Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 56 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 56 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

UMAP

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

UMAP

Mensaje por Alcaldesa el Sáb Feb 10, 2007 1:17 am

*Sobre este tema, no conosco mucho pero el ver un video clip desperto mi curiosidad y ahora despues de averiguar solo un poquito descubro verdaderas historias de horror, y me repito a mi misma nuevamente, que todo lo que se dice de Fidel Castro es poco, para la maldad tan enorme a la que este engendro ha sometido al pueblo cubano.*

*A continuacion pongo el link a el video-clip, y a informacion puesta en ese hilo. Si alguno de ustedes tiene mas informacion o anecdotas relevantes, por favor ponganlas aqui en el foro. Gracias*

UMAP-video

Alcaldesa
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1579
Edad : 105
Hobbies : cazar moscas y mentirosos. las moscas son mas dificiles.
Valoración de Comentarios : 626
Puntos : 1325
Fecha de inscripción : 29/10/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Alcaldesa el Sáb Feb 10, 2007 1:34 am

PLACETA-escribio RECUERDOS DEL UMAP: YO ERA UN MUCHACHO, UN TIO MIO QUE ERA EL CENTRO DE LA FAMILIA, ERA OFICIAL DEL EJERCITO Y FUE CASTIGADO POR INDISCIPLINA COMO JEFE EN EL UMAP, ESTUVO VARIOS AÑOS EN 2 OCACIONES FUIMOS TODA LA FAMILIA EN EL FAMOSO TREN LECHERO A VERLO ERAN CASI 2 DIAS DE VIAJE, TENGO RECUERDOS TRISTES DE LO QUE HAY VI, EN HISTORIA CONTADAS POR EL SUPE QUE PABLO MILANES, SILVIO RODRIGUEZ, EL HOY CARDENAL ORTEGA Y MUCHOS MAS PASARON ESTE HORROR. SERIA INTERESANTE DEBATIR SOBRE EL TEMA.

Placeta, suena horroroso, lastima que el video-clip sea tan cortito, me imagino que no hay muchas grabaciones. Si, seria interesante saber mas sobre este tema.
No se si exista mas material escrito o anecdotas como la que pones. Francamente no conosco mucho sobre este tema, pero seguro que muchos de nuestros co-foristas podran aportar informacion, y a mi me interesa tambien.....

Alcaldesa
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1579
Edad : 105
Hobbies : cazar moscas y mentirosos. las moscas son mas dificiles.
Valoración de Comentarios : 626
Puntos : 1325
Fecha de inscripción : 29/10/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Alcaldesa el Sáb Feb 10, 2007 1:58 am

UMAP


Unidades Militares de Ayuda a la Producción"( UMAP ) constituye uno de los episodios más abusivos, indignantes y no bien conocidos, que tipifican la esencia y ejecutoria represivas del régimen totalitario que domina a Cuba hace más de cuatro décadas.

El 19 de noviembre de 1965 se inicia en Cuba otro abrumador proceso violatorio de los más elementales derechos humanos. Las inconfesables intenciones del régimen totalitario, con su proceder inhumano e injustificable, son enmascaradas dentro de una extensa y falsa campaña de supuesta profilaxis social contra los delincuentes, lumpens y homosexuales, dirigida a engañar a la opinión pública nacional e internacional. En realidad se trataba de un vasto proyecto represivo contra personas que, sin haber cometido "delito" alguno, simplemente no mantenían militancia política con la tiranía o profesaban creencias religiosas consideradas adversas a la doctrina oficial que el régimen imponía a sangre, fuego y engaño.

En esta fecha se produjo el conocido "primer llamado de la UMAP". Miles de hombres -incluyendo casos de menores de 18 y mayores de 60, pero predominantemente adolescentes y jóvenes adultos- fueron citados a todo lo largo de Cuba por el Servicio Militar Obligatorio para presentarse en lugares señalados en cada municipio. El recibimiento por fuerzas militares fue agresivo y amenazante. Todas las personas citadas fueron apresadas sin derecho a ninguna comunicación con sus familiares.

Los que no se presentaban a aquellos "llamados" eran prácticamente "cazados" barrio por barrio y casa por casa.

Todos fueron transportados en vagones de ferrocarril, camiones y ómnibus con fuerte presencia de militares que los mantenían encañonados con sus armas y los sometían a todo tipo de vejámenes. Así fueron conducidos a la provincia de Camaguey y se les concentró en varios stadiums deportivos, donde "el comité de recepción" estaba integrado por altos jerarcas de la cúpula militar castrista. A todas luces se trataba de una orden emanada del más alto nivel de la tiranía totalitaria.

Los oficiales designados para dirigir y aplicar este proyecto, fueron investidos con la facultad de convertirse en "tribunales sumarios" e impusieron todo tipo de sanciones, incluyendo la pena de muerte.

Los supuestos reclutas, que realmente resultaron prisioneros, fueron enviados a diferentes lugares del campo camagueyano, divididos en grupos de unos 120 y hacinados en barracas. Cada uno de aquellos "campamentos" estaba cercado por una alambrada de púas rectangular con una sola puerta de entrada y salida, garita de guardia permanente portando armas largas y rondas constantes. En esos verdaderos campos de concentración los reclusos padecieron inenarrables vejámenes de toda índole, bestiales golpizas y castigos, con un ensañamiento sistemático que buscaba degradar al máximo su condición humana. A la vez eran forzados a interminables jornadas de implacable trabajo en las peores condiciones de alimentación y sanitarias. Un verdadero infierno que desequilibró mentalmente a muchos, al extremo de que llegaron a ser frecuentes los casos de automutilaciones con la desesperada intención de escapar de aquella pesadilla.

En resumen, se trató de otro típico engendro totalitario, en este caso con el diabólico objetivo de anular a todo un amplísimo segmento de la población cubana que no era "asimilable" para el sistema que por entonces se implantaba a nuestro pueblo.

Más de 25,000 personas pasaron por la UMAP durante los casi tres años que duró. Finalmente, la creciente divulgación internacional de aquella barbarie y el rechazo que se iba generalizando, obligó a la tiranía a decretar su final en 1968.

Los que vivieron en sus carnes los horrores de la UMAP, la resumen con estas palabras:


"DONDE NUNCA HUBO UN GESTO QUE FUERA HUMANO".


Fuentes:Entrevista y escrito de Eduardo Valdés
Página Electrónica de la UMAP-I M H C

Alcaldesa
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1579
Edad : 105
Hobbies : cazar moscas y mentirosos. las moscas son mas dificiles.
Valoración de Comentarios : 626
Puntos : 1325
Fecha de inscripción : 29/10/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Alcaldesa el Sáb Feb 10, 2007 2:02 am

No olvidamos las UMAP
Rafael Ferro Salas, Abdala Press
PINAR DEL RIO, Cuba - Noviembre (www.cubanet.org) - En días recientes leí en El Nuevo Herald de Miami un trabajo escrito por el colega Pablo Alfonso. El trabajo se titula "¿Te acuerdas del UMAP, Fidel?"
En su artículo Pablo hace un recuento -a grandes rasgos- de lo que fueron en Cuba las Unidades Militares de Ayuda a la producción (UMAP), creadas por el régimen castrista en la década de los setenta. Fue un proyecto monstruoso, casi copia fiel de los campos de concentración nazis durante la Segunda Guerra Mundial.
Las UMAP marcaron para siempre a la generación de aquel tiempo. El estigma lo llevan los que fueron llevados a esas unidades y lo cargan también los que teniendo uso de razón fueron testigos de la barbarie. Yo pertenecía al segundo grupo.
Tenía catorce años y recuerdo todavía con miedo el ambiente que se respiraba en las calles de mi ciudad. Se estaba llevando a cabo en la isla por parte del régimen una especie de revolución cultural. Todo lo que olía a extranjero se consideraba enemigo de la revolución cubana. Entonces quedó acuñada una frase: "Diversionismo ideológico".
Usted podía ser acusado de diversionista ideológico si escuchaba música en inglés. Usted era considerado enemigo de la revolución si llevaba el pelo largo. Entonces usted estaba a unos pasos nada más de entrar (ser entrado) a las UMAP en calidad de recluso.
A las UMAP fueron llevados Testigos de Jehová, cristianos, homosexuales, hippies, santeros y chulos. Pero en la antesala de las UMAP se sufría también, y esa antesala estaba en todas las provincias de la isla, en cada calle, rondaba como una maldición por cada esquina.
Mi recuerdo más triste lo es aquella ocasión en que vi cómo una turba de personas identificadas con el gobierno interceptaron a dos jóvenes en la calle principal de mi pueblo. Los dos muchachos devenidos víctimas tenían el cabello largo. Los que formaban la turba "revolucionaria" llevaban tijeras en las manos y de manera brutal les cortaron el pelo. Lo hicieron dando cortes rabiosos con aquellas tijeras los unos, mientras los otros mantenían inmovilizados en el suelo a los atacados.
Aquellos dos infelices salieron después - a la vista de todos los transeúntes- con sus ropas sucias y rotas debido al forcejeo. Llevaban sus cabellos cortados en jirones disparejos. Uno de ellos lloraba.
Dos años después yo entré a una escuela militar muy conocida en Cuba por aquellos años. La escuela "Camilo Cienfuegos". A los que entrábamos en ella nos llamaban "camilitos". Era una especie de academia elite de las Fuerzas Armadas revolucionarias cubanas (FAR). Se habían creado con el objetivo de formar en ellas a los futuros oficiales del ejército cubano. Las escuelas de camilitos tenían reglas estrictas e inviolables y esas reglas no escapaban al absurdo que se vivía. Para reafirmar lo dicho, me viene a la memoria una anécdota que marcó el curso de mi vida como inconforme en esta isla de amaneceres dudosos.
Una noche me encontraba en una de las aulas con unos amigos escuchando (de manera clandestina en aquellos tiempos) un casete de los Beatles. Fuimos sorprendidos por un sargento jefe de compañía y de inmediato nos llevaron a todos a una corte militar. Después de encausarnos como "diversionistas ideológicos" nos expulsaron de la escuela, y como castigo final de escarmiento nos entraron en el Servicio Militar Obligatorio.
A veces me encuentro con algunos de los viejos amigos que fueron juzgados conmigo en aquella causa absurda. Ya peinamos canas unos y los otros no tienen apenas pelo que peinarse. La memoria sigue empecinada en recordar aquellos tiempos duramente humanos y muy parecidos a los que vivimos hoy aquí en la patria. Esos amigos y yo conversamos bastante sobre lo que sufrimos, lo que estamos sufriendo y lo que todavía nos queda por sufrir.
Han cambiado algunas cosas, al parecer otras están obligadas al estancamiento eterno. Ahora hay un parque que lleva el nombre de John Lennon y hasta existe una estatua a tamaño natural del beatle mayor sentado en un banco.
Esa estatua fue develada por el hombre que más manda en Cuba. El mandamás tuvo la gentileza de sentarse junto a la escultura de Lennon para ser fotografiado con el hombre que aseguraba no ser el único soñador del mundo. Lennon tenía sentado a su lado, por un instante, a una de las personas que más sueños ha roto en este planeta. Quien rompe sueños es un sembrador de pesadillas. Las UMAP fueron una de las que más hondo nos sembraron en el alma.
Nosotros, los cubanos de adentro y de afuera, no olvidaremos (nunca podremos olvidar) aquel proyecto de terror y muerte llamado UMAP.

Fuente: Cubanet

Alcaldesa
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1579
Edad : 105
Hobbies : cazar moscas y mentirosos. las moscas son mas dificiles.
Valoración de Comentarios : 626
Puntos : 1325
Fecha de inscripción : 29/10/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Alcaldesa el Sáb Feb 10, 2007 2:16 am

Cuba: Días de Trabajos Forzados

Por JESUS HERNANDEZ CUELLAR

Hace hoy 34 años, el 26 de mayo de 1969, varios miles de jóvenes cubanos fueron concentrados en el Estadio Latinoamericano de La Habana. Supuestamente habían sido reclutados para cumplir su Servicio Militar Obligatorio, de tres años de duración.

En cuestión de horas fueron trasladados a la terminal de trenes de la capital y más tarde partieron sin rumbo conocido hacia el interior de Cuba. La entonces provincia de Las Villas fue su destino final, pero sus familiares no lo sabían. Se les organizó por unidades de aproximadamente 500 hombres. Una de estas unidades partió hasta la región de Vueltas y fue finalmente asentada en dos campamentos, que previamente habían albergado a prisioneros comunes. El lugar con humanos más cercano era un granja llamada Chiqui Gómez, a seis kilómetros de los campamentos. El poblado de Vueltas estaba a unos 20 kilómetros.

Las duras jornadas de supuesto entrenamiento militar sorprendían a los jóvenes porque no había armas. Luego de 45 días, la preparación había concluido y las pruebas de tiro, que darían fe de la capacidad de los chicos para enfrentar "cualquier invasión del imperialismo yanqui", se hicieron con escopetas de pelets y un viejo M-52. Todos aprobaron, aunque hubiesen fallado los tiros.

En pocos días fueron llevados al aeropuerto militar de Santa Clara y embarcados por avión rumbo a la tristemente célebre Isla de Pinos. Allá, al sur de la costa sur de La Habana, fueron acomodados en el área destinada a la guarnición del antiguo Presidio Modelo, convertido entonces en un museo. Su misión: trabajar de sol a sol en las canteras de mármol de Nueva Gerona. La edad promedio de los jóvenes era de 17 años. Su sueldo: siete pesos mensuales más comida y albergue.

Había estudiantes, seminaristas católicos, santeros, paleros, bautistas, evangelistas, testigos de Jehová, varios asmáticos, dos sordos, un loco, un retrasado mental, un músico y aspirante a tecnólogo llamado Humberto León, un poeta aficionado a la historia, Andrés Cárdenas, un joven de fe católica que más tarde se convertiría en un reconocido activista de derechos humanos, Oswaldo Payá, y un servidor.

En las canteras funcionaba el Combinado Industrial de la Construcción, y allí se mezclaban cemento y arena llevados en carretillas hasta enormes concreteras, se hacían bloques prefabricados de viviendas, se torcían columnas de acero, se soldaban piezas de metal y se analizaban los materiales a usar. A las pocas semanas se abandonó por completo el uniforme militar. En la unidad, que posteriormente se trasladó a unas naves de madera al pie de la cordillera de la Sierra de las Casas, había un solo M-52 que se usaba para las guardias nocturnas -luego no hubo más guardias- y una vieja pistola propiedad del jefe de la unidad. Un día, Napoleón, un joven negro loco se la robó y huyó. Finalmente lo encontraron sin incidentes que lamentar.

Los enfermos -sordos, locos, asmáticos y el retrasado mental- fueron finalmente dados de baja a los pocos meses. Los demás seguimos atados a las canteras, sitio en el que debíamos estar hasta mayo de 1972.

Nuestra unidad, sin duda alguna, funcionaba como un campo de trabajos forzados muy parecida a las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), en las que se habían cometido atrocidades increíbles contra jóvenes cubanos entre 1964 y 1968. La mayoría de las víctimas de las UMAP eran homosexuales, y aquellos verdaderos campos de concentración fueron cerrados en el 68 ante numerosas presiones internacionales.

Sólo que nuestra unidad no tenía alambrada, ni se produjeron ataques de los militares con bayonetas, ni nos obligaron a trabajar de madrugada. Con el cierre de las UMAP, el gobierno cubano no resolvió el problema que lo había llevado a abrirlas: producir un castigo ejemplar a jóvenes descarriados. Aunque entre nosotros había muy pocos homosexuales, sí había jóvenes cuyos padres intentaron sacarlos de Cuba sin éxito en la década de los 60, u otros con fuertes convicciones religiosas. Ninguno de nosotros era candidato natural a convertirse en "el hombre nuevo" que proponía el Che. Y se nos castigó en las canteras de mármol durante tres años, como a delincuentes comunes.

Pero la juventud lo aguanta todo, y todo lo convierte en humor y diversión. Nuestros jefes eran campesinos con cierta preparación militar, pero muy poca. El jefe de la unidad, conocido como Caballo Loco, era apenas sargento de segunda clase. La mayoría de los jefes de compañías no tenían grado alguno.

En una ocasión, uno de los muchachos escuchaba en un radio de baterías el alunizaje del Apollo 11. Uno de los jefes lo sorprendió y le preguntó qué hacía. El joven, sin saber que escuchar aquella transmisión desde el extranjero era algo peligroso, le respondió: "Jefe, los americanos llegaron a la luna".

Pero el jefe, que aparentemente tampoco sabía que en la Cuba de aquellos días escuchar algo así era propio de contrarrevolucionarios, le respondió:

"¡No comas mierda, muchacho. Tú no sabes lo mentirosos que son los americanos!"

Con mucho trabajo, convencimos al instructor político de que en uno de los albergues vacíos de la unidad, podíamos armar una biblioteca, con libros que cada uno haría traer desde su casa.

Designamos a uno de los reclutas como bibliotecario, y desde entonces cuando el instructor político se dirigía a él, lo llamaba así: "¡Oye, tú, biblioteco!". Se volvió el hazme reir de los muchachos.

Una vez, el instructor político pronunció un discurso sobre Lenin. Atolondradamente cambiaba y combinaba las épocas arbitrariamente, llegando a decir que "el compañero Lenin venció a las hordas hitlerianas". Cuando terminó, Humberto León y yo nos acercamos a él y le explicamos que Lenin había muerto en 1924 y que la invasión de Hitler a la Unión Soviética fue durante la Segunda Guerra Mundial, de 1939 a 1945. Nos miró receloso y nos dijo:

"Tá bien. Menos mal que me lo dijeron aquí, aparte, porque si me lo dicen delante de la gente, van presos".

Todos los días, algún que otro recluta se inventaba una enfermedad para no ir a trabajar, y los argumentos eran formidables. Le decían a los jefes que debían ir al médico porque tenían "una raíz cuadrada en el pie", o "un logaritmo en la columna vertebral". Eran pequeñas venganzas, explotando el lado débil de nuestros carceleros disfrazados de jefes militares.

Fue la época en que Oswaldo Payá consiguió la llave de la parroquia de Nueva Gerona, abandonada e inactiva desde algún tiempo atrás, en medio del torbellino marxista-leninista y el acoso a los católicos. Payá comenzó a reunirse con jóvenes católicos en aquel lugar, y fue allí que se le escuchó decir, tal vez por primera vez, que nunca sería comunista, que nunca dejaría de ser católico, y que jamás abandonaría Cuba.

Muchos de nosotros logramos salir de Cuba años después, con las huellas de aquella experiencia a cuestas. Andrés Cárdenas, ahora fisioterapista en Tampa, abandonó Cuba rumbo a España en 1979. Humberto León, que más tarde cumplió una condena de cuatro años de cárcel por escribir "propaganda enemiga", salió hacia Costa Rica en 1984 y es hoy un programador de BellSouth en Miami. Treinta y cuatro años después, Oswaldo ha cumplido su promesa de no convertirse al comunismo, de seguir siendo católico, y de no abandonar Cuba.

Después de conocer su largo historial al frente del Movimiento Cristiano Liberación desde la década de los 80, y de su actual Proyecto Varela, para muchos de nosotros fue un honor conocerlo en las canteras de mármol de Isla de Pinos, un sitio que trasladó al temperamento entonces juvenil de cada uno de nosotros, un poco de su mármol, tal vez para que fuésemos más resistentes ante la horrible realidad política de nuestro país que aun hoy flagela a los cubanos.
Fuente:© CONTACTO Magazine 26 de mayo de 2003

Alcaldesa
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1579
Edad : 105
Hobbies : cazar moscas y mentirosos. las moscas son mas dificiles.
Valoración de Comentarios : 626
Puntos : 1325
Fecha de inscripción : 29/10/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Alcaldesa el Sáb Feb 10, 2007 2:46 am

*solo este capitulo el articulo copleto se puede encontrar en www.mariaargeliavizcaino.com *

ESTAMPAS DE CUBA POR MARIA ARGELIA VIZCAINO
Historia del Servicio Militar Obligatorio y la UMAP

Parte IV de VI - La UMAP

Si drástica fue la creación del Servicio Militar Obligatorio (S.M.O.) para las familias cubanas, peor fue la UMAP
(Unidad Militar de Apoyo a la Producción) que como dice la licenciada María Pérez Castillo en su artículo
publicado en CubaNet.org en diciembre de 1998 «cuyo rigor disciplinario las acercó más a los campos de
concentración que a centros productivos», pues aquí designaron a todos los «indeseables», no importaba la
edad militar establecida, los había hasta de 50 años y casados con hijos, para trabajar en las labores
agrícolas, en unos campos de trabajos forzados diseñados igual que los campos de concentración nazi, en la
provincia de Camagüey.

Todo surgió a raíz del reciente viaje de Raúl Castro a la China comunista y contemplar lo que estos tan
sanguinariamente habían creado para este propósito, quitando de la calle a todo el elemento peligroso,

desafecto a su sistema como: los que se quedaron con la antigua Visa Waiver de 1961 por la Crisis de los
Misiles (como mi tío Tony); algunos de los que había presentado para irse legalmente por los Vuelos de la
Libertad; los estudiantes y maestros universitarios que no estaban integrados a la Milicia o al C.D.R. (Comité
de Vigilancia); a los hijos de los ex-militares de Batista que aún estaban en Cuba y los hijos de los presos
políticos; a los presos o ex-presos como mi primo Carlos Alberto Díaz, (aún en Cuba) por tratar de salir
ilegalmente del país; los religiosos (principalmente Testigos de Jehová y los Adventistas, o los que estudiaban
en el seminario para sacerdotes como Jaime Ortega Alamino, que posteriormente fue Cardenal de La
Habana); los que vestían ropa extranjera, a la moda de los países capitalistas, que andaban con el pelo un
poco largo como se usaba; y los peores que la pasaron, los homosexuales, que los humillaban y perseguían
con más rencor, como si su preferencia sexual pudiera tumbar la macabra revolución. Después de todo
salieron bien, pues en China dicen que los habían matado en masa.

De esta forma el gobierno también se aliviaba del descontento de los simpatizantes a raíz de la creación del S.
M.O., porque como buenos comunistas eran envidiosos, y se sentían mejor al ver que a los contrarios se les
daba más mal trato en la UMAP que en el Servicio. Es que según los gobernantes, a la UMAP enviaron la lacra
social que perjudicaba el desarrollo de la «Revolución» sin embargo, en Cuba se albergaban todos los
terroristas, narcotraficantes y guerrilleros, usándola como base de operaciones, y desde allí se preparaban
para hacer sus grandes disturbios en toda Latinoamérica y extenderse por otros continentes, para esto se creó
en La Habana, en enero de 1966 la OSPAAAL (Organización de Solidaridad de los Pueblos de Asia, Africa y
América Latina), para con ayuda de los izquierdistas del mundo, tratar de penetrar el comunismo en todo el
orbe, y desestabilizar las democracias y el desarrollo a como diera lugar.

Con la UMAP se restablecía abiertamente el tiempo de la esclavitud africana: mano de obra barata, mal
alimentados, descuidados, explotados y humillados. Con este fin se hicieron dos llamados grandes con
algunos intercalados; el primero fue en noviembre de 1965. A casi todos los acuartelaban por unos 40 días
incomunicados, otros se demoraron más tiempo sin saberse nada de ellos por estar más aislados y en
condiciones mucho peores.

En el llamado que enviaron a mi tío Tony fue una recogida muy grande que hicieron en Guanabacoa, Regla y
otros municipios de La Habana, el 16 de junio de 1966, y los ubicaron en el antiguo Central Baraguá, en ese
tiempo llamado Costa Rica, en Camagüey. La primera visita se la dieron un domingo después de tres meses
de cautiverio. El primer permiso de salida tuvo que esperar hasta diciembre y los días que le daban dependía
de la «emulación», por lo que las metas de trabajo asignadas eran bien altas y difíciles de cumplir, algunos se
ganaron dos semanas, pero los más, obtuvieron sólo una, menos 2 días que perdían en el largo viaje hacia La
Habana. Ellos justificaban que era tiempo de zafra para no dar salidas, pero después era por la limpia de la
caña y otros cultivos, la cuestión era alejarlos de la familia. También trataban de trasladarlos al poco tiempo,
nadie quedaba establecido en la misma Unidad Militar, para que no crearan grupos unidos capaces de
protestar o sublevarse. Igualmente a los que asignaban al S.M.O. los trasladaban constantemente, y sobre todo
los ubicaban lejos de sus casas. Me contó la Sra. María Triana que a sus hermanos, viviendo en Ciego de Avila,
cerca de tantos campos de caña los mandaron a Morón y a Vertientes en la Prov. de Las Villas, a cortar caña.

A mediados del tiempo de los primeros reclutamientos para la UMAP, les dieron de baja a todos los mayores
de 27 años y los pasaron para la Reserva, debido a la evidente arbitrariedad con la edad militar establecida y a
la crisis desatada con la manutención de la familia. A finales del año 1968 decidieron acabar con la UMAP,
porque la opinión mundial los estaba perjudicando, y desmovilizaron a todos los que desde un principio
entraron bajo el nombre UMAP, pero no así a los que estaban en las mismas condiciones de la UMAP bajo
otros nombres. Esos jóvenes esclavos fueron enviados a la «Columna Juvenil del Centenario», con los
jóvenes estudiantes becados y en las Escuelas en el Campo, pero sobre todo, con los integrantes del Servicio
Militar Obligatorio que enviaban a las cárceles por indisciplina, como una cerca de Guanabacoa y San Miguel
llamada El Pitirre.

En la UMAP se torturaba síquica y físicamente, a esto contribuía las condiciones de vida que eran
infrahumanas, constantemente vigilados, amenazados de que ahí estarían hasta que se pudrieran, con
campamentos en precarias condiciones, sin servicio sanitario, con una fosa común detrás de la barraca donde
dormían. No tenían agua corriente para bañarse, y para colmo no se les permitían hacerlo diariamente, sólo
cuando le tocara al escuadrón, y si había frío se congelaban, por la corriente de aire que entraba y el agua fría.
Al principio les quitaban la ropa para que no se fugaran. Fue desquiciante para muchos, que no lo resistieron,
de ahí que perdieran la vida asesinados o suicidados centenares de jóvenes.

Lo vivido en los Campos de la UMAP, quedará en la historia como una más de las violaciones de los derechos
humanos que se cometen en Cuba, que muy pocos historiadores han escrito y que por ser tan extenso y
deprimente no puedo relatarlo aquí. En el exilio existe desde la década de 1990 una Organización de Ex-
confinados de la UMAP, dirigida por Emilio Izquierdo, el Dr. Raúl Inda, entre otros, que son los únicos que
dignamente se mantienen denunciando las atrocidades allí cometidas y el asesinato de miles de reclutados a
la fuerza.

Fuente:Ma. Argelia Vizcaino web page

Alcaldesa
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1579
Edad : 105
Hobbies : cazar moscas y mentirosos. las moscas son mas dificiles.
Valoración de Comentarios : 626
Puntos : 1325
Fecha de inscripción : 29/10/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Alcaldesa el Sáb Feb 10, 2007 3:25 am

Distribuidopor la Voz de Cuba Libre @aol.com
Subject: Cuba-U.M.A.P.
Date: Wednesday, January 23, 2002 09:41 PM


Para los que ahora se quejan del trato a los talibanes en la base naval de Guantánamo, parece que se olvidaron o nunca conocieron los inhumanos Campos de Concentración de la UMPAP en Cuba. Allí nunca se conoció un gesto humano o una palabra de aliento, al contrario eran
tratados como modernos esclavos, con atroces castigos que los obligban a auto mutilarse. Aislados del mundo y de sus familiares, pero ni la Cruz Roja ni ningún país hizo nada.

Cuba - U.M.A.P.: otra manipulación sucia del tirano
Reportaje Exclusivo de Pedro Díaz Hernández en el
Libre que dirige Demeterio Pérez, Jr.

Los campos de concentración de la U.M.A.P. (Unidad Militar de Ayuda a la Producción) fueron creados por el propio dictador Fidel Castro para reprimir y castigar a los jóvenes que se opusieran a su ideología marxista. Algunos testigos de esa triste historia, recuerdan su vida entre alambradas.

Francisco García Martínez, nació en Jovellanos, Matanzas. Para mí esos campos de concentración de la UMAP fueron de tan amplia magnitud de terror que nunca nadie que haya estado allí los podrá olvidar. Allí no existía ningún tipo de derecho humano. Todo lo que una mente humana puede imaginarse de terror y crimen, ahí prevalecía. Caí preso el 7 de diciembre de 1961, en Seguridaddel Estado de Matanzas. Fui trasladado a San Severino. Me hicieron una acusación de sabotaje, me pedían una sentencia de treinta años con tan sólo catorce años de edad que tenía. En el juicio no pudieron demostrar que yo había dado fósforo vivo a los cañaverales. En junio me citaron al cuartel de Jovellanos. Cuando llegué allí vi a un grupo de casi doscientos jóvenes que los habían metido en los establos (caballerizas) de caballos, llenos de estiércol. De ahí nos llevaron en rastras al estadium de Camagüey, mientras otros fueron para Ciego de Avila. Al día siguiente vino el comandante Casillas quien nos dijo que habíamos llegado a la UMAP de donde solamente saldríamos vivos siempre que cumpliéramos las órdenes impartidas por los oficiales. Mis manos y piernas están llenas de heridas, muchas hechas por mí para tratar de salir de aquel infierno. Nos tenían en lugares remotos de Camagüey, donde los mosquitos mataban a los caballos y también a las personas. Allí vi amarrar a los hombres desnudos a una cerca de alambre de púas. Todavía tengo en mi memoria presente los gritos de aquellos hombres torturados, quienes permanecían noches y días enteros amarrados sin recibir ni comida, ni agua. A mi me obligaron abrir hoyos en la tierra de mi altura, que cubrir completamente mi cuerpo. Después me ordenaban taparlo y a abrir otro. A otros les mandaban a abrir hoyos y los llenaban de agua y los mantenían cuatro días con la cabeza afuera solamente. Vi compañeros míos arrastrarlos amarrados a un caballo por las guardarayas. Creo que en tortura vi todo lo que se puede ver en este mundo.
Salí hacia el exilio en tres gomas de tractor infladas hasta la mitad. Estuvimos cinco días en el Océano Atlántico. Nos recogieron 29 millas de Cayo Hueso, en 1972.
Actualmente reparo prendas y me dedico al oficio de joyería y relojería en Miami. Al mismo tiempo vendo pinturas y hago marcos para mis cuadros. Y tengo mi propio negocio.

Emilio Izquierdo Jr, de Bahía Honda: Al cumplir los 18 años de edad fui internado en los campos de concentración de la UMAP. La razón que pusieron en mi causa fue: católico activo. También por ser hijo de un preso político por delitos contra los poderes del Estado. Mi padre había ayudado económicamente a los alzados contra Fidel. Tenía que ir a una alambrada porque era hijo de mi padre, practicaba la religión activamente en la parrroquia de Bahía Honda. También me acusaron de reunirme con masones. En junio de 1966 me llevaron a los campos de
concentración de la UMAP en Camagüey. En el entronque de Cunagua nos recibieron con ametralladoras y un despliegue policial increíble como criminales convictos. Nos concentraron en el estadium de Morón. Había hasta ametralladoras antiaéreas y no venían aviones sino indefensos jóvenes. A la población del lugar le dijeron que para esos campamentos venía lo peor de la sociedad. Eramos criminales convictos sin juicio y sin delito alguno. Los alambres de púas eran hacia adentro para que no pudiéramos escaparnos. Estuve allí dos años preso. En Cuba siempre los crímenes se heredan. Uno es el hijo de... y como mi abuelo había pertenecido a la Guardia Rural eso influyó y decían los comunistas que yo era nieto de un esbirro. Pero el problema fundamental es que los jóvenes que fueron llevados a la fuerza a la UMAP no accedían dejarse adoctrinar, se mantenían en organizaciones fraternales. Incluyendo a la religión yoruba, afrocubana. El primer fusilamiento fue a Alberto de la Rosa, que le decían Eleguá. La Asociación de Ex-Confinados Políticos de la UMAP la creamos en septiembre de 1995, para denunciar estos crímenes ante el mundo. En la actualidad Emilio Izquierdo es chofer delimosina, atendiendo a altas personalidades artísticas de distintos países del mundo, que visitan Miami.

Cecilio Lorenzo nació en Cabaiguan, como él mismo dice en un humilde bohío de yaguas y piso de tierra en el centro de una colonia de caña.
"Entre al campo de concentración de la UMAP a los diecisiete años de edad, y salí casi a los veintiuno. A nosotros nos fabricaban expedientes que decían falsedades: a uno le ponían homosexual, adictos a las drogas, vago habitual, alcohólico, lacra social, pero no importaba lo que la persona fuera o dejara de ser. En mi caso dirigente de religiones fraternales. Los expedientes eran una monstruosidad. Sin embargo, los delincuentes que se plegaron al régimen no fueron para la UMAP. A mí me acusaron de vago habitual y de tener un taller de joyería desde los catorce años. Los campamentos estaban formados por 120 reclusos. Unos 25 cuadros de mando y guarnición. El régimen de trabajo forzado empezaba de cuatro y media a cinco de la mañana y terminaba al oscurecer. Después de una clase política obligatoria y a las 9 de la noche silencio. Cuando alguien se fugaba levantaban a todos por la madrugada y nos disciplinaba castigándonos marchando, corriendo, entre un campo rodeado de alambradas. Recibíamos castigos corporales y físicos, además de castigos psicológicos hasta juicios sumarísimos que podía llevar la pena de muerte. En nuestros campamentos se firmaba y ejecutaba las penas de muerte, sin tener que ir a otro mando militar. A los Testigos de Jehová los condenaron a todos a cuatro años de privación de libertad por negarse a cumplir la disciplina militar. Vi enlazar a mis compañeros y arrastrarlos con un caballo de kilómetro de distancia y llegar tinto en sangre. Al Testigo de Jehová Luis Fortún le dieron golpes en el piso hasta desprenderle el pómulo. Nosotros nos mutilábamos y cortábamos los tendones para poder ir a algún hospital, porque nos tenían incomunicados. Desde allí tratábamos de comunicarnos con la familia. No teníamos contacto con el mundo exterior. Vine en 1980 cuando el Mariel. Tuve que dejar a mi mujer y a mi hijo. Actualmente soy el dueño de una joyería en Hialeah, donde trabaja toda mi familia.

Reportaje Exclusivo de Pedro Díaz Hernández

Fuente:LaVozLibredeCuba


Última edición por el Sáb Feb 10, 2007 3:34 am, editado 1 vez

Alcaldesa
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1579
Edad : 105
Hobbies : cazar moscas y mentirosos. las moscas son mas dificiles.
Valoración de Comentarios : 626
Puntos : 1325
Fecha de inscripción : 29/10/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Alcaldesa el Sáb Feb 10, 2007 3:33 am

Elegua: Testimonio de la UMAP (1)

Al amigo Alejandro Rodríguez, testigo excepcional del presente hecho

por Ramón Díaz Marzo, periodista independiente
LA HABANA, octubre - Elegua era un negro feo cuando llegó con 17 años a nuestro campamento y se arrimó a la gente del ambiente. Tú sabes lo que es el ambiente, ahora le dicen así, pero cuando estábamos sometidos por los españoles, eran sociedades secretas de negros cubanos, y se precisaba honorabilidad para ser ñáñigo.
Lo que te contaré ocurrió una mañana. El sol, en el cañaveral, era un infierno. Yo (2) era rápido cortando caña, pero mi compañero de pareja, ese día, estaba enfermo. Ninguno de nosotros era campesino. El grupo nuestro era de La Habana. Corría el año 1963, que fue cuando se promulgó la Ley del SMO (3). Nosotros éramos soldados castigados, pero como nuestras faltas no merecían elevarse a un tribunal militar, optaron por enviarnos a Camagüey, donde se inauguraban los campamentos de concentración de la UMAP.
Nuestra situación en la zona de Florida, un pueblo de Camagüey, no era como la de los civiles -homosexuales, lumpens, testigos de Jehová y demás religiones. Estábamos presos, pero sin alambradas ni guardias de garita.
Al principio, nosotros sólo éramos 20 reclutas. Luego iban llegando a nuestro campamento los reclutas de otras provincias, y en uno de esos grupos llegó el negro Elegua. Nadie quería cortar caña con Elegua. La caña se corta en pareja. Elegua siempre se quedaba rezagado y yo tenía que ayudarlo.
El día de los sucesos, después que los camiones nos condujeron hasta el campo, el negro no tenía pareja en el corte, y yo le dije: "Elegua, ven conmigo". En el cañaveral, temprano en la mañana, el frío y la niebla te hacían creer que estabas en Londres, pero a las 9, cuando el sol subía, te dabas cuenta de que estabas en Cuba. La hoja de la caña tiene vellos de mujer que son puñalitos que te torturan el cuello, y el sol es una lluvia de fuego, y la tierra, una sartén sin grasa, ardiendo con un fuego subterráneo.
En el cañaveral no hay posibilidad de pisar en firme. Algunas cañas crecen retorcidas y arrastrándose. A las 11 de la mañana, y sin adelantar aún el tramo que justificara el "diez", Elegua salió a la guardarraya, donde una pareja de reclutas que sí habían terminado la mitad de la norma se permitían un descanso.
Los dos reclutas fumaban tranquilamente sus cigarros cuando vieron al negro caminar hasta ellos. "Ahí viene… está de p...(4)", dijo uno. "Es que cortar caña no es pa' to'el mundo, asere (5)", dijo el otro. Elegua se detuvo. "¿Qué vola (6)?", saludó. "Oye", dijo uno, "cerca de aquí está el teniente". El negro no contestó. Entornó los ojos y miró el azul del cielo. "Déjenme el cabo", fue lo que dijo.
Cuando le alcanzaron el cigarro, se acomodó sobre un terrón. "Esta noche tengo vuelo. Iré al batey".
"Esa mulata te va a complicar, asere".
"Aquí to'el mundo se fuga".
"Sí, es verdad", dijo uno, "pero el teniente está encarnado en tí".
"No tengo miedo":
"Hay que legislar, asere. Hay que pasar estos tres años sin pro", dijo el otro.
Dando grandes saltos, entre los surcos alguien se acercaba. Sin habérselo propuesto, los tres reclutas habían formado un círculo, y nadie habría llegado hasta el lugar sin ser visto.
"¿Tú sabes quién viene por ahí?", preguntó uno.
"¿Quién?", dijo el negro mientras le daba la última chupada al cigarro.
"El teniente".
"Vaya, vaya, vaya…", empezó a decir el teniente. "Pero si están en un picnic. ¿No me invitan?"
Los tres reclutas se incorporaron en posición de atención militar.
"Pero continúen, continúen", ordenó el teniente con sarcasmo.
Los reclutas volvieron a la posición anterior. Por educación, se sentaron dándole el frente al jefe del campamento. Quizás desde que los había visto ya había revisado el trabajo de los reclutas, o quizás no y lo que le importaba era el surco de Elegua. Quizás tampoco miró el surco de los reclutas, y mucho menos el mío y el de Elegua, a quien suponía incapaz de cumplir la norma. Para arribar a una conclusión, sólo debía dejarse arrastrar por la cólera.
"¿Así que los demás cortando, y ustedes conversando?", masculló el teniente a través de un sucio mocho de tabaco.
"Nosotros terminamos la mitad de la norma, teniente. Además, ya casi es la hora del almuerzo".
Elegua alzó sus ojos hasta la cara crispada del teniente. Y el teniente seguía diciendo: "El verdadero revolucionario no tiene norma. Si termina su norma, debe entrar a otro surco".
La naturaleza había maltratado a Elegua a la hora de su nacimiento. No por negro, sino por feo. Especialmente la pupila enrojecida de sus ojos, y cuando los alzó, su fealdad se acentuó, dándole al rostro un involuntario desafío. Y mientras el teniente hablaba, se fijó en aquella mirada.
"Y tú, ¿qué me miras?"
El negro bajó los ojos sin contestar. Pero el teniente Mora siguió hablando: "No vayan a pensar que por ser yo el jefe, de presentarse la ocasión, no soy capaz de entrarme a trompadas con cualquiera de ustedes. ¡A mí hay que respetarme de hombre a hombre! No me gusta que me miren mucho.
El problema de Elegua consistía en no poseer otra cara para mirar al mundo y que el mundo lo mirase a él. Sorprendido, volvió a levantar, sin el menor asomo de violencia, sus buenos pero feos ojos. Y como le cuento, su cara fea, especialmente la pupila enrojecida, quedó al descubierto.
Cerca del lugar había un grupo de árboles a donde había llegado el camión del almuerzo. Desde todas partes se oía: "Llegó el almuerzo… llegó el almuerzo".
Los dos reclutas, Elegua y el teniente estaban en otro mundo. Yo caminé hasta el lugar, con un presentimiento malo.
"Buenos días, teniente", creo que dije, para suavizar la situación. Pero nadie ya podía escucharme. El teniente sabía quiénes eran los ñáñigos en el campamento. Era con quienes prefería conversar. En ocasiones, delante de aquellos hombres, ridiculizaba al negro Elegua con órdenes absurdas. Claro, sin llegar al extremo en que la dignidad puede quedar maltratada para siempre.
Pero aquella mañana, cierta calma en Elegua, con su cara fea, exasperó al veterano de la Sierra Maestra. Y el teniente repetía: "No me gusta que me miren mucho, coño".
El teniente hablaba, y Elegua hacía como si con él no fuera. Y en el paroxismo de su cólera, nos gritó: "¡Firmes!" Y parándose frente al negro, burlón, le preguntó: "¿Quién te habrá puesto Elegua, ¿eh?"
A la orden de "firmes", Elegua se había incorporado, sin darse cuenta de que en la mano sujetaba un largo machete "made in China". El teniente interpretó en ello cierta amenaza. Varios cortadores que se dirigían a donde el camión del almuerzo escucharon las voces. Entre los testigos había varios ñáñigos, y el teniente los había visto.
Recordó entonces que el negro Elegua quería, algún día, juramentarse en el juego. Y comenzó a decirle: "¿Y ese machete? ¿Piensas utilizarlo? No, no te lo creo. Pa'eso hay que tener pantalones, ¿oíste? Es más, ¿quieres que te diga la verdad aquí, delante de to'el mundo? Pues te la diré: Tú no tienes cojones pa'darme un machetazo".
En honor a la verdad, hay que aclarar una cosa: aquellos machetes chinos tenían el filo de una cuchilla de afeitar, y el machete se movió solo. Es verdad que Elegua alzó la mano, empuñando el filoso artefacto. Y cuando la bajó, el codo no se había separado de la cintura. Quiere decir, Elegua no estiró su brazo con ensañamiento. Sencillamente, el arma viajó sola, impulsada por su peso, abriéndose paso en la carne.
"Hay, ******ón, me diste".
El teniente, que siempre andaba con una pistola al cinto, hundió su mano en el aire cerca de la cintura. Pero ese día no la llevaba, y sus movimientos inútiles se repitieron varias veces. Yo he visto a un hombre matar a otro de un disparo, pero cuando me fijé en la cabeza del teniente, vi su sombrero de guano picado por el costado. La piel, de esa parte de la cara, desde el cráneo hasta poco más abajo de la oreja, le colgaba.
Me le acerqué y con mis manos sujeté el pedazo de pellejo con la oreja. "Estése quieto, teniente", creo que dije.
Elegua era el más asustado. La visión de la sangre lo había enardecido, y gritaba palabrotas mientras blandía el machete.
Entonces sí que llegaron gentes de todas partes. Viene el político del campamento corriendo, y armado con una pistola. Elegua se dio a la fuga y el político apuntaba con el arma. Apretaba el gatillo, sonaban los disparos. Pero no lo tumbó.
A Elegua lo capturaron al siguiente día, no recuerdo cómo. En cuanto al teniente, éste me apartó a un lado, y solito fue caminando hasta el camión. El mismo sujetaba su trozo de carne sin desamayarse.
En 72 horas organizaron el juicio. Cuando la población sometida supo que el fiscal sería David La Roche, del Tribunal Revolucionario de Oriente, dieron a Elegua por muerto. Improvisar un juicio en pleno monte no era nuevo. De cuando en cuando llegaban noticias de fusilamientos en otros campamentos.
Al recordarlo todo pienso que Elegua se puso fatal. Porque si hubiera sido otro teniente. Pero el teniente Mora era el sobrino del jefe de toda la UMAP.
Ese oficial, David La Roche, vino y me dijo: "Alejandro, tú que viste lo ocurrido, ¿estarías de acuerdo con la pena de muerte?"
No tuve miedo de contestarle: "El teniente Mora no está muerto. Si el teniente Mora estuviera muerto, yo estaría de acuerdo con la pena capital, porque nadie tiene derecho a matar a nadie. Pero el teniente Mora no está muerto. Además, yo vi cómo el teniente Mora lo provocó. Fue una humillación, y Elegua no supo lo que hacía".
Mi declaración trajo por consecuencia que no compareciera yo como testigo en el juicio. Tampoco citaron a los otros dos reclutas.
Cuando lo recuerdo todo, se me hace la idea de que Elegua pensó que no lo iban a fusilar. El juicio lo celebraron en el batey La Tumba. Estaba presente la plana mayor de la UMAP y grupos de prisioneros de los diferentes campos de concentración.
Durante el juicio noté en el rostro del negro cierta alegría. Seguro estaba recordando a los testigos de Jehová. A ellos los fusilaban de mentira, con balas de salva. Pero al final, cuando el juez dijo: "Condenado a muerte por fusilamiento", el rostro del negro cambió de color.
Nadie sabe de qué parte de Cuba eran los integrantes del pelotón que lo fusilaría. A Elegua lo condujeron hasta un claro, donde crecía una ceiba. Yo me encontraba entre cientos de presos. Hubiera querido despedirme del ecobio (7), pero no me habría visto: éramos muchos. Y Elegua caminaba, mirando hacia la tierra, con las manos amarradas a la espalda.
Con una soga larga ataron su cuerpo a la ceiba. En su rostro, según recuerdo, había calma, como si pensara que sólo querían asustarlo. Pero después que el pelotón hizo formación frente a él, y un oficial dijo "Preparados", y se hizo un silencio que a mí me pareció la llegada de la muerte, y el oficial dijo "Apunten", vi en él el horror de quien inesperadamente y en un instante termina por comprender que ha llegado la última hora.
El oficial gritó "¡Fuego!", y Elegua, relajado todo su cuerpo, no pudo impedir que la punta de la quijada se le hundiera en el pecho. Luego ese mismo oficial desenfundó su pistola, se acercó a la cabeza de Elegua y le dio el reglamentario tiro de gracia.
En los días sucesivos, sin nadie proponerlo, hubo duelo en nuestro campamento. Nadie hablaba. Ese ha sido el silencio más grande que he escuchado en mi vida. Luego ese silencio se fue debilitando, y la vida a poco recobró su brío. Después de todo, fusilados, o en la cama de un hospital, algún día todos moriremos.
Cuando el teniente Mora salió del hospital, no creyó en la historia del fusilamiento. Con una pistola comenzó a buscarlo por los campamentos. Yo he pensado que el machetazo de Elegua llegó hasta ese lugar donde se organizan las ideas.

1. Unidades Militares de Ayuda a la Producción.
2. Testimonio del señor Alejandro Rodríguez Martínez, testigo excepcional por ser personaje personal participante de este suceso real que me contó.
3. Servicio Militar Obligatorio.
4. Expresión popular cubana.
5. Amigo.
6. Saludo.
7. Hermano de religión.

Fuente:Cubanet

Alcaldesa
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1579
Edad : 105
Hobbies : cazar moscas y mentirosos. las moscas son mas dificiles.
Valoración de Comentarios : 626
Puntos : 1325
Fecha de inscripción : 29/10/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Martin Fierro el Sáb Feb 10, 2007 8:21 am

Y leyendo esto, todavia existen dialogueros, o viajeros añorantes, o incautos que creen que habra democracia en Cuba.
Si los mismos que hicieron esos crimenes estan en el poder.

Martin Fierro
VIP

Cantidad de mensajes : 2311
Localización : USA
Valoración de Comentarios : 440
Puntos : 1761
Fecha de inscripción : 27/11/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por PLACETA el Sáb Feb 10, 2007 7:37 pm

SI ESA BESTIALIDAD QUE FUE EL UMAP LA COPIO RAUL DE LOS CHINOS NO LO SE, LO QUE SI SE ES QUE EL MUNDO COMPRA LOS PRODUCTOS CHINOS QUIZAS SIN SABER LA GRAN CUOTA DE SANGRE QUE TIENE CADA PRODUCTO AL SER CONFECCIONADOS EN SU MAYORIA POR PRESOS POLITICOS CHINOS, QUE SON MAS DE 25 000 000, ENTONCES LOS QUE DICEN QUE A LO MEJOR RAUL ESTA BUSCANDO UNA SALIDA COMO LA DE CHINA, SEPAN QUE QUEREMOS CUBA SIN LOS CASTROS

PLACETA
VIP

Cantidad de mensajes : 5781
Edad : 57
Valoración de Comentarios : 1111
Puntos : 3420
Fecha de inscripción : 07/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Martin Fierro el Sáb Feb 10, 2007 8:13 pm

Placeta, dile eso mismo a los que estan buscando el dialogo y el levantamiento del embargo.

Martin Fierro
VIP

Cantidad de mensajes : 2311
Localización : USA
Valoración de Comentarios : 440
Puntos : 1761
Fecha de inscripción : 27/11/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por El tuerto el Sáb Feb 10, 2007 10:03 pm

Perdon por meterme en este foro tambien,los testimonios son de por si aterrantes,yo no se si PLACETAS lo dira pero yo el tuerto les digo y asumo la responsabilidad,de lo que he de decir,que no creo en un dialogo con el desgobierno que impera en nuestro pais,porque son demaciadas las muertes,es muy grande la divicion de la familia cubana,se engendro tanto odio en este periodo de nuestra existencia que resulta casi imposible perdonar.Pero al fin yal cabo perdonar es lo mas edificante que existe.Y existe el libre albeldrio.

El tuerto
MIEMBRO DE HONOR SC
MIEMBRO DE HONOR SC

Cantidad de mensajes : 7114
Edad : 57
Localización : Miami
Hobbies : Cumplir la norma de aplaudir a los farsantes,..dizque anticastristas,..
Valoración de Comentarios : 2154
Puntos : 6967
Fecha de inscripción : 05/02/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Martin Fierro el Dom Feb 11, 2007 8:02 am

¿Por alguna casualidad los que quieren dialogo y viajes a Cuba, han leido lo que aqui se ha escrito o esto no cuenta?

Siempre en ultima instancia el culpable es el gobierno americano, los comunistas no hacen nunca nada, le ronca, venir a este pais y despues morder la mano que los acogio.

Martin Fierro
VIP

Cantidad de mensajes : 2311
Localización : USA
Valoración de Comentarios : 440
Puntos : 1761
Fecha de inscripción : 27/11/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por PLACETA el Dom Feb 11, 2007 8:30 pm

ES POR TODAS ESTAS COSAS QUE NO PUEDE HABER DIALOGO CON NADIE DE LOS QUE ESTAN EN EL PODER EN CUBA, CADA DIA DE EXILIO ES UNA GOTA DE SANGRE NUESTRA Y DE NUESTRAS FAMILIAS EN CUBA, OJALA TESTIGOS DEL UMAP CONOZCAN DE ESTA OPORTUNIDAD DE CONTAR SUS VIVENCIAS, YO LES ASEGURO QUE SI EL PRESIDIO FUE DURO, EL UMAP FUE CRUEL E INHUMANO, A LOS QUE HABLAN DE DIALOGO LES PREGUNTO, HAN PENSADO EN TODO ESTO, ES VERDAD HAY QUE PERDONAR PERO A QUE PRECIO

PLACETA
VIP

Cantidad de mensajes : 5781
Edad : 57
Valoración de Comentarios : 1111
Puntos : 3420
Fecha de inscripción : 07/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Alcaldesa el Miér Nov 14, 2007 12:55 am

La UMAP el Gulag Castrista


Con este apropiado titulo (LA UMAP : EL GULAG CASTRISTA) salio a la opinion publica un libro, de nuestro amigo, el historiador Enrique Rosque describe con exactitud y testimonios lo que sucedio realmente en "los campos de concentracion y trabajos forzados" de la UMAP en la decada de los años 60.-

El proximo 19 de Noviembre se cumpliran cuarenta y dos años de la creacion en Cuba, por la pandilla de Los Castro, de un plan diabolicoy criminal contra los jovenes cubanos con el asesoramiento de los servicios represivos mas refinados del llamado y extinto bloque socialista que formaban la Union Sovietica y la Europa del Este.-

Constituimos nuestra Asociacion UMAP en Miami en el año 1995, hace ya doce años, y nos dimos a la tarea de desenmascarar al regimen terrorista de La Habana sobre todas las mentiras que habian diseminado internacionalmente acerca de la llamada UMAP, ahora nos regocijamos sobremanera al ver que los medios informativos internacionales contienen mucha de la real historia de "los campos de concentracion ytrabajos forzados" de la UMAP.-

Trabajo esclavo, vejaciones, calumnias, ofensas, enfrentamientos ideologicos, golpizas, fusilamientos, hambre, falta de atencion medica, suicidios, incendios de alambradas y sublevaciones, auto-mutilaciones, fugas, "todo lo imaginable", lo unico que faltaron fueron los crematorios al estilo Adolfo Hitler, pero todas las torturas aplicadas por Stalin en la Siberia fueron experimentadas en la UMAP contra los prisioneros politicos alli recluidos, tambien Los Castro hicieron experimentos con los homosexuales en la UMAP.-

Nuestro lema : UMAP "DONDE NUNCA EXISTIO UN GESTO HUMANO"

Ahora Mariela Castro (la hija del tirano suplente de Cuba) declara con su cinismo genetico que estas eran (LA UMAP) "Unidades Militares" que se ocupaban de educar a los jovenes para que entendieran la revolucion instaurada contra el pueblo cubano de intramuros por su padre (Raul) y su tio (Fidel), este "ente" llamado Mariela Castro habla en España,
Chile y en Argentina repitiendo las mismas mentiras de sus antecesores, repite los mismos terminos que uso la Seguridad del Estado castro-comunista en los años sesenta contra nosotros, repite las mismas mentiras que los servicios represivos castro-comunistas diseñaron para que se informara al publico sobre este crimen de odio.-

Ella, que era una niña en ese entonces, no sabe que en las calles de Cuba se decia como chiste callejero :

UMAP : U-na M-entira A-l P-ueblo

La UMAP fue una maniobra de terrorismo de estado que comenzo con la creacion de "los campos de concentracion y trabajos forzados" en la peninsula de Guanacabibes por las ideas represivas contra el pueblo cubano de Fidel, Raul y el Che (el comandante castro-comunista Ernesto "Che" Guevara).-

El 19 de Noviembre de 1965 el regimen terrorista de Cuba desato una caceria humana contra todos los jovenes que no aceptabamos el adoctrinamiento comunista y el sometimiento a la figura de Fidel Castro como poder absoluto de Cuba, desde ese dia hasta los finales de Junio del año 1966 eramos perseguidos en las calles de nuestra amada Patria, calle por calle, barrio por barrio, pueblo por pueblo, ciudad por ciudad, en las ciudades y en el campo fuimos recogidos como criminales y convictos del crimen mas grande que se comete en la Cuba de Los Castro :

DESACATO A LA FIGURA DEL COMANDANTE EN JEFE !

Usaron trenes, cientos de omnibus y camiones militares para capturarnos y enviarnos a las alambradas que llenaron a la otrora productiva y señorial provincia de Camaguey en un gigante campo de trabajo esclavo, los calculos sobrepasan la cifra de mas de 25,000 jovenes cubanos capturados y encarcelados. -

La UMAP fue la primera instauracion de la Hoy conocida como "LA LEY DE PELIGROSIDAD" !

Junto a nosotros tambien fueron enviados presos militares, homosexuales, delincuentes comunes y un grupo de funcionarios castro-comunistas que el Comandante en Jefe y sus complices los acusaban de corrupcion, les llamaban los de "la dulce vida", entre Ellos viajo el hijo de Raul Roa Kuori, "Hoy el flamante embajador de las pandillas de Los Castro ante El Vaticano".-

Otros como Raul Roa Kuori tambien permanecen sometidos al terror comunista como son : El Cardenal Jaime Ortega y Alamino, el obispo Alfredo Petit Vergel y el cantautor Pablo Milanes.-

Miles hemos logrado escapar del terrorismo de estado castro-comunista y gracias a Dios, y a los paises democraticos que nos han dado asilo politico, estamos orgullos de nuestras ejecutorias intelectuales y nuestro papel como padres de familia y ciudadanos honrados, decentes y trabajadores en otras naciones democraticas del mundo contemporaneo, pero desgracidamente todavia miles de nuestros hermanos permanecen bajo la bota castro-comunista del regimen cubano.-

El Presidente de los Estados Unidos de Norteamerica, George W. Bush, al entregarle una medalla de reconocimiento a los hijos del prisionero politico cubano, Dr. Oscar Elias Biscet, declaro a la Cuba de Los Castro como : "EL GULAG CUBANO"

Los hijos del Dr. Oscar Elias Biscet recibieron con orgullo esta medalla en nombre de TODOS LOS PRISIONEROS POLITICOS CUBANOS, nosotros le damos las mas expresivas gracias al Presidente de los EE UU y a los hijos del Dr. Biscet por esta denuncia contra el regimen terrorista de Los Castro a la opinion publica mundial.-

Nosotros en nuestra Asociacion UMAP ya habiamos colaborado para que existiera un libro de testimonios sobre la UMAP titulado :

LA UMAP : EL GULAG CASTRISTA !

Salvemos a Cuba de las garras del comunismo internacional !

Unamos nuestros esfuerzos por una Cuba Libre, Independiente y Democratica !

Salvemos a nuestros hermanos de la UMAP que, todavia despues de 42 años, viven atrapados en ese "GULAG CUBANO" que es el regimen terrorista de los hermanos Castro !

No mas contubernios, negocios, ni complicidades con el tirano de Cuba, su hermano, y sus pandillas nacionales e internacionales !

"PARA CUBA YA ES HORA"


Fuente:
Emilio Izquierdo Jr.
Secretario de Relaciones Publicas
Asociacion UMAP Miami Florida


NOTA : Cualquier persona o entidad puede publicar este articulo sin
necesidad de nuestra previa autorizacion

Alcaldesa
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1579
Edad : 105
Hobbies : cazar moscas y mentirosos. las moscas son mas dificiles.
Valoración de Comentarios : 626
Puntos : 1325
Fecha de inscripción : 29/10/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por francisco germes cuesta el Miér Nov 14, 2007 8:45 am

NO PUEDE HABER DIALOGO, LO QUE SI TIENE QUE HABER ES UN NUREMBERG CUBANO

Paco

francisco germes cuesta
VIP

Cantidad de mensajes : 3472
Edad : 55
Localización : EN EE UU
Hobbies : Combatir al Enemigo
Valoración de Comentarios : 1008
Puntos : 2091
Fecha de inscripción : 14/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por cocotero60 el Miér Mayo 21, 2008 6:28 pm

Hola.
Por favor, alguno de los que aquí ha posteado podría opinar sobre la fecha exacta o aproximada en que se cerraron definitivamente estos campamentos en 1968? ¿Fue anunciado en algún medio de información de la isla, o se dijo en un discurso, o cómo fue la cosa?
Podrían quizá ubicar el hecho asociado con algún evento internacional que se celebraba por esos días o algo parecido.
De antemano, gracias a cualquiera que pueda aportar datos para esclarecer esa fecha, que no aparece en ningún lado de internet.

cocotero60
Nuevo Integrante

Cantidad de mensajes : 1
Valoración de Comentarios : 0
Puntos : 0
Fecha de inscripción : 21/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por francisco germes cuesta el Miér Mayo 21, 2008 6:53 pm

Bienvenido al FORUM, Secretos de Cuba, cocotero60.
Sientete como en tu propia casa, informate, participa, etc.

Saludos

Francisco

francisco germes cuesta
VIP

Cantidad de mensajes : 3472
Edad : 55
Localización : EN EE UU
Hobbies : Combatir al Enemigo
Valoración de Comentarios : 1008
Puntos : 2091
Fecha de inscripción : 14/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por guarachero el Jue Sep 11, 2008 4:13 am

Quiero ante todo mandarle saludos a Jesus Hernandez Cuellar.
Hace poco ,navegando en la internet,me encontre de pronto con el articulo que hizo Jesus acerca de las "unidades del smo "radicadas en Las villas e Isla de pinos entre ls años1969 y 1972.
Yo puedo atestiguar que todo lo que dice es verdad ,porque yo fui movilizado el mismo dia que el( 26 de mayo de1969)y estube en esa misma "unidad".Primero en la villas y despues en isla de pinos (primero en el escuadron y despues en "los mangos".

guarachero
Nuevo Integrante

Cantidad de mensajes : 1
Valoración de Comentarios : 0
Puntos : 0
Fecha de inscripción : 11/08/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por davisito el Jue Sep 11, 2008 9:48 am

Las UMAP,..por que no le llaman por su nombre?,como lo que fueron campos de concentracion,..igualito que los alemanes nazis hicieron.

davisito
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1653
Localización : miami
Valoración de Comentarios : 364
Puntos : 1090
Fecha de inscripción : 16/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Alcaldesa el Sáb Mayo 15, 2010 2:00 pm

No olvidamos las UMAP
Rafael Ferro Salas, Abdala Press
PINAR DEL RIO, Cuba - Noviembre (www.cubanet.org) - En días recientes leí en El Nuevo Herald de Miami un trabajo escrito por el colega Pablo Alfonso. El trabajo se titula "¿Te acuerdas del UMAP, Fidel?"
En su artículo Pablo hace un recuento -a grandes rasgos- de lo que fueron en Cuba las Unidades Militares de Ayuda a la producción (UMAP), creadas por el régimen castrista en la década de los setenta. Fue un proyecto monstruoso, casi copia fiel de los campos de concentración nazis durante la Segunda Guerra Mundial.
Las UMAP marcaron para siempre a la generación de aquel tiempo. El estigma lo llevan los que fueron llevados a esas unidades y lo cargan también los que teniendo uso de razón fueron testigos de la barbarie. Yo pertenecía al segundo grupo.
Tenía catorce años y recuerdo todavía con miedo el ambiente que se respiraba en las calles de mi ciudad. Se estaba llevando a cabo en la isla por parte del régimen una especie de revolución cultural. Todo lo que olía a extranjero se consideraba enemigo de la revolución cubana. Entonces quedó acuñada una frase: "Diversionismo ideológico".
Usted podía ser acusado de diversionista ideológico si escuchaba música en inglés. Usted era considerado enemigo de la revolución si llevaba el pelo largo. Entonces usted estaba a unos pasos nada más de entrar (ser entrado) a las UMAP en calidad de recluso.
A las UMAP fueron llevados Testigos de Jehová, cristianos, homosexuales, hippies, santeros y chulos. Pero en la antesala de las UMAP se sufría también, y esa antesala estaba en todas las provincias de la isla, en cada calle, rondaba como una maldición por cada esquina.
Mi recuerdo más triste lo es aquella ocasión en que vi cómo una turba de personas identificadas con el gobierno interceptaron a dos jóvenes en la calle principal de mi pueblo. Los dos muchachos devenidos víctimas tenían el cabello largo. Los que formaban la turba "revolucionaria" llevaban tijeras en las manos y de manera brutal les cortaron el pelo. Lo hicieron dando cortes rabiosos con aquellas tijeras los unos, mientras los otros mantenían inmovilizados en el suelo a los atacados.
Aquellos dos infelices salieron después - a la vista de todos los transeúntes- con sus ropas sucias y rotas debido al forcejeo. Llevaban sus cabellos cortados en jirones disparejos. Uno de ellos lloraba.
Dos años después yo entré a una escuela militar muy conocida en Cuba por aquellos años. La escuela "Camilo Cienfuegos". A los que entrábamos en ella nos llamaban "camilitos". Era una especie de academia elite de las Fuerzas Armadas revolucionarias cubanas (FAR). Se habían creado con el objetivo de formar en ellas a los futuros oficiales del ejército cubano. Las escuelas de camilitos tenían reglas estrictas e inviolables y esas reglas no escapaban al absurdo que se vivía. Para reafirmar lo dicho, me viene a la memoria una anécdota que marcó el curso de mi vida como inconforme en esta isla de amaneceres dudosos.
Una noche me encontraba en una de las aulas con unos amigos escuchando (de manera clandestina en aquellos tiempos) un casete de los Beatles. Fuimos sorprendidos por un sargento jefe de compañía y de inmediato nos llevaron a todos a una corte militar. Después de encausarnos como "diversionistas ideológicos" nos expulsaron de la escuela, y como castigo final de escarmiento nos entraron en el Servicio Militar Obligatorio.
A veces me encuentro con algunos de los viejos amigos que fueron juzgados conmigo en aquella causa absurda. Ya peinamos canas unos y los otros no tienen apenas pelo que peinarse. La memoria sigue empecinada en recordar aquellos tiempos duramente humanos y muy parecidos a los que vivimos hoy aquí en la patria. Esos amigos y yo conversamos bastante sobre lo que sufrimos, lo que estamos sufriendo y lo que todavía nos queda por sufrir.
Han cambiado algunas cosas, al parecer otras están obligadas al estancamiento eterno. Ahora hay un parque que lleva el nombre de John Lennon y hasta existe una estatua a tamaño natural del beatle mayor sentado en un banco.
Esa estatua fue develada por el hombre que más manda en Cuba. El mandamás tuvo la gentileza de sentarse junto a la escultura de Lennon para ser fotografiado con el hombre que aseguraba no ser el único soñador del mundo. Lennon tenía sentado a su lado, por un instante, a una de las personas que más sueños ha roto en este planeta. Quien rompe sueños es un sembrador de pesadillas. Las UMAP fueron una de las que más hondo nos sembraron en el alma.
Nosotros, los cubanos de adentro y de afuera, no olvidaremos (nunca podremos olvidar) aquel proyecto de terror y muerte llamado UMAP.

Alcaldesa
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1579
Edad : 105
Hobbies : cazar moscas y mentirosos. las moscas son mas dificiles.
Valoración de Comentarios : 626
Puntos : 1325
Fecha de inscripción : 29/10/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Mayra480 el Sáb Mayo 15, 2010 2:37 pm

Gracias Alcaldesa, buen articulo para la recopilación.

Mayra480
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1671
Valoración de Comentarios : 349
Puntos : 2107
Fecha de inscripción : 15/11/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 15, 2010 3:17 pm

YO PENSABA QUEYA ESTO LO CONOCÍAN! DE ESO SE HABLÓ MUCHO TIEMPO Y AHORA QUE LO RECUERDAN, SABEMOS QUE CUANDO SE COMPARA A HITLER O EL NAZISMO CON EL COMUNISMO NO ES POR GUSTO, DOS EXTREMOS!
DESDE QUE CASTRO LLEGÓ AL PODER, EN SU CUENTA YA HAY MÁS DE 300.000 MIL MUERTOS, CREO QUE LA CIFRA CASI EXACTA LA TENÍA ARMANDO LAGO,ESCRITOR QUE LLEVÓ TODA ESTA ESTADISTICA HASTA SU MUERTE, ES POSIBLE QUE OLVIDÉ LA CIFRA, PERO SI SÉ QUE ES CATASTRÓFICA! ESO NOS DEJÓ DE HERENCIA, ADEMÁS DE LAS RUINAS Y LA MISERIA!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Alcaldesa el Sáb Mayo 15, 2010 4:01 pm

Hugo fijate en las fechas de los post originales.

Si, esto lo conocen los cubanos sobre todo los que se criaron en Cuba o tienen cierta edad. Pero los que nacieron afuera, los jovenes hijos de cubanos o personas de otros paises no saben de estas cosas uno de los propositos de este y me imagino otros foros es poner informacion corriente pero tambien hacer un historial/recopilar informacion. Para que no sean solo un grupito quien sabe.

Por eso es importantisimo no solo poner las cosas como son en realidad y por su nombre sin sensasionalismo ni tampoco restandoles valor para que quienes buscan informacion tengan la oportunidad de encontrala en el foro. Que repito esta lleno de informacion de todo tipo no solo UMAP pero de otros temas que es interesante re-visitar y mantener vigentes.

Si pones en un search engine UMAP te sale umap de cuba y al mirar te encontraras muchos sitios pero que Secretos De Cuba aparece en la lista tambien. El titulo, autores, detalles son todos criticos cuando se trata de difundir informacion. Un ejemplo de lo que digo si pones La China o el kagalon en jefe.... no te saldra la misma informacion que si pones el nombre correcto.

Ahora tu mismo anades muy buena informacion con el nombre de quien dices mantenia las cifras de los muertos, una persona interesada en este tema tiene ahora otro punto de referecia para buscar.

Gracias.

Alcaldesa
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1579
Edad : 105
Hobbies : cazar moscas y mentirosos. las moscas son mas dificiles.
Valoración de Comentarios : 626
Puntos : 1325
Fecha de inscripción : 29/10/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 15, 2010 5:14 pm

ALCALDEZA! LE DOY TODA LA RAZÓN! EN UN MOMENTO PENSÉ EN MI GENERACIÓN, FUE UN FALLO!
ES TOTALMENTE CIERTO QUE NECESITAMOS SACAR TODO LO QUE CONOCEMOS POR ESO ABRIMOS TAMBIÉN OTRO HILO, OTRO POST, PARA QUE CADA CUAL RELATE SUS VIVENCIAS!
PERFECTO Y BUENA IDEA QUE MAYRA HABÍA PENSADO IGUAL, AHORA TU ADEMÁS AGREGASTE.
CREO QUE SERÍA UN TRABAJITO PARA PERSONAS MÁS CAPACITADAS, POR EJEMPLO, ADMIN, DEBERÍAN RECOPILAR INFORMACIONES DE VIVENCIAS PERSONALES, TESTIMONIOS Y ARCHIVARLAS TODAS CON EL PROPÓSITO DE CREAR UN LIBRO:"SECRETOS DE CUBA"- VIVENCIAS.
GRACIAS ALCALDEZA!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 15, 2010 10:57 pm


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 15, 2010 11:01 pm



El pasado 8 de diciembre de 2008, BBC MUNDO.com publicó
un artículo del escritor Manuel Toledo, titulado Contra la Revolución, nada como parte de una serie sobre los 50 años de la revolución cubana. En él, Toledo escribe sobre los campos de trabajo forzado,
las infames Unidades Militares de Ayuda a la Producción mas conocidos como UMAP, e incluye una pequeñísima imagen de un artículo publicado en el periodico habanero El Mundo, donde aparentemente se reportaba de modo muy positivo sobre las UMAP. Ansiosa de poder leer este documento, escribí a Manuel Toledo,
quien ha tenido la gentileza de enviarme una ampliación que puedo compartir con ustedes. La reproducción no es perfecta pero vale la
pena el esfuerzo para todos los interesados en ese capítulo de la
historia de Cuba. ¿Alguien se ofrece a transcribirlo para así poder
incluir el texto en esta entrada?
Pulsen aquí para leer el artículo de Manuel Toledo en BBC MUNDO.
Pulsen aquí para leer el artículo sobre las UMAP en El Mundo,
14 de abril 1966, La Habana.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 15, 2010 11:06 pm


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 15, 2010 11:13 pm

VIDEOS QUE ACREDITAN QUE ERA LA U.M.A.P.

http://www.metacafe.com/watch/824325/umap/



http://www.youtube.com/watch?v=AR0nlxWy6Z4

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 15, 2010 11:22 pm


Elegua: Testimonio de la UMAP 1





Al amigo Alejandro Rodríguez, testigo excepcional del presente hecho
por Ramón Díaz Marzo, periodista independiente
LA HABANA, octubre - Elegua era un negro feo cuando llegó con 17 años a nuestro campamento y se arrimó a la gente del ambiente. Tú sabes lo que es el ambiente, ahora le dicen así, pero cuando estábamos sometidos por los españoles, eran sociedades secretas de negros cubanos, y se precisaba honorabilidad para ser ñáñigo.
Lo que te contaré ocurrió una mañana. El sol, en el cañaveral, era un infierno. Yo 2 era rápido cortando caña, pero mi compañero de pareja, ese día, estaba enfermo. Ninguno de nosotros era campesino. El grupo nuestro era de La Habana. Corría el año 1963, que fue cuando se promulgó la Ley del SMO 3. Nosotros éramos soldados castigados, pero como nuestras faltas no merecían elevarse a un tribunal militar, optaron por enviarnos a Camagüey, donde se inauguraban los campamentos de concentración de la UMAP.
Nuestra situación en la zona de Florida, un pueblo de Camagüey, no era como la de los civiles -homosexuales, lumpens, testigos de Jehová y demás religiones. Estábamos presos, pero sin alambradas ni guardias de garita.
Al principio, nosotros sólo éramos 20 reclutas. Luego iban llegando a nuestro campamento los reclutas de otras provincias, y en uno de esos grupos llegó el negro Elegua. Nadie quería cortar caña con Elegua. La caña se corta en pareja. Elegua siempre se quedaba rezagado y yo tenía que ayudarlo.
El día de los sucesos, después que los camiones nos condujeron hasta el campo, el negro no tenía pareja en el corte, y yo le dije: "Elegua, ven conmigo". En el cañaveral, temprano en la mañana, el frío y la niebla te hacían creer que estabas en Londres, pero a las 9, cuando el sol subía, te dabas cuenta de que estabas en Cuba. La hoja de la caña tiene vellos de mujer que son puñalitos que te torturan el cuello, y el sol es una lluvia de fuego, y la tierra, una sartén sin grasa, ardiendo con un fuego subterráneo.
En el cañaveral no hay posibilidad de pisar en firme. Algunas cañas crecen retorcidas y arrastrándose. A las 11 de la mañana, y sin adelantar aún el tramo que justificara el "diez", Elegua salió a la guardarraya, donde una pareja de reclutas que sí habían terminado la mitad de la norma se permitían un descanso.
Los dos reclutas fumaban tranquilamente sus cigarros cuando vieron al negro caminar hasta ellos. "Ahí viene… está de p... 4", dijo uno. "Es que cortar caña no es pa' to'el mundo, asere 5", dijo el otro. Elegua se detuvo. "¿Qué volá 6?", saludó. "Oye", dijo uno, "cerca de aquí está el teniente". El negro no contestó. Entornó los ojos y miró el azul del cielo. "Déjenme el cabo", fue lo que dijo.
Cuando le alcanzaron el cigarro, se acomodó sobre un terrón. "Esta noche tengo vuelo. Iré al batey".
"Esa mulata te va a complicar, asere".
"Aquí to'el mundo se fuga".
"Sí, es verdad", dijo uno, "pero el teniente está encarnado en tí".
"No tengo miedo":
"Hay que legislar, asere. Hay que pasar estos tres años sin pro", dijo el otro.
Dando grandes saltos, entre los surcos alguien se acercaba. Sin habérselo propuesto, los tres reclutas habían formado un círculo, y nadie habría llegado hasta el lugar sin ser visto.
"¿Tú sabes quién viene por ahí?", preguntó uno.
"¿Quién?", dijo el negro mientras le daba la última chupada al cigarro.
"El teniente".
"Vaya, vaya, vaya…", empezó a decir el teniente. "Pero si están en un picnic. ¿No me invitan?"
Los tres reclutas se incorporaron en posición de atención militar.
"Pero continúen, continúen", ordenó el teniente con sarcasmo.
Los reclutas volvieron a la posición anterior. Por educación, se sentaron dándole el frente al jefe del campamento. Quizás desde que los había visto ya había revisado el trabajo de los reclutas, o quizás no y lo que le importaba era el surco de Elegua. Quizás tampoco miró el surco de los reclutas, y mucho menos el mío y el de Elegua, a quien suponía incapaz de cumplir la norma. Para arribar a una conclusión, sólo debía dejarse arrastrar por la cólera.
"¿Así que los demás cortando, y ustedes conversando?", masculló el teniente a través de un sucio mocho de tabaco.
"Nosotros terminamos la mitad de la norma, teniente. Además, ya casi es la hora del almuerzo".
Elegua alzó sus ojos hasta la cara crispada del teniente. Y el teniente seguía diciendo: "El verdadero revolucionario no tiene norma. Si termina su norma, debe entrar a otro surco".
La naturaleza había maltratado a Elegua a la hora de su nacimiento. No por negro, sino por feo. Especialmente la pupila enrojecida de sus ojos, y cuando los alzó, su fealdad se acentuó, dándole al rostro un involuntario desafío. Y mientras el teniente hablaba, se fijó en aquella mirada.
"Y tú, ¿qué me miras?"
El negro bajó los ojos sin contestar. Pero el teniente Mora siguió hablando: "No vayan a pensar que por ser yo el jefe, de presentarse la ocasión, no soy capaz de entrarme a trompadas con cualquiera de ustedes. ¡A mí hay que respetarme de hombre a hombre! No me gusta que me miren mucho.
El problema de Elegua consistía en no poseer otra cara para mirar al mundo y que el mundo lo mirase a él. Sorprendido, volvió a levantar, sin el menor asomo de violencia, sus buenos pero feos ojos. Y como le cuento, su cara fea, especialmente la pupila enrojecida, quedó al descubierto.
Cerca del lugar había un grupo de árboles a donde había llegado el camión del almuerzo. Desde todas partes se oía: "Llegó el almuerzo… llegó el almuerzo".
Los dos reclutas, Elegua y el teniente estaban en otro mundo. Yo caminé hasta el lugar, con un presentimiento malo.
"Buenos días, teniente", creo que dije, para suavizar la situación. Pero nadie ya podía escucharme. El teniente sabía quiénes eran los ñáñigos en el campamento. Era con quienes prefería conversar. En ocasiones, delante de aquellos hombres, ridiculizaba al negro Elegua con órdenes absurdas. Claro, sin llegar al extremo en que la dignidad puede quedar maltratada para siempre.
Pero aquella mañana, cierta calma en Elegua, con su cara fea, exasperó al veterano de la Sierra Maestra. Y el teniente repetía: "No me gusta que me miren mucho, coño".
El teniente hablaba, y Elegua hacía como si con él no fuera. Y en el paroxismo de su cólera, nos gritó: "¡Firmes!" Y parándose frente al negro, burlón, le preguntó: "¿Quién te habrá puesto Elegua, ¿eh?"
A la orden de "firmes", Elegua se había incorporado, sin darse cuenta de que en la mano sujetaba un largo machete "made in China". El teniente interpretó en ello cierta amenaza. Varios cortadores que se dirigían a donde el camión del almuerzo escucharon las voces. Entre los testigos había varios ñáñigos, y el teniente los había visto.
Recordó entonces que el negro Elegua quería, algún día, juramentarse en el juego. Y comenzó a decirle: "¿Y ese machete? ¿Piensas utilizarlo? No, no te lo creo. Pa'eso hay que tener pantalones, ¿oíste? Es más, ¿quieres que te diga la verdad aquí, delante de to'el mundo? Pues te la diré: Tú no tienes cojones pa'darme un machetazo".
En honor a la verdad, hay que aclarar una cosa: aquellos machetes chinos tenían el filo de una cuchilla de afeitar, y el machete se movió solo. Es verdad que Elegua alzó la mano, empuñando el filoso artefacto. Y cuando la bajó, el codo no se había separado de la cintura. Quiere decir, Elegua no estiró su brazo con ensañamiento. Sencillamente, el arma viajó sola, impulsada por su peso, abriéndose paso en la carne.
"Hay, maricón, me diste".
El teniente, que siempre andaba con una pistola al cinto, hundió su mano en el aire cerca de la cintura. Pero ese día no la llevaba, y sus movimientos inútiles se repitieron varias veces. Yo he visto a un hombre matar a otro de un disparo, pero cuando me fijé en la cabeza del teniente, vi su sombrero de guano picado por el costado. La piel, de esa parte de la cara, desde el cráneo hasta poco más abajo de la oreja, le colgaba.
Me le acerqué y con mis manos sujeté el pedazo de pellejo con la oreja. "Estése quieto, teniente", creo que dije.
Elegua era el más asustado. La visión de la sangre lo había enardecido, y gritaba palabrotas mientras blandía el machete.
Entonces sí que llegaron gentes de todas partes. Viene el político del campamento corriendo, y armado con una pistola. Elegua se dio a la fuga y el político apuntaba con el arma. Apretaba el gatillo, sonaban los disparos. Pero no lo tumbó.
A Elegua lo capturaron al siguiente día, no recuerdo cómo. En cuanto al teniente, éste me apartó a un lado, y solito fue caminando hasta el camión. El mismo sujetaba su trozo de carne sin desamayarse.
En 72 horas organizaron el juicio. Cuando la población sometida supo que el fiscal sería David La Roche, del Tribunal Revolucionario de Oriente, dieron a Elegua por muerto. Improvisar un juicio en pleno monte no era nuevo. De cuando en cuando llegaban noticias de fusilamientos en otros campamentos.
Al recordarlo todo pienso que Elegua se puso fatal. Porque si hubiera sido otro teniente. Pero el teniente Mora era el sobrino del jefe de toda la UMAP.
Ese oficial, David La Roche, vino y me dijo: "Alejandro, tú que viste lo ocurrido, ¿estarías de acuerdo con la pena de muerte?"
No tuve miedo de contestarle: "El teniente Mora no está muerto. Si el teniente Mora estuviera muerto, yo estaría de acuerdo con la pena capital, porque nadie tiene derecho a matar a nadie. Pero el teniente Mora no está muerto. Además, yo vi cómo el teniente Mora lo provocó. Fue una humillación, y Elegua no supo lo que hacía".
Mi declaración trajo por consecuencia que no compareciera yo como testigo en el juicio. Tampoco citaron a los otros dos reclutas.
Cuando lo recuerdo todo, se me hace la idea de que Elegua pensó que no lo iban a fusilar. El juicio lo celebraron en el batey La Tumba. Estaba presente la plana mayor de la UMAP y grupos de prisioneros de los diferentes campos de concentración.
Durante el juicio noté en el rostro del negro cierta alegría. Seguro estaba recordando a los testigos de Jehová. A ellos los fusilaban de mentira, con balas de salva. Pero al final, cuando el juez dijo: "Condenado a muerte por fusilamiento", el rostro del negro cambió de color.
Nadie sabe de qué parte de Cuba eran los integrantes del pelotón que lo fusilaría. A Elegua lo condujeron hasta un claro, donde crecía una ceiba. Yo me encontraba entre cientos de presos. Hubiera querido despedirme del ecobio 7, pero no me habría visto: éramos muchos. Y Elegua caminaba, mirando hacia la tierra, con las manos amarradas a la espalda.
Con una soga larga ataron su cuerpo a la ceiba. En su rostro, según recuerdo, había calma, como si pensara que sólo querían asustarlo. Pero después que el pelotón hizo formación frente a él, y un oficial dijo "Preparados", y se hizo un silencio que a mí me pareció la llegada de la muerte, y el oficial dijo "Apunten", vi en él el horror de quien inesperadamente y en un instante termina por comprender que ha llegado la última hora.
El oficial gritó "¡Fuego!", y Elegua, relajado todo su cuerpo, no pudo impedir que la punta de la quijada se le hundiera en el pecho. Luego ese mismo oficial desenfundó su pistola, se acercó a la cabeza de Elegua y le dio el reglamentario tiro de gracia.
En los días sucesivos, sin nadie proponerlo, hubo duelo en nuestro campamento. Nadie hablaba. Ese ha sido el silencio más grande que he escuchado en mi vida. Luego ese silencio se fue debilitando, y la vida a poco recobró su brío. Después de todo, fusilados, o en la cama de un hospital, algún día todos moriremos.
Cuando el teniente Mora salió del hospital, no creyó en la historia del fusilamiento. Con una pistola comenzó a buscarlo por los campamentos. Yo he pensado que el machetazo de Elegua llegó hasta ese lugar donde se organizan las ideas.
1. Unidades Militares de Ayuda a la Producción. ^
2. Testimonio del señor Alejandro Rodríguez Martínez, testigo excepcional por ser personaje personal participante de este suceso real que me contó. ^
3. Servicio Militar Obligatorio. ^
4. Expresión popular cubana. ^
5. Amigo.^
6. Saludo. ^
7. Hermano de religión. ^


CubaNet no reclama exclusividad de sus colaboradores y autoriza la reproducción de este material informativo, siempre que se le reconozca como fuente.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: UMAP

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 8:10 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.