Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 43 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 43 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Entrevista con el escritor de Nuestros años Verde Olivo, Tomado del Mercurio

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Entrevista con el escritor de Nuestros años Verde Olivo, Tomado del Mercurio

Mensaje por PLACETA el Dom Jul 04, 2010 3:15 pm

El escritor chileno Roberto Ampuero habla del futuro de Cuba:
"Los cubanos de dentro y de fuera de la isla se unificarán como lo hicieron los alemanes"

Cuando se lanza una versión ampliada y corregida de su novela "Nuestros años verde olivo", el autor analiza el escenario que enfrentará la isla tras la muerte de Fidel y lo que debería hacer el Gobierno chileno respecto de Cuba.

ROCÍO MONTES
El libro "Nuestros años verde olivo" se publicó en 1999. Desde entonces, el chileno Roberto Ampuero (Valparaíso, 1953) no ha podido regresar a Cuba. Dice que fue una represalia dolorosa de parte del régimen, demasiado cruel. Porque en la isla tiene familiares, colegas, amigos...
-¿Nunca se arrepintió de haber escrito esa novela autobiográfica? ¿La habría publicado de haber sabido que iba a molestar al gobierno cubano?
-No me arrepiento para nada. Es una novela absolutamente imprescindible. Era importante que alguien que como yo, al que le tocó conocer, presenciar y vivir el socialismo real, el castrismo, escribiera sobre eso. Y lo hiciera sin el interés de ajustar cuentas ni de denunciar, sino sólo con el fin de dejar un testimonio.
El libro "Nuestros años verde olivo" se publicó en 1999, hace once años. Pero Roberto Ampuero lo había comenzado a escribir mucho antes, a fines de los años 70, cuando vivía los estertores de su exilio en La Habana. Había llegado a esa ciudad como militante comunista tras el Golpe de Estado en Chile de 1973, a los veinte años. Conoció a la hija del general castrista Fernando Flores Ibarra, Margarita, quien fue su primera esposa y con quien tuvo hijos. Pero no transcurrió demasiado tiempo para que el chileno comenzara a vivir un profundo y difícil proceso de desilusión del régimen y todo lo que hasta ese entonces había defendido. En 1978, a los 25 años, renunció al Partido Comunista. Un año después, se fue de Cuba y se radicó en la República Democrática Alemana (RDA). Fue en Europa a principios de los '80 cuando comenzó a darles forma a sus apuntes habaneros que luego se transformarían en las primeras líneas de un best seller .
"Cuando muera Fidel Castro..."
Es viernes 2 de julio y Roberto Ampuero almuerza en un restaurante de Plaza Mulato Gil con el ministro de Cultura, Luciano Cruz-Coke, y el escritor Jorge Edwards. Aunque está radicado en la ciudad estadounidense de Iowa, durante el último año se le ha visto frecuentemente en Chile: fue un activo promotor de la candidatura de Sebastián Piñera y, aunque sobre todo se declara independiente, hoy respalda abiertamente su Gobierno. "Como chileno que ha vivido fuera hace 37 años, he querido tener una patria donde no sea un trauma que tengamos de pronto un gobierno de centroizquierda y, si el ciudadano se cansa, que exista una alternativa de centroderecha. O al revés. Quiero un país donde ambas alas sean legítimas".
Está en Chile invitado por la Universidad Finis Terrae, donde el martes expondrá en el seminario "La Cuba que conocí y el enigma del futuro" junto a Edwards y al ministro de Mideplan, Felipe Kast. La visita coincide con el lanzamiento mundial de la edición ampliada y corregida de "Nuestros años verde olivo", que incluye un prólogo de Mario Vargas Llosa, un epílogo del propio Ampuero en el que relata las vicisitudes del libro, y documentos inéditos.
-La nueva versión de "Nuestros años..." no podrá ser leída en Chile sino hasta 2012.
-Es una cosa increíble, es curioso. Este libro tiene un destino muy raro: está censurado en Cuba, donde gana día a día adeptos y sigue circulando. Pero, por una cosa de derechos, que es muy entendible y lógica, esta nueva versión de la novela tampoco puede salir en Chile durante un par de años, aunque obviamente va a estar disponible en el resto del mundo y a través de internet.
-¿Le duelen las críticas que recibió por haber escrito "Nuestros años verde olivo"? Hay quienes lo han tratado de traidor....
-No me duele porque cuando desde el punto de vista político se critica usando esos epítetos, lo que se hace es exponer la propia incapacidad de ser una persona objetiva. No me molesta; por el contrario. Esta es la novela de un hombre que después de llegar a Cuba y vivir el socialismo real decide que esa no es la alternativa que él quiere para su país. Y eso lo digo con mucha honra y fuerza. Descubrí que yo no quería para Chile ni la dictadura de Pinochet ni la de Castro. Para el individuo que las sufre, es lo mismo. Y la historia cubana demuestra que todo lo que yo dije hace años, es cierto.
-La novela trata sobre Cuba en 1975... ¿En qué ha cambiado la isla desde entonces?
-Toda la estructura dictatorial permanece, es la misma. Pero ha cambiado en el sentido de que ha abierto las puertas a una inversión extranjera de la cual están marginados los cubanos de afuera y de dentro. Entonces era financiada por la URSS y hoy en día por el gobierno venezolano de Hugo Chávez. Otra cosa que ha cambiado es que por primera vez se empiezan a manifestar ciertas trizaduras dentro del poder que rápidamente fueron cubiertas, ocultas. En un momento, cuando Fidel Castro parecía que iba a morir, emergió Raúl con un tímido programa de reformas que posteriormente fueron ahogadas por su hermano. Porque mientras Fidel Castro viva y tenga uso de razón, va a boicotear todo intento de apertura a concesiones democráticas.
-¿Cree que el régimen cubano morirá al mismo tiempo que fallezca Fidel Castro?
-La solución de Cuba es de tipo biológico. Cuando muera Fidel Castro, Raúl Castro no va a tener ni el carisma ni la autoridad dentro del ejército ni dentro del pueblo para seguir adelante con esta dictadura.
-¿Cuál es su pronóstico?
-Mi pronóstico es que cuando muera Fidel Castro -porque se supone que va a morir, yo no le doy más de dos años-, Raúl Castro va a tener muy poco tiempo para tratar de ofrecer algún tipo de cambio que le permita controlar la situación política hacia una etapa de transición. Va a haber presiones fundamentalmente de un sector del ejército más joven y de funcionarios que se han enriquecido, y que quieren asegurar su futuro post castrismo. Ellos van a ser los que van a acelerar la presión por los cambios.
-¿Cómo cree que actuará la población al interior de la isla?
-La población cubana no tiene una tradición de lucha democrática como la tenía Chile, y por eso se queda en su casa. Me imagino el inicio de la transición no como una explosión social, sino como un proceso lento de implosión de la infraestructura de la dictadura burocrático-militar que existe en Cuba. Pero esto se va a ir agravando. Cuando se produzca la presión del ejército yo creo que la solución va a ser una de régimen claramente militar, que puede ser conducido por Raúl Castro, si le alcanza el tiempo, que va a llegar a un entendimiento muy rápido con Estados Unidos.
-¿Cuál sería ese entendimiento?
-Cuba le garantizará a los Estados Unidos que va a controlar cualquier tipo de migración masiva hacia el norte y Estados Unidos garantizará un tratamiento de estímulos, de permitir y flexibilizar viajes, inversiones, exportaciones... De esa forma, Cuba se podría reinsertar y no viviría el caos que se generaría si la isla quedara con un vacío de poder.
-¿Piensa que las cubanos, dentro y fuera de la isla, se vayan a reencontrar al estilo de lo que fue la unificación alemana?
-No hay nada más parecido a la unificación alemana que lo que nos espera en Cuba y, tras la muerte de Fidel Castro, los cubanos de dentro y de fuera de la isla se unificarán como lo hicieron los alemanes tras la caída del Muro de Berlín. Los cubanos tienen una gran ventaja frente a todos los otros países que han retornado del socialismo a la sociedad democrática: al igual que los alemanes orientales, los cubanos tienen parientes ricos en Estados Unidos. Los alemanes orientales tuvieron la gran suerte de contar con Alemania Occidental, que se hizo cargo de su déficit, que les financió los proyectos y que les echó a andar la economía nuevamente. Nadie más lo podía hacer... A los cubanos les va a pasar lo mismo: van a tener la gran suerte de que van a tener a sus compatriotas de Miami, que son cubanos también, con know how , con un tremendo lobby en Estados Unidos y con mucha fortuna e interés por invertir. La isla no va a quedar a la deriva...
-¿El Presidente Piñera debería visitar La Habana?
-Los países deben tener relaciones y si el Presidente decidiera ir a Cuba, no debería ocultar ante dictadores la convicción democrática del país, sobre todo cuando es compartida por la inmensa mayoría.
-¿Qué sugerencia le haría al actual gobierno respecto de su relación con el régimen cubano?
-Abrir las puertas de su embajada en La Habana a los opositores. Aprobar la instalación de un receptor de señales de internet wireless , sin clave, para que lo pueda utilizar cualquier ciudadano en el vecindario. Practicar una política hacia Cuba que esté en consonancia con las democracias europeas, EE.UU. y Canadá. Mantener el diálogo en la isla con los diferentes actores nacionales, de Gobierno como de la disidencia y la Iglesia. Y constatar que el exilio cubano no existe como concepto homogéneo, sino que se trata de una diáspora diversa y amplia. La foto de Castro y Bachelet que irritó a Ampuero
"El general alza en su mano ante la prensa internacional un ejemplar de 'Nuestros años verde olivo' mientras parece decirle a la ex Mandataria que no es efectivo que esta novela esté censurada en la isla", señala Ampuero en el epílogo de la nueva edición del libro, donde se incluye esta foto de 2009. "Al final, la entonces Presidenta, quizás con el objetivo de no irritar a sus anfitriones, opta por ignorar el ingrato hecho de que en Cuba están prohibidas, junto a mis novelas, las memorias de Pablo Neruda y las de Jorge Edwards, porque se refieren -las de Neruda en forma oblicua- críticamente al castrismo".

PLACETA
VIP

Cantidad de mensajes : 5781
Edad : 57
Valoración de Comentarios : 1111
Puntos : 3420
Fecha de inscripción : 07/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.