Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 21 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 21 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Entre boleros, astas y bacardíes.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Entre boleros, astas y bacardíes.

Mensaje por Patrio el Mar Dic 08, 2009 9:47 am

En ocasiones, la sola diferencia de un año en el proceso de añejamiento de un ron produce efectos impredecibles en el receptor, de ahí que tras la dosis habitual de la última madrugada, mi cerebro recorriera escabrosos caminos algo alejados de la filosofía. Bastó el cambio de ocho a cinco años de senectud bacardiniana para que por las circunvoluciones dejara de corretear Pepe Grillo y apareciera a hurtadillas un personaje archiconocido, portador de dos cuernos en su testa, un pequeño apéndice en la región sacra y dotado de un tridente incandescente. Claro, los cubanos pensarán en Fidel Castro, los extranjeros en Lucifer, pero mis conexiones neuronales no habituadas al “five years” lo relacionaron de inmediato con el deporte nacional cubano. Otra vez, los cubanos pensarán en el béisbol, los extranjeros en las ya florklóricas “jineteras”, pero mi desacostumbrada conexión neuronal señaló con cierta malicia al “tarro”.
Dícese en Cuba “poner los tarros” cuando se tiene conducta infiel, en la mayor parte de los países de habla hispana el término tarro es sustituído por “cuerno”, aunque el sentido de la frase es el mismo. Lo cierto es que en el tórrido archipiélago caribeño la infidelidad es como el hurto tras el proceso revolucionario, tan frecuente que ya adquiere visos de normalidad, ganándose a pulso un espacio dentro de los patrones morales. En una calle de cualquier población de nuestra querida ínsula, no es necesario ser Jesucristo para salir indemne de un grito a viva voz: ¡Quien no haya pegado un tarro que lance la primera piedra!. Proseguirá tranquilamente su paseo salvo la presencia de algún hipoacúsico extremo, pero si tiene la precaución de decirlo por señas simultáneamente ni el más sordo se atreverá la lanzamiento del más pequeño pedruzco.
Conozco las consecuencias de mi afirmación, me tacharán de inmoral y antipatriótico, pero cierto es que en nuestra idiosincracia lo que pudiéramos llamar sexo ilegal, ilegítimo o pecador es tan nuestro como la raspadura o el zunzún. Los moralistas deben tener en cuenta los aportes del “tarro” a la cultura nacional sino ¿cuál es la razón de que poseamos una enorme pléyade de boleristas?. Caray, un buen bolero es una saeta al corazón de un cornudo o que otra cosa es aquello de “…aunque tú me has echado en el abandono…”. Si vas a un bar a medianoche y te encuentras un individuo en plena embriaguez escuchando “Lágrimas Negras”, el diagnóstico es sencillo y certero, le “pegaron los tarros”. ¿Es que acaso, con todo el respeto que se merece Roberto Cantoral no lo habían “tocado” cuando escribió La Barca?. ¿Qué otra cosa dice con esta frasecita?, “…hoy mi playa se viste de amargura, porque tu barca tiene que partir, a surcar otros mares de locura…” y para colmo en pleno ataque de tarros culmina la estrofa con “…cuida que no naufrague tu vivir…”. Coño, hasta de tarrú somos buena gente, en condiciones normales le habríamos abierto un hueco en el fondo a la barca, le robaríamos la gasolina o la dejaríamos sin agua para que literalmente se jodiera en el viaje, pero el “tarrú” se entrega hasta el final y le da consejos anti naufragio. La canción no hace referencia a ello pero estoy seguro que puso en la dichosa barca, hasta dos chalecos salvadidas, para ella y…, para el otro.
Hay diferentes tipos de “tarros” desde mi perspectiva científica y lo clasificamos de una forma sencilla, esperando por supuesto su uso en todas las escalas sociales:
1. Tarro ocasional: En este apartado incluímos el sexo ilegítimo, practicado en un estado de conciencia limitado por efectos de algunas sustancias como el alcohol, por ejemplo, y en circunstancias imprevistas, discotecas, playas, etc. El efecto sobre la víctima es mínimo pues no se entera, salvo algún ojo malintencionado que para ser sincero muchas veces lo hay.
2. Tarro consetudinario y reincidente: En este caso el que lo practica lo ejecuta libre de cualquier elemento que pueda señalarse como atenuante y el carácter reincidente provoca serios trastornos sobre la víctima. El cambio de personalidad del afectado se hace evidente ante todos, comienza a fanatizarse con los boleros y a beber con frecuencia. (La verdad es que voy a empezar a vigilar a mi mujer después de esto que he escrito, porque me gustan los boleros y el Bacardí)
Al final, el “tarro” no siempre ha sido inmoral, cuenta la leyenda que la frase “poner los cuernos” viene nada más y nada menos que de los países nórdicos, (ojo, que todo lo que inventan estos rubios es bueno). Los gobernadores de las comarcas podían tener sexo con cualquiera de sus siervas y mientras lo hacían ponían una cornamenta de alce en la puerta para que todos, marido incluído, no molestara. Vaya vacilón el de ser gobernador, ricurita viva esto de ser jefe y aseguran los historiadores que el contemplar la cornamenta en su puerta era motivo de orgullo para el marido. Nada, seguro le gustaban los boleros. Y como a los cubanos nos gusta mezclar la política hasta con los frijoles negros aquí les dejo una pregunta: ¿Acaso Fidel Castro no le ha pegado los tarros al pueblo de Cuba?
Dios nos perdone.

Patrio
VIP

Cantidad de mensajes : 3948
Valoración de Comentarios : 1734
Puntos : 5002
Fecha de inscripción : 19/11/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre boleros, astas y bacardíes.

Mensaje por Invitado el Jue Dic 10, 2009 6:10 am

¡Sí Patrio, sí que se los ha pegado Fidel Castro, "los tarros", al Pueblo de Cuba! sin embargo y dolorosamente, en Su Infinita Hipocresía Política, una buena porción de ese mismo Pueblo, engañado una y otra vez, "Ha tirado el Sofá de los tarros por la ventana"...:

Se cuenta que cierta dama le insistía constantemente a su esposo: ¡Que Le Comprara un Sofá! y así, un día tras otro hasta que el sumiso marido no tuvo otro remedio que Comprar Aquel Sofá... Cierto día, entrando a la casa, el Marido se encuentra que Su Mujer está sobre aquel Sofá, en compañía de otro caballero..., haciendo ya se sabe qué!...
... El Marido, recién graduado de cornudo, Reflexiona: "¡Ya intuía yo que ese Sofá me iba a traer problemas!"... Y coge el Sofá y Lo tira por la ventana...

Un Saludo Patrio, igual Para Todos...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.