Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 16 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 16 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Poco espacio y muchos frutos Los frutales en Cuba “prácticamente han desaparecido”.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Poco espacio y muchos frutos Los frutales en Cuba “prácticamente han desaparecido”.

Mensaje por cniagara el Vie Jul 03, 2009 11:19 am

TOMADO DEL GRANMA, CUIDADO NO SE VOMITEN.


Poco espacio y muchos frutos
Leticia Martínez y Lázaro de Jesús

Los frutales en nuestro país prácticamente han desaparecido. Altamente codiciadas y motivo de orgullo local, las frutas forman parte indisoluble de nuestra identidad criolla y constituyen uno de nuestros principales atractivos naturales. Sin embargo, en los últimos años han escaseado en los mercados y puntos de venta de la red minorista nacional, encareciéndose cada vez más.

Los logros obtenidos aquí son fruto de la integración de los estudios con la tradición campesina, sostiene Lázaro Hernández.

Múltiples han sido las causas, pero, a decir verdad, las producciones nacionales han mermado considerablemente en el último quinquenio, no solo en cuanto a volúmenes, también en el orden cualitativo.
Según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas, la cosecha de cítricos disminuyó desde el 2004 un 51%, la de plátano fruta un 38% y la de otras frutas un 29%. En el mismo periodo los rendimientos de estos cultivos decrecieron entre 1,4 y 5 toneladas por hectárea. Las cifras de los primeros cinco meses del presente año continúan marcando un descenso.
Semejante contexto ha repercutido, como es de suponer, en el incremento de las importaciones destinadas a la distribución de compotas, jugos y mermeladas, entre otros, a los sectores priorizados de la sociedad.

LA HORA DE LOS MAMEYES
Ante la actual crisis global, el declive productivo en algunos renglones de la agricultura, y particularmente en el frutícola, resulta insostenible. Tras la alerta lanzada por la máxima dirección del país, el Ministerio de la Agricultura y el sector cooperativo campesino asumieron importantes retos.

El vivero tiene una capacidad productiva superior a las 100 000 posturas.

Uno de ellos es establecer un sistema eficiente para generalizar ágilmente las mejores experiencias en la producción de alimentos. La sabiduría campesina y los buenos rendimientos no pueden pertenecer exclusivamente a un productor, una empresa o una región.
Con la creación de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) de Frutales Antonio Maceo, en el municipio habanero de Bejucal, la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños comienza a dar pasos y evalúa los resultados para extender la idea a todo el territorio nacional.

Este tipo de cultivo no debe ser extensivo, sino intensivo.

Creada oficialmente el pasado primero de junio, la CCS, única de su tipo en el país, agrupa a 22 nuevos propietarios de tierras en usufructo alrededor de un concepto de producción: el policultivo, cuyas ventajas ya ha demostrado el presidente de la nueva asociación, Lázaro Hernández, ingeniero agrónomo con una vasta experiencia en la fruticultura.
A contrapelo de los criterios de varios detractores, los campesinos han apostado por los cultivos intercalados para hacer producir las 10 caballerías que les entregaron, muchas de las cuales llevan más de una década ociosas. Algunos ya habían trabajado con Lázaro y conocen de primera mano los beneficios de este sistema. Ahora bajo su asesoría empinan también sus fincas hacia la eficiencia.

A CADA CUAL SEGÚN SU TRABAJO
En la finca La Siguaraya el ajetreo es constante. Sin embargo, la primera impresión para el recién llegado es el silencio, todos están imbuidos en su trabajo, y ni el arribo de periodistas y fotógrafos los perturba.


En la juguera que tiene la CCS Antonio Maceo en Bejucal también venden flores.

En estas 40 hectáreas, el cuidado al pisar se torna preocupación pues todos los espacios están sembrados. La vista comienza a acumular frutas, surcos repletos, animales, terrenos arados, posturas, flores... y no hay para cuando acabar. Pareciera obra divina, pero la tierra huele a sudor y delata la paciente y ardua faena del campesino. El incrédulo calcula en cientos los hombres que cultivan tanto verdor, sin embargo la cuenta es sencilla: no pasan de 20.
Para el presidente de la cooperativa la clave está en la motivación al trabajo. "Puede aplicarse el policultivo y tener muchos recursos, pero, si el obrero no está contento con su labor y no le pagas por sus resultados, nada logras. Cuando el salario es fijo se limita a cumplir con la jornada, no le interesa sacar el máximo provecho a la tierra. Pero si de ella le pertenece un por ciento, todo cambia".
"Desde el primer año, les pagamos a los trabajadores 780 pesos mensuales y los vinculamos con la producción: el 15% de los cultivos fundamentales y el 30% de los complementarios."
Mantener tres o cuatro tipos de cultivo en la misma área e ir sembrando escalonadamente, garantizan, además, la estabilidad de la fuerza de trabajo; pues, al tener siempre producción, constantemente hay tareas que cumplir. De lo contrario, la cosecha es pocas veces al año, e igual el ingreso.
Todavía hay muchos por ahí renuentes al pago por resultados, agrega. Existen lugares donde no quieren aplicarlo porque los jefes están obligados a trabajar más, buscar todos los recursos, sacar bien las cuentas, encontrar donde sea las semillas, los fertilizantes y la yunta de bueyes para no detener las labores.
"El trabajo más difícil es el agrícola, el campesino está expuesto al sol, al aguacero... Si queremos hacer regresar al campo a quienes algún día partieron, debemos incentivarlos. Mientras sigamos importando entre el 70 y el 80% de lo que comemos, no lograremos la verdadera seguridad alimentaria."
Muchos son los técnicos e ingenieros graduados en especialidades vinculadas con la agricultura, pero pocos ejercen hoy. Los resultados de la CCS, coinciden en destacarlo sus trabajadores, se deben en buena medida a los conocimientos científicos de Lázaro, quien los ha aterrizado y comprobado allí durante una década.

MULTIPLICANDO SE RESTA
En agosto de 1999, tras una visita de Lugo Fonte al territorio, a Lázaro le entregaron 6 hectáreas de tierra, donde creó La Siguaraya. Pocos confiaron en su método, cuando comenzó a insertar dentro de las plantaciones de aguacate otros cultivos para ingresar con prontitud el dinero invertido.
Sin embargo, mientras los monocultivos frutales demoran unos cuatro o cinco años en generar utilidades, sus producciones de guayaba y frutabomba intercaladas le permitieron recuperar la inversión en 15 meses e incorporar nuevos renglones productivos.
"Sembramos dentro de las mismas áreas, maní, boniato, maíz, flores, 300 matas de coco en los bordes de las áreas, que como crecen verticalmente no entorpecen el desarrollo de los demás cultivos y generan ganancias. Después sembramos plátano en el centro de ‘las calles’, con muy buenos resultados", comenta Lázaro.
Allí desarrolló un banco de semillas, que hoy posee 32 variedades de aguacate y yemas de otras especies: coco, guayaba, anón, chirimoya, guanábana, marañón, canistel, mamey, mango y maracuyá, girasol, rosas, millo, entre otras.
Antes, en 1997, había comenzado precisamente desde la génesis de la cadena, al crear en tan solo 0,8 hectáreas un vivero para fomentar semillas de primera calidad, que hoy exhibe una capacidad productiva superior a las 100 000, con variedades, incluso, de su propia creación.
Con este sistema de producción se aprovecha mejor el espacio y se multiplican tres o cuatro veces las producciones por área, asegura Lázaro. En los años 80 una hectárea de mango rendía ocho o diez toneladas en un año al cabo de un lustro, apunta; hoy, con los policultivos, esa misma área produce en 12 meses hasta 40 toneladas de frutas, con grandes utilidades.
"Significa un poco más de trabajo, pero los hombres ganan más con menos esfuerzo, porque al desyerbar un cultivo, limpian a su vez los otros. Ahorramos desde varios puntos de vista: más productividad de los hombres, menor empleo de insumos, bajo consumo de portadores energéticos, porque se optimiza el aprovechamiento de los sistemas de riego y se reduce el gasto de combustible, el uso de la maquinaria es mínimo."
Por eso este tipo de cultivo no debe ser extensivo, sino intensivo —subraya—, las grandes extensiones tienen que dividirse en pequeñas fincas y responsabilizar a un hombre con dos hectáreas para hacer producir la tierra. Esto nos ha ayudado a fomentar el sentido de pertenencia, sin caer en regionalismos, porque en los picos de campaña todos cosechamos, e incluso, hay que contratar fuerza de trabajo extra, advierte.

DE TALES FRUTOS TALES HOMBRES
En la cooperativa todos conocen a Diocnis Cabrera. Quizás, con sus 27 años sea de los más jóvenes, pero más allá de su edad le admiran por su consagración. Desde la adolescencia desanda los terrenos sembrados de frutas y de quién sabe cuántas cosas más, oyendo a Lázaro hablar de las ventajas del policultivo.
Es descendiente de campesinos y en la campiña ha encontrado su realización. Recuerda cuando se graduó de técnico agrónomo y realizó sus prácticas en el vivero. Luego del Servicio Militar volvió. Ahora es uno de los nuevos propietarios integrantes de la cooperativa.
A casi un año de haber recibido el terreno no olvida los primeros días. "Estos suelos llevaban más de 20 años sin labrarse, estaban llenos de maleza y marabú. Pero no me desanimé, al contrario. Luego de limpiarlos y con ayuda de mi papá, sembré aguacate, guayaba, maíz, habichuela, pepino, maní..."
En otro tramo de hermosa tierra labora Alfredo Febles. Su orgullo y el de sus compañeros de faena son sus plantíos. Todo sembrado con la técnica del policultivo en poco más de una caballería. Solo algunas piedras recuerdan cuando eran miles las que llenaban el lugar, desde una punta a la otra, y necesitaron de mazos y una carreta para sacarlas de allí.
Juan Moliere tiene apellido de letrado, pero en sus manos trae una guataca y aunque el sol pica no abandona el surco. Desde las seis de la mañana permanece allí y se irá cuando no haya luz. Solo ante nuestras preguntas levanta la vista y afirma: "Tenemos sembrada una arboleda de aguacates, dentro de ella intercalamos plátano, café, piña, guayaba, pepino y frijoles. De esta forma si viene un mal tiempo siempre nos quedarán plantaciones en pie".

DIVERSIFICACIÓN: RUTA A LA INTEGRALIDAD
Son las doce del mediodía, el sol está fuerte, pero la sed no resulta un problema para los bejucaleños. Una juguera alivia las temperaturas, complace al más exigente de los gustos y al menos favorecido de los bolsillos con exquisitos y fríos jugos de las más diversas frutas.
Para Mariselys Morejón, compradora habitual, son los mejores de La Habana, no solo por el sabor y el precio (80 centavos el vaso), sino por la constancia del servicio y el buen trato. La Casa de los Frutales, como se le conoce, pertenece a la CCS Antonio Maceo.
Durante siete años la hemos abastecido ininterrumpidamente, comenta Lázaro Hernández. Ello ha sido posible porque llevamos las frutas sin intermediarios, por tanto, llegan en buen estado y no encarecemos el proceso productivo. Los trabajadores están vinculados con un porciento de los resultados. Y, como todo es aprovechable, las semillas regresan a la cooperativa para ser plantadas.
Entre los proyectos de la CCS Antonio Maceo está la creación de un organopónico, algunas casas de cultivo tapado y una minindustria para procesar en sus terrenos las frutas. No quieren reeditar la mala experiencia del año pasado cuando perdieron 500 quintales de frutabomba.
Además, esperan crear cuatro nuevos puntos de venta en los poblados cercanos y en la propia cooperativa, con lo cual aspiran a vender a precios menores y con mejor calidad. "Queremos tener una cooperativa verdaderamente integral, diversificada y sostenible", concluye Lázaro.

cniagara
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 910
Valoración de Comentarios : 62
Puntos : 612
Fecha de inscripción : 18/09/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Poco espacio y muchos frutos Los frutales en Cuba “prácticamente han desaparecido”.

Mensaje por entre Pinar y Herradura el Vie Jul 03, 2009 1:27 pm

Muy buen articulo.... En mi opinion pone al descubierto algo innegable que las autoridades del regimen siempre se han negado en reconocer o aceptar: la iniciativa privada es indispensable para que una economia prospere.

Siendo Cuba un pais principalmente agricola y ganadero las inversiones mas importantes que habra que hacer en un futuro cercano, bajo un Estado de derecho y libertades individuales sera inevitablemente en ese sector. La actual iniciativa de entrega de tierras en usufructo, bajo los actuales estandares del regimen no da ni dara el resultado esperado. Los campesinos cubanos, aunque muchas veces tenidos por ingenuos, no lo son para nada. Bien saben ellos que esas tierras en usufructo, sin ser ellos los duenos legitimos, no es un negocio permanente para ellos ni sus familias. Toman las tierras, tienen que adquirir todo lo necesario para trabajarlas (semillas, animales de labranza o maquinas de roturrar tierras, instrumentos de trabajo, posibles jornales para posibles ayudantes, muchas horas de trabajo en el campo que sabemos no espera, no es una factoria que tu decides cuando hacer la tela, el campo tiene sus estaciones y sus cosechas no esperan un mes mas alla o mas aca para dar sus frutos) y despues de todo ese trabajo, alguien del gobierno decide cuanto te va a comprar, a que precio te lo va a comprar, te pone restricciones muy precisas en cuanto al excedente y despues de varios anos de trabajo, digamos 5 , 6 o 7, cuando el guajiro limpio esas tierras antes llenas de marabu, cuando ha acumulado cierta ganancia como consecuencia de su duro trabajo, entonces otro funcionario, otro burocrata de algun organismo del Estado, le dice que es necesario tomar las tierras para "otras funciones sociales" y finalmente el guajiro se queda, como decimos, con una mano delante y otra atras.
Considero que una nueva reforma agraria es necesaria en Cuba, pero esta tiene que venir aparejada con la instauracion de un gobierno que realmente garantice la proteccion de inversiones privadas. El futuro agrario y ganadero de Cuba me parece esplendoroso. Hay mucha tierra, muy rica para tabaco, frutas, cana de azucar, crianza de ganado,frutos menores, verduras, vegetales en general, tan solo esta esperando que haya libertad en ese mismo suelo para que sus hijos puedan hacer properar a ese pais.

Saludos

entre Pinar y Herradura
Miembro Regular

Cantidad de mensajes : 264
Localización : miami
Valoración de Comentarios : 80
Puntos : 354
Fecha de inscripción : 07/02/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Poco espacio y muchos frutos Los frutales en Cuba “prácticamente han desaparecido”.

Mensaje por omiyale el Sáb Jul 04, 2009 3:39 am

jAJAJAJAJ.....Mira tú...descubrieron el agua fria despues de 50 años de investigación y experimento., así que es fundamental y clave el incentivo y motivación monetaria., jajajaja así acabaran de dejar de incentivar con las medallitas pepe prieto.- del carajo, el árticulo está bien, pero a estas horas con ese recado?!...............ya se desmotivó hasta la mata de guayaba , hay que reirse para no llorar jajajajjaja

omiyale
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 425
Edad : 63
Localización : españa
Hobbies : leer, tv, viajar
Valoración de Comentarios : 64
Puntos : 526
Fecha de inscripción : 08/04/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Poco espacio y muchos frutos Los frutales en Cuba “prácticamente han desaparecido”.

Mensaje por roberto ramirez el Sáb Jul 04, 2009 12:23 pm

los frutales no solo han desaparesidos , no hay verguenza , no hay intencion de cambiar ese sombrio panorama que cada dia se a crecienta mas sobre nuestro sufrido pueblo .

roberto ramirez
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 2206
Edad : 49
Localización : MIAMI
Hobbies : BEISBOL
Valoración de Comentarios : 418
Puntos : 1765
Fecha de inscripción : 18/06/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Poco espacio y muchos frutos Los frutales en Cuba “prácticamente han desaparecido”.

Mensaje por Wajiro el Sáb Jul 04, 2009 10:05 pm

Una de las razanos principales que los frutales han desaparecido, es lo que me explico mi tio abuelo, quien todavia a su avanzada edad tiene su finquita, El antes tenia cientos de arboles frutales, incluyendo 40 50 hectareas de naranjas, todo desaparecio , porque me dijo, yo tengo que cuidar las plantas y fertilizarlas y atenderlas, para a la recojida mandan unos tipos a recogerlas y luego me pagan centavos por los frutos, yo no trabajo de esclavo"

Wajiro
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1129
Valoración de Comentarios : 140
Puntos : 1195
Fecha de inscripción : 06/04/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Poco espacio y muchos frutos Los frutales en Cuba “prácticamente han desaparecido”.

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 1:27 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.