Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 34 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 34 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por odioafifo el Sáb Jun 12, 2010 11:20 pm

ECRASEZ L'INFÁME O DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA
Karlheinz Deschner

"Los crímenes pequeños son objeto de persecución por parte de perros y policías. Los grandes son objetos de reverencia por parte de los historiadores."
K.D.
"Deschner es el crítico de la iglesia más importante de nuestro siglo."
W. Stegmüller
Historiador de la Filosofía

¿Por qué seguimos prestando atención a un cadáver? ¿Al cadáver descomunal de un engendro histórico? ¿A los despojos de un monstruo que ha perseguido, destrozado y devorado a un sinnúmero de personas (hermanos, prójimos, criaturas hechas a semejanza de Dios) con la mejor conciencia y el más sano de los apetitos y eso a 1o largo de milenio y medio a impulsos del ansia de sus fauces o por consideraciones de utilidad. Todo para mayor gloria de su Moloch y para cebarse a sí mismo con creciente voracidad: padres y madres, niños y ancianos, enfermos y tullidos, pobres de espíritu y genios, millones de paganos, millones de judíos, millones de brujas, millones de indios (¡por lo menos 15 millones en una sola generación!), millones de africanos, de cristianos. Todos dados al demonio, matados y digeridos -así a lo largo de la historia y hasta casi nuestros días con la matanza en los años 40 de casi 700 mil ortodoxos servios en la que tuvo parte activa el mismo clero católico ¡con los franciscanos a la cabeza! y no sin la bendición y el beneplácito de Eugenio Pacelli, el papa Pío XII, esa aparición tan perfectamente seráfica, este asceta tan ampliamente venerado, casi divinizado, tan austero y altruista, por lo demás, tan entregado de por vida al ideal de pobreza evangélico que él (no puedo menos de repetirlo incesantemente) no dejó sobre la tierra más que un mínimo peculio, un óbolo de San Pedro o, por así decir, de Eugenio, de Pacelli, por un monto de 80 millones de marcos en oro y divisas –propiedad estrictamente privada, penosamente ganada por la propia laboriosidad y el ahorro (pues sólo una cosa es necesaria, ¿no es verdad?)- por lo que, como premio a tan apostólico estilo de vida, a tan hermosa imitación de Cristo, tiene también en perspectiva una canonización cada vez más próxima ¡Ay!, ¿Qué sátira de la literatura mundial es mejor o tan buena, o siquiera, la mitad de buena que la vita del más famoso de los papas de nuestro tiempo? Y mientras el tío Eugenio, santo hasta los dedos tenues, delgados y largos, (jOh! ¡Qué inolvidable era el modo como solía usarlos para bendecir!) metía en sus sacos los 80 millones, sus tres sobrinos, dotados de óptimas prebendas tanto en la Santa Sede como en el big business se embolsaban 120 millones. ¿Y cuántos católicos tuvieron quc sucumbir entonces a la miseria, morir de hambre o reventar de mala manera?
¿No se hace con ello más comprensible nuestra pregunta preliminar, nuestra, aparentemente, tan anacrónica autopsia: la de por qué permanecemos todavía junto a esa abominación de lenguas angélicas que lleva ya doscientos años muerta, limpiamente abatida por algunas de las mejores cabezas del mundo, pero que, en último término, espichó por culpa de sí misma, por causa de su temible sed de sangre (mientras la Buena Nueva enseña el amor al prójimo y a los enemigos) y por causa de su falsedad sin igual (mientras ella se autoalaba como hontanar de la verdad, que dispensa en exclusiva la Bienaventuranza)? Seguimos junto a ella porque su estómago prodigioso -lo único prodigioso en ella- está aún presente por doquier, se pudre a la vista de todos, más mimada y cebada que las vacas sagradas de la India (que al menos están vivas y llenas de candidez); porque su olor llena por todas partes el aire, el mundo; porque sus vaharadas nos llegan aún desde los hábitos y las sotanas, desde las catedrales y los cuarteles, desde los parlamentos, desde los artículos de la ley, desde los textos escolares, desde las hojas de pacotilla y las emisoras. Por todas partes pervive aún la Edad Media, por todas partes se oye el pío lloriqueo, los jubilosos aleluyas y los clamores de pascua. Y después: despojarse del yelmo para la plegaria y sumirse en la fosa nuclear común, pues incluso la guerra atómica es legítima para los cristianos tipo catch as can catch; hasta las bombas atómicas pueden ponerse al servicio del amor al prójimo -según ellos proclaman- y hacer de buhoneros del espíritu de San Francisco y de la teología de la cruz aunque sea hasta el hundimiento colectivo. «Pues -opina el Pater Gundlach, profesor y rector de la universidad papal bajo Pío XII, cuyas visiones atómicas (aprés nous le déluge) propagó con elocuencia -tenemos, en primer lugar, la certidumbre de que el mundo no durará y, en segundo lugar, no tenemos la responsabilidad del fin del mundo. En tal caso podemos decir que Dios nuestro Señor...».
¿Podrán decirlo realmente después del fin del mundo? ¿A quién podrían decírselo? Es igual, en ellos no hay ningún absurdo que sea imposible, ni tampoco ningún crimen. Lo que cuenta: que se efectúe con ayuda de Dios nuestro Señor. Generación tras generación, han mentido, torturado y masacrado en su nombre. Con su ayuda han teñido de rojo, a fuerza de sangre, ríos y arroyos, y han levantado túmulos de cadáveres a través de la historia. Con Dios contra los paganos. Con Dios contra los judíos. Con Dios contra los lombardos, los sajones, los sarracenos, los húngaros, los británicos, los polacos. Con Dios contra los albigenses, los valdenses; contra los campesinos rebeldes de Steding; contra los husitas; contra los rebeldes de Flandes, los hugonotes; contra la revuelta campesina. Con Dios contra los protestantes y con Dios contra los católicos. Con Dios, sobre todo, en las propias luchas intestinas. Con Dios en la Primera y la Segunda Guerra mundial. Seguro que también con él en la Tercera. Fiestas sacrificiales y ecuménicas sin parangón: pues incluso en el trecho final del siglo XX se siguen celebrando por doquier, con un máximo de medios destructivos y un mínimo de humanidad. Todavía en el umbral de la era atómica impera el más puro ethós caníbal. Impera aún por todas partes, cuando el hombre ha asentado ya su pie en la luna (desde luego para, llegado el día, seguir matando allí o desde allí), una mentalidad de matarife propia de la Edad Media. Por todas partes ese olor cristiano a carroña, entreverado de incienso, de Palestrina y de la facundia del Pater Leppich. Cuatrocientos años después de Bruno, trescientos después de P. Bayle, doscientos después de Voltaire, cien después de Nietzsche, cincuenta después de Freud, cl número de los que abandona esta Iglesia es vergonzosamente escaso, fatalmente escaso. Una Iglesia que, generación tras generación, no sólo entregó sus antepasados al matadero del Estado -si es que no los mató ella directamente- sino que además los depauperó del modo más horrendo durante un milenio y medio, una Iglesia a la que ya K. Kautsky llamó la «máquina de explotación más gigantesca que el mundo haya visto jamás».
¡Tiene su razón de ser el que precisamente los papas, los vicarios de Cristo, -testimoniando desde luego con ello la más tremenda indigencia de espíritu de la historia universal, algo que los deja completamente en evidencia -hayan prohibido severamente, de siglo en siglo, la lectura de la Biblia en los idiomas vernáculos y que hasta 1897 la haya hecho depender de la Inquisición romana! Pues así como todas las masacres, las campañas genocidas, las matanzas de paganos, los pogroms contra los judíos, las persecuciones de herejes, las hogueras, los postes de tormentos, los calabozos de brujas, las cámaras de tormentos, las cruzadas, todas las degollinas que se pretendían fuesen gratas a Dios, las incontables guerras, grandes y pequeñas, en las que la Iglesia estuvo directa o indirectamente envuelta (¿y en cuántas guerras europeas no lo estuvo?) así como todos esos modos de asesinar nada en absoluto tienen que ver con aquel que sólo quería la paz y el amor a los enemigos, así también la política clerical de explotación, que extendió desde la antigüedad una miseria inimaginable, está en crasa contradicción con aquel Jesús que, según la Biblia, vive en una pobreza total, fustiga acremente al «Injusto Mammon» (Dios de la opulencia) y el «engaño de la riqueza», exige de sus discípulos la venta de todos sus bienes y la predicación del Evangelio sin llevar dinero en el cinto.
Sin embargo, ya en el siglo III los obispos se conceden a sí mismos el derecho de cubrir todas sus necesidades a costa del erario de la Iglesia. En el siglo IV se convierten en aliados de un estado que sangra a sus súbditos como una sanguijuela. En el V, el obispo de Roma se convierte ya en el mayor latifundista del Imperio Romano. Durante mucho tiempo se sofocan por doquier protestas políticas, se reprimen los disturbios sociales entre los cristianos de Africa, España y las Galias y con gran elocuencia se promete a los pobres la felicidad en el más allá, una razón, y no la última, para extraerles mejor el jugo en el más acá. Ya en el VI se recauda el diezmo eclesiástico -motivo de interminables lamentos- legalizado después por Carlos «Matasajones» (Carlomagno) y que la Iglesia ha venido percibiendo hasta el siglo XIX. En el siglo VIII obtiene, mediante dolo, el Estado Pontificio, confirmado y aumentado una y otra vez por los soberanos francos y sajones, capaz, finalmente, de combatir por sí mismo, armado hasta los dientes, con ejército y marina propios. La Iglesia hace presa de todo cuanto se deja apresar, desde castillos aislados hasta ducados enteros. Roba todo cuanto esté al alcance de su mano: ya en el siglo IV el patrimonio de los templos paganos, en el VI el patrimonio de todos los paganos en general. Después las posesiones de millones de judíos expulsados o asesinados; los bienes y enseres de los herejes carbonizados en la hoguera y, a menudo, también los de los brujos y brujas que corrieron igual suerte. Y si la Iglesia trata abusivamente a quienes discrepan de ella, también hace lo propio con los mismos fieles, imponiendo a cada paso nuevos impuestos elevando los antiguos, cobrando arriendos, intereses. Por medio de extorsiones, indulgencias, patrañas de milagrerías y el fraude de las reliquias. Y se daba más de una vez el caso de que el dinero se recaudaba mediante la excomunión, los interdictos o por la fuerza de la espada. Comprensiblemente el pueblo italiano fue el más expoliado y Roma se convirtió en la ciudad más miserable y más levantisca del Occidente. El número de sus habitantes disminuyó de dos millones, en la época pagana, a 20.000 en el siglo XIV.
La Iglesia posee en la E.M. -no sólo, desde luego, gracias al pillaje y la guerra, sino también gracias a las donaciones de aquellos con quienes se alió para esas fechorías- un tercio de todo el suelo europeo, que ella hacía cultivar por siervos a quienes tenía con frecuencia en menos estima que al ganado. ¡No es casual que en la época de máximo florecimiento del cristianismo un campesino de esa condición social apenas valía la mitad de un caballo! Tampoco lo es el que la Iglesia, necesitada de mano de obra barata para sus cada vez más extensas posesiones a partir del siglo IV, consolida y endurece la esclavitud, llegando a ser muy probablemente la mayor propietaria de esclavos. Ni lo es el que fuese ella quien hizo imposible la manumisión -algo que no se dio en ningún otro lugar- en cuanto que "bienes de la Iglesia", mientras que, de siglo en siglo, impone nuevos procedimientos de esclavización. No es, consecuentemente, casual que el «obsequio de Dios» como la llama el Doctor de la Iglesia Ambrosio, la «Institución Cristiana» como Tomás de Aquino y tras él Egidio Romano, denominaron a esta esclavitud, adquiera un nuevo auge en el Sur de Europa a finales de la E.M. Ni lo es el que el esclavismo moderno, el de los negros en América del Norte -continuación inmediata de la esclavitud de la E.M- se apoye en los mismos argumentos teológicos el de la igualdad de los derechos religiosos y el del designio divino. Con otras palabras: mientras que el esclavo obedecía otrora por pura impotencia y mero temor, ahora la Iglesia cristiana le imponía su obediencia de cadáver viviente como una obligación moral. (Y en el fondo no sólo a él sino igualmente a todos los soldados, a todos los civiles, a los cristianos en general).
Pues la Iglesia, sea de ésta o aquella confesión, estuvo siempre del lado de los esclavistas, de los explotadores. La Católica, que ya desde la Antigüedad alabó por boca de San Agustín el ideal de la «pobreza cargada con las fatigas
del trabajo» consolaba a los esclavos con la idea de que su destino era designio divino, al tiempo que hacía ver a sus señores cuántas ventajas se derivaban para ellos de aquella influencia consoladora. También la Iglesia de Lutero, que no tardó él mismo en traicionar, como sólo sabe hacerlo un curángano, a los campesinos sometidos a una sangrante explotación, a quienes vendió a los príncipes de la nobleza. Éstos fortalecieron con ello su poder que duró así hasta el siglo XX. Asimismo la cúpula dirigente de la Iglesia de Inglaterra a quien dejaba totalmente fría la horrible miseria de los obreros agrícolas y fabriles -en bastantes aspectos peor que la de la antigua esclavitud- y que como dice Marx: «estaba antes dispuesta a perdonar un ataque a 38 de sus 39 artículos de fe que a una 1/39 parte de sus rentas». Y lo mismo vale decir de la Iglesia Ortodoxa Rusa que poseía, incluso hasta 1917, un tercio del suelo y que estrujaba al pueblo no menos que el Zar a cuyo poder había que someterse porque, según rezaba el primer artículo del Código Imperial «Dios mismo lo ordena». Ya se ha dicho más arriba: todo en el nombre de Dios. Las guerras en el nombre de Dios. La pobreza en el nombre de Dios. Hoy igual que ayer, pues aunque los métodos hayan, ciertamente, variado (por la fuerza de las cosas, que conste) la explotación ha permanecido.
¿Pues de dónde proviene el enorme capital que atesoran hoy las iglesias? A la cabeza de todas la Iglesia Católica, que sigue siendo la mayor propietaria en tierras de todo el orbe cristiano, cuyas acciones y otras participaciones en capital se estimaron en 50.000 millones de marcos, eso hace un decenio; que tan solo en Roma controla una docena de bancos y a la que también pertenece de facto el banco privado más grande del mundo, el Banc of America, del que posee el 51% de las acciones, a la vez que guarda grandes reservas en oro en Fort Knox e invierte capital en empresas de las más diversas clases, en grandes firmas españolas, en compañías petrolíferas francesas, en centrales de gas y de energía argentinas, en minas de estaño bolivianas, en factorías de caucho brasileñas, en las industrias norteamericanas del acero, en la General Motors, en Alitalia, la mayor de las compañías aéreas italianas y en la empresa automovilística Fiat. Asimismo en una larga lista de compañías italianas de seguros y de la construcción, en compañías alemanas de seguros de vida y bienes, en la Fábrica de Anilina y Soda de Baden (BASF), en las fabricas de colorantes de Leverkusen, en la Sociedad Alemana de Petróleos, en las Centrales Eléctricas de Hamburgo, en la Industria Minera de la Hulla de Essen, en las Acererías Renanas, en la Unión de Factorías Alemanas del Acero, en la Sociedad Azucarera del Sur de Alemania, en la Sociedad de Máquinas de Hielo Linde, en la Siemens & Haske SA, en la Mannesmann SA, en la BMW etc, etc, [esto en Alemania, figúrese el lector la lista completa mundial] para no hablar de los bancos de su propiedad.
Iglesia, guerra y capital van tan unidos desde Constantino hasta hoy, se han amalgamado de modo tan evidente en una única historia del espanto, que sus mismos defensores reconocen hoy abiertamente que no todo en ellos es ideal y divino; que precisamente su historia terrenal transcurre a veces de forma muy humana, quizá demasiado humana. Ahora bien, el concepto de lo humano, incluso el de lo demasiado humano, resulta un tanto forzado por una religión que, justamente como religión resueltamente partidaria del amor al prójimo y a los enemigos, ha degollado o ha hecho degollar a su prójimo y a sus enemigos peor que si fuese ganado. Yno una, diez o cien veces, sino a lo largo de milenio y medio. Que, directamente o indirectamente, ha matado más personas que cualquier otra religión del mundo y, presumiblemente, más que todas las restantes juntas. Y también se hace cierta violencia al concepto de lo humano e incluso al de lo demasiado humano cuando quien toma cabalmente como «ejemplo» a aquel que, con todo rigor, continuó el rudo anticapitalismo de los profetas judíos y de los esenios, que vivían con todos sus bienes en común; aquel que enseñó «no alleguéis tesoros en la tierra...», «vended vuestras posesiones y dádselas a los pobres», «quien quiera seguirme, que renuncie a todo cuanto posee» y otras cosas parecidas, se convierte, para decirlo una vez más con palabras de Kautsky, en «la máquina de explotación más gigantesca del mundo». Y también se fuerzan aquellos conceptos cuando, tras cuantiosas pérdidas en tiempos más ilustrados, alcanza nuevamente en nuestro siglo las riquezas mas colosales en alianza con Dios y con los supergánsteres del fascismo -desde Mussolini hasta Pavelic pasando por Hitler y Franco-. Riquezas que aumenta sin cesar gracias a las limosnas, los donativos, los impuestos y a una enorme participación en la industria europeo-americana, incluida la industria del armamento. Riquezas que se ve incluso, obligada a aumentar, como concede gustosa porque, descontadas la acción pastoral castrense y la estupidez humana, únicamente el dinero constituye la roca de San Pedro, el fundamento sobre el cual descansa actualmente el cristianismo (no sólo el de Roma) y sobre el cual se pudre, insignificante salvo para los cráneos primitivos y para los aprovechados.
Se admite que el ideal del Evangelio ha puesto el listón muy alto, que uno no está ya legitimado para condenar al cristianismo y a la Iglesia por el hecho de que no lleguen a satisfacer plenamente, ni a medias, ni en menor proporción aún ese ideal. Pero, repitamos, tampoco se puede estirar el concepto de lo humano o de lo demasiado humano tanto como lo hace quien, de siglo en siglo, de milenio en milenio realiza exactamente lo contrario, en una palabra, quien a través de toda su historia se ha acreditado como compendio, encarnación verdadera y cima absoluta de una criminalidad de dimensiones histórico-mundiales. De una criminalidad en comparación con la cual incluso un sanguinario perro de presa hipertrofiado como Hitler aparece como un caballero, puesto que él siempre predicó la violencia desde un principio y no, como la Iglesia, la paz.
Por lo demás, el contraste estridente entre ideal y realidad generó pronto la inconfundible marca distintiva de todos los cristianismos eclesiásticos: el factor ya dominante en él desde la antigüedad y que envenenó la existencia de 66 generaciones cristianas, a saber, el de una prolongada hipocresía. Aquel contraste propició asimismo una habilidad exegética verdaderamente inconcebible para tergiversar y retorcer todas las palabras de Jesús éticamente esenciales. Se usó de la mentira para añadirles un nuevo sentido, para eludir o falsear el que ya tenían o bien para escaparse de sus implicaciones, siempre al dictado de sus necesidades, con más cinismo y falta de carácter que honestidad y humanidad en la mente.
Pues las iglesias cristianas no sólo se han desacreditado de un modo absoluto desde una perspectiva pacifista y social sino también a la vista de un tercer aspecto que hemos de considerar aún. Me refiero a la cuestión de la verdad, pues ya los propios fundamentos de su fe están completamente en desacuerdo con aquella. Incluso suponiendo, por lo tanto, que esas iglesias después de tantos siglos de pillaje y asesinato se regenerasen convirtiéndose en comunidades éticamente intactas, en el summum de la humanidad (lo cual está prácticamente excluido de antemano, pues viven de la sangre que entregan al Estado): incluso en un caso así, carecerían de toda credibilidad dogmática, pues apenas tienen nada en común con Jesús, sino que todo las separa de él -algo que sabemos, afortunadamente, no por los malvados librepensadores, sino por generaciones enteras de teólogos cristianos de cuyo eminente trabajo y rigurosa meticulosidad apenas sí puede hacerse una idea el profano.
No sabemos con seguridad si la figura de Jesús de Nazareth, silenciada por todas la fuentes históricas no cristianas de su siglo (a pesar de los ciegos que ven, los paralíticos que caminan y los muertos que resucitan), es histórica. Lo que sí sabemos seguro es que el Jesús bíblico, cuyo ethos radical merece alto respeto, por muy irrealizable que aquel pueda ser para las masas, se equivocó en su convicción básica e inquebrantable, la del próximo final del mundo y de la pronta llegada del Juicio: como pasó con todos los restantes vocingleros de la alarma apocalíptica, los profetas escatológicos judíos e iranios anteriores a él y toda la cristiandad primitiva tras él.
Sabemos con seguridad que los evangelios -a los que los más prominentes teólogos de nuestro siglo caracterizan como una colección de anécdotas no interesada en una narración histórica y que ha de ser utilizada con extremada prudencia- no proceden de uno de los primeros apóstoles ni tampoco de un testigo ocular. Por lo demás, fueron compuestos decenios después de la presunta muerte de Jesús, a partir de narraciones que circulaban de boca en boca y de la propia inventiva de los evangelistas. Hasta muy adentrado el siglo II, la propia cristiandad no los consideró santos e inspirados. De ninguno de ellos, y eso vale también para todos los escritos bíblicos, nos consta su texto original, su redacción primigenia, sino que sólo disponemos de copias de copias. Es asimismo seguro que los copistas efectuaron alteraciones intencionadas e inintencionadas, armonizaciones, ampliaciones, correcciones, por lo que el texto bíblico original no puede ser fijado con seguridad, ni a veces, con verosimilitud. Las posibles versiones han crecido, en cambio, hasta llegar a una cifra que se evalúa en unas 250 mil variantes de posible lectura.
Sabemos con seguridad que en el cristianismo, como en toda la cultura de la Antigüedad, se permitió desde el comienzo la mentira pía, algo perteneciente en cierto modo a los usos del tiempo, de manera que no es únicamente Pablo -bajo cuyo nombre circulaban algunas cartas total o parcialmente falsas- quien confiesa que de lo que se trata es única y esencialmente de predicar a Cristo «de cualquier manera, sea hipócrita, sea sinceramente" (Flp. 1,18), sino que también Doctores de la Iglesia como Juan Crisóstomo, patrón de los predicadores, aboga abiertamente por la necesidad de la mentira en aras de la salud del alma y hasta se remite para ello a ejemplos del A.T. y del N.T. Incluso Orígenes, uno de los cristianos más eminentes y más nobles, permite abiertamente el engaño y la mentira como «recursos salvíficos». La definición que Nietzsche hace del cristianismo como arte de mentir sagradamente queda también confirmada por toda la investigación bíblica del cristianismo protestante. «Las falsificaciones -escribe en nuestros días el teólogo C. Schneider en su gran obra Historia Cultural del Cristianismo Antiguo- se inician en la época neotestamentaria y no han cesado ya nunca».
Sabemos con seguridad que Jesús resulta gradualmente divinizado desde el evangelio más antiguo, el de Marcos, hasta el más reciente de Juan pasando por los de Mateo y Lucas, sin que, en general, se le identificase con Dios hasta bien entrado el siglo III. Se le subordinaba claramente a él y esa subordinación constituía doctrina universal de la Iglesia. Con igual seguridad sabemos que los evangelios más recientes corrigen sistemáticamente a los más antiguos, idealizando gradualmente, no sólo la figura de Jesús sino también la de sus discípulos, aumentando también el número y el rango de los milagros de aquél.
Sabemos con seguridad que tampoco los primeros apóstoles tenían por Dios a Jesús y que la llamada profesión de fe apostólica no procede de los apóstoles, ni corresponde a sus convicciones religiosas, sino que fue compuesta en Roma, hacia finales del siglo II y que durante el siglo III aún poseía, según en qué región, distintas variantes textuales hasta que fue definitivamente fijada ya en la E. M.
Sabemos con seguridad que Pablo, el auténtico fundador del cristianismo, ignora ampliamente la persona de Jesús y que modificó su doctrina hasta los fundamentos. Que no solamente introdujo en la concepción cristiana el ascetismo, el desprecio fatal de la mujer y la difamación del matrimonio, sino que también estableció una serie de dogmas completamente nuevos, estrictamente contrarios al mensaje de Jesús, tales como la doctrina de la predestinación, la de la redención y la totalidad de la cristología. Que entre él y los apóstoles de Jerusalén surgieron conflictos teológicos que duraron toda una vida y que en el cristianismo no hubo nunca una concepción unitaria de la fe, ni siquiera en la comunidad primigenia y sí, por el contrario, muchas docenas de «confesiones» en el siglo III y cientos de ellas en el siglo IV, todas las cuales rivalizaron entre sí hasta que se impuso como vencedor el catolicismo. Ello fue así porque este último adoptó todo cuanto se le acomodaba de las otras grandes «herejías» evitando, con habilidad, ciertos extremos. También porque era el mejor organizado y el más brutal en la lucha por sobrevivir. La historia del dogma no es otra cosa que una interminable cadena de intrigas y violencias, de denuncias, sobornos, falsificación de documentos, excomuniones, proscripciones y asesinatos.
Y con todo -y también esto lo sabemos con seguridad y es tragicómico hasta la saciedad- no hay nada absolutamente en el cristianismo que pueda reivindicar mínimamente para sí el valor de la originalidad espiritual o histórico-religiosa. Pues comenzando por sus dogmas centrales y acabando por sus usos más periféricos, todo ello fue tomado prestado de los «paganos» o de los judíos: la predicación de la inmediata venida del Reino, la filiación divina, el amor al prójimo y a los enemigos, la idea del mesías y del salvador, las profecías acerca del redentor, su descenso a la tierra, su milagroso alumbramiento por una virgen, la adoración de los pastores, su persecución ya desde la cuna, sus tentaciones por Satán, su magisterio, su pasión y muerte (incluso en la cruz), su resurrección (también al tercer día o después de tres días, es decir, al cuarto día, pues incluso esa vacilación de los evangelios tiene manifiestamente su explicación en el hecho de que la resurrección del dios Osiris comenzó el tercer día y la de Atis, el cuarto día después de su muerte), su aparición corporal ante testigos, su viaje a los infiernos y al cielo, la doctrina del pecado original, la de la predestinación, la Trinidad, el bautismo, la confesión, la comunión, el número siete de los sacramentos, el que los apóstoles sean doce, los cargos de apóstol, obispo, sacerdote y diácono, la sucesiones en los cargos, las cadenas de la tradición, la Madre de Dios, el culto a las imágenes de la virgen, los lugares de peregrinaje, las tablas votivas, la veneración de reliquias, el don profético, los milagros tales como el de caminar sobre las aguas, conjurar tormentas, multiplicar los alimentos o la resurrección de muertos. ¿Para qué seguir enumerando? Nada de esto es original. Todo esto es mero retorno en el cristianismo y retorna no solamente según su forma externa, como una analogía formal, como mero paralelismo de los ritos, sino con los mismos contenidos significativos. Es la pura continuidad bajo otro nombre y a veces ni aun éste ha cambiado.
Dado lo precario de los fundamentos de la fe de la Iglesia, la cuestión, hoy tan debatida, de su reforma se resuelve por sí misma. Pues si realmente se desea retornar a Jesús -¡esa sería la condición irrenunciable de toda reforma!- lo cual significa en nuestros días, obviamente, retornar al Jesús que 200 años de investigación de teólogos críticos han entresacado librándolo de toda la broza a él adherida, habría que renunciar y desprenderse también de todo cuanto se es, de lo que constituye el propio fundamento, de los sacramentos, de los dogmas, de los obispos y del papa. Cualquier reforma cristiana no podía quedar en modo alguno en mera reforma. Tendría que convertirse en revolución, en subversión de todas las relaciones humanas. El mero mandamiento del amor a los enemigos tendría ya, por sí solo, ese efecto, con absoluta independencia de los resultados de la teología crítica. Lo causaría ya propiamente el amor al prójimo que el Padre de la Iglesia Basilio, una de las figuras más preclaras de la antigüedad cristiana (quien regaló de inmediato a los pobres y sin guardar lo más mínimo para sí todo su patrimonio y todas sus posesiones, siendo estas tan extensas que debía satisfacer impuestos a tres príncipes) comentaba con esta frase: "Quien ama al prójimo como a sí mismo no debe poseer más que el prójimo". (Es, lamentablemente, ridículo analizar ni un solo momento más las implicaciones de esa idea y lo es, concedamos, a la vista de la situación en la cristiandad y en la «comunidad»).
No obstante, y para tratar someramente ideas de reforma menos utópicas: ¿No se han aplicado reformas desde siempre? ¿No se reformó la segunda generación de cristianos respecto a la primera, la postconstantiniana respecto a la preconstantiniana? Reformó Bonifacio y también Hugo de Cluny; se reformó en Gorze, Brogne, Hiersau, Siegburg, Einsiedeln; también en Constanza, Basilea y Trento. Roma misma no fue la última en reformarse.
Inocencio III, quien no sólo se anticipó a Hitler con la estrella judía e introdujo en el derecho canónico todo un conjunto de sanciones virulentamente antisemitas y atizó los odios de la cristiandad contra albigenses y valdenses -«... álzate y cíñete la espada», lenguaje familiar a los cristianos, a raíz de lo cual tan solo en Beziers se abatió a más de 20.000 habitantes y se dio comienzo a una guerra de 20 años («santa», por supuesto)- sino que estaba tan absolutamente implicado en negocios bélicos y financieros que el obispo Jacobo de Vitry se quejó de que apenas se permitía una conversación sobre cuestiones espirituales, pasa por ser uno de los grandes reformadores papales. Y Lutero reformó en la única perspectiva decisiva, siendo, como es sabido más papista que el papa, haciendo quemar un número de brujas más bien superior, convirtiéndose en un antisemita todavía mucho más fanático (hasta el punto de que, en el proceso de Nuremberg, Streicher se remitió a él) pues exigía respecto a los judíos: «Que se prenda fuego a sus sinagogas y escuelas... que se derrumben y destruyan igualmente sus casas... que se les arrebaten todos sus libros de oraciones y los Talmudes... que se les prohiba alabar, dar gracias o rezar a Dios en nuestra presencia y también el enseñar, bajo pena de pérdida de su cuerpo y de su vida». Lutero, que también exhortó a la nobleza a «estrangular, acuchillar en privado o en público, quien quiera que pueda hacerlo, como se ha de hacer con un perro rabioso» a los campesinos explotados. Reformador de tan gran estilo que él mismo confesó: "Los predicadores son los peores homicidas... Yo, Martín Lutero, he matado a todos los campesinos de la revuelta pues ordené que los abatiesen a golpes; toda su sangre me llega al cuello, pero los remito a Dios Nuestro Señor, quien me ordenó hablar así».
¡Como siempre, por supuesto: con Dios! Las peores acciones gangsteriles de la historia siempre son perpetradas en su nombre. Y así, con Dios, siguieron renovándose y perfeccionándose, una incesante reformatio in capite et membris hasta hoy: con masacres cada vez mayores desde el punto de vista ético, hasta las guerras mundiales celebradas como «cruzadas» y conducidas con el máximo apoyo por parte de la Iglesia (¡aunque con simultáneas apelaciones papales a la paz!). Desde el punto de vista dogmático con fábulas cada vez mayores, hasta la declaración como dogma de la asunción corporal de María (negada durante siglos por la misma Roma) por parte del tristemente famoso Pacelli quien, ciertamente, aunque nada inclinado por lo demás a los proletarios, tenía tan excelentes relaciones con la esposa del carpintero galileo (como con los dirigentes fascistas, asesinos e incendiarios, y con el gran capital) que aquélla se le apareció tres días seguidos, a las cuatro de la tarde, en el año 1950,año de la definición del dogma.
¡Dios!, no tengo más remedio que exclamar así, ¿reformadores a estas alturas? ¿Los impulsores y practicantes del ecumenismo? ¿Las sirenas de la Una y Santa? ¿Los corifeos del «diálogo con el mundo"? ¿Los portadores del evangelio a los ateos? ¿Los aperturistas de izquierda y de derecha? Pero, ¿cómo vienen? ¿de qué ejercen? Está claro: de continuadores de la desgracia, de cómplices de la jerarquía, la cual podrá, gracias precisamente a ellos, seguir existiendo, en el fondo, en su integridad y exactamente como hasta ahora: con las prebendas y el poder de los dispensadores en exclusiva de la bienaventuranza, con obispos castrenses y curas de campaña, con un ejército de asistentes expertos en teología de la «moral» y con un papa que cuando todo se derrumbe, implorará emotivamente ¡paz, paz! (al tiempo que apremia a cumplir con el juramento ante la bandera). ¿Reformadores? Meros maquilladores de cadáveres. Conservadores a sueldo de un cadáver que ya huele y no necesita ya de la reforma sino tan sólo del desollador.
Karlheinz Deschner
Opus diaboli (La obra del diablo)

odioafifo
Moderador

Cantidad de mensajes : 2578
Valoración de Comentarios : 423
Puntos : 3758
Fecha de inscripción : 02/09/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por El tuerto el Sáb Jun 12, 2010 11:52 pm

Uffff,..Ufffff...Ufffff,..Hace un Calor del caraj,..y solo me pregunto,.si desertamos de esta Iglesia,.adonde ir,..?Gracias Hermana y Amiga Doña Odioafifo,.por compartir,..Saludos y Respetos a Todos,..el tuerto.

El tuerto
MIEMBRO DE HONOR SC
MIEMBRO DE HONOR SC

Cantidad de mensajes : 7114
Edad : 57
Localización : Miami
Hobbies : Cumplir la norma de aplaudir a los farsantes,..dizque anticastristas,..
Valoración de Comentarios : 2154
Puntos : 6967
Fecha de inscripción : 05/02/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por Invitado el Dom Jun 13, 2010 6:38 am

A MUCHAS PERSONAS, ENTRE ELLOS YO,QUE CREO EN DIOS PERO NO EN LA IGLESIA NI EN SUS COMANDANTES PUES A TRAVÉS DE LOS SIGLOS, ÉSTA HA DEMOSTRADO CRUELDAD, HUMILLACIÓN Y NO SIEMPRE HA DEFENDIDO A SUS HIJOS.
JAMÁS ME HA GUSTADO VER CUANTO SE PREDICA EN ELLA HABIENDO TANTO ORO Y RIQUEZAS DENTRO DE LA MISMA.ANTES ESTABAN SUS PUERTAS ABIERTAS HOY YA NO Y LOS ESCÁNDALOS DE TANTOS PADRES HAN HECHO QUE LA GENTE DUDE DE SU BONDAD. TENGO ENTENDIDO QUE EL SENOR PIDIÓ QUE NO SE LE HICIERAN TEMPLOS NI ESTATUAS, HASTA EN ESO HAN INCUMPLIDO.
NO POR GUSTO EXISTE UNA FRASE MUY CIERTA: "PREDICAS AGUA Y TOMAS VINO"

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por Gandalf el Dom Jun 13, 2010 8:37 am

Nosotros podemos cambiar de iglesia, podemos cambiar de religion pero debemos mantenernos unidos a Dios, yo les propongo a todos los que amamos y respetamos a Dios y que luchamos por mejorar nuestra actividad moral y creemos en la reencarnacion en mundos superiores que se acerquen a una de las doctrinas religiosas mas jovenes El Espiritismo Cientifico y que comensemos una nueva etapa de perfeccionamiento de nuestro espirito con una nueva actitud ante la vida social y familiar. Los interesados pueden escribirme yo les respondere y les anuncio que pronto contaran con un blog dedicado por completo a esta tematica.

Gandalf
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 3919
Edad : 72
Localización : Tampa
Hobbies : combatir ala dictadura cubana.
Valoración de Comentarios : 2351
Puntos : 6566
Fecha de inscripción : 09/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por Mayra480 el Dom Jun 13, 2010 10:21 am

@El tuerto escribió:Uffff,..Ufffff...Ufffff,..Hace un Calor del caraj,..y solo me pregunto,.si desertamos de esta Iglesia,.adonde ir,..?Gracias Hermana y Amiga Doña Odioafifo,.por compartir,..Saludos y Respetos a Todos,..el tuerto.

Hermano, no necesariamente tenemos que ir a ningun lugar para amar a Dios y hacer el bien.
Tenenmos que ir dentro de nuestros corazones, Dios no habita en templos construidos por hombres , somos fruto de la creación del todopoderoso, en nuestro interior hay amor y espiritualidad dadas por él.Sólo tenemos que buscarlas
Desarrollemos ambas cosas, hagamos el bien , amemos a nuestros semejantes. Cuando sus apóstoles le preguntaban a Jesús cuales mandamientos les dejaría después de su muerte,Jesus les dijo :
Juan 15:9-17 (Reina-Valera Antigua)

9Como el Padre me amó, también yo os he amado: estad en mi amor.
10Si guardareis mis mandamientos, estaréis en mi amor; como yo también he guardado los mandamientos de mi Padre, y estoy en su amor.
11Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido.
12Este es mi mandamiento: Que os améis los unos á los otros, como yo os he amado.
13Nadie tiene mayor amor que este, que ponga alguno su vida por sus amigos.
14Vosotros sois mis amigos, si hiciereis las cosas que yo os mando.
15Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: mas os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os he hecho notorias.
16No me elegisteis vosotros á mí, mas yo os elegí á vosotros; y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca: para que todo lo que pidiereis del Padre en mi nombre, él os lo dé.
17Esto os mando: Que os améis los unos á los otros.

Cada persona debe desarrollar su fe y sus creeencias en la forma que lo haga sentirse bien.Pero hermanos noten en estas palabras de Jesus que:

Jesús no pide congregarse ni a seguir los pasos de nadie,ni afiliarse a ninguna Iglesia, sólo esto fué lo que pidió: AMOR, AMOR DE LOS UNOS PARA CON LOS OTROS.
En cuanto a la Iglesia Católica, creo que está en un error muy grande, pero ella está dirigida por hombres. Por eso lo fundamental es amar a Dios y a nuestros semejantes.No aferrarnos a instituciones .

Saludos,
Mayra

Mayra480
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1671
Valoración de Comentarios : 349
Puntos : 2107
Fecha de inscripción : 15/11/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por Alcaldesa el Dom Jun 13, 2010 12:00 pm

Aunque este autor usa a la iglesia catolica como inspiracion principal, este escrito no es solamente anti-catolico, es en su contenido principal anti cristiano en todo sentido, una llamada al ateismo. Eso es el verdadero mensaje de este escritor a quien denotan como "critico de la iglesia mas importante de nuestro siglo"

Nota: La iglesia ya sea la catolica o todas las iglesias estan formadas por hombres, quienes siempre son imperfectos, y la iglesia en cualquier comunidad siempre es del calibre de sus miembros, por eso se ven comunidades donde una iglesia o grupo hace muchas obras buenas y positivas y otras donde la complasencia y la dejadez marcan sus actividades.


La cristiandad en el mundo monderno cruza una crisis de marca mayor, la idea de buscar un responsable para todas nuestras faltas se hace cosa comun, y mientras menos fe tenga el hombre en su propio valor y en le valor de los otros seres humanos mas se acentuaran
los ataques y el alejamiento de eso tan esencial que es el alimento para el espiritu.


Última edición por Alcaldesa el Dom Jun 13, 2010 4:41 pm, editado 1 vez (Razón : ortografia en las palabras: mensaje y mayor...)

Alcaldesa
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1579
Edad : 105
Hobbies : cazar moscas y mentirosos. las moscas son mas dificiles.
Valoración de Comentarios : 626
Puntos : 1325
Fecha de inscripción : 29/10/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por Gandalf el Dom Jun 13, 2010 4:05 pm

Coincido con ambas,las religiones como una via de respeto y amor a Dios son varias cada una tiene sus propias doctrinas y rasgos que la caracterizan. En lo personal no soy enemigo de ninguna, cada cual de acuerdo a sus propias sentimientos puede pertenecer a una u otra. Creo que efectivamente El cristianismo esta en una crisis y en especial la Iglesia catolica, pero dentro de el cristianismo hay otras tendencias que estan en crisis tambien.Por ejemplo hay un numeroso grupo que siguen a falso profeta que dice ser la reencarnacion de Jesus y tiene muchos seguidores que se ponen un tatuaje con el numero 666. Quieren ustedes algo mas falso que esto, es muestra de la crisis del Cristianismo, o los casos de las menores obligadas a contraer matrimonio siendo muy jovenes aun o las violaciones y abusos cometidos por representantes de la Iglesia y asi sucesivamente. Pero es peor aun la situacion en otras religiones que no son Cristianas pero de eso no se habla o se indica poco en nuesro mundo. porque la forma que los musulmanes tratan a las mujeres realmente no tiene nada de moral y respeto hacia el resto de los seres humanos o sus extremistas que matan a todo el que no sea Musulman por considerarlos impuros.
En realidad hay muchos ejemplos, lo que estoy tratando de decirles a todos mis hermanos es que tenemos que cultivar en nuestra vida material, altos valores morales y de respeto entre todos combinandolos con el amor a Dios. Cada uno tiene la libertad de escoger su camino existe el libre albredio. Lo importante es ser capaces de tomar el camino correcto y esto comienza por nuestra propia cuenta. Yo les trato de mostrar una via pero no estan obligados a tomarla esa es El Espiritismo Cientifico.

Gandalf
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 3919
Edad : 72
Localización : Tampa
Hobbies : combatir ala dictadura cubana.
Valoración de Comentarios : 2351
Puntos : 6566
Fecha de inscripción : 09/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por Invitado el Dom Jun 13, 2010 4:24 pm

NO HAY HOMBRE BUENO, SOLO DIOS LO ES!
UNA SIMPLE MIRADA PROVOCATIVA O UN SIMPLE DESEO MATERIAL TE LLEVA POR INSTANTES EN CONTRA DE TUS CREENCIAS, LAS TENTACIONES QUE VIVIMOS CONSTANTEMENTE, EL DINERO, LA BEBIDA...EL AMOR SI FRONTERAS Y LA LIBERTAD SON LOS DOS FACTORES FUNDAMENTALES DE LA FELICIDAD PERO QUIÉ LOS SABE UTILIZAR SIN EQUIVOCARSE?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por Gandalf el Dom Jun 13, 2010 9:07 pm

Lo que ha sucedido con la Iglesia Catolica es que se detuvo en el tiempo, sigue aplicando las mismas normas de la edad media. Cuando surgio el cristianismo fue algo que la humanidad necesitaba viviendo bajo un humillante regimen de esclavitud, Jesus se materializo en un cuerpo humano y nos mostro el camino de amor y paz. La iglesia Cristiana se desarrollo dentro del estado mas esclavista ,El Imperio Romano, pero se cometieron serios herrores por algunos de sus representantes y efectivamente en el nombre de Dios se mato a muchos que no debian morir, y la division del cristianismo llego eso de una forma u otra coloco al catolicismo en una opcion mas, La iglesia esta dirigidas por hombres como todos nosotros mortales que cometen errores, y ademas la intransigencia a no cambiar las reglas los ha conducido a una profunda crisis moral lo que ha traido como consecuencia una falta de credibilidad por parte de muchos fieles en la misma. Creo que esta aun muy lejos esos cambios. Les repito no soy anti catolico ni mucho menos por el contrario ruego a Dios cada dia porque ilumine a sus representantes para que vean claro que el mundo en que vivimos es completamente diferente del de la edad media.

Gandalf
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 3919
Edad : 72
Localización : Tampa
Hobbies : combatir ala dictadura cubana.
Valoración de Comentarios : 2351
Puntos : 6566
Fecha de inscripción : 09/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por reynaldo ramos pacheco el Dom Jun 13, 2010 11:07 pm

@El tuerto escribió:Uffff,..Ufffff...Ufffff,..Hace un Calor del caraj,..y solo me pregunto,.si desertamos de esta Iglesia,.adonde ir,..?Gracias Hermana y Amiga Doña Odioafifo,.por compartir,..Saludos y Respetos a Todos,..el tuerto.

converso con el hombre que siempre va conmigo , quien habla solo. espera hablar a DIOS un dia ,ANTONIO MACHADO .

uffff apuesto lo que usted quiera hermano mio , que no hece mas calor hay . ----...todas las instituciones religiosas , se sostienen con dinero , todas las fe han matado en nombre de su dios , todas historicamente han querido prevalecer , unas y otras , se aborrecen y se denigran , ayer existieron falsos profetas , que con sus profecias ,echaron sus pueblos , en manos de tiranos que los condujeron a la ruina , y cerraron con cepo a sus pueblos , sabe ? he conocido , personas que dicen no profesar ninguna fe , y su misericordia es infinita , otras sin embargo , como por ejemplo este cardenal ortega , luce un habito , es ministro de DIOS , de un DIOS , que aborrece el crimen , y el se revuelca con homicidas, entonces si alguna , fe , cree estar libre de pecado , que lanze la primera piedra

.....SEDIENTO ESTOY DE DIOS ,
DEL DIOS QUE ME DA VIDA
¿CUANDO IRE A COMPTEMPLAR
EL ROSTRO DEL SEÑOR ?

LAGRIMAS SON MI PAN
DURANTE NOCHE Y DIA
CUANDO OIGO QUE ME DICEN
¿DONDE QUEDO TU DIOS ?
DEL : SALMO 42

reynaldo ramos pacheco
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 2624
Valoración de Comentarios : 1665
Puntos : 4451
Fecha de inscripción : 20/07/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por Manolon el Lun Jun 14, 2010 11:24 am

Pues tenemos que hacerle mas presion a la Iglesia donde quiera que estemos. Aunque nuestras opiniones sobre el Cardenal Ortega no sean las mejores, la iglesia catolica es una institucion que tiene mucha influencia en todo mundo.

Manolon
Miembro Regular

Cantidad de mensajes : 313
Valoración de Comentarios : 154
Puntos : 467
Fecha de inscripción : 18/03/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por Invitado el Lun Jun 14, 2010 12:35 pm

MENOS EN CUBA.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por EVIDIO el Lun Jun 14, 2010 3:11 pm

Se esta utilizando la mala actuacion de hombres en particular para atacar a ese todo que es la iglesia.Se condena a Israel por un hecho determinado y se contempla impasible la obra terrorista de muchos paises combatidos por Israel.En Mexico aparecen todos los dias veinte cadaveres,mutilados, cortados, sin embargo se hace toda una historia gigante de un hecho donde un cubano asesino varias personas.El matrimonio es casi un delito,en estos tiempos, y todo tipo de union espuria es aplaudida, quitamos a Dios de nuestras escuelas, pero no quitamos las pandillas, la pornografia, las porquerias que alucinan, es malo una biblia en las manos, no asi llevar una Glock.Hay un ataque contra todas, repito, todas las instituciones y valores que antaño hicieron al hombre y a las sociedades mejores.Si no actuamos con mesura,cordura e inteligencia, vamos a ir por nuestros propios pies, alli donde quieren llevarnos.El socialismo, el comunismo,la anarquia y otras corrientes, que son lo mismo todos, hoy se disfraza de democracia, ya comprendio que la fuerza no basta contra el mundo civilizado y vienen disfrazado de muchas y sutiles formas, y atacan las bases de la sociedad libre.Te piden desertar de la iglesia, pero de la catolica, pues ya vendran otras a captarte, quizas la islamica, o la iglesia comunista de nuestros tiempos,que se yo, critican las acciones malas de los catolicos, pero aplauden a quien se inmola, y de paso asesina 20 inocentes, cargando su cuerpo con explosivos, diciendote tienen razones...Mas que criticar malas posiciones, estas son utilizadas a conveniencia, nada le interesa a este critico solucionar o superar errores.Su verdadero objetivo y mensaje es pedir la desercion, y colectiva de la iglesia catolica, claro, de seguro hay otras esperando para hacerte el transfer, y cobrarlo, dicho sea de paso.Yo llevo a Dios en mi corazon, y nada ni nadie lo sacara de alli.Yo no voy a iglesias, pero comprendo lo importante que son, precisamente en Cuba, donde tienen dentro del pueblo cubano toda la influencia, que le falta a su jerarquia en su trato con la dictadura cubana.

EVIDIO
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 7468
Localización : Home of the brave.
Hobbies : Leer. musica...
Valoración de Comentarios : 6557
Puntos : 14168
Fecha de inscripción : 22/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por Manolon el Lun Jun 14, 2010 5:50 pm

Si los que estamos fuera de Cuba hacemos presion para que el Vaticano preciones y pida cuentas de la actitud de la alta gerarquia de la iglesia en Cuba, el Cardenal no tendra otra alternativa que responder ante sus superiores.
Se deviera habir un forum donde se hablara de QUE ESPERA EL PUEBLO DE CUBA DE LA IGLESIA COMO INSTITUCION y digo como institucion y no como doctrina. Por que la fe se lleva por dentro.

Manolon
Miembro Regular

Cantidad de mensajes : 313
Valoración de Comentarios : 154
Puntos : 467
Fecha de inscripción : 18/03/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por Cubano Libre el Lun Jun 14, 2010 9:16 pm

CUAL ES LA SOLUCION QUE PROPONE ESTE ARTICULO ATEO, Y DESPUES DE DESERTAR QUE. LA IGLESIA ES EL PUEBLO DE DIOS Y DIOS AMA A SU PUEBLO, QUE RAZONES TENGO PARA DESERTAR SI DIOS ME AMA Y ESO ME BASTA.

Cubano Libre
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1171
Valoración de Comentarios : 277
Puntos : 938
Fecha de inscripción : 04/08/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por Aurelio Cruz Hernández el Mar Jun 15, 2010 12:32 am

Estimo que el escrito de un crítico de la iglesia católica está posiblemente fundamentado en no pocas verdades. Los investigadores de los orígenes del cristianismo han observado muchas inconsistencias en los escritos y tradiciones que se conservan desde los siglos I y II de nuestra era. Desde mediados del siglo XVIII, años previos a la Revolución Francesa, estudiosos de este asunto han puesto en duda muchas cosas de los orígenes del cristianismo.

Pero bueno, en este siglo XXI, siglo en el que estamos invadidos por el Islam, que gradualmente se va asentando en los países europeos, formando guetos alrededor de las principales ciudades de Europa, con musulmanes que no se integran a nuestra civilización greco-romana-cristiana, a la civilización de Occidente, me parece suicida despojarnos de lo que hay nuestro, de lo que hasta ahora pertenece a nuestra civilización.

Las iglesias catolica, protestante, las cristianas del medio oriente y Rusia, todas ellas, pertenecen ya a nuestra cultura occidental, es decir, a nuestra civilización occidental, y creo que no tiene sentido despojarnos de estas creencias en momentos que nos amenaza la invasión islámica, cuyas leyes civiles y religiosas están unidas dentro del Corán.

Nuestra civilización de occidente tiene separadas desde hace siglos, las leyes religiosas de las civiles.

Aurelio Cruz Hernández
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 375
Edad : 84
Localización : españa
Hobbies : deportes, sumo, artes marciales, boxeo
Valoración de Comentarios : 218
Puntos : 593
Fecha de inscripción : 13/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por Aurelio Cruz Hernández el Mar Jun 15, 2010 12:34 am

Estimo que el escrito de un crítico de la iglesia católica está posiblemente fundamentado en no pocas verdades. Los investigadores de los orígenes del cristianismo han observado muchas inconsistencias en los escritos y tradiciones que se conservan desde los siglos I y II de nuestra era. Desde mediados del siglo XVIII, años previos a la Revolución Francesa, estudiosos de este asunto han puesto en duda muchas cosas de los orígenes del cristianismo.

Pero bueno, en este siglo XXI, siglo en el que estamos invadidos por el Islam, que gradualmente se va asentando en los países europeos, formando guetos alrededor de las principales ciudades de Europa, con musulmanes que no se integran a nuestra civilización greco-romana-cristiana, a la civilización de Occidente, me parece suicida despojarnos de lo que hay nuestro, de lo que hasta ahora pertenece a nuestra civilización.

Las iglesias catolica, protestante, las cristianas del medio oriente y Rusia, todas ellas, pertenecen ya a nuestra cultura occidental, es decir, a nuestra civilización occidental, y creo que no tiene sentido despojarnos de estas creencias en momentos que nos amenaza la invasión islámica, cuyas leyes civiles y religiosas están unidas dentro del Corán.

Nuestra civilización de occidente tiene separadas desde hace siglos, las leyes religiosas de las civiles.

Aurelio Cruz Hernández
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 375
Edad : 84
Localización : españa
Hobbies : deportes, sumo, artes marciales, boxeo
Valoración de Comentarios : 218
Puntos : 593
Fecha de inscripción : 13/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por EVIDIO el Mar Jun 15, 2010 10:10 am

Yo ni he leido el post que origina este hilo.Desde el titulo esta presente la mala intencion y la cultura de masas, de la cual hui precisamente de mi pais.Desertemos, dice este critico,ignorando, a proposito, que cada hombre es un ente pensante, con capacidad de discernir y decidir que es mejor para cada uno, o mas malo, pues tambien nos equivocamos, pero lo hacemos por decision propia.El esta en su libre derecho de opinar, y hasta desertar si es su voluntad, mas no de hablar por mi, y desde que dice desertemos, ya muesta su agenda e intenciones ocultas.

EVIDIO
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 7468
Localización : Home of the brave.
Hobbies : Leer. musica...
Valoración de Comentarios : 6557
Puntos : 14168
Fecha de inscripción : 22/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por camilo harley el Miér Jun 16, 2010 12:21 pm

YO CREO QUE NO HAY QUE DECERTAR DE LA IGLESIA, MAS BIEN LA IGLESIA NO ES CULPABLE DE LA POCA FE Y LA TRAICION AL PUEBLO CUBANO Y A SUS FELIGRECES POR PARTE DE ESTE CARDENAL RICHELIU O JAIMEN ORTEGA MAXIMO REPRECENTANTE DE LA IGLESIA CATOLICA EN CUBA Y FIEL MARIONETA DE LOS INTERECES DE LA TIRANIA CASTRISTA.

camilo harley
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1675
Localización : miami
Hobbies : luchar contra la tirani castrista
Valoración de Comentarios : 574
Puntos : 2351
Fecha de inscripción : 06/05/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por ElpidioValdez el Jue Jun 17, 2010 12:31 am

Senores no soy un fanatico a las profesias, pero si hay algunas que a traves de la historia han probado ser muy exactas dentro y fuera de las Escrituras Cristianas.

Me refiero al muy y deplorable estado del Papado Catolico y su decaida de popularidad y prestigio, en gran parte debido a los escandanlos de abusos sexuales y la testarudez de los Obispos a no "limpiar la casa" o esconder el churre debajo de la alfombra, el Papa incluido.

Existe una famosa profesia muy exacta y que se ha ido ejecutando a traves de cientos de anos, y esta casi por finalizar sus predicciones.

La profesia de San Malaquias sobre los papas.


Aqui les dejo esta muy buena referencia sobre el asunto de Wikipedia:

Profecías de san Malaquías
Las Profecías de San Malaquías son dos textos que supuestamente le fueron revelados al arzobispo católico san Malaquías de Irlanda durante el término de una peregrinación hacia Roma en 1140. No obstante, ambos escritos se dieron a conocer siglos después —cuando muchos de los sucesos predichos ya habían sucedido—, por lo que se han establecido serias dudas sobre su autenticidad. El hecho de que su íntimo amigo san Bernardo de Claraval, autor de la Vida de San Malaquías, no las mencione no refuerza la tesis de que puedan ser una falsificación muy posterior (si bien es cierto que en su Breviario indica que gozaba del don de la profecía, sin entrar en más detalles). No obstante, es famosa en todo el mundo su atribuida Profecía de los Papas, normalmente considerada de carácter apocalíptico (ver más abajo).Contenido [ocultar]
1 La profecía de Irlanda
2 La "profecía de los Papas"
2.1 Lemas correspondientes a Papas y Antipapas anteriores a 1595
2.2 Lemas correspondientes a Papas posteriores a 1595
3 El lema 112º y la coletilla apocalíptica
4 Canonicidad de los textos
5 Posible fraude
6 Referencias
7 Véase también
8 Enlaces externos
[editar]
La profecía de Irlanda
La primera profecía de San Malaquías hace referencia a los sucesos futuros de su tierra natal, Irlanda. Su redacción, muy distinta a la de la segunda, predice que Irlanda caerá en manos de los ingleses y sufrirá persecuciones y calamidades de todo tipo durante «una semana de siglos». Transcurrido este tiempo, será «liberada de sus opresiones» (u «opresores»), que sufrirán toda clase de castigos terribles, y entonces Irlanda desempeñará un papel prioritario en la conversión de Inglaterra al catolicismo. Esta profecía es en apariencia extraordinaria, dado que san Malaquías murió siglos antes de que surgiera el anglicanismo e Inglaterra lo asumiera. Lamentablemente, la primera noticia que tenemos sobre ella nos la da Dom Mabillon, un monje benedictino francés del siglo XVII, según él de un antiguo manuscrito [perdido] preservado en Clairvaux (Claraval).
[editar]
La "profecía de los Papas"
La segunda profecía de San Malaquías aparecería antes: para ser exactos, en el Lignum Vitae, publicado por otro monje benedictino francés, Arnold de Wyon, en 1595. Un erudito en la historia de su Orden, dedicó este libro al Rey de España Felipe II, y es en esencia una biografía colectiva de los benedictinos elevados a la dignidad episcopal. Tras unos párrafos sobre San Malaquías, termina diciendo: «Escribió varios opúsculos. Hasta el día de hoy no he tenido ocasión de ver ninguno, exceptuando una profecía relacionada con los soberanos pontífices. Puesto que es muy breve, y que yo sepa no ha sido dada a imprimir todavía, y dado que a muchos les complacería conocerla, copio a continuación su contenido». Supuestamente, el texto original estaría o habría estado custodiado en el Archivo Secreto Vaticano durante esos 400 años.
Sigue una serie de 112 pequeños lemas o frases en latín sin numerar haciendo alusión alegórica a los siguientes 112 papas que gobernarían la Iglesia Católica, desde Celestino II (1143-1144) hasta un supuesto Pedro el romano, incluyendo a los Antipapas. Es curioso observar que las divisas correspondientes a los Papas anteriores a 1595 son mucho menos ambiguas que las sucesivas. La lista es la siguiente:1
[editar]
Lemas correspondientes a Papas y Antipapas anteriores a 1595
Ex castro Tiberis (Del castillo del Tíber) - Celestino II (1143-1144) nació en Città del Castello, a orillas del Tíber
Inimicus expulsus (El enemigo expulsado) - Lucio II (1144-1145). De la familia Caccianemici (caccia = cazar), ([e]nemici = enemigos).
Ex magnitudine montis (De la grandeza del monte) - Eugenio III (1145-1153); su apellido fue Montemagnus, y nació en el castillo de Grammonte.
Abbas suburranus (El abad de Suburra) - Anastasio IV (1153-1154), cuyo nombre era Corrado Della Suburra. Fue abad antes que Papa.
De rure albo (Del campo blanco) - Adriano IV (1154-1159) era de origen campesino y nació en Saint-Alban (Alba = "blanco, albino").
Ex tetro carcere (De tétrica cárcel) - Víctor IV (1159-1164), antipapa. Había sido cardenal de San Nicolás in Carcere (en prisión).
De Via Transtiberina (De la Vía transtiberina) - Pascual III, (1164-1168), antipapa. Nacido en Lombardía y ex cardenal de Santa María del Trastévere, todo ello bañado por el río Tíber.
De Pannonia Tusciae (De Panonia a Toscana) - Calixto III (1170-1177), antipapa. De nacionalidad húngara (en latín, pannonia) fue cardenal-obispo de Tusculum.
De Ansere custode (Custodio de la Oca) - Alejandro III (1159-1181). Su apellido era Paparona, que significa "oca". Fue custodio de la Iglesia frente a los tres antipapas anteriores.
Lux in ostio (Luz en la puerta) - Lucio III (1181-1185). Lucio III, nombre que viene de "luz", fue cardenal de Ostia (ostia = "puerta").
Sus in cribo (Una cerda en una criba) - Urbano III (1185-1187). Uberto Crivelli (crivelli = "criba") tenía un cerdo en su escudo de armas.
Ensis Laurentii (La espada de Lorenzo) - Gregorio VIII (1187). Ex-cardenal de San Laurencio, con dos espadas en su escudo de armas.
De schola exiet (Salido de la escuela) - Clemente III (1187-1191). Bautizado Paolo Scholari (de la escuela).
De rure bovensi (De campo de bueyes) - Celestino III, (1191-1198). De la familia de los Bovis (bueyes) y originario de la campiña romana.
Comes signatus (Conde Signado) - Inocencio III (1198-1216), de la familia Conti di Signi (luego Segni).
Canonicus es larere (Canónigo de Letrán) - Honorio III (1216-1227) fue canónigo de San Juan de Letrán.
Avis ostiensis (El ave de Ostia) - Gregorio IX (1227-1241), fue cardenal de Ostia y había un pájaro en su escudo de armas.
Leo sabinus (El león sabino) - Celestino IV (1241). Con un león en su escudo de armas, fue cardenal-obispo de la Sabina.
Comes laurentius (El conde de Lorenzo) - Inocencio IV (1243-1254). Conde de Lavagne de San Lorenzo.
Signum ostiense (El signo de Ostia) - Alejandro IV (1254-1261). Otro miembro de la familia de los Signi, ex-cardenal de Ostia.
Jerusalem campaniae (Jerusalén en Campania) - Urbano IV (1261-1264), nacido en Troyes, Champagne, y posteriormente patriarca de Jerusalén.
Draco depresus (El dragón perdido o vencido) - Clemente IV (1265-1268). Sus armas representaban un águila aprisionando entre sus garras a un dragón.
Anguineus vir (El hombre de la culebra) - Gregorio X (1271-1276). De la familia de los Visconti, cuyo escudo de armas incluye una culebra comiendo a un hombre.
Conciunator gallus (El predicador galo) - Inocencio V (1276), nacido en Francia, primado de los Galos, conocido como doctor famosissimus por su oratoria.
Bonus comes (El buen conde) - Adriano V (1276). Conde de Lavagne.
Piscator tuscus (El pescador toscano) - Juan XXI (1276-1277), de nombre Pedro y cardenal de Tusculum.
Rosa composita (La rosa compuesta) - Nicolás III (1277-1280). Con una rosa en su escudo de armas, fue apodado el compuesto ("el componendas").
Ex telonio liliacei Martini (Del recaudador de Martín de lis) - Martín IV (1281-1285), tesorero de la iglesia de San Martín de Tours, y Canciller del Rey de Francia (cuyo símbolo, como es bien sabido, es la flor de lis).
Ex osa leonina (De la rosa del león) - Honorio IV (1285-1287) de la familia Savelli, cuyas armas constan de una rosa llevada por dos leones. Rompió los vínculos entre la Iglesia occidental y la oriental en el Concilio de Lyon.
Picus inter escas (El pico en la comida) - Nicolás IV (1288-1292). Llamado Jerónimo d'Ascoli durante su pertenencia a la orden franciscana (esca significa "alimento") el cardenal Giacomo Masci fue nombrado tras un concilio que duró más de un año (fue "picoteado" entre los cardenales).
Ex eremo celsus (Elevado de la ermita) - Celestino V (1294), antes de ser elegido, fue ermitaño del monasterio de Pouilles.
Ex undarum benedictione (De la bendición de las olas) - Bonifacio VIII (1294-1303). Llamado Benedicto Gaëtan. El escudo de la familia Gaëtan representa unas olas.
Concionator patareus (El predicador de Patara) - Benedicto XI (1303-1304). Se llamaba Nicolás, y el obispo Nicolás original nació en Patara. Benedicto XI pertenecía a la Orden de los Predicadores.
De fasciis Aquitanicis (De los lazos de Aquitania) - Clemente V (1305-1314), fue arzobispo de Bordeaux, en Aquitania, y su escudo de armas presentaba tres fasces de gulas.
De surore osseo (Del zapatero de Ossa) - Juan XXII (1316-1334). El teólogo Panvinio —autor de biografías papales— le atribuyó erróneamente haber sido hijo de zapatero y pertenecer a la familia Heusse (Ossa), cuando en realidad pertenecía a la familia Duèze y nunca tuvo relación alguna con los zapateros. No obstante, este error de Panvinio también parece "pasar" a la profecía.
Corvus schismaticus (El cuervo cismático) - Nicolás V (1316-1333), antipapa cismático.
Abbas frigidus (El abad frío) - Benedicto XII (1334-1342), antiguo sacerdote del Monasterio de Frontfroid (Frente Frío).
Ex rosa Attrebatensi (De la rosa de Arrás) - Clemente VI (1342-1352), ex-obispo de Arras (Francia), con unas rosas en su escudo de armas.
De montibus Pammachii (Del monte Pammacos) - Inocencio VI (1352-1362), nació en el monte Limousin, muy próximo. En sus armas, seis montañas.
Gallus vicecomes (Vizconde galo) - Urbano V (1362-1370) era vizconde y francés.
Novus de virgine forti (El nuevo de virgen fuerte) - Gregorio XI (1370-1378), conde de Beaufort y Cardenal de Ste. Marie la Neuve.
De cruce apostolica (De la cruz apostólica) - Clemente VII (1378-1394), antipapa y cismático, fue una "cruz" para el linaje apostólico.
Luna cosmedina (Luna de Constanza) - Benedicto XIII (1394-1424). De nombre, Pedro de Luna. Se ocupó personalmente de la diócesis de Zaragoza -de donde procedía- y posteriormente al Concilio de Constanza. Excomulgado y considerado por el resto de Iglesia un antipapa.
Schisma Barcinonum (El cisma de Barcelona) - Clemente VIII (1424-1429), antipapa con sede en Barcelona.
De inferno prægnante (Preñado del infierno) - Urbano VI (1378-1389), por nombre de pila Bartolomé Pregnagni, nació en un barrio de Nápoles llamado Inferno.
Cubus de mixtione (Cubo de mezcla) - Bonifacio IX (1388-1404). El escudo de armas de su familia representaba unos cubos entrelazados.
De meliore sidere (De la estrella mejor) - Inocencio VII (1404-1406). Nombre de pila Cosimo de Migliorati o Cosmato de Meliorato (en ambos casos el apellido familiar significa "mejorado"). En su escudo de armas, una estrella.
Nauta de ponto nigro (Marino del Mar Negro) - Gregorio XII, (1406-1415), nacido en Venecia, fue sacerdote de la iglesia de Negreponte.
Flagellum solis (El azote del sol) - Alejandro V (1409-1410). Con un sol en su escudo de armas, fue sin duda un azote para la Iglesia en tanto que antipapa.
Cervus sirenæ (El ciervo de la sirena) - Juan XXIII (1410-1419), antipapa. Baltasar Cossa fue Cardenal-diácono de San Eustaquio, y representado con un ciervo en su escudo. Era napolitano de origen; un topónimo clásico de Nápoles es jadis Parthenope, por el nombre de una sirena. En tanto que antipapa, su nombre fue ignorado y reutilizado en 1958.
Corona veli aurei (La corona del velo de oro) - Martín V (1417-1431). Un Colonna, las armas de su familia incluyen una corona. Fue Cardenal Diácono de San Jorge del Velo de Oro. Puso fin al gran cisma de Occidente.
Lupa Cælestina (Loba celestina) - Eugenio IV (1431-1447). Otro error de Panvinio. Escribió que pertenecía a la Orden Celestina, cuando en realidad era agustiniano. Este error también "pasa" a la profecía. Fue obispo de Siena, cuyas armas representan una loba.
Amator crucis (Amante de la cruz) - Félix V (1439-1449), antipapa. Era el Duque Amadeo VIII de Saboya (Amadeo = "Ama a Dios"). En su escudo de armas, una cruz.
De modicitate lunae (De la modestia de la luna) - Nicolás V (1447-1455). De orígenes modestos. Nacido en Lunigiana. Si bien fue un Papa enormemente ilustrado, creador de numerosos monumentos y de la Biblioteca Vaticana, su Papado quedó marcado por la amenaza turca a Europa (bajo la bandera de la Media Luna) y la mediocre respuesta de los señores cristianos a su llamamiento a la Cruzada contra la misma. Murió de noche.
Bos pascens (El buey que pace) - Calixto III (1455-1458), nacido en Xàtiva (Valencia), de la familia Borja (Borgia). Su escudo de armas fue un buey dorado paciendo.
De capra et albergo (De la cabra y del albergue) - Pío II (1458-1464). Antes de ser Papa, Enea Piccolomini fue secretario de los cardinales Capranica y Albergati.
De cervo et leone (Del ciervo y el león) - Pablo II, (1464-1471). Pietro Barbo fue obispo de Cervie y cardenal de San Marcos, que tiene por símbolo un león. Y había también un león en su escudo de armas.
Piscator minorita (Pescador menor) - Sixto IV (1471-1484). Hijo de pescador, fue educado por los frailes minoritas.
Praecursor Siciliæ (El precursor de Sicilia) - Inocencio VIII (1481-1492), se llamaba Juan Bautista (nombre del precursor de Cristo) y estaba vinculado a la Corte de Alfonso, Rey de Sicilia.
Bos albanus in portu (El buey albano en el puerto) - Alejandro VI (1492-1503) fue obispo-cardenal de Albano y Porto, y sus armas representan un buey.
De parvo homine (Del hombre pequeño) - Pío III (1503). Prematuramente envejecido, no soportó las ceremonias de nombramiento y murió escasamente 10 días después de ser coronado Papa. Su apellido era Piccolomini (piccolo signica "pequeño", y uomoni significa "hombres").
Fructus Jovis juvabit (El fruto de Júpiter agradará) - Julio II (1503-1513). Su escudo de armas contiene un roble, el árbol de Júpiter.
De craticula Politiana (De la parrilla de Politiano) - León X (1513-1521). Era hijo de Laurencio de Médicis (san Laurencio tiene como emblema la parrilla donde fue martirizado), y fue obispo de Politiano.
Leo Florentius (El león de Florencia) - Adriano VI (1522-1523). Pertenecía a la familia Florenz o Florent, cuyo escudo de armas contiene un león.
Flos pilae aegrae (La flor de las columnas enfermas) - Clemente VII (1523-1534). Su escudo de armas incluía unas columnas y una flor de lis. Perteneciente a la familia Médici (médico), el periodo turbulento en que discurrió su papado invita a un juego de palabras sobre la enfermedad.
Hyacinthus medicorum (El jacinto de los médicos) - Pablo III (1534-1549) fue el Papa del Concilio de Trento, que para los católicos "sanó" a la Iglesia. En su escudo de armas, dos flores de lis azules (también llamadas jacintos) y fue cardenal de San Cosme y San Damián, dos médicos mártires.
De corona montana (De la corona del monte) - Julio III (1550- 1555). Bautizado Juan María del Monte, tenía dos coronas en su escudo.
Frumentum floccidum (El trigo marchito) - Marcelo II (1555). Desarrolló una gran labor antes de ser Papa, pero estaba acabado físicamente y sólo vivió 22 días en la silla de Pedro. Su escudo de armas era de color trigueño.
De fide Petri (De la fe de Pedro) - Pablo IV (1555-1559). Se llamaba Pedro Carafa (Carafa = fe).
Aesculapii farmacum (El fármaco de Esculapio) - Pío IV (1559-1565). Pertenecía a la familia Médicis (juego de palabras: "médicos") y era médico de profesión (el dios clásico de la medicina es Esculapio).
Angelus nemorosus (El angel de los bosques) - Pío V (1566-1572). Miguel Ghisleri (Miguel es el nombre de un ángel) nació en Bosco ("bosque") en Lombardía.
Medium corpus pilarum (El cuerpo en medio de las columnas) - Gregorio XIII (1572-1585). En su escudo de armas, medio cuerpo de dragón. Fue nombrado cardenal por Pío IV, cuyo escudo contenía dos columnas.
Axis in medietate signi (El hacha en medio del signo) - Sixto V (1585-1590). Su escudo de armas contenía un hacha cruzada con un león. El León es un signo del Zodiaco (Leo).
De rore coeli (El rocío del cielo) - Urbano VII, (1590). Arzobispo de Rossano (Ros significa "rocío"). Sólo vivió doce días en la silla de Pedro, tan breve como el rocío del cielo.
Llegados a este punto, se da un hecho en extremo curioso. Los 74 primeros lemas, hasta Urbano VII (1590), iban seguidos de un breve comentario explicativo redactado por el dominico español Alphonsus Ciacconius, erudito en la historia del pontificado. Ciacconius deseaba que, a la muerte de Urbano VII, los cardenales elevaran al Papado al cardenal Simoncelli, nativo de Orvieto (urbs vetus, ciudad antigua). Se ha sugerido, que el dominico pudiera prevalerse de la credulidad y prestigio del editor Arnold de Wyon para sacar a la luz una falsa profecía que contribuyera a la elección de Simoncelli, fracasando en su intento.
Ex antiquitate urbis (De la antigüedad de la ciudad) - Gregorio XIV, (1590-1591). Niccoló Sfondrati nació en la ciudad de Cremona, que fue una de las primeras colonias latinas del valle del Po, en el siglo III a.c.
Pia civitas in bello (La villa piadosa en guerra) - Inocencio IX (1591). Originario de Bolonia, la villa piadosa en guerra durante las batallas por el control de los Estados Pontificios, tal y como la define el Abad de Noé.
Crux romulea (La cruz romana) - Clemente VIII (1592-1605). Su escudo de armas contenía la triple cruz papal en disposición oblicua.
Lignum vitae se edita en 1595, constituyendo un éxito en toda la Europa cristiana.
[editar]
Lemas correspondientes a Papas posteriores a 1595
Undosus vir (El varón ondulado) - León XI (1605). Se ha dicho que porque su pontificado fue tan breve "como una ola" (28 días). Es el tercer papado más breve de la historia (siendo el primero el de Urbano VII)
Gens perversa (El pueblo perverso) - Pablo V (1605-1621). Se dice que porque tuvo que hacer frente a la herejía bohemia y la conversión de la Corona de Austria al protestantismo, pero hubo papas que tuvieron que hacer frente a herejías de mucho mayor calado. También se ha sugerido que se debe a su escudo, donde había un dragón y un águila, animales considerados por la gente como "crueles" o "perversos".
In tribulatione pacis (En la tribulación de la paz) - Gregorio XV (1621-1623). Reconcilió al duque de Saboya con el Rey de España a costa de grandes esfuerzos.
Lilium et rosa (El lirio y la rosa) - Urbano VIII (1623-1644). Una de las pocas profecías parecidas a las anteriores a 1595, aunque carente de la misma nitidez. Maffeo Barberini era de Florencia, cuyo símbolo es una flor de lis —que es la flor del lirio—, y su escudo de armas incorporaba abejas. Durante su pontificado hubo fuertes conflictos en Francia (cuyo símbolo es también la flor de lis) y en Inglaterra (cuyo símbolo es la rosa).
Jucunditas crucis (La exaltación de la cruz) - Inocencio X (1644-1655). Al parecer, fue elegido al día siguiente al de la Exaltación de la Santa Cruz.
Montium custos (El guardián de los montes) - Alejandro VII (1655-1667). De nuevo una profecía al estilo de las anteriores a 1595: en su escudo de armas había una estrella dominando unos montes.
Sidus olorum (La estrella de los cisnes) - Clemente IX (1667-1669). Julio Rospigliosi nació cerca del río Stellata (stella = "estrella"). Parece ser que durante el cónclave ocupó la Cámara de los Cisnes del Vaticano, de donde salió como un "astro brillante".
De flumine magno (Del gran río) - Clemente X (1670-1676). De Roma, como tantos otros, pero el día de su nacimiento el río Tíber venía muy crecido y al parecer produjo inundaciones.
Bellua insatiabilis (La bestia insaciable) - Inocencio XI (1676-1689). En su escudo de armas había un león y un águila. Estuvo muy próximo al Cardenal Cibo (cibus = "comida"). Tuvo oscuros enfrentamientos con el Rey de Francia Luis XIV, considerado por sus enemigos "insaciable" por sus fastos excesivos.
Pœnitentia gloriosa (La penitencia gloriosa) - Alejandro VIII (1689-1691) se llamaba Pedro (nombre del "gran arrepentido") y fue elegido el día de San Bruno ("ángel de la penitencia"). Forzó a los obispos de Luis XIV a arrepentirse de su Declaración del Clero de Francia.
Rastrum in porta (El rastrillo en la puerta) - Inocencio XII (1691-1700). Otro de los lemas llamativos. Era originario de la casa de Pignatelli del Rastello (Rastello = "rastrillo") nacido a las puertas de Nápoles (esta parte ya es menos precisa).
Flores circumdati (Flores rodeadas) - Clemente XI (1700-1721). Nació en Urbino, cuyas armas son una corona de flores.
De bona religione (De la buena religión) - Inocencio XIII (1721-1724). De una familia romana, los Conti, que ha dado a la Iglesia siete Papas. Lema muy genérico y ambiguo, podría aplicarse a cualquier cosa en un pontificado.
Miles in bello (El soldado en la guerra) - Benedicto XIII (1724-1730) tomó las armas durante el asedio de Aviñón, pero no es el primer ni el último Papa que fue soldado en algún momento de su vida.
Columna excelsa (Columna excelsa) - Clemente XII (1730-1740). Debe referirse a su gran obra monumental de construccion durante su papado, realizando grandes obras y restauración de monumentos.
Animal rurale (El animal rural) - Benedicto XIV (1740-1758). Nacido en Bolonia, por lo que no era de origen rural. Considerado un gran trabajador (¿un "animal de carga"?). Sin correlación clara.
Rosa Umbriae (La rosa umbría) - Clemente XIII (1758-1769). Era ex-obispo de Padua, donde nació san Francisco de Asís, la rosa de la Umbría. Demasiado rebuscado. Se ha dicho también que Umbría es el nombre de una rosa que se da en Venecia entre otros lugares, y este Papa era veneciano.
Visus velox (la visión perforante) —y no Ursus Velox (El oso veloz)— - Clemente XIV (1769-1774). Se dice que tenía un espíritu vivo y penetrante, sin mayor correlación. Erróneamente se le denomina Ursus velox pero para que "la profecia" se cumpla, se argumenta que el cardenal Ganganelli, de la orden de los franciscanos, fue elegido por exigencias de los embajadores francés y español, para que disolviera la Compañía de Jesús (en la brevedad posible). Era hijo de un médico rural de la población de San Archangelo, próxima a Rímini, en cuyo escudo aparece un oso. El error Ursus velox por Visus velox aparece por primera vez en la edición de Colonia de 1656 (que comenzó a dirigir, por cierto, Ciacconi antes de su muerte en 1599) y de ahí ha pasado a la mayoría de ediciones contemporáneas. Pero en el original de De Wyon se lee Visus velox y no Ursus velox.
Peregrinus apostolicus (El peregrino apostólico) - Pío VI (1775-1799). Obligado a desplazarse de Roma a Valence (Francia). Durante un viaje apostólico a Austria usó la divisa Peregrinus apostolicus, Viennae, 1782 pero esto bien podría haber sido precisamente para ampararse en la Profecía de San Malaquías, ya entonces conocida extensivamente. También se dice que es por la longitud de su pontificado, pero aunque fue duradero, los ha habido mucho más prolongados (sin ir más lejos, el de Juan Pablo II).
Aquila rapax (El águila rapaz) - Pío VII (1800-1823). Fue contemporáneo de Napoleón Bonaparte, un emperador expansionista cuyo símbolo era el águila y que le sometió a fuertes presiones. Pero no es el primer Papa que convive en la Historia con un emperador expansionista que use como símbolo el águila (emblema imperial por excelencia) y sufre presiones por parte del mismo.
Canis et coluber (El perro y la serpiente) - León XII (1823-1829) condenó y mantuvo un estricto seguimiento de los movimientos liberales —particularmente francmasones y carbonarios— y de las sociedades bíblicas protestantes. Por eso se le considera un perro (un vigilante) contra las serpientes destructoras de la Iglesia. Muy rebuscado. Se ha dicho que había un perro y una serpiente en su escudo de armas, pero en realidad sólo portaba águila en campo de azur.
Vir religiosus (El varón religioso) - Pío VIII (1829-1830). Muy ambiguo. Es aplicable a cualquer Papa y, en general, a cualquier hombre de fe firme.
De balnes Etruriæ (De los baños de Etruria) - Gregorio XVI (1831-1846). Se ha dicho que fue toscano o etrusco, y que portaba las armas de Etruria. Ninguna de las dos cosas es cierta: era veneciano y en su escudo sólo portaba su divisa. Pero era miembro de la Orden camaldulense fundada en un lugar llamado Balneum (="baños") y luego Balni (mismo significado), en Etruria. Curioso, pero sin duda un tanto rebuscado.
Crux de cruce (La cruz de las cruces) - Pío IX (1846-1878). El pontificado más duradero de la historia, considerado por algunos una cruz de la Cruz. Fue retenido en su palacio del Vaticano por el Rey de Saboya, que ostentaba también el título Rey de Jerusalén, donde Cristo fue crucificado. De nuevo demasiada ambigüedad a no ser que se considera que significa 'la cruz fue crucificada'. Es decir, el papa fue sometido por el poder político.
Lumen in cælo (Luz en los Cielos) - León XIII (1878-1903). En su escudo de armas estableció un cometa sobre campo de azur. Sus muchas encíclicas se consideran por los católicos especialmente luminosas.
Ignis Ardens (Fuego Ardiente) - Pío X (1903-1914). Nació en el día de San Dominico (4 de agosto) cuya orden tiene por escudo una antorcha encendida. 8 días después de su muerte dio inicio la Primera Guerra Mundial.
Religio Depopulata (Religión Devastada) - Benedicto XV (1914-1922). Quizás uno de los lemas más extraordinarios. Durante el pontificado de Benedicto XV ocurrió la Revolución rusa de 1917 que implantaría el ateísmo en Rusia y luego en numerosos países; y también la Primera Guerra Mundial, en la que murieron millones de cristianos.
Fides Intrepida (Fe Intrépida) - Pío XI (1922-1939). Demasiado ambiguo. Durante su pontificado se crearon las misiones y Acción Católica, que se tienden a considerar muestras de "fe intrépida". Poco concluyente.
Pastor Angelicus (El Pastor Angélico) - Pío XII (1939-1958) ha sido muy criticado por su actitud ante el nazismo, mucho más pasiva (se ha especulado que tal vez por su propia conveniencia) en comparación con la que adoptó, por ejemplo, ante el comunismo o el liberalismo. Firme creyente en la Profecía de San Malaquías, hizo filmar una película sobre sí mismo titulada Pastor angelicus. Se le conoce por su ascetismo y por ser hombre muy piadoso, pero no es posible establecer correlaciones más nítidas. A no ser que se recuerde su famosísima imagen de sí mismo tratando de confortar al pueblo de Roma tras un bombardeo en guerra.
Pastor et nauta (Pastor y navegante) - Juan XXIII (1958-1963). Fue Patriarca de Venecia. El Papa del Concilio Vaticano II.
Flos florum (Flor de las flores) - Pablo VI (1963-1978). Sus armas eran tres flores de lis, considerada la flor de las flores, pero pudo elegir este escudo precisamente por la Profecía. En todo caso era nativo de Florencia, cuyo símbolo es una flor de lis.
De Medietate Lunæ (De la Mitad de la Luna) - Juan Pablo I (1978). Nacido cerca de Belluno (Bel-luno, luna bella). Su nombre era Albino Luciani (luz blanca, lo que sugiere la luz lunar). Su pontificado duró sólo 33 días.
De Labore Solis (De la labor del Sol) - Juan Pablo II (1978-2005). Nació en Polonia, siendo el único papa proveniente de un país de la Europa oriental. Durante su pontificado cientos de viajes por todo el mundo -recordemos que en los tiempos de San Malaquías la creencia común era que el sol giraba, es decir, viajaba, en torno a la tierra, y no al contario-, recibiendo por ello el apelativo de "el papa viajero". También nació un día de eclipse de sol y su funeral se realizó mientras se producía un eclipse solar.
De Gloria Olivæ (De la Gloria del Olivo) - Benedicto XVI (2005- ). Nació un Sábado de Gloria, sábado después de Semana Santa con el que se conmemora la resurrección de Jesucristo (se abre la "gloria"= resurrección del Señor). La Semana Santa inicia el Domingo de Ramos (de olivo). Adicionalmente, el olivo generalmente implica una referencia a la paz. Benedicto XVI mismo explico: “He querido llamarme Benedicto XVI para relacionarme idealmente al venerado pontífice Benedicto XV, que ha guiado a la Iglesia en un periodo atormentado por el primer conflicto mundial. Fue valiente y auténtico profeta de paz y actuó con extrema valentía desde el inicio para evitar el drama de la guerra y después al limitar las nefastas consecuencias”.2 Por otro lado la orden benedictina recibe el apelativo tradicional de "olivetana" y Benedicto XVI eligio su nombre papal como referencia especifica a San Benito de Nursia, aduciendo -a continuacion de lo anterior- que “el nombre de Benedicto evoca, además, la extraordinaria figura del gran ‘Patriarca del monacato occidental’, San Benito de Nursia. La progresiva expansión de la Orden Benedictina fundada por él ha ejercido un influjo enorme en la difusión del cristianismo en todo el Continente. San Benito es por ello muy venerado en Alemania y, en particular, en Baviera, mi tierra de origen. Constituye un fundamental punto de referencia para la unidad de Europa y un fuerte reclamo a las irrenunciables raíces cristianas de su cultura y de su civilización”.
[editar]
El lema 112º y la coletilla apocalíptica
Tras estos 111 lemas proféticos atribuidos a San Malaquías, terminando con de gloria olivae (que se correspondería con el actual Papa Benedicto XVI), aún aparece en el Lignum Vitae un 112ª lema seguido de una coletilla de tonos apocalípticos:1
[...] Gloria olivæ.
In prosecutione extrema S.R.E. sedebit. (S.R.E. = Sanctæ Romanæ Ecclesiæ)
Petrus Romanus, qui
pascet oves in multis tribulationibus:
quibus transactis civitas septicollis diruetur,
et Judex tremendus iudicabit populum suum. Finis.
Que en castellano significa:
«[...] La gloria del olivo.
Durante la persecución final de la Santa Iglesia de Roma reinará.
Pedro el Romano, quien
alimentará a su rebaño entre muchas tribulaciones;
tras lo cual, la ciudad de las siete colinas [Roma] será destruida
y el Juez Terrible juzgará a su pueblo. Fin.»
Es curioso que, con esa redacción, no se puede determinar quién reinará durante la "prosecución final" de la Iglesia, si de gloria olivæ o Petrus Romanus.
En un intento de suavizar el tono milenarista del texto, algunos apologetas han sugerido que en realidad Pedro el Romano es un nombre genérico para todos los papas (en tanto que descendientes del apóstol Pedro) y por tanto no es posible saber cuántos de ellos habrá hasta la Segunda Venida. También hay quien ha propuesto que el acrónimo S.R.E. no debe usarse en caso genitivo (Sanctæ Romanæ Ecclesiæ) sino en acusativo (Sanctam Romanam Ecclesiam). En este caso se abren tres nuevas posibilidades, pues la traducción posible podría ser:
[Este papa] "reinará en la última persecución de la Santa Iglesia Romana" (lo que sugeriría un 113º pontífice entre de gloria olivæ y Petrus Romanus).
"En la prosecución final, la Santa Iglesia Romana reinará" (sin aclarar durante qué pontificado), e incluso:
"A continuación, reinará la Santa Iglesia Romana perseguida de forma extrema".
Estas dudas no han obstado para que la Profecía de los Papas —que ya la tradición consideraba como "la lista de Papas desde la muerte de San Malaquías hasta el fin del mundo"— se transforme en una profecía abiertamente apocalíptica a los ojos de algunos. Gente de todas las naciones se interesan por ella, puesto que la llegada del Anticristo, la Segunda Venida de Cristo y el fin de los tiempos que conocemos se hallaría supuestamente próximo.
[editar]
Canonicidad de los textos
El último texto que la Iglesia Católica declara oficialmente como inspirado por Dios es el Apocalipsis de San Juan. No obstante, numerosos santos católicos como San Malaquías han tenido visiones proféticas después de este escrito. La Iglesia Católica no ha afirmado ni ha apoyado la veracidad de estas profecías, pero no ha expresado ninguna prohibición pública a sus seguidores a la hora de creer en estas revelaciones o no.
[editar]
Posible fraude
El erudito español Benito Jerónimo Feijoo anota en su Teatro Crítico Universal, Tomo II, VI, Profecías supuestas, numerales 37, 38 y 39 que la profecía es apócrifa, que le fue entregada a Alfonso Chacón y que sólo tiene precisión hasta Urbano VII, lo que muestra el fraude. Para el jesuita Claude-François Menestrier estas profecías fueron fabricadas para propiciar la candidatura a Papa de Girolamo Simoncelli, cardenal de Orvieto en 1590 para suceder a Urbano VII. También el historiador español José Luis Calvo confirma que hasta ese Papa los lemas calzan muy bien con los Papas y a partir de esa fecha hay que hacer esfuerzos para que coincidan. Lo más probable es que la profecía haya sido hecha por alguien que utilizó el prestigio del erudito y arquéologo dominico Alfonso Chacón o Alphonsus Ciacconus quien comentó los lemas en el texto de 1595 hasta Urbano VII.
[editar]
Referencias
↑ a b WION, Arnoldus: Lignum Vitæ, ornamentum et decus Ecclesiæ, in quinque libros divisum. In quibus totius Sanctiss. Religionis Divi Benedicti initia; viri dignitate, doctrina, sanctiate, ac principatu clari, describuntur ... Accessit dilucidatio quomodo principes Austriaci originem ducant ex Anicia Romana familia. Pág. 311, Liber Secundus. Ed. 2 pt. Venetiis, Venecia, 1595. Rare Books Reference Service, The British Library, Londres (consultado en octubre de 2008)
↑ Léase explicación del nombre de Benedicto XVI.

ElpidioValdez
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 2888
Localización : Central Florida
Hobbies : Destapando la verdad
Valoración de Comentarios : -642
Puntos : 1998
Fecha de inscripción : 06/11/2006

Ver perfil de usuario http://www.luzdeyara.foroactivo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por ElpidioValdez el Jue Jun 17, 2010 12:42 am

Se me olvido senalar, el Papa actual bien podria ser el PENULTIMO, seguido por un AntiCristo, y esta es una de dos o tres posibles interpretaciones, segun tecnicismos en la escritura de las Profesias.

ElpidioValdez
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 2888
Localización : Central Florida
Hobbies : Destapando la verdad
Valoración de Comentarios : -642
Puntos : 1998
Fecha de inscripción : 06/11/2006

Ver perfil de usuario http://www.luzdeyara.foroactivo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por Gandalf el Miér Jun 23, 2010 4:47 pm

Elpidio, el anticristo ya esta en la tierra, chicho lo represento con un monstro de varias cabezas. Dentro de estas cabezas se destacan la de: F. Castro. Osama Bien Laden. Hugo Chavez. Amajedinalla.Daniel Ortega. R. Castro y comparsa.

Gandalf
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 3919
Edad : 72
Localización : Tampa
Hobbies : combatir ala dictadura cubana.
Valoración de Comentarios : 2351
Puntos : 6566
Fecha de inscripción : 09/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por ElpidioValdez el Jue Jun 24, 2010 5:36 pm

SE te olvido ,Obama y Cia.

ElpidioValdez
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 2888
Localización : Central Florida
Hobbies : Destapando la verdad
Valoración de Comentarios : -642
Puntos : 1998
Fecha de inscripción : 06/11/2006

Ver perfil de usuario http://www.luzdeyara.foroactivo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: DESERTEMOS DE ESTA IGLESIA

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:43 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.