Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 49 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 49 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

La guerra fría, ligeramente recalentada… Por Charlie Bravo.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La guerra fría, ligeramente recalentada… Por Charlie Bravo.

Mensaje por Invitado el Vie Jul 09, 2010 5:19 pm

La guerra fría, ligeramente recalentada… Por Charlie Bravo.

Julio 9, 2010


por Zoé Valdés


La guerra fría, ligeramente recalentada…
Ya hoy hemos visto el velocísimo intercambio de espías que se desarrolló
en menos de una semana. Nos vienen con el cuento, prefabricado, claro
está, por los regímenes obamunista y putinesco, de que esto es cosa de
vieja data. Pues bien… hay dos personas de ese grupo que deben verse
bajo una lupa, porque ahí esta la conexión cubana en todo esto: Vicky
Peláez y Juan Lázaro, los únicos que no son ciudadanos rusos o
soviéticos, pues es el mismo perro con un collar un poco menos tosco.
Ella es peruana y él es supuestamente ruso-uruguayo. Debe haber muchos
Lázaros (de apellido, claro) en Rusia o en Uruguay, si al menos fuera
Iván Lazarov o Lazarovitch, bueno, uno pudiera creer parte de la historia.
El caso es que a pesar de ser la Peláez (¿o sera Pelayev?) periodista
de El Diario La Prensa, la más castrista de la jauría, la prensa de New
York le dedica poquísimo espacio. Claro, los otros espías son más
interesantes que una periodista castrista que no habla inglés y que su
marido el envenenador de juventudes en un “college” newyorkino. Los
demás hablaban el inglés perfectamente, tenían vidas americanas, eran de
buen ver y de clase. No un par de inadaptados sociales, resentidos,
llenos de odio evidente por los Estados Unidos, y para colmo, ni
siquiera rusos. Ahora se sabe que Rusia ha ofrecido a la Pelayev, un par
de miles de dólares mensuales de por vida, casa, comida, salud y
educación para sus hijos, para que se vaya a vivir a algún lugar perdido
del neo-imperio. No dicen cuál es el “deal” que hacen con el tal Iván
Lazarov, que es su marido, pero seguro hay algo jugoso de por medio.
Veamos también que la Pelayev ha sido citada por el Reflexionador en
Jefe recientemente. Lo cual la debe haber puesto en evidencia, y pueden
estar seguros que esto no es un desliz del marionetista en jefe. Todo
está calculado debidamente, perfectamente sopesado. Ahora mismo, con la
liberación de los Castro, que es lo único que significa en el póker
político la liberación de 52 prisioneros cubanos, esto viene muy bien.
Vamos por partes:
1- Se reduce de un plumazo raulista la cantidad de presos políticos y de
conciencia de unos cuantos cientos a solo 52. Los demás que se pudran en
la cárcel, mientras los crédulos celebran.
2- Los Castro -sin hacer nada, como de costumbre, ya que estos hombres
no habían cometido delito alguno- se sacan de encima a la oposición, se
ganan el “cariño” del Congreso de los EU, de la Unión Europea en pleno,
y de todos los demás que se meten en estos rollos sin saber nada de
Cuba. Esto significa dinero contante y sonante en las arcas de los
Castros, para mantener la dictadura en el poder, y sobre todo, para
planear una sucesión a la rusa.
3- Esta liberación, más la C 74, esa carta con nombre de guagua
habanera, da pie a los cabilderos ante las cámaras de representantes y
del senado americanos para la concesión inmediata de créditos al
castrofascismo y su legimitización como sistema aceptable. Da también, de
golpe y porrazo, el tiro de gracia a la oposición cubana ya que se ha
presentado a la tiranía como el régimen bondadoso y dialogante de dos
ancianitos retirados, dulces abuelitos. De ahora en adelante se acabó la
condición de refugiado político para ningún cubano.
Con todo esto en la mano, los Castros exigirán:
1- El envío de los cinco espías de la red avispa de vuelta a la Habana,
a cambio de Allan Gross, el prisionero americano del USAID.
2- La extradición de cualquier cubano residente en USA, incluyendo
desertores, los diez espías de la red avispa que cambiaron de casaca
mientras colaboraban con las autoridades americanas, cualquiera que
ellos deseen aplicarle la etiqueta de terrorista, y en fin, cualquier
cubano que se les haga inómodo. A cambio, dirán que entregarán a los
terroristas americanos que viven en libertad en Cuba, previo perdón
presidencial obámico.
Después de esto, borrón y cuenta nueva. En Cuba darán una ilusión de
“libertad y tolerancia”, como se dice que ya no hay presos políticos y
que hay libertad de expresión si a eso agregamos viajecillos y conexión
de internet, ya estamos listos. Y los (ex?)militares y los (ex?)segurosos
estarán en la posición privilegiada para lanzar el tan pedido
“capitalismo sui generis” (¿o era socialismo sui generis lo que se
quería? ya ni me acuerdo!) y aquí paz y en el cielo gloria.
Mi recomendación para todos los presos liberados es que se larguen de
ahí con sus familias, y que den un futuro de verdad a sus hijos, lo cual
también es mi recomendación a todos los cubanos que no creen en el
sistema actual, porque el sistema futuro que les tienen preparado es tan
tétrico como el castrismo, si no peor. De todas maneras, no se puede
esperar mucho de los carneros de dos caretas que un día chivatean y el
otro “luchan”, que un día van al mitin de repudio y el otro se quejan, o
que eran hasta hace un par de dias personeros del régimen y hoy son
desafectos. Y no me digan que los miles de gente que marchan en la plaza
a cada rato, que empujan, insultan y patean en los mitines de repudio no
se merecen el castrimo, como mínimo. La tiranía puede imponerse, pero no
la libertad.
Charlie Bravo, desde Washington.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.