Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 48 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 48 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Se busca una transición pacífica

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Se busca una transición pacífica

Mensaje por odioafifo el Lun Mayo 10, 2010 7:22 am

Se busca una transición pacífica

Lunes 10 de Mayo de 2010 07:14 Elias Amor, Valencia




En los próximos días, la Unión Europea se reunirá para decidir sobre la eventual modificación de la Posición Común sobre Cuba, de, acordada el 2 de diciembre de 1996 por todos los países.

La muerte de Orlando Zapata el pasado mes de febrero en una cárcel del régimen, tras una larga huelga de hambre en reivindicación de libertades y derechos humanos, supone un punto de inflexión que debe llevar a las autoridades políticas europeas a reconocer que no existe voluntad de cambio en la Isla, y que posiblemente sea necesario mantener el eje estratégico de la política común. Es decir, si el statu quo castrista se mantiene, la política de las democracias hacia la dictadura se debe igualmente mantener.
La Posición Común del Consejo de la Unión Europea, basada en el Tratado de la Unión, y en particular en lo dispuesto en su artículo 3.2, está compuesta por una serie de objetivos e ideas fundamentales.
En primer lugar, la Unión quiere alcanzar para Cuba una transición hacia la democracia plural y el respeto a los derechos humanos y libertades fundamentales, así como una recuperación y mejora sostenibles de la economía.
Nada que cuestionar al respecto. Ni el castrismo es una democracia, ni la economía muestra síntomas de supervivencia. Nadie duda que el régimen tendrá que impulsar reformas sustanciales para abandonar el modelo económico estalinista y totalitario que impide el ejercicio de los derechos de propiedad en la Isla, y la existencia de una economía de mercado libre. La transformación de la economía cubana, tarde o temprano, será una realidad.
Sin embargo, los pasos que se han dado en los últimos años por el régimen no vienen a clarificar el escenario, sino a aumentar su complejidad. Los economistas observan cómo han aumentado las desigualdades, dentro de la pobreza existente, con la consolidación de un sistema monetario dual, que obtiene críticas muy duras de la mayoría de la población, y unas notables desigualdades en el acceso a los bienes y servicios en función de la proximidad al área del dólar. Ninguna de las reformas emprendidas por el régimen ha proporcionado los frutos esperados, manteniéndose la ineficiencia productiva y la ausencia de estímulos a la actividad económica, como ejes principales de la economía de la Isla.
En segundo lugar, la Posición común adjudica al régimen castrista un rol clave para impulsar el proceso de transición a la democracia, y no formula medidas coercitivas para aumentar las dificultades económicas del pueblo cubano. El objetivo es, en suma, conseguir una transición pacífica a la democracia, por la vía de una actitud valiente y decidida del régimen por conseguir esos objetivos, tratando de mejorar las condiciones de vida de los cubanos durante ese período de transición.
Es evidente que el castrismo sigue sin mostrar un solo signo de evolución y cambio. Desde la "batalla de las ideas" a los batallones de respuesta rápida, al acoso persistente a las Damas de Blanco y la represión a la blogósfera, todo ha ido dirigido a aumentar la represión, el control y el miedo en la población, oponiéndose a cualquier cambio político. Más grave aún, mostrar a la opinión pública mundial un simulacro electoral en las asambleas del Poder Popular como un ejemplo de democracia, no deja de ser una burla continuada.
En tercer lugar, es importante observar que la Posición Común, en contra de lo que sus adversarios y la propaganda del régimen castrista se empeñan en dibujar, no supone más que una apuesta decidida por un cambio pacífico en Cuba, y para ello, pretende situar a Cuba como socio de la Unión en su proceso necesario de apertura progresiva e irreversible de la economía, si se producen mejoras en el respeto a los derechos humanos y las libertades.
Además, lo que ofrece la Posición común al régimen no es nada complicado de conseguir. Es tan fácil para el régimen castrista como cumplir su parte, para que el apoyo de la Unión se haga visible y material.
Intensificar el diálogo con las autoridades y todos los sectores de la sociedad (por supuesto, los disidentes) para alentar el respeto a los derechos humanos y avanzar hacia la democracia plural, no supone ninguna afrenta al régimen comunista, si realmente considera que tiene esa superioridad moral hacia las democracias, que no es otra cosa que una despreciable actitud hacia todo aquello que suponga alternativa de ideas.
La Posición Común se plantea la búsqueda de ocasiones para recordar a las autoridades cubanas, en público y en privado, su responsabilidad fundamental hacia los derechos humanos, en particular la libertad de expresión y asociación. Las fiestas en las embajadas, por ejemplo, podrían suponer un espacio ideal, pero existen otros muchos espacios y foros para conseguir el estímulo de ese diálogo. En vez de facilitarlo, el régimen se ha limitado a cerrar puertas, y a denunciar campañas internacionales de acoso a la revolución, encerrado en su deseo de no ceder.
También se busca alentar la reforma de la legislación cubana en lo relativo a derechos políticos y cívicos, con expresa referencia al código penal, y con ello, suprimir delitos políticos que en cualquier país democrático no tienen esa naturaleza, así como la libertad a los presos políticos y la eliminación de las medidas represivas. Tampoco parece que en este ámbito el régimen haya dado muestra alguna de cambios. La revisión del código penal en Cuba es un asunto tabú, a pesar de su violencia y del hecho de que se consideren delitos comportamientos que en ningún otro país del mundo, siquiera en dictaduras totalitarias, tienen esa misma consideración. Es evidente que tampoco hay especial interés por aflojar las duras condiciones penales que imperan en la Isla, ante un eventual estallido social que pudiera exigir el uso desmedido de la fuerza. Las anunciadas reformas por parte de Raúl Castro en los viajes y salidas al exterior, por ejemplo, no se han implementado.
La cuestión siempre controvertida de la ayuda humanitaria y de la cooperación, en la Posición Común se convierte en un objetivo establecer acuerdos previos sobre la distribución, para evitar que los fondos siempre vayan destinados a las organizaciones y redes del partido único que todo lo controla en la Isla.
En vez de facilitar esa vía de negociación, el régimen ha rechazado cualquier acercamiento, aprovechando los lazos que mantiene con gobiernos locales y regionales que han seguido ejecutando programas de ayuda en Cuba de acuerdo con las exigencias del sistema comunista. No cabe duda que en este ámbito hay mucho que hacer. Separar a las iglesias, las organizaciones no gubernamentales, las entidades que participan activamente en proyectos de cooperación en Cuba del control ejercido por el régimen, es una tarea muy complicada en las actuales condiciones de la Isla, donde la sociedad civil es una correa de transmisión de poder del gobierno. Es este posiblemente uno de los ámbitos, al igual que el económico, en el que se debería hacer un mayor énfasis en la Posición Común, ya que aun siendo válido su contenido, poco o casi nada se ha podido avanzar desde 1996.
Al final, La Posición Común establece un mecanismo de evaluación de la política interior y exterior cubana, similar al que aplica la Unión Europea a otros países, en particular la ratificación de los convenios internacionales sobre derechos humanos. Algo en este sentido debió hacer Pérez Roque siendo ministro de Exteriores, pero los informes de los Relatores de Derechos Humanos siguen siendo negativos todos los años.
Las críticas recibidas por la Posición Común han cubierto prácticamente todo tipo de argumentos políticos y no políticos, pero la realidad es que no existe, al menos sobre el papel, una alternativa. Tan sólo aquellos que observan que la Posición Común define una estrategia que pudo servir a la Isla para avanzar en el oscuro túnel del "período especial" cuando el derrumbe de la economía socialista del Este de Europa dejó a la economía cubana sin las subvenciones que la mantenían al margen de la economía mundial, pueden tener algo de razón.
Pero los datos económicos disponibles en la actualidad muestran un escenario de la economía cubana que guarda una estrecha relación con aquel período especial, e incluso, los informes procedentes de la Isla de los periodistas independientes apuntan a que la situación, actualmente, es mucho peor. Por lo tanto, la oferta que se contiene en la Posición Común de mejora de las condiciones económicas en la Isla sigue siendo válida como referencia de la negociación.
La Posición Común fija una hoja de ruta muy clara. En la medida que el régimen avance hacia la democracia, la Unión Europea también activará su agenda a favor de la cooperación, la ayuda económica y el refuerzo del diálogo con las autoridades visualizando una negociación de acuerdos de cooperación, en la línea de los países ACP antiguas colonias europeas.
Esa claridad es lo que hace que la Posición Común continúe siendo un modelo fundamental para encauzar las relaciones de la Unión Europea con el régimen.
Su utilidad práctica reside en el hecho de que, cuando en la Isla se abra un proceso democrático continuo e irreversible, ya existirá un marco eficiente para consolidar las relaciones con la Unión Europea a futuro, sin necesidad de abordar nuevos acuerdos y negociaciones en un momento especialmente complejo en el que se acumularán las tareas y las prioridades. Ese es el significado de la Posición Común, y también la dificultad de su aplicación por la negativa del régimen a realizar cambios mínimos.
Los cubanos demócratas que asuman la responsabilidad de la transición en la Isla, tienen en la Posición Común, en su redacción de 1996, un aliado de futuro muy útil para recibir un apoyo continuo y sólido de la Unión Europea. Por ello, introducir cambios en la norma puede ser negativo, desde la perspectiva de los defensores de la democracia, y significar un inconveniente para un proceso que puede abrirse en cualquier momento en la Isla. En tales condiciones, defender la vigencia, mantenimiento y si cabe, profundización de la Posición Común en los términos planteados en este artículo, es la estrategia que considero más acertada para los 27.
http://www.diariodecuba.net/opinion/58-opinion/1529-se-busca-una-transicion-pacifica.html

odioafifo
Moderador

Cantidad de mensajes : 2578
Valoración de Comentarios : 423
Puntos : 3758
Fecha de inscripción : 02/09/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Se busca una transición pacífica

Mensaje por Mayra480 el Lun Mayo 10, 2010 8:18 am

En primer lugar, la Unión quiere alcanzar para Cuba una transición hacia la democracia plural y el respeto a los derechos humanos y libertades fundamentales, así como una recuperación y mejora sostenibles de la economía

Como plantea Valencia es cierto que no hay nada que cuestionar al planteamiento como tal, pero si es importante el señalamiento de que nada ha hecho el régimen para desarrollar ni los derechos humanos ni l aeconomía, todo l ocontrario.
Con relación a los derechos humanos, la represión pudieramos decir que aumenta lejos de cedey y en cuanto a la economia ni han hecho, ni personalme creo que harán nada pues cualquier tipo de libertad ya sea económica o social son contrarias a la escencia totalitarista y tiránica del régimen. No podemos "pedir perasl al olmo".
Los economistas observan cómo han aumentado las desigualdades, dentro de la pobreza existente, con la consolidación de un sistema monetario dual, que obtiene críticas muy duras de la mayoría de la población, y unas notables desigualdades en el acceso a los bienes y servicios en función de la proximidad al área del dólar.
Dual?
No creo que sea dual. Es de 3 valores.
-Dolar, como moneda duerte que se recibe fundamentalmente en remesas del extranjero.
-CUC, Moneda inventada por el gobierno y con la cual estafa a "cara de perro" a los cubanos sacandole un 20% de las divisas que obtiene la población, gracias a la venta de lo sproductos de primera necesidad e nesta moneda inventada .
-Peso Cubano, moneda que no sirve gracias al propio desastre económico propiciado por los forajidos pero que sirve para tratar de demostrar internacionalmente que "los esclavos" de la isla reciben un pago.

En segundo lugar, la Posición común adjudica al régimen castrista un rol clave para impulsar el proceso de transición a la democracia, y no formula medidas coercitivas para aumentar las dificultades económicas del pueblo cubano
Es cierto el planteamiento de Valencia, pero yo más negativa aún en cuanto al régimen quiero hacer notar que nadie debe esperar nada al respecto.
La Unión Europea ha escuchado las declaraciones de Raúl Castro donde reitrera la antigua posición d esu hermano de inmolar la isla antes de ceder, asi que de que transición y democracia hablan?
En tercer lugar, es importante observar que la Posición Común, en contra de lo que sus adversarios y la propaganda del régimen castrista se empeñan en dibujar, no supone más que una apuesta decidida por un cambio pacífico en Cuba, y para ello, pretende situar a Cuba como socio de la Unión en su proceso necesario de apertura progresiva e irreversible de la economía, si se producen mejoras en el respeto a los derechos humanos y las libertades.
Yo no entiendo ben este punto, acaso el capital español no ha penetrado practicamente el turismo en Cuba?
A que otra apertura se refiere?

En tales condiciones, defender la vigencia, mantenimiento y si cabe, profundización de la Posición Común en los términos planteados en este artículo, es la estrategia que considero más acertada para los 27.
Creo que todos están bien claros en que la tirania no va a claudicar.
En este caso me muestro esceptica, a veces me impresiona que algunos se quieren repartir la piñata antes que halen las cintas, y me duele mucho ver a mi pobre patria, tan sufrida , enfrentarse a un nuevo laberinto tras su liberación.
Si como bien se ha dicho , no es bueno confiarnos del vecino, creo que peor aun será confiarnos en la unión europea ,
En tales condiciones, defender la vigencia, mantenimiento y si cabe, profundización de la Posición Común en los términos planteados en este artículo, es la estrategia que considero más acertada para los 27.
Y para los cubanos?
Que seria lo más acertado para los cubanos?
Este es en mi concepto el principal punto

Saludos,
Mayra

Mayra480
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1671
Valoración de Comentarios : 349
Puntos : 2107
Fecha de inscripción : 15/11/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Se busca una transición pacífica

Mensaje por Opossum el Vie Jun 20, 2014 10:44 pm

...

Opossum
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1087
Valoración de Comentarios : 1310
Puntos : 2489
Fecha de inscripción : 15/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Se busca una transición pacífica

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:53 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.