Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 31 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 31 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Érase dos veces Castro

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Érase dos veces Castro

Mensaje por odioafifo el Miér Jul 15, 2009 1:38 pm

Érase dos veces Castro


July 15th, 2009 ·



En uno de sus relatos más divertidos, Gianni Rodari imagina la historia de un barón nonagenario, fabulosamente rico aunque muy enfermo, que vive recluido en una isla y a quien un santón egipcio le confiesa un día el secreto de la inmortalidad: debe juntar a un grupo de personas que trabajen día y noche, por turnos, de manera incesante, repitiendo su nombre.
La repetición de cada una de esas sílabas (”Lam-ber-to, Lam-ber-to”) por un equipo de empleados especialmente contratados para la tarea hace que en un plazo sorprendentemente breve las 24 dolencias mortales que afectan al anciano vayan desapareciendo. El secreto de los faraones se convierte así en un experimento inducido de regeneración, con hilarantes consecuencias, hasta que el sobrino Ottavio, harto de esperar por la herencia, decide atacar la villa de Lamberto y secuestrar a los repetidores.
No son pocas las asociaciones que pueden hacerse entre este divertimento literario y los penúltimos días del castrismo. Hace dos años, por ejemplo, la prensa y los analistas no paraban de repetir la palabra “transición”. Yo mismo creé una irónica etiqueta al respecto: era la única manera de reseñar un efecto, una zona en la que se mezclaban buenos deseos y burdas falsificaciones. Después empezamos a aceptar la evidencia de que la “transición” parecía más bien una “sucesión”. El sello monárquico, los privilegios de la familia y el descarado nepotismo habrían usurpado la posibilidad de cualquier evolución política. Todo el mundo repetía que el tiempo jugaba en contra del castrismo, pero la realidad es que, hasta ahora, el tiempo no ha hecho otra cosa que correr a favor del status quo en la isla. Poco a poco la gente comenzó a trasladar sus esperanzas de cambio a sucesos que ya no tenían su origen en Cuba, notablemente las elecciones norteamericanas. Y ganó Obama, y pasó el tiempo y pasó, y la transición cerró definitivamente su ciclo de esperanzas, al tiempo que la sucesión quedaba resumida en la purga política más significativa que haya tenido lugar en la política cubana a lo largo de la última década.
Ambas cosas, transición y sucesión, son ya eventos del pasado, acontecimientos cuyo poder irruptivo y su efecto de novedad —incluso de novedad ilusoria— ha quedado saciado.
En su lugar ha llegado la época del “muermo político”, como señalaba agudamente un corresponsal en La Habana. Sigue la represión, la economía se contrae, no se abren espacios de libertad ni de iniciativa civil, se repiten una y otra vez las mismas mentiras. El castrismo ha quedado reducido a un cascarón vacío: inercia, control y “escape”. Entramos en los límites de una “conservación” casi mágica, un proceso capaz de engendrar réplicas de los órganos más desgastados de una vieja clase política por efecto de pura retórica. En el centro, un ejército de repetidores pronuncia una y otra vez el mismo apellido, entregado a un ensalmo político que sólo consigue disimular la putrefacción de toda la sociedad.
Algo de eso se le contagia a uno cuando sigue demasiado de cerca el acontecer cubano: no se puede mirar a la bestia cada día a los ojos y pretender salir inmune. A fin de cuentas, también las críticas insuflan artificialmente cierto aliento y contribuyen a prolongar el mantra “rejuvenecedor”.
Ernesto Hernández Busto
Barcelonahttp://www.penultimosdias.com/2009/07/15/erase-dos-veces-castro/#comments
TERRIBLE

odioafifo
Moderador

Cantidad de mensajes : 2578
Valoración de Comentarios : 423
Puntos : 3758
Fecha de inscripción : 02/09/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.