Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 60 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 60 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

¡Premios, premios! ¿¡Quién quiere Premios!?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Premios, premios! ¿¡Quién quiere Premios!?

Mensaje por Invitado el Mar Nov 17, 2009 8:21 am

“El dictador libio Muamar el Gadafi ha entregado en Trípoli el "Premio Gadafi de Derechos Humanos 2004" al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, durante su visita oficial a Libia. Ese galardón le ha sido entregado, en otras ediciones, a Nelson Mandela *(¡¿…?!) , a Fidel Castro, al Papa Shenuda III de la Iglesia Copta de Egipto *(¡¿…?!) y al líder indígena boliviano Evo Morales.”


“En septiembre de 2002, en su discurso con ocasión del trigésimo tercer aniversario de la Revolución, Gaddafi notificó que su país renunciaba al “comportamiento revolucionario" y a las actuaciones de “Estado rebelde", y que en adelante iba a desenvolverse con arreglo al derecho internacional. “Tenemos que aceptar la legalidad internacional pese a estar falseada e impuesta por Estados Unidos; de lo contrario, nos van a aplastar", observó con tono entre práctico y resignado, y pensando seguramente en el destino fatídico que aguardaba al irakí Saddam Hussein.
Se estaba negociando a marchas forzadas con Estados Unidos y el Reino Unido, y los resultados afloraron en agosto de 2003. La operación fue cuidadosamente programada. El día 14, el Gobierno libio acordó con los abogados de las víctimas de Lockerbie el depósito del fondo especial de 2.700 millones de dólares que venía mencionándose desde hacía más de un año. Se pactó que las familias cobrasen los 10 millones por partes en función de las concesiones políticas hechas a Libia: los primeros cuatro millones, cuando la ONU cancelara las sanciones; otros cuatro millones, cuando Estados Unidos levantara las suyas; y los dos restantes, cuando el Departamento de Estado retirara a Libia de su lista de países promotores del terrorismo.

El día 16, Libia entregó al Consejo de Seguridad de la ONU una carta en la que, por vez primera, aceptaba su responsabilidad del atentado de Lockerbie y prometía cooperar sin reservas y en todos los terrenos en la lucha antiterrorista a escala global. La carta omitía cualquier expresión de remordimiento o disculpa, y no decía una palabra sobre un punto particularmente polémico aunque crucial de este pacto entre gobiernos, a saber, el otorgamiento por Washington y Londres de garantías de que el reconocimiento de la autoría libia de la voladura del avión de la Pan Am no daría pie a incriminaciones judiciales al Gobierno de
la Jamahiriya.

El 12 de septiembre, tras conceder a Francia, que había amenazado con vetar la transacción, un aumento de las indemnizaciones a las familias de las 170 víctimas del atentado contra el avión de la UTA –aquí, Trípoli no admitió responsabilidad alguna, pero el acuerdo económico se alcanzó el 9 de enero del siguiente año-, Libia obtuvo del Consejo de Seguridad de la ONU, mediante la resolución 1.506, el levantamiento formal de las sanciones aplicadas en 1992. Numerosas voces de la opinión pública internacional denunciaron como un cínico cambalache que Gaddafi, visto poco menos que como un terrorista confeso, literalmente, comprara su amnistía y su impunidad a las potencias occidentales, donde gran número de compañías energéticas aguardaban impacientes el momento de hacer lucrativos negocios con el petróleo y el gas libios.”


Referencias: “Fundación CIDOB.”
Los Terroristas y Violadores Sistemáticos de Los Derechos Humanos hacen lo que les da la gana, luego compran el perdón; se “Santifican” y hasta promueven “Premios” por, supuestamente, hacer todo lo contrario de lo que ellos mismos aún hacen; ¿Pero quiénes reciben esos “Premios”?: Sinvergüenzas Por “Santificar” y Algunos Otros que deben estar ya Decrépitos… ¡Vaya usted a saber…; cualquier día de estos nos promueven a Nuestra Excelentísima Malignidad En Jefe: Castroso El Castrex para alguna “Santificación en La Sede de La Santa ONU”; basta con que El Gorila Rojo de Venezuela pague con concesiones petroleras la “Prima de Admisión”!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.