Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 43 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 43 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

El pensador nazi que inspira a Néstor

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El pensador nazi que inspira a Néstor

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 13, 2010 6:50 am

carl schmitt, EL TEÓRICO ALEMÁN QUE ENTENDIÓ LA POLÍTICA COMO LA
DUALIDAD AMIGO-ENEMIGO


El ex presidente adoptó como propia la tesis del autor de El
concepto de lo político, que postula que “todo consenso se basa en actos
de exclusión”. Kirchner hizo del campo y los medios su “enemigo
público”, el eje de la construcción de poder.


Diego Genoud



Enemigos. En junio de 2008, el
ex presidente elevó a la Mesa de Enlace al rango de “enemigo público”,
en términos de Schmitt.

“La diferenciación específicamente política es la diferenciación entre
el amigo y el enemigo”. “Los conceptos de amigo y enemigo deben tomarse
en su sentido concreto y existencial; no como metáforas o símbolos”. “Al
igual que la palabra ‘enemigo’, la palabra ‘combate’ debe ser entendida
aquí en su originalidad primitiva esencial”. “Sólo es enemigo el
enemigo público”. “Un mundo en el cual la posibilidad de un combate
estuviese totalmente eliminada y desterrada, una globo terráqueo
definitivamente pacificado sería un mundo sin la diferenciación de
amigos y enemigos y, por lo tanto, sería un mundo sin política”.

La
tesis de que la política sólo es posible en tanto se logre identificar a
un enemigo público no pertenece a Néstor Kirchner y, sin embargo, el ex
presidente la adopta como propia.

Su autor es Carl Schmitt, un
jurista alemán que dedicó buena parte de su obra a impugnar al
liberalismo y que en 1932 escribió El concepto de lo político, un ensayo
que desarrolló ideas como las del inicio. Cuando los nazis aún no
habían llegado al poder, Schmitt dirigió una crítica constante hacia las
instituciones de la agonizante República de Weimar.

Los Kirchner
adoptaron la relectura de Schmitt que hizo la politóloga belga Chantal
Mouffe en su libro En torno a lo político, publicado en 2007. El ex jefe
de Gabinete, Alberto Fernández, se lo regaló a la futura Presidenta
cuando la relación entre ellos aún parecía indestructible. Allí, Mouffe
dice que un punto clave en el enfoque de Schmitt es mostrar que “todo
consenso se basa en actos de exclusión”. Por eso, la democracia no
podría partir nunca de borrar o diluir las diferencias, sino al
contrario, de ponerlas en primer plano. Poco antes de asumir la
Presidencia, Cristina Fernández de Kirchner comentó en un viaje a México
que había leído el libro y le había parecido muy interesante. El esposo
de Mouffe es el sociólogo e historiador argentino Ernesto Laclau, quien
fue catapultado al firmamento de la residencia de Olivos con su libro
sobre La razón populista, en la que defiende ensayos como el que en la
Argentina encarna el matrimonio presidencial. Laclau es profesor de la
Universidad Británica de Essex y es considerado un teórico posmarxista.

Schmitt
sostiene que la diferencia nosotros-ellos es un elemento que, al mismo
tiempo que cohesiona al grupo, contribuye a distinguirlo del otro.
Además, de acuerdo con su teoría, reconocer al enemigo implica asumir un
proyecto político que genera un sentimiento de pertenencia. El jurista
alemán afirma que el poder real se descubre en la situación de
excepción, según quién conserve la capacidad de decisión. A su entender,
el liberalismo ha intentado diluir al enemigo convirtiéndolo en un
competidor por el lado de los negocios y en un oponente polemizador por
el lado espiritual. Schmitt pronostica, en 1932, que el intento liberal
de eliminar lo político, entendido como confrontación, está destinado al
fracaso. Chantal Mouffe elige a Schmitt, un pensador al que define como
“muy controvertido”, porque considera que “es uno de los oponentes más
brillantes e intransigentes del liberalismo”, pese a que reconoce su
compromiso con el nazismo.

La dificultad para entender la lógica
con la que Kirchner se orienta no es apenas un problema de la oposición o
de los medios de comunicación. Incluso funcionarios de larga
trayectoria en el peronismo, que se sumaron al kirchnerismo cuando
arribó al poder central, comenzaron a leer a Schmitt para descifrar a su
jefe. Cansados de enterarse de sus decisiones por los diarios, algunos
miembros del gabinete prefirieron adivinar sus movimientos sobre la base
del manual del teórico alemán. “Si lo conocés, no te puede sorprender
que en el peor momento de su carrera elija como enemigo a Clarín, el
ogro con el que nadie quería meterse”, analiza un funcionario que tiene
despacho en Casa Rosada.

La investigadora de Flacso Daniela
Gutiérrez considera que hay que situar a Schmitt en su contexto
histórico. “Kirchner arriba al poder en un momento en las instituciones
estaban en una crisis terminal. De Schmitt, retoma el enfrentamiento con
el liberalismo y la asunción de que el consenso es, en realidad, una
ilusión”, dice.

Está claro que la confrontación permanente –a
veces ni siquiera planificada– puede llevar al santacruceño a derrotas
catastróficas como la que el ruralismo le impuso en 2008, en las calles,
en los medios y en el Congreso.

Sin embargo, según Schmitt,
construir un enemigo para combatir no implica un problema moral ni
personal sino, al contrario, habilitar la posibilidad de la política en
su sentido originario: “El enemigo político no tiene por qué ser
moralmente malo; no tiene por qué ser estéticamente feo; no tiene por
qué actuar como un competidor económico y hasta podría, quizá, parecer
ventajoso hacer negocios con él”, dice. Kirchner lo sabe.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El pensador nazi que inspira a Néstor

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 13, 2010 12:07 pm

Adri, tu post es interesante como siempre gracias por la informacion.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El pensador nazi que inspira a Néstor

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 13, 2010 1:25 pm

Gracias Armelio que tengas un lindo dia!!!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El pensador nazi que inspira a Néstor

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 10:10 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.