Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 58 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 58 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Adiós a Cuba

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Adiós a Cuba

Mensaje por Invitado el Jue Jul 08, 2010 8:27 am

Adiós a Cuba

Jueves 08 de Julio de 2010 12:05 Orlando Luis Pardo Lazo, La Habana




Quedó sin construir el metro de La Habana. Quedó el exilio para siempre en el exilio. Quedó el Partido Comunista como colofón. Quedó Cuba como una caricatura criminal, entre la Crisis de los Misiles soviéticos y la "guerra nuclear" pronosticada ahora por el mismo líder de entonces, casi medio siglo después.
Dios inventó la novela del mundo en sólo siete días. Hoy faltan apenas tres para la Final del Mundial de Fútbol: evento convertido, en las más recientes Reflexiones de Fidel Castro, en una Final del Mundo.
Es la misma persona enfrentada a dos visiones apocalípticas del planeta: el mesías vengador que en 1962 por poco aprieta el botón de borrar al Imperialismo de la faz de La Tierra, y el profeta pausado que en el 2010 aún le sirve de médium a ese "colosal enredo" que "en brevísimo tiempo estallará". Dios se le adelantó con la gloria del Génesis, es cierto, pero el comando de destrucción absoluta no la ha dictado Él sino él.
No sé si Fidel Castro escribe sus profecías políticas por intuición, o por instrucciones de los Órganos de Inteligencia locales o de alguna súper-potencia extranjera. Lo cierto es que hoy, al menos los cubanos de la ciudad capital, no le prestan la menor atención a la alarma del ex-Premier. De suerte que, en tanto lector límite de la prensa, he intentado difundir yo a diario sus Reflexiones.
No tuve éxito con semejante tarea de Tántalo, pues en este verano de 2010 nuestros compatriotas no parecen "estar para esa muela". No habrá trincheras con antiaéreas en el Hotel Nacional. Ningún nuevo Ché Guevara se refugiará en las cuevas de Pinar del Río para capitanear una guerrilla subatómica. Ignoro si las prisiones siguen minadas para dinamitarlas en caso de. No hay periodiqueros que pregonen esa "guerra nuclear" que no alcanza ni para una primera plana oficial: los titulares del Granma no agigantan el impacto de su puntaje como en aquel otoño de 1962 en Revolución. Así en julio como en octubre, definitivamente deshabitamos una epoquita sin épica.
Quedó sin terremoto terrorífico el Oriente de la Isla. Quedó el Capitolio con su arquitectura hueca, clueca. Quedó el Partido Comunista como catacumba. Quedó Cuba sin salir del suculento subdesarrollo del que ninguna utopía tupida en definitiva la sacó.
Las Mesas Redondas de la TVC hacen entonces su mejor esfuerzo para forzar el clima de guerra. Pero los diplomáticos entrevistados tartamudean y los analistas del patio no pronuncian el plazo ridículo que Fidel Castro les deja para sobrevivir. Si Cuba aún le creyera como pueblo, deberíamos estar ahora mismo en las calles, buscando histéricamente a nuestros seres queridos para un último adiós anegado en llanto (o para suicidarnos en familia). O comprando agua y alimentos en conserva al por mayor, a ver si sobremorimos al envenenamiento radiactivo del planeta, entre otras parafernalias catastrofistas Made In Hollywood.
Sin embargo, la paz lectiva de este país ha sido el peor plebiscito posible que, sin querer, ha convocado Fidel Castro con sus Reflexiones en son de Armagedón. Su poder de convocatoria tiende anarquistamente a cero. Ni siquiera el paroxismo de una "guerra nuclear", programada para el próximo fin de semana, hace patria entre los cubanos. Nuestra apatía es antológica y constitucional. Y no será el hongo horrible el que borre con un bostezo la historia de esta nación. La histerectomía había ocurrido mucho antes en el alma adulterada, la memoria muerta, y la histología infartada de nuestro corazón.
Lo siento, Cuba, cariño. Nos quedamos con ganas de manifestarnos legalmente en público portando pancartas incluso panfletarias. Nunca supimos cuál de los actores contestatarios de hoy se hubiera postulado con éxito en las primeras elecciones presidenciales el día después de. Tampoco hubo funerales ni momias sacrosantas como hitos y tótems del Socialismo Siglo XXI insular o continental. Si Fidel Castro no miente, el castigo termonuclear hará de La Habana una Babel en fuga hacia ninguna parte. Si solamente delira, nuestra condición no es necesariamente mejor.
Lo siento, Cuba, carroña. Quedaremos tal como lo quisieron todos los mártires de nuestro panteoncito patrio: en territorio comanche ya que no comunista, levantando los huesos en una finca fatua abonada de cadáveres, como en ese best-seller de Patricia Cornwell basado en los experimentos híper-reales de William Bass (dejar pudrir cuerpos a la intemperie, bajo observación de la comunidad científica internacional).
Adiós, Cuba, por si acaso. A finales de octubre de 1962, incontables poetas cubanos, desde Virgilio Piñera hasta Cintio Vitier, apuraron sus testamentos en versitos de emergencia, mientras otros artistas más pragmáticos, según la autobiografía del pintor Raúl Martínez, salieron a flirtear con el exceso de sexo de los reclutas traídos en rebaño del campo. Hasta el Papa Juan XXIII pasó una madrugada rezando a solas con Dios por nuestra culpa. ¡Y funcionó!
A principios de julio del 2010, demasiadas décadas decadentes después, ojalá no fuera este mi último aldabonazo. Cubanos, os he amado: pudiera concluir como un Julius Fucik mal traducido al pie del holocausto. Pero, a estas alturas de la historieta, recién descubrimos en una despedida post-presidencial que el sempiterno slogan bien podría haber mutado: Hasta la victoria nunca.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a Cuba

Mensaje por EVIDIO el Jue Jul 08, 2010 9:09 am

La victoria sobre la tirania esta cerca y solo no la ven los interesados en que no ocurra, o los preocupados porque ocurra.Prefiero hasta la victoria nunca, al otro gritico histerico del afeminado y asesino guerrillero argentino, y respeto la opinion del que escribe, pero una golondrina,no hace veranos, y somos muchos mas los que estamos convencidos, dentro y fuera de la isla, que la tirania de los castros, esta empezando a ser basura historica,

EVIDIO
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 7468
Localización : Home of the brave.
Hobbies : Leer. musica...
Valoración de Comentarios : 6557
Puntos : 14168
Fecha de inscripción : 22/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.