Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 40 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 40 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Y sigue...y sigue: De cartas y de firmas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Y sigue...y sigue: De cartas y de firmas

Mensaje por Invitado el Miér Jun 23, 2010 10:34 am

De cartas y de firmas
Luis Cino, PD
LA HABANA, Cuba, junio, www.cubanet.org -Como si fueran pocas las divisiones entre los que se oponen a la dictadura, ahora mismo hay una nueva fractura (¡otra más!) a propósito de la carta de 74 opositores cubanos que piden al Congreso de los Estados Unidos el levantamiento de las prohibiciones a los ciudadanos norteamericanos para viajar a Cuba.
Nadie solicitó mi firma, pero no habría tenido inconveniente alguno en firmar la carta. Estoy absolutamente a favor de todas las libertades y derechos de todo tipo de todas las personas del mundo. Por supuesto que también del derecho de los norteamericanos a viajar a Cuba o a donde se les antoje. Sólo que sería mucho más importante y urgente exigir primero el fin de las prohibiciones de viajar para los cubanos. No me refiero solo a la tarjeta blanca concedida por el Ministerio del Interior para salir del país y a los permisos de visita que se tienen a bien otorgar los chantajistas de las embajadas cubanas en el exterior a quien estimen conveniente. También hablo de la ley cuasi-nazi que permite a las autoridades deportar a sus provincias a los orientales que vienen a la capital en busca de mejorar un poco sus condiciones de vida.
Todo eso preocupa más que las discusiones y los cabildeos en el Congreso de los Estados Unidos. No vaya a ser que en ponernos de parte de los intolerantes o los conciliadores, entre cartas y firmas, en el intento de mandarnos mutuamente a cerrar la boca, pestañeemos y perdamos la oportunidad de hacer por Cuba lo realmente útil y necesario.
No me canso de aconsejar a las personas que quiero que abran bien los ojos antes de firmar algo. En estos tiempos confusos del pre-post-castrismo que dice Alfredo Guevara (mientras más viejo, más zorro y lúcido hasta donde puede serlo) hay que tener mucho cuidado con lo que se firma. Da igual si es un documento traído -de la mano o por los pelos- por opositores de verdad o de mentiritas, que un acta de advertencia de la PNR.
El único documento que recomiendo firmar sin vacilar, con la tinta más fuerte posible, es cualquiera que pida la liberación de los presos políticos y de conciencia. Sin trapisondas ni componendas.
Si de dolor se trata, duele ver en qué condiciones salió de la cárcel Ariel Sigler Amaya. Que no me vengan con el cuento de los gestos de buena voluntad. Basta de pedir votos de confianza para los que siempre nos han engañado. Liberar a Ariel Sigler era lo menos que podían hacer sus cancerberos para al menos intentar probar que les queda siquiera algo de humanidad. Los traslados de presos, hasta ahora, son pura parafernalia para ganar tiempo, sabrá Dios para qué. Ojala demuestren lo contrario, que liberen al menos a los presos más enfermos y salgan del callejón sin salida en que han convertido con su mezquina intolerancia, por muchos cuidados intensivos que le den, la huelga de hambre de Guillermo Fariñas.
Sólo eso. Se trata de quedar bien con nuestra vergüenza. No hablo de degollar mensajeros ni de hacer leña de las palmas. No me regodeo en el infortunio y me aterran los martirologios. No monto el timbiriche de los perdedores ni me apunto en la lista de los arranca-pescuezos. Pero advierto que no cuenten conmigo para jugar ninguna base en la novena manigüera de las señitas al régimen.luicino2004@yahoo.com

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Y sigue...y sigue: De cartas y de firmas

Mensaje por Invitado el Miér Jun 23, 2010 10:35 am

Las cuentas claras
Luis Cino (PD)
LA HABANA, Cuba, junio (www.cubanet.org) - A propósito del artículo De cartas y de firmas, se me han acercado varias personas asombradas (o enviadas) para preguntar qué se ha hecho de mi moderación y sentido de lo políticamente correcto. Supongo que ambas virtudes sigan exactamente en el mismo lugar que estaban. O sea, bien al centro del pecho y con una ligerísima, casi imperceptible inclinación al lado izquierdo. Creo que por ahí, si los golpes y las decepciones no lo mudaron, debe andar el corazón.
Si acaso, lo que me preocupa un poco es mi capacidad para hacerme entender últimamente por algunos. Con lo mal que huele para mi olfato el mejunje de gato por liebre que cocinan por ahí, miren que trato de evitar los circunloquios. Pero ni modo. Para algunos, es como si hablara en swahili.
Hablemos claro. No tengo absolutamente nada contra el derecho de los norteamericanos a viajar a Cuba. Tampoco creo que la avalancha de turistas de Estados Unidos vaya a provocar, ni aunque traigan las trompetas de Jericó, la caída del régimen. Pero me malinterpretan los que piensan que francotiroteo a mansalva contra la carta de los 74. A nadie se le ocurra ponerme en la lista de los 300 ni en ninguna otra. De un tiempo a esta parte hago alergia a los listados. Repito. Sólo quiero estar en la lista de los que exigen la libertad de los presos políticos y de conciencia.
Para firmar algún documento que aparezca por mi ruta, tengo primero que tocar madera, mirar si no hay algún gato negro por los alrededores y tomar el lápiz con la mano izquierda, después de orinar.
Con tantas trampas, oportunistas y chivatos de toda laya, me pongo paranoico hasta niveles victroleros y desconfío -¡ay los bolerones, yo que me creía rockero!- hasta “de los amigos que dicen ser amigos, de las mujeres que mienten al besar”.
Con el malware del camarada Ramirovich y los ciber-nenes de la Universidad de Ciencias Informáticas, ya ni en el teclado de la PC se puede confiar. Figúrense que quedará para los protagonistas que se quedaron sin casting, los monaguillos con salterio y cencerro, los ingenuos de carroza, las esposas desesperadas y los que truecan firmas por tarjetas blancas. De veras que no quiero estar en esa película. Ni siquiera pasar por el cine.
Que no me vengan con chismes ni con intrigas. No me interesa saber quiénes son los agentes. Que hagan su trabajo, y no molesten al prójimo. ¡Qué me libre Mao de tanta sombra chinesca! Allá mis “amistades peligrosas” si no soportan las cuentas claras…luicino2004@yahoo.com

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.