el 16 de agosto de 2004, luego de

conocerse los resultados “oficiales” del referéndum revocatorio

presidencial, tres pistoleros seguidores del gobierno asesinan a Maritza Ron Castro, noble

[color=#333333]venezolana madre de familia, con el objetivo de atemorizar a

[color=#333333]los millones de venezolanos que en ese instante sentían la necesidad de


echarse a las calles a reclamar el respeto al soberano frente a un colosal

fraude, alteración del registro electoral mediante, impuesto desde el

gobierno.

Es la clave, por ejemplo, de la extenuante prolongación de la

dictadura castrista, tal y como reporta el periodista Rafael Osío Cabrices, al

hacerse eco de un comentario constante en las calles de La Habana: El

régimen ha sobrevivido exclusivamente gracias al terror, que lo llevamos

todos en los huesos desde que nacemos

11

.

En Venezuela, con su militarismo siglo XXI, por la auto impuesta

necesidad de generar terror es que asesinan a la hermosa niña Keyla

Guerra, el 6 de diciembre de 2002, en la llamativa plaza capitalina de

Altamira, y así lograr que la espontánea aglomeración de gente en contra de

los poderosos de turno, se esparciera poco a poco, hasta extinguirse. Es el

mismo empeño terrorista el que lleva al gobierno, esta vez a través de un

funcionario de la Guardia Nacional, a asesinar a otra madre venezolana en

la zona de Machiques en la estratégica región del Zulia, Evangelina

Carrizo, justo cuando buena parte del país se echaba a la calle, en protesta

por la violación masiva de los Derechos Humanos.

No pueden asesinar o encarcelar a todo un país, pero sí lo hacen

puntualmente con un selecto y escogido grupo de ciudadanos para que tales

hechos reflejen un mensaje, una connotación, y tanto asusten como

espanten el espíritu reivindicativo en los grupos adversos al régimen.

Esa búsqueda desesperada de generar miedo y terror es lo que lleva

asimismo a los enchufados en el poder a mover grupos hostiles, piedras,

palos, puñales e incluso armas de fuego en mano, a instalarse en las

inmediaciones de los entes públicos, para que la ciudadanía, a pesar del

colapso de los servicios públicos, de la corrupción, la pésima gerencia y la

impunidad, se vea atemorizada y no proteste el descenso en su calidad de

vida. Es una forma de acallar la protesta popular.

La incertidumbre es otra sensación desesperadamente perseguida por

aquel gobierno que intenta imponer un sistema de control absoluto del

poder, ya que con ella mantiene a la población en vilo, a la expectativa, sin

hacer mayores planes porque no hay mayor seguridad. La contingencia

como constante y una tensión que tritura los nervios. Una centrífuga

demoledora va cooptando toda la atención en torno al gobierno, porque en

[color=#333333]torno al gobierno debe girar todo. El individuo estorba, la masa importa, en


tanto porción necesaria de conquistar, o aplastar, si fuere el caso. La

incertidumbre ayuda.

Con la zozobra, por otro lado y al mismo tiempo, la población vive

azarosa, con el sabor a naufragio en la boca y la amenaza del Apocalipsis

que quema la piel, al punto que poco importa la calidad gerencial del

gobierno, si hay cosas superiores en qué preocuparse. Esta maniobra es

claramente radiografiada en el amenazante anuncio que día a día, minuto a

minuto, el régimen dictatorial de Fidel Castro ha descargado sobre su

indefensa población en torno a la “inminente” invasión de los

norteamericanos por lo que “habrá que luchar hasta vencer, hasta la última

gota de sangre para defender la dignidad y la libertad de la Patria”, con lo

cual le pasa por encima al necesario escudriño de la calidad de vida que

con semejante gobierno se ha ido al suelo y en cuyas circunstancias los

ciudadanos no tienen el tiempo anímico de preocuparse de “nimiedades”

como que no hay agua, la luz eléctrica escasea, los alimentos y las

medicinas no se consiguen, que la seguridad social es un mito que contrasta

con las alucinantes vallas publicitarias de la carretera. Nada de eso, hay un

tema superior: la defensa de la Nación ante la perversión imperialista que

pretende mancillar el suelo patrio. Así, medio siglo con el mismo cuento y

la gente viviendo cada vez peor, pero eso sí, nada de permitirse la ligereza

burguesa de protestar por la calidad de vida y el mal gobierno que hace de

la cotidianidad algo asfixiante.

Otro peldaño emocional necesario para las obsesiones autocráticas es

el de la frustración. Con este sentimiento el gobierno consigue disminuir el

ímpetu opositor. De allí que se esmera en dejar subir expectativas y luego

enrostrar la no cristalización de tales metas, con lo cual se da paso

inmediato a la frustración, que, como quiere el gobierno, desalienta,

desanima y sirve la mesa para el fin último de todo sistema absolutista en

cuanto al estado anímico que pretende generar en sus opositores: la

resignación.

Es decir, la entrega, el convencimiento de que no vale la pena luchar,

de que mejor es quedarse tranquilo para preservar los bienes, la seguridad

familiar e incluso la vida. Huir dentro de sí mismo, dentro del hogar, el

mismo país, refugiarse en las actividades particulares, en el trabajo, en el

hogar y su manutención (para lo cual necesitas de la mano amiga del

gobierno), y nada de meterse en asuntos colectivos porque ahí te espera el

aniquilamiento. O si es posible, resignado como estás, huir fuera, a otro [color=#333333]país

, donde se valore el tan preciado bien de la libertad sin el cual

[color:0f97=#333333:0f97]sucumbes, a menos que te adaptes, y como dice todo cubano resignado


[color:0f97=#333333:0f97]“resuelvas” la vida trajinando aquí y allá. ¡Claro está!, sin meterte con la

[color:0f97=#333333:0f97]parcela de poder absoluto que eso es asunto del gobierno y los enchufados

[color:0f97=#333333:0f97]en él y con él: sus cómplices.






Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: FÁBRICA DE ODIOS

Mensaje por Anonymou el Lun Mar 12, 2007 4:23 pm

Mundos paralelos

Desinformémonos hermanos

tan objetivamente como podamos

Desinformémonos con unción y sobre todo con

disciplina

Qué espléndido que tus vastas praderas

Patriota del poder

Sean efectivamente productivas

Desinformémonos qué lindo que tu riqueza no

nos empobrezca

Y tu dádiva llueva sobre nosotros pecadores…

Desinformémonos y basta de paros

antihigiénicos que provocan erisipelas y

redundancias en los discursos del mismísimo

Mario Benedetti

Otra técnica de la ecuación autocrática es la de negación de la

realidad tal cual es, tal cual existe, y la construcción de una realidad

paralela donde sólo se presentan los aspectos que al gobierno interesan.

Esto comienza porque el régimen comienza a negar evidencias que

se presentan en la vida de la sociedad y comienza a dictar una realidad que

sólo responde a los parámetros oficiales.

Es historia, tan risible que se consolida en el mundo del anecdotario

demencial, las múltiples oportunidades en que el dictador Fidel Castro ha

negado la existencia de presos políticos, prisioneros de conciencia en su

12

Más adelante analizaremos cómo para la ecuación castrista, el éxodo de opositores al gobierno es más

bien estimulada desde las esferas del poder. Van cerrando el círculo hasta quitarte la respiración, y luego como un acto de benevolencia te dejan ir.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: FÁBRICA DE ODIOS

Mensaje por Alcaldesa el Lun Mar 12, 2007 5:05 pm

Esta fabrica de odios, que quieres compartir
esta descoyuntada y bastante confusa.


En caso de que alguien aqui este interesado
en estudiar mas a fondo este tema. Pon su FUENTE.

Alcaldesa
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1579
Edad : 105
Hobbies : cazar moscas y mentirosos. las moscas son mas dificiles.
Valoración de Comentarios : 626
Puntos : 1325
Fecha de inscripción : 29/10/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FÁBRICA DE ODIOS

Mensaje por Anonymou el Lun Mar 12, 2007 7:06 pm

La he dejado de postear, porque por algún motivo cuando se copia el artículo; al transferirlo se corrompe de esta manera, y no tiene solución. Lo he intentado por varias vías pero no tiene caso.
La fuente está al principio, ó sea:
Fabrica de odios-William Ojeda. (poniéndo esto en el buscador, cualquiera lo encuentra)

Este señor es Venezolano, y tiene muy buenos escritos. Este en concreto, que establece un paralelo; entre el sistema Chavista y el Castrista. Me pareció bueno para el foro. Pero tiene este problema.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: FÁBRICA DE ODIOS

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 1:47 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.