Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 22 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 22 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Del buen salvaje al buen Revolucionario

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Del buen salvaje al buen Revolucionario

Mensaje por Invitado el Dom Mar 21, 2010 11:37 am

Comentario leido en Notiero digital http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=633062

Muy bueno






Del buen salvaje al buen Revolucionario

Hace más de treinta años, el excelente periodista y escritor Carlos Rangel escribió este libro, Del buen salvaje al buen revolucionario, que todavía no ha perdido vigencia. Aquí algunos extractos.


Los latinoamericanos "nos mentimos a nosotros mismos, y aceptamos además fácilmente cualquier mentira ajena que nos alivie de nuestra humillación". Por un lado, los latinoamericanos acogemos con beneplácito el mito del buen salvaje, del hombre puro y simple corrompido por una sociedad injusta y explotadora, una sociedad que sin embargo se redime mediante utopías colectivistas. De otro lado, la humillación que se deriva de la brecha entre el inmenso poder de Estados Unidos y las divisiones, atraso, e inestabilidad latinoamericanas genera el mito del buen revolucionario, arquetipo del latinoamericano que culpa al coloso norteño por todos nuestros males, y dedica su existencia a luchar contra "el imperio".

Rangel asevera, por ejemplo, que "la ambición secreta que vive en el corazón de cada latinoamericano" consiste en "desafiar a los Estados Unidos, romper con los Estados Unidos, como desquite no sólo por los atropellos y las humillaciones particulares y concretos sufridos por los latinoamericanos colectiva e individualmente a manos de los yanquis, sino sobre todo por la humillación y el escándalo generales que significan el éxito norteamericano y el fracaso latinoamericano".

"el imperialismo norteamericano en América Latina no es, desde luego, ningún mito. Sólo que es una consecuencia y no una causa del poder norteamericano y de nuestra debilidad. Hasta el despojo más inicuo, por reprobable que sea, no excusa de buscar una explicación racional para la fuerza del ladrón y la debilidad de la víctima".

Queda implícita la convicción por parte del autor de que sólo abandonando esos mitos, reconfortantes pero falsos, asumiendo nuestras responsabilidades, y superando el complejo de inferioridad que se escuda tras las fantasías del buen salvaje y el buen revolucionario, seremos capaces los latinoamericanos de construir naciones prósperas y estables, y una relación madura y mutuamente beneficiosa con Estados Unidos.

Esto último es de Aníbal Romero, hablando sobre el libro: "A pesar del descrédito del socialismo a nivel planetario, todavía se reivindican en nuestro medio las fórmulas del fracaso, y algunos hasta sostienen que el socialismo es "humanista". El antiyanquismo sigue siendo la moneda corriente entre buena parte de la intelectualidad latinoamericana, cuya visión del mundo continúa ubicada a la izquierda, y es tan profundo ese sentimiento que personas presuntamente ponderadas terminan convertidas —a la manera de Chávez— en apologistas de Noam Chomsky (el mismo que en su momento apoyó las matanzas de Pol Pot en Camboya, y hoy respalda a Kim Jong-Il). El Ché Guevara, cruel símbolo de una inmensa decepción, aún enciende las emociones de muchos en nuestras tierras. La Presidenta chilena, confundida por los mitos, duda sobre su voto en la ONU por temor a ser vista junto a Washington. Cuba permanece asfixiada de totalitarismo, y los Jefes de Estado de Brasil, Argentina, Bolivia y Venezuela enarbolan la retórica del buen salvaje mezclándola con la del buen revolucionario".


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.