Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 35 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 35 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

EL OPUS DEI

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL OPUS DEI

Mensaje por pedro dollar el Mar Feb 02, 2010 8:45 pm

Opus Dei


De Wikipedia, la enciclopedia libre




Prelatura personalOpus Dei
PertenenciaIglesia Católica
Ámbitotodo el mundo (Prelatura personal)
Iglesia prelaticiaSanta Maria de la Paz (Roma)
Número de fieles86,305[1] (2007)
Número de sacerdotes1,956 (2007)
PreladoMons. Javier Echevarría Rodríguez
Fecha de erección28 de noviembre de 1982
FundadorSan Josemaría Escrivá de Balaguer
Fecha de fundación2 de octubre de 1928
Página web




Sede central del Opus Dei en Roma



Sede del Opus Dei en Nueva York, Estados Unidos. Situada en una zona céntrica, tiene 17 pisos y fue construido en 2001 con un coste de 70 millones de dólares, de los que la mitad procedieron de una sola donación y el resto de más de 5.000 pequeñas contribuciones.[3]





La Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei es una institución perteneciente a la Iglesia Católica. Fue fundada el 2 de octubre de 1928 por Josemaría Escrivá de Balaguer, sacerdote español canonizado en 2002. El término latino "Opus Dei" significa "obra de Dios".
La prelatura está gobernada por un prelado y compuesta por los sacerdotes que forman el clero propio de la prelatura y, en su mayoría, por fieles laicos.[4]
El Opus Dei, fundado en 1928, fue aprobado por primera vez en 1941 por el obispo de Madrid (España). Años después, en 1950, la Santa Sede lo aprobó como Instituto Secular, rigiéndose por sus propios estatutos. Tras solicitarlo, fue erigida como prelatura personal en 1982 por el Papa Juan Pablo II, siendo la única existente en la actualidad. La prelatura depende de la Congregación para los Obispos.
La misión institucional del Opus Dei es difundir la enseñanza católica de que todas las personas están llamadas a hacerse santos, y que la vida ordinaria es un camino hacia la santidad.[5]
Según el Anuario Pontificio de 2007, el Opus Dei cuenta con 1.956 sacerdotes en el mundo y 84.349 laicos que suman un total de 86.305 miembros.[6] El 55% de los miembros del Opus Dei son mujeres y cerca del 90% viven en Europa y América Latina.[7]
El patrimonio de la prelatura está estimado en un mínimo de 2.800 millones de dólares, según un estudio de John Allen.[8]
El Opus Dei ha recibido reconocimiento y apoyo de los Papas, de diversas autoridades católicas y de otras personalidades.
En contraste, sobre todo en Europa, el Opus Dei también ha sido fuertemente criticado, siendo acusado principalmente de proselitismo agresivo, sectarismo y difusión de actitudes ultraconservadoras.[9]






Historia


El 2 de octubre de 1928, Josemaría Escrivá de Balaguer funda el "Opus Dei"[10] como «camino de santificación dirigido a toda clase de personas en el trabajo profesional y en el cumplimiento de los deberes ordinarios del cristiano». Este mensaje chocó con la idea generalizada en aquella época de que para ser santo había que llevar una vida consagrada únicamente a Dios, es decir, sólo los religiosos podían ser santos.
En 1930 fundó la sección femenina del Opus Dei, que hasta ese momento era sólo para varones.
En el año 1933 se abre el primer centro del Opus Dei, la "Academia DyA" donde se imparten clases de Derecho y Arquitectura. Un año después la "Academia DyA" se convierte en residencia universitaria.
Hacia 1935/36, en la "Academia DyA", los miembros del Opus Dei comenzaron a practicar algunas costumbres que el fundador concibió como medios para alcanzar los fines de la institución y que pasarían a ser signos distintivos de la futura Obra, consideradas en adelante muestra de "buen espíritu", entre las que se encuentran la corrección fraterna, las visitas a pobres y enfermos, las catequesis o el llamado "plan de vida", que incluye prácticas como la misa diaria, comunión, rezo del ángelus, visita al sagrario, lectura del Evangelio,rosario y mortificaciones.[11]
Durante la guerra civil española, en la que se desata la persecución religiosa, Josemaría Escrivá se ve obligado a refugiarse en diversos lugares. En 1937, el padre Escrivá y otros miembros del Opus Dei abandonan la zona "republicana" cruzando los Pirineos por Andorra y llegando a Francia, desde donde regresan a España, a la zona dominada por los sublevados, donde la Iglesia no era perseguida. La contienda hace suspender los proyectos del fundador del Opus Dei de extender la labor apostólica a otros países.
Tras la guerra civil, se inicia en España la dictadura de Franco que, después de la persecución religiosa sufrida por la Iglesia Católica, contó con el apoyo de buena parte de la jerarquía. Terminada la guerra, Josemaría Escrivá regresa a Madrid, y comienza a expandir la labor del Opus Dei por otras ciudades de España. El inicio de la Segunda Guerra Mundial impide los intentos de expandir el Opus Dei a nivel internacional.
En 1941 fue aprobado como "Pía Unión" por el Obispo de Madrid, Leopoldo Eijo y Garay, pues desde la fecha de su fundación en 1928 el Opus Dei estuvo sin reconocimiento jurídico por parte de la Iglesia Católica. Esta figura estaba englobada en las Asociaciones de fieles, y no suponía un cambio de estado para sus miembros.

Itinerario jurídico del Opus Dei

El 14 de febrero de 1943, Josemaría Escrivá encuentra una solución jurídica que permitirá la ordenación de sacerdotes dentro del Opus Dei, la "Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz". Esto se ve reflejado un año después, el 25 de junio de 1944, cuando es reconocida jurídicamente como Sociedad de vida en común sin votos públicos por el Obispo de Madrid, quien ordena a los primeros sacerdotes del Opus Dei: Álvaro del Portillo, José María Hernández de Garnica y José Luís Múzquiz. Esta Sociedad Sacerdotal está formada por algunos miembros varones del Opus Dei que se preparan para ser sacerdotes, y por los que se van ordenando. La figura de Sociedad de vida común pertenecía el estado de perfección, y sus miembros clérigos emitían los correspondientes votos de Castidad, Pobreza y Obediencia.
Tras la Segunda Guerra Mundial, el fundador del Opus Dei se traslada a vivir a Roma, al darse cuenta de que si quiere expandir sus enseñanzas alrededor del mundo deberá establecer la sede del Opus Dei en esa ciudad. En los años siguientes viaja por toda Europa, para preparar el establecimiento del Opus Dei en diversos países.
A partir de su establecimiento en Roma, se comienzan a fundar nuevos centros de enseñanza del Opus Dei, entre los que cabe destacar el "Colegio Romano de la Santa Cruz" (fundado en 1948, y actualmente uno de los dos Seminarios de la Prelatura), por el que pasarán a partir de entonces cientos de miembros "numerarios" del Opus Dei, que recibirán una formación espiritual y pastoral al tiempo que realizan estudios en diversos ateneos pontificios Romanos. Gran parte de dicho numerarios se preparan, con esos estudios, para el sacerdocio.
En 1947 el Opus Dei recibe la aprobación provisional por parte de la Santa Sede como Instituto Secular de derecho pontificio. La aprobación definitiva le será otorgada en 1950.[12] Al Instituto pertenecen hombres y mujeres laicos y sacerdotes, tanto los que provienen de los laicos del Instituto y que se ordenan para servir a éste, como los sacerdotes diocesanos que continúan dependiendo de sus respectivos Obispos.
En 1952 comienzan las actividades del Estudio General de Navarra, en Pamplona, que con el tiempo se convertiría en la Universidad de Navarra, con sedes en las ciudades de San Sebastián y Barcelona.
En 1953 se funda en Roma el "Colegio Romano de Santa María", dirigido a numerarias, que es el equivalente de la "Universidad de la Santa Cruz" (que tiene como finalidad impartir formación teológica a varones con posibilidad de ser ordenados sacerdotes), con las mismas funciones que éste, exceptuando la preparación para el sacerdocio, pues la Iglesia no lo permite.
Javier Echevarría



El 26 de junio de 1975, Josemaría Escrivá fallece en Roma. En ese momento pertenecen al Opus Dei unas 60.000 personas.
En Huesca (España) se inauguró el 7 de julio de 1975 el actual Santuario de Torreciudad, un antiguo proyecto de su fundador que databa de 1960.
El 15 de septiembre del mismo año, Álvaro del Portillo es elegido para suceder al fundador.
El 28 de noviembre de 1982 Juan Pablo II lo erige como la primera prelatura personal de la Iglesia Católica y nombra prelado a Álvaro del Portillo, al que en 1991 conferiría la ordenación episcopal; intrínsecamente unida a la prelatura, está la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, asociación de sacerdotes a la que pertenecen los sacerdotes de la Prelatura y aquellos sacerdotes diocesanos que lo deseen (y que no dejan de depender en todo de sus respectivos Obispos).
En 1994 fallece Alvaro del Portillo, siendo elegido como su sucesor Javier Echevarría, el actual Prelado y que fue ordenado Obispo en 1995.

Canonización del fundador


Plaza de San Pedro el día de la canonización de Josemaría Escrivá.



Tras el fallecimiento de Josemaría Escrivá, la Santa Sede recibió miles de cartas -entre ellas, las de un tercio del episcopado mundial- solicitando la apertura del proceso de beatificación y canonización.[13] Finalmente, su causa se introdujo en 1981 y el 17 de mayo de 1992, Juan Pablo II beatificó a Josemaría Escrivá de Balaguer[14] y el 6 de octubre de 2002, fue canonizado por dicho Papa[15]
El proceso (según algunos, inusualmente rápido[16] de canonización de Escrivá gozó del apoyo de destacadas figuras de la jerarquía eclesiástica,[17] ) estuvo también marcado por la polémica y la oposición.
Kenneth Woodward, periodista de la revista Newsweek y autor del libro La fabricación de los santos subtitulado "Cómo la Iglesia Católica determina quién se convierte en santo, quién no, y porqué" (1990), dice que el oponente oficial, antiguamente denominado como Abogado del Diablo, fue pasado por alto y que importantes testigos críticos con el Opus Dei no fueron llamados. Según él, no es cierto que oyeron a once críticos de la canonización de Escrivá, sino que solamente había uno y se rechazó a miembros que en su momento fueron cercanos al fundador, entre ellos: Maria del Carmen Tapia, Miguel Fisac, el padre Vladimir Feltzman y John Roche. A este respecto hay que señalar que, la figura del Abogado del Diablo había sido sustituida por la de un oponente en la reforma de 1983, y que los nombres de los testigos contrarios fueron introducidos por la misma Postulación del Opus Dei en la propuesta de testigos para la Causa. Sin embargo, la mayoría de ellos fueron rechazados por el Tribunal eclesiástico. El Opus Dei también incluyó en la documentación las publicaciones contrarias a Escrivá publicadas hasta entonces[18]
K. Woodward afirma también que la abundancia de recursos económicos del Opus Dei fue utilizada para presionar financieramente sobre centenares de obispos, especialmente del tercer mundo, para enviar informes favorables a los que llevaban el proceso de canonización en Roma. Sin embargo, para el juez del proceso (el padre Rafael Pérez, agustino que durante años fue Abogado del Diablo mientras existió esta figura), esta acusación es insostenible: "No se hace caso de ningún tipo de presiones. Sería casi imposible e ineficaz que las hubiera, porque en cada uno de los distintos pasos intervienen muchas personas", dijo en una entrevista aparecida en el periódico Heraldo de Aragón el 1 de diciembre de 1991.
La revista Newsweek afirmó también que dos de los jueces, Mons. Luigi De Magistris, y Mons. Justo Fernández Alonso, rector de la iglesia nacional española en Roma, no aprobaron la causa. Según este reportaje de Newsweek, uno de los disidentes escribió que la beatificación de Escriva podía causar grave escándalo público en la iglesia.[19]
K. Woodward también afirma que los consultores eran principalmente italianos y miembros del Opus Dei. Sin embargo, a pesar de que, según la praxis vigente en la Congregación para las Causas de los Santos, los nombres de los consultores no se pueden hacer públicos (ni, por tanto, su procedencia), en el proceso se hizo constar explícitamente que ninguno de ellos pertenecía al Opus Dei. En el documento de Juan Pablo II que regula los procesos no se encuentra citada la figura del oponente, de que se habla.[20]

Causas de beatificación de otras personas del Opus Dei

Hay abiertas otras causas de beatificación de fieles de la Prelatura del Opus Dei: Ernesto Cofiño, pediatra guatemalteco; Montserrat Grases, una estudiante universitaria catalana, Toni Zweifel, ingeniero suizo; el obispo Álvaro del Portillo, sucesor de Escrivá; Eduardo Ortiz de Landázuri, médico español, y su hermana Guadalupe Ortiz de Landázuri; Isidoro Zorzano, ingeniero y obrero español de origen argentino; José María Hernández de Garnica, sacerdote nacido en Madrid; y el matrimonio formado por Tomás Alvira y Paquita Domínguez, él doctor químico y ella maestra.

Mensaje

El "Opus Dei" fue fundado como "....camino de santificación dirigido a toda clase de personas",[21] lo que resultaba novedoso, pues en aquella época era común pensar que sólo los religiosos podían ser santos.
Según explicaba el propio Josemaría, la finalidad del Opus Dei es "contribuir a que haya en medio del mundo hombres y mujeres de todas las razas y condiciones sociales que procuren amar y servir a Dios y a los demás hombres en y a través de su trabajo".[22] Para su Fundador, la actividad principal del Opus Dei es dar formación a sus miembros y a la gente que quiere recibirla, hasta el punto de que a veces resumía el papel del Opus Dei como "una gran catequesis" [cita requerida]. Pot, versión eslovena de Camino, las consideraciones espirituales del fundador del Opus Dei.



Se presenta aquí un resumen de las enseñanzas de Escrivá de Balaguer, el mensaje oficial del Opus Dei:




  • Vida ordinaria. Siendo miembros de la familia de Dios a través del bautismo, los cristianos están llamados a la santidad, una vida coherente con su nueva condición de hijos de Dios. La mayoría de los cristianos deben santificarse en el mundo, escribe Escrivá. Así siguen las pisadas de Jesús que según la Biblia trabajó como carpintero y vivió como hijo de una familia judía en una pequeña aldea durante 30 años.


  • Santificación del trabajo. Cualquier trabajo que hacen los cristianos debe ser hecho con espíritu de excelencia, como un servicio efectivo para las necesidades de la sociedad. Así será un ofrecimiento debido para Dios. En su trabajo de servicio, Jesús hizo todo bien (Marcos 7:37).


  • Oración y mortificación. De la Caridad (amor de Dios) brota la oración constante, apoyada en normas de piedad por las que el cristiano se relaciona con Jesús sacramentado y la Virgen María. La mortificación, la "oración de los sentidos", se hace especialmente a través de una lucha deportiva para adquirir las virtudes humanas.[23] Estas acciones se ofrecen en la Misa, centro y raíz de la vida católica.


  • Caridad y apostolado. Los cristianos deben dar la máxima importancia a la virtud de la caridad: comprensión, compasión, cortesía, ayuda a los necesitados y corrección fraterna. La caridad exige el apostolado, dando lo mejor a la gente: el mismo Dios, fuente de paz y alegría.


  • Unidad de vida. El cristiano que practica estas enseñanzas no tiene una doble vida, una vida de fe completamente ajena a su trabajo cotidiano. Por el contrario, tiene una "unidad de vida" —una unión profunda con Jesucristo, Dios perfecto y Hombre perfecto, una persona en que la potencia divina se une con la ordinaria actividad humana. Así, el trabajo de un verdadero cristiano se transforma en trabajo de Dios, Opus Dei. Este cristiano, a pesar de los defectos que trata de erradicar con humildad, es "alter Christus, ipse Christus" otro Cristo, el mismo Cristo.[24]

Según Escrivá, el fundamento de la vida cristiana es una consciencia personal de la filiación divina. "La alegría viene de saberse hijos de Dios," dice Josemaría. El Opus Dei, dice, es "un asceticismo sonriente"[cita requerida].
La espiritualidad de la institución se recoge, en gran medida, en la obra de Escrivá de Balaguer “Camino”, una serie de 999 meditaciones para orientar a los fieles.
Según el británico Stephen Tomkins, autor de "Breve historia de la cristiandad", "el Opus Dei exige una especie de voto monástico, aunque no en un monasterio sino en medio de la sociedad... Contemplativos en medio del mundo"[cita requerida]. El texto indica una cierta tendencia a calificar nuevas formas en la Iglesia con las categorías acostumbradas, no siempre acordes a los nuevos carismas.
La idea de la llamada universal a la santidad fue predicada por San Agustín y por San Francisco de Sales, que sin embargo daban énfasis a la liturgia y las oraciones. "Escrivá es más radical ... Para él, es el mismo trabajo material lo que debe transformarse en oración y santidad", según reflejó el Cardenal Luciani, que posterior sería Papa con el nombre de Juan Pablo I. [cita requerida] Nuestra Señora, Emperatriz de China, en Hacsa Conference Center en China. La santa que tiene más santidad de todos, dice Escrivá, vivió su vida cuidando su familia.



Las premisas del mensaje del Opus Dei que todos los cristianos pueden y deben ser santos son las siguientes: los cristianos creen que:

  1. son "pobres criaturas" hechos de la nada y que "su soberbia les llevan a rebelarse con su Creador";
  2. Cristo es el Dios vivo que "nos creo y nos mantiene en existencia" y "el único que puede satisfacer los deseos del corazón humano";
  3. Cristo es un Salvador que "nos ama como loco" y es el quien tiene más interés que seamos santos: "Esta es la voluntad de Dios: vuestra santificación" (Tess 4:3);
  4. "Este Cristo que está vivo es un Cristo que está cercano,"



Con el Espíritu Santo residiendo en un cristiano que está dispuesto a aprender, el espíritu humano que se creó para amar, dijo Escrivá, está llevado a través de un "plano inclinado", que empieza con la repetición ferviente de oraciones cortas y entonces " se deja paso a la intimidad divina, en un mirar a Dios sin descanso y sin cansancio..."[25] Así, uno de sus enseñanzas favoritas es el mandato bíblico que todos deben amar a Dios con todo el corazón, alma, poder y mente, un amor que no se reserve nada, un amor que los padres deben transmitir todo el día a sus niños (Deut 6:4-9: Shema Yisrael), y que Cristo llamó "el mandamiento más grande" (Mt 22:37-40). Y también Escrivá apunta al mandamiento nuevo de Jesús: Amar unos a otros como yo os amé.

Estructura institucional


Desde 1982 está constituido como la única Prelatura personal existente en la Iglesia Católica, dado que el resto son prelaturas territoriales. Juan Pablo II ordenando como Obispo al Prelado del Opus Dei, Álvaro del Portillo.



La prelatura está formada por presbíteros y diáconos del clero secular,[26] gobernados por un prelado.[27] También hay fieles laicos que, mediante acuerdos establecidos con la prelatura, se dedican a sus obras apostólicas.[28]
Anteriormente a ser erigida como prelatura personal, ya en 1947, obtuvo la aprobación del Vaticano como Instituto Secular de Derecho Pontificio, siendo aprobados unos estatutos en 1950, en los cuales los laicos hacían, si bien de forma privada, los tres votos clásicos de obediencia, castidad y pobreza.[29] Escrivá solicitó la conversión en prelatura personal en 1962, y no fue sino hasta el papado de Juan Pablo II, el cual finalmente concedió esta petición.
La Constitución Apostólica "Ut Sit" erigió al Opus Dei como prelatura personal de la Iglesia Católica el 28 de noviembre de 1982. Según Juan Pablo II "se vio con claridad que tal figura jurídica se adaptaba perfectamente al Opus Dei", "teniendo presente la naturaleza teológica y genuina de la Institución." Esta prelatura personal es por ahora la única que existe en la Iglesia Católica.
Como prelatura personal, su clero está sometido directamente a la jurisdicción y a la autoridad del Prelado del Opus Dei, y éste a su vez, a la del Papa, por tanto no está sometido ni a la jurisdicción, ni a la autoridad del obispo diocesano. Esto le ha dado amplia independencia dentro de la Iglesia Católica, para ejercer su apostolado, pues, a diferencia de las diócesis, que tienen una jurisdicción territorial, las prelaturas personales —como los ordinariatos militares— se encargan de personas en cuanto a algunos objetivos particulares sin tener en cuenta donde viven. En cuanto a los laicos del Opus Dei, ya que no son diferentes de otros católicos, "continúan bajo la jurisdicción del obispo diocesano," en las palabras de Ut Sit. Estas estructuras seculares son muy diferentes de las órdenes religiosas o las congregaciones.
Según críticos al Opus Dei como Juan José Tamayo-Acosta, teólogo y profesor de la Universidad Carlos III de Madrid, Hans Küng, Leonardo Boff, Jesús Cardenal, Michael Walsh (ex jesuita) y Kenneth Woodward, periodista de Newsweek, el Opus Dei con esta categoría jurídica, se convirtió de facto en una "iglesia dentro de la Iglesia", debido a su gran independencia dentro de la misma por no estar sometida a la jurisdicción directa de las diócesis territoriales.[30]
Juan José Tamayo sostiene que el Vaticano encontró en el Opus Dei una voz predominantemente laica -una suerte de "caballo de Troya en medio del mundo"- como una fuerza de choque que se haría eco de su oposición al aborto, el uso de anticonceptivos, el divorcio, la investigación con células madre y las reclamaciones de grupos de homosexuales.[30] , si bien algunos de estos temas no tenían especial relevancia en la sociedad cuando se constituyó el Opus Dei o cuando le fue concedida la figura jurída de prelatura personal. En todo caso, hay que indicar que las posiciones del Opus Dei en estos temas son las mismas que la de la Iglesia Católica. También se ha sugerido una "simpatía" especial por parte de Juan Pablo II hacia el Opus Dei.
Por el contrario, desde el Opus Dei se señala: "Ninguna parte de la Iglesia constituye “una iglesia dentro de la Iglesia”, sino justamente lo contrario: cada parte promueve vínculos de comunión respecto a toda la Iglesia. (...) La legítima autonomía del Opus Dei para llevar a cabo su misión eclesial, como por lo demás la autonomía que en diversos grados es propia de todo fiel y de cualquier realidad eclesial, es siempre autonomía en la comunión con la Iglesia universal y el Romano Pontífice, y con las Iglesias particulares y los Obispos diocesanos. En este sentido, el Opus Dei, en su actual configuración como prelatura, goza de la autonomía propia de los entes de la constitución jerárquica de la Iglesia (cuya cabeza es un sujeto con potestad episcopal), que es distinta de la autonomía propia de los entes de estructura asociativa".[31]

pedro dollar
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 2661
Edad : 65
Localización : Miami
Hobbies : Musica, cine, filatelia, numismatica
Valoración de Comentarios : -153
Puntos : 3346
Fecha de inscripción : 24/01/2007

Ver perfil de usuario http://www.cubamason.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.