Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 32 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 32 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Soñando bendiciones.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Soñando bendiciones.

Mensaje por Patrio el Miér Ene 06, 2010 9:52 pm


 
 
Anoche les vi, acurrucados, intentando guardar hasta la más pequeña porción de calor del aliento bajo las mugrientas sábanas. Tendidos sobre el único lecho bajo el cual no amanecen juguetes el Día de Reyes, que es la cama de un preso. Bueno, algunos aseguran que están presos pero para mi no es así, ellos tienen esperanza y los seres dotados de sueños, del escudo de la fe en el mañana no se pueden mantener presos. Sus ideas se escurren entre barrotes, a veces hasta se adhieren a las botas de los carceleros y buscan la luz, la libertad, la complicidad del pensamiento del que les veja y en su intimidad reconoce que tiene presos a soles.
Proscribir una conciencia, ilegalizar un ansia es ir contra natura, es intentar borrar por ejemplo, una mirada, un beso, un lunes por la mañana con su cansancio habitual, detalles intrascendentes pero que al final tienen un espacio, un sitio en esta diversidad donde rumiamos la existencia. Tal vez sea la eterna tendencia del ser humano al uso de las matemáticas en servicio propio, algo así como restar amaneceres a la vida de los demás con tal de prolongar la nuestra. Un impulso natural pero que acerca al hombre al estado más salvaje, la revolución en sentido contrario, la involución en su estado más puro.
Ahí están, envueltos entre sábanas o pensamientos, los mismos por los que les encarcelaron, los mismos a los que siguen aferrados entre golpes, aislamientos, insultos e incomunicación. Los barrotes desconcertados no definen lo que apresan, porque si la libertad está dentro la esclavitud está fuera. Dos conceptos contrapuestos, demasiado antagónicos pero de difícil ubicación para unos fríos barrotes de hierro, tan inmóviles en su sentido existencial como los mismos que les colocaron ahí, en perfecta formación para aislar conciencias.
Medio mundo desenvuelve los regalos a sus vástagos, ellos con menos prisa desenvuelven la libertad necesaria del celofán ideológico de cinco décadas, con el que la han escondido a los ojos de un pueblo. ¿Pueblo?, rara palabra en nuestros labios que de tanta desunión les cuesta articular un beso, el más puro de ellos, el del compatriota, el del hermano. El odio devoró infancias a placer, lamió con su fétida lengua los huesos de todos y cada uno de nosotros hasta los tuétanos, hasta ese sitio donde cada hombre lleva escrito la nacionalidad. A tal punto, que será necesaria la tristeza y la sangre para lavar el pecado por generaciones. Eso sería lo lógico, lo esperado, si no fuera por esos que se acurrucan en su camastro vigilado, por esos que han preferido penar por los demás, por esos que sufren para salvarnos de la verguenza, para poder decir que hay algunos que resisten, algunos que se niegan, algunos que no ceden.
Anoche les vi desde esta lejanía cómoda que llamamos exilio y que a veces nos atrevemos a llamar combativo, al que le ponemos nombres y siglas, a veces hasta tildamos de trinchera, sin pensar en ellos, en los que acurrucan condenas y cantan nanas a su larga prole de minutos, horas y años en las mazmorras. Anoche les vi y no pude menos que caer de hinojos, porque los hombres que gritan patria de los labios hacia dentro buscando el corazón, han de caer de rodillas en señal de respeto, ante todos aquellos que se alzan ante la barbarie expuestos al olvido y a la muerte.

La manigua no ha muerto, está en ellos. En sus rostros anidan otros rostros y lamentos, desde el cimarrón hasta el que buscó en El Escambray un sitio libre donde morar. Anoche les vi y me acerqué a uno, al de al lado, al de más allá, cubrí los pies de uno, acaricié la cabellera de otro, le alcancé agua al de más allá. Anoche no hubo regalos, no pasaron los magos del oriente por allí, fue solo mi imaginación. Tal vez lo hayan sentido.

Patrio

Patrio
VIP

Cantidad de mensajes : 3948
Valoración de Comentarios : 1734
Puntos : 5002
Fecha de inscripción : 19/11/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.