Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 24 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 24 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Lo que queda de él.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lo que queda de él.

Mensaje por polix33 el Jue Feb 25, 2010 12:04 am

p

polix33
Miembro Regular

Cantidad de mensajes : 168
Localización : Ciudad de México
Valoración de Comentarios : 82
Puntos : 309
Fecha de inscripción : 24/10/2007

Ver perfil de usuario http://japtromex.foros.ws

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que queda de él.

Mensaje por JEROBAAL el Lun Mar 01, 2010 10:59 pm

Eclesiastés
12 (RV60) -Consejos
a jóvenes y Resumen del deber del hombre


1 Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los
días malos,
y lleguen los años de los cuales
digas: No tengo en ellos contentamiento;
2 antes que se oscurezca el sol, y la luz, y la luna y las estrellas, y
vuelvan las nubes tras la lluvia;
3 cuando temblarán los guardas de la casa, y se encorvarán los hombres
fuertes,
y cesarán las muelas porque han
disminuido, y se oscurecerán los que miran por las ventanas;
4 y las puertas de afuera se cerrarán, por lo bajo del ruido de la muela;
cuando se levantará a la voz del
ave, y todas las hijas del canto serán abatidas;
5 cuando también temerán de lo que es alto, y habrá terrores en el camino;
y florecerá el almendro, y la
langosta será una carga, y se perderá el apetito;
porque el hombre va a su morada
eterna, y los endechadores andarán alrededor por las calles;
6 antes que la cadena de plata se quiebre, y se rompa el cuenco de oro,
y el cántaro se quiebre junto a la
fuente, y la rueda sea rota sobre el pozo;
7 y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que
lo dio.
8 Vanidad de vanidades, dijo el Predicador, todo es vanidad.
9 Y cuanto más sabio fue el Predicador, tanto más enseñó sabiduría al
pueblo;
e hizo escuchar, e hizo escudriñar,
y compuso muchos proverbios.
10 Procuró el Predicador hallar palabras agradables, y escribir rectamente
palabras de verdad.
11 Las palabras de los sabios son como aguijones;
y como clavos hincados
son las de los maestros de las congregaciones, dadas por un Pastor.
12 Ahora, hijo mío, a más de esto, sé amonestado.
No hay fin de hacer
muchos libros; y el mucho estudio es fatiga de la carne.
13 El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus
mandamientos;
porque esto es el todo
del hombre.
14 Porque Dios traerá toda obra a juicio,
juntamente con toda
cosa encubierta, sea buena o sea mala..

JEROBAAL
Miembro Normal

Cantidad de mensajes : 25
Valoración de Comentarios : 2
Puntos : 28
Fecha de inscripción : 12/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que queda de él.

Mensaje por JEROBAAL el Lun Mar 01, 2010 11:05 pm

Comentario a Eclesiastés
12




Fuente: "Comentario Exegético-Devocional A Toda La Biblia."
Libros poéticos -Eclesiastés Tomo-2. Editorial CLIE.



^Subir


El sabio Predicador va a terminar aquí su sermón; y lo termina con lo que
habría de impresionar más a sus oyentes. Aquí tenemos, I. Una
exhortación a los jóvenes para que practiquen desde temprana edad la
verdadera religión, sin dejar los ejercicios de la piedad para la vejez,
cuando todo son molestias y dificultades (vv. 1-7). II. Una
repetición del texto que le sirvió de base para todo el sermón (v. .
III. Una confirmación y urgente recomendación de todo lo que había
escrito, tanto en éste como en los demás libros, como digno de ser pesado
y considerado con toda seriedad (vv. 9-12). IV. Resume y concluye
todo el tema del libro, con un encargo a todos para que sean
verdaderamente piadosos y temerosos de Dios (vv. 13, 14).



Versículos 1-7

1.
Un llamamiento a los jóvenes para que piensen en Dios y tomen conciencia del
deber que tienen para con él mientras son jóvenes:



«Acuérdate de tu Creador en los años de tu juventud»
(v. 1). Como si dijera:



«Los que sois jóvenes no os lisonjeéis con la esperanza de grandes cosas de
parte del mundo, las cuales no satisfacen al alma; acordaos de vuestro Creador y
os guardaréis así de los males que provienen de la futilidad de las criaturas».
Este recuerdo del Creador es el mejor antídoto contra las especiales
enfermedades morales de la juventud, las pasiones juveniles y la
futilidad a que están sujetas la niñez y la adolescencia. Dios es nuestro
Creador; él nos hizo y no nosotros mismos; por tanto, es nuestro legítimo
Dueño y Señor. Hemos de pagarle el honor, el respeto y la obediencia que le
debemos como a nuestro Hacedor. La palabra Creador está en plural en
hebreo, como en Job 35:10. Es un plural de intensidad, como Eiohim.


2.
Una razón que corrobora este mandato: «antes que vengan los días malos, y
lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento».
Como diciendo: «Hazlo pronto, enseguida, antes de que vengan la enfermedad y la
muerte». Y aun antes de que llegue la vejez cuando ya no quedará otro
contentamiento que el testimonio de una buena conciencia acerca de lo hecho en
esta vida, y la expectación gozosa de una mejor vida en el Cielo.


3.
Expone después en detalle las debilidades y miserias de la decrepitud, a fin de
persuadimos a no entregar al diablo la flor y nata de nuestra vida, reservando
para Dios las heces y los desperdicios. Si las miserias de la última edad van a
ser como aquí se las describe, necesitaremos de algo que nos sostenga y consuele
entonces, y nada mejor ni más efectivo que el testimonio de nuestra conciencia
de haber recordado a tiempo a Dios ¿Cómo podemos esperar que Dios nos ayude
cuando seamos viejos, si no le servimos mientras somos jóvenes?


4.
Describe las debilidades de la vejez con bellas metáforas, que han sido
interpretadas de diversas maneras; la más probable es la siguiente:
(A) Los fenómenos atmosféricos descritos en el v. 2 indican los vaivenes de
lucidez y oscuridad, de alivio y de dolor, que se suceden en la vejez; se alivia
una molestia y pronto viene otra a sustituirla;
(B) Los guardas de la casa son los brazos o, quizá, la columna vertebral
con todo el costillar, que sostienen a la persona;
(C) Los hombres fuertes son las piernas que se debilitan y encorvan en la
vejez;
(D) Las que muelen son las muelas y dientes que habrán disminuido o
desaparecido.
(E) Las que miran por las ventanas son los ojos. Como caso extraordinario
de vigor en la vejez se nos propone el de Moisés, quien, a los 120 años, no
había perdido su vigor ni se le habían oscurecido los ojos (Dt. 34:7).
(F) Las puertas de afuera (v. 4) son, con la mayor probabilidad, los
oídos, cuya capacidad también se merma en la vejez.
(G) El ruido del molino simboliza, según Cohén, el poder del estómago
para digerir el alimento.
(H) Levantarse a la voz del ave indica la fragilidad del sueño de los
ancianos, a quienes el menor ruido turba, o la disminución del tiempo necesario
para dormir, por lo que están inclinados a levantarse tan pronto como comienzan
a cantar los pájaros.
(I) Las hijas del canto podrían ser las notas musicales (Cohén) o la
música en general (Ryrie), cuyo aprecio suele disminuir en la ancianidad.
(J) El temor a las alturas indica la dificultad para subir cuestas,
escaleras, montículos, etc.
(K) Los terrores en el camino indican el miedo a caerse o a cualquier
otro accidente mientras andan.
(L) Lo del florecer del almendro es la más difícil de toda esta
serie de metáforas, por lo que muchos exegetas prefieren la lectura (posible)
de: La almendra, fruto muy apreciado en Oriente (V. Gn. 43:11) será
desdeñada, por falta de muelas en la vejez.
(M) La langosta que se arrastra pesadamente indica la menguada movilidad
de los ancianos.
(N) Resultará ineficaz la alcaparra (lit.), la cual se usaba como
condimento que estimulaba el deseo sexual, el cual habrá disminuido y,
finalmente, perdido en la ancianidad.


5.
La última parte del v. 5, así como los vv. 6 y 7, nos colocan ya ante la muerte,
cuando el hombre va a su morada eterna. "Los judíos, observa Cohén,
todavía usan la frase Beth Olam, casa eterna, para designar al
cementerio'. Esto se refiere al cuerpo, no al espíritu (comp. v. 7) y, dentro
del contexto del Eclesiastés, no puede haber ninguna alusión a la otra vida,
teniendo en cuenta también todo lo que dice el Apóstol en 1 Co. 15:35 y ss. El
cuerpo de carne y sangre que ahora tenemos no volverá a existir. La vida
debajo del sol ha terminado y vemos ya el funeral, con los endechadores, o
lamentadores alquilados por la familia, haciendo el duelo por la calle, camino
del cementerio. Los cuatro símiles del v. 6 son sumamente interesantes, rayando
en el esoterismo: El cordón de plata es lo que llamamos 'el hilo de la
vida', que se quiebra en la muerte; el cuenco de oro es (probablemente)
el cráneo, que encierra el cerebro, lo más noble del organismo humano; el
cántaro que se quiebra, es sin duda, nuestro frágil vaso de arcilla (2
Co. 4:7, comp con Gn. 2:7) y la rueda, la maquinaria necesaria para
sostener el curso de la vida, se rompe sobre el pozo del que nuestro
organismo recibía la constante provisión de 'agua' para el sostenimiento de la
vida. De esta forma (v. 7), la persona se disuelve en sus dos elementos
componentes (comp. con Gn. 2:7): el polvo que vuelve al lugar de origen
(Gn. 2:7; 3:19), y el espíritu, el soplo que Dios introdujo por las
narices, que vuelve a Dios que lo dio. Dice M. Henry, al final de esta
porción: 'El hombre es una extraña clase de criatura, un rayo del cielo, unido a
un trozo de barro; se separan en la muerte, y cada uno se va al lugar de donde
vino. El cuerpo, el trozo de barro, vuelve a su tierra. El alma, ese rayo de
luz, vuelve a Dios que, cuando hizo al hombre del polvo de la tierra, sopló
en su nariz un aliento de vida, para hacer de él un alma viviente (Gn
2:7). El alma (debería decir, el espíritu o aliento -nota del traductor) no
muere con el cuerpo; es redimida del poder del sepulcro (Sal. 49:15. El
salmo trata de la 'vida' o de la 'persona', no del alma. Nota del traductor);
puede subsistir y subsistirá en un estado de separación del cuerpo, del mismo
modo que una candela brilla y arde, más y mejor, cuando se la extrae de la
oscura linterna.'




Versículos 8-12



Salomón está a punto de terminar el libro y repite el texto con que lo comenzó.

1.
Vanidad de vanidades, dijo el Predicador, todo es vanidad (v. . Estas
palabras las dice un Predicador, penitente, convertido, que podía hablar, con
base en una experiencia alcanzada a muy alto precio, de la futilidad completa de
este mundo, y de la necedad de esperar de él grandes cosas.


2.
Son palabras de un sabio (v. 9), famoso dentro y fuera de su país por su
extraordinaria sabiduría. Tanto que venían a consultarle de todas partes; por
tanto, es un juez muy competente en esta materia.


3.
Y. cuanto más sabio fue, tanto más enseñó sabiduría al pueblo. No sólo
aprendió para sí mismo, sino que, como buen sabio, puso todo su empeño en
enseñar a otros las importantes, prácticas, verdades que él mismo había
escudriñado. No se limitó a dar lecciones a una élite de nobles y
eruditos, sino que enseñó al pueblo, ya que sus lecciones son de la
máxima importancia para todos.


4.
A fin de que sus enseñanzas se grabasen bien en la mente de sus discípulos, el
Predicador enseñaba especialmente: (A) En proverbios (v. 9b), es decir,
dichos breves, sentenciosos y fáciles de retener. (B) Los exponía en palabras
agradables (v. 10), es decir, expresivas, que daban placer a quienes las
oían y suscitaban el interés de los alumnos. (C) Sus escritos, sus lecciones
puestas por escrito, tenían dos cualidades que no deben faltar en ningún
escrito: rectitud y verdad.


5.
Para describir las virtudes de los dichos de los sabios, usa dos símiles muy
expresivos: aguijadas y clavos (v. 11). La aguijada del pastor sirve para
acuciar a los animales del ganado a seguir adelante; del mismo modo, las
palabras de los sabios estimulan la mente y favorecen el progreso intelectual y
moral. Los clavos plantados (lit.) sirven para el efecto opuesto: no para
mover, sino para fijar, plantados, para echar raíces de convicción, los dichos
de los sabios aseguran bien las enseñanzas de forma que los discípulos las
permitan entrar en el corazón, bien martilladas por la palabra de Dios (Jer.
23:29), y así no se dejen llevar a la deriva por todo viento de doctrina
(Ef. 4:14). La mención del único pastor, quizás conectada con los
aguijones o aguijadas para el ganado, puede ser interpretada de dos maneras: (A)
Referida a Dios (V. Sal. 23:1; 80:1). según la entienden Cohén, Ryrie y el mismo
M. Henry (nota del traductor); (B) Referida a un pastor, maestro, humano, quizás
el mismo Salomón, como insinúa el v. siguiente (así lo interpretan la mayoría de
los modernos).


6.
Con la misma expresión paternal («hijo mío»), tan frecuente en
Proverbios, el Predicador previene ahora contra el peligro de buscar
demasiada información en otras fuentes, no tan sabias ni tan sanas como las
suyas y las de los sabios maestros de las congregaciones; Nunca se acaba de
hacer muchos libros (¿qué diría hoy?); v la mucha dedicación al
estudio de los libros, de libros que no poseen las garantías de verdad y
rectitud, no sólo puede perjudicar al espíritu, sino que también es fatiga
para el cuerpo (Lit. la carne). Ya Marco Aurelio, el emperador
filósofo, decía que debemos libramos de la sed de libros. En consonancia con
esto (nota del traductor), se solía citar un adagio latino: Timeo hominem
unius libri, temo al hombre de un solo libro. La interpretación que se nos
daba era que el bien versado en un solo libro de texto era de temer en una
discusión porque estaba firme en sus convicciones, sin el peligro de confusión
ante diversas opiniones o diferentes formulaciones de doctrina. Mi
interpretación personal es que tal individuo es digno de temer, no por su
erudición personal, sino por su fanatismo ¡Es muy fácil irse al otro extremo si,
al estudiar este versículo, se toma el rábano por las hojas!




Versículos 13-14


La
gran investigación que Salomón emprendió en este libro es sobre cuál es la
dicha de los hijos de los hombres, por la que se afanan debajo del cielo todos
los días de su vida (2:3); es decir, en qué consiste la verdadera felicidad
y por qué medios se consigue. Lo ha encontrado por medio del descubrimiento que
desde muy antiguo hizo Dios al hombre (Job. 28:28):



Que la piedad sincera es el único camino que lleva a la dicha verdadera. Lo va a
resumir aquí: La conclusión de todo el discurso es ésta (v. 13). Aquí
vemos:


1.
Un compendio de la verdadera religión. Dejando a un lado todas las materias
discutibles, ser religioso es temer a Dios y guardar sus mandamientos.
(A) La raíz de la piedad es el temor de Dios reinando en el corazón:
un respeto a su majestuosa santidad, una deferencia a su soberana autoridad y un
temor profundo a su terrible ira. (B) El fruto de la piedad se echa de ver en la
observancia de los mandamientos de Dios.



2.
La enorme importancia de esto para cada ser humano: Esto es el todo del
hombre (lit); es decir, con eso cumple el hombre todo su deber y en eso está
toda su dicha; ésta es la respuesta de Kohélet al afán de felicidad que anida en
el corazón del hombre.



3.
Un poderoso incentivo para esto (v. 14). Las consecuencias de haber cumplido o
de no haber cumplido con ese requisito que es el objetivo total de la
vida del hombre en este mundo se echan de ver cuando consideramos la cuenta que
cada uno ha de rendir en breve a Dios de toda obra hecha en esta vida,
juntamente con toda cosa secreta (sólo conocida de Dios) sea buena o sea
mala. Vemos, pues, cuan diligentes debemos ser en caminar en los caminos de
Dios, para que podamos rendir con gozo nuestra cuenta.

JEROBAAL
Miembro Normal

Cantidad de mensajes : 25
Valoración de Comentarios : 2
Puntos : 28
Fecha de inscripción : 12/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que queda de él.

Mensaje por JEROBAAL el Lun Mar 01, 2010 11:15 pm

...ESTA ESTABLECIDO PARA LOS HOMBRES QUE MUERAN UNA SOLA VEZ Y DESPUES EL JUICIO...DICE LA BILBIA

JEROBAAL
Miembro Normal

Cantidad de mensajes : 25
Valoración de Comentarios : 2
Puntos : 28
Fecha de inscripción : 12/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que queda de él.

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:14 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.