Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 26 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 26 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

SINDROME DE HUBRIS Y NEMESIS,ENFERMEDAD POLITICA Y PODER.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

SINDROME DE HUBRIS Y NEMESIS,ENFERMEDAD POLITICA Y PODER.

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 01, 2010 6:24 am


Por
la Dra. Graciela María Espinoza

omo dijo Eurípides: “Aquél a
quien los dioses quieren destruir, primero lo vuelven loco”.

El
poder intoxica tanto que termina afectando la salud y/o el juicio de los
dirigentes políticos.

Las presiones y la responsabilidad que
conlleva el poder termina afectando a la mente [1]

Llega un
momento en que quienes gobiernan dejan de escuchar, se vuelven
irreflexivos y toman decisiones por su cuenta, sin consultar, porque
piensan que sus ideas son las correctas.

Por eso, aunque
finalmente se demuestren erróneas, nunca reconocerán la equivocación y
seguirán pensando en su buen hacer.

En un ensayo publicado en
“Journal The Royal Society Of Medicine”, David Owen, neurólogo, señala
que cuando el poder sube a la cabeza y se sienten llamados por el
destino a grandes hazañas, es porque están padeciendo un comportamiento
hubrístico.

El “Síndrome de Hubris” o “delirio de los políticos”
responde más a una denominación sociológica que propiamente médica,
aunque los galenos somos conscientes de los efectos mentales del poder.

Hubris,
es un concepto griego que hace referencia al héroe que después de ganar
una batalla se emborracha con el éxito y eso le hace perder contacto
con la realidad y, por lo tanto, entrar en un huracán de equivocaciones.

En
la Antigua Grecia aludía a un desprecio temerario hacia el espacio
personal ajeno, unido a la falta de control sobre los propios impulsos,
siendo un sentimiento violento inspirado por las pasiones exageradas,
consideradas enfermedades por su carácter irracional y desequilibrado, y
más concretamente por Ate (la furia o el orgullo).

En la
mitología griega, Némesis que es la diosa de la justicia retributiva y
la venganza, contraataca.

¿Cómo se desarrolla el síndrome de
Hubris?
Cuando una persona más o menos normal entra a la vida
política y de repente alcanza el poder o un cargo importante,
internamente tiene un principio de duda sobre si realmente tiene
capacidad para ello.

Al principio la inseguridad lo llena de
ansiedad para no fracasar y pone el mayor esfuerzo para hacer las cosas
bien. Pero pronto surge la legión de incondicionales que le felicitan y
reconocen su valía. Poco a poco, la primera duda sobre su capacidad se
transforma y empieza a pensar que está ahí por méritos propios.

Todo
el mundo lo adula, quiere saludarle, hablar con él, recibe halagos de
belleza, inteligencia…

Esta es sólo una primera fase. Pronto se
da un paso “más” en el que ya no se le dice lo que hace bien, sino que
menos mal que estaba allí para solucionarlo y es entonces cuando se
entra en la ideación megalómana, cuyos síntomas son la infalibilidad y
el creerse insustituibles. Es entonces cuando los políticos dan el paso
en falso, algunos quieren la reelección indefinida, otros comienzan a
realizar planes estratégicos irrealizables, que abarquen varios
mandatos, como si ellos fueran a estar todo ese tiempo, otros inauguran
obras faraónicas imaginarias, manejan la prensa, la publicidad y hasta
pueden dar conferencias sobre temas que desconocen.

Pero no queda
aquí la cosa.

Tras un tiempo en el poder, los afectados por el
Hubris padecen lo que psicopatológicamente se llama desarrollo
paranoide.

Todo el que se opone a él o a sus ideas, son enemigos
personales, desestabilizadores, que responden a apetencias personales.
Puede llegar incluso al “desarrollo paranoide de persecución”, que
consiste en sospechar de todo el mundo que le haga una mínima crítica y,
progresivamente, aislarse más de la sociedad.

Se vuelven
herméticos e infranqueables ante la desconfianza, se encierran cada vez
más. Se colocan una pesada armadura que los preserva de los cascotazos
de la realidad, pero que los convierte casi en autistas políticos. Sólo
los detiene una gran derrota.

Es entonces que como castigo
aparece Némesis, que devuelve a la persona de un batacazo a la realidad a
través del fracaso. Intentan remontar la popularidad y recuperar el
prestigio que se lo llevó la soberbia, pero están tan solos con el poder
y desarrollan un intenso estrés, que los llena de ansiedad y enferman.

Y,
así, prosiguen acumulando un sinnúmero de equivocaciones, hasta el cese
de mandato o pérdida de las elecciones. Es entonces que aparecen las
enfermedades del poder: Estrés, depresión, hemorragias digestivas,
infarto, accidentes isquémicos cerebrales, etc., ante una situación que
no alcanzan a comprender y que ya no pueden controlar.

En nuestro
país el síndrome de Hubris se ha transformado en una epidemia.

Entristece
mucho la manera en que pulverizan los mejores cuadros políticos y
técnicos porque son independientes. Los consumen como cigarrillos. En un
instante los convierten en humo y tiran la colilla a la basura.
Así,
los mejores hombres son reemplazados por los más sumisos. Aquellos que
se atreven a opinar, a expresar una idea discrepante, poco a poco se van
convirtiendo en peones incómodos que se van alejando del núcleo duro
del dirigente afectado por el síndrome.

Si conocen algunas
personas en la cercanía del poder que presenten alguno de los síntomas
que se mencionan: exagerada confianza en sí mismos, desprecio por los
consejos de quienes lo rodean y alejamiento progresivo de la realidad,
coméntenle que están padeciendo el síndrome de Hubris y anticípenle que
el poder es un bien que circula, nadie es su titular, que no queda en
manos de nadie, y que cambia de dueño fácilmente.

Notas[1] “En la
enfermedad y en el poder”, David Owen presenta las conclusiones de seis
años de estudio del cerebro de los líderes políticos. La ventaja de
Lord Owen es que además de ser neurólogo fue ministro de Relaciones
Exteriores de Inglaterra y fundó el Partido Social Demócrata luego de
emigrar al laborismo.

Michel Foucault. Un diálogo sobre el poder
Ed. Alianza. Madrid 1981


Nota: “Sueña el Rey, que es Rey y
vive/ con ese engaño mandando, /disponiendo y gobernando / y el aplauso
que recibe, / postrado en el viento escribe / y en cenizas lo convierte;


¡La
muerte!
Desdicha fuerte
Es que hay quien intente gobernar,
sabiendo que ha de despertar.
¿En el Sueño de la muerte?”

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.