Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 37 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 37 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

CON EL AGUA AL CUELLO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

CON EL AGUA AL CUELLO

Mensaje por odioafifo el Jue Jun 04, 2009 12:15 am

CON EL AGUA AL CUELLO






Por Oscar Espinosa Chepe
La Habana
PayoLibre.com
Distribuye:
Puente Informativo de Angelica Mora
Especial para La Nueva Cuba
Nueva York
E.U.

La Nueva Cuba
Junio 2, 2009



– Nuevos elementos reflejan que la situación económica y social de Cuba se podría tornar más delicada en los próximos meses. Algunos datos publicados sobre las dificultades en la agricultura, el transporte, las finanzas externas y el consumo energético confirman esa presunción. A ello contribuyen también las declaraciones de personalidades oficiales, como Francisco Soberón, Presidente del Banco Central, quien ha lanzado la consigna de “ahorro o muerte”, sobre la cual el diario Granma ha subrayado que no se trata de una exageración, dados los efectos de la crisis mundial sobre una economía ya seriamente dañada por 20 años de Periodo Especial y los impactos de huracanes.

También Marino Murillo, vice primer ministro a cargo de Economía y Planificación, vaticinó que el PIB en 2009 crecerá algo más del 2,0% frente al 6,0% establecido en el Plan, mientras el oficialista Centro de Estudio de la Economía Cuba ha sido más pesimista al estimar un decrecimiento de hasta -0,5%.
En términos más realistas, si se producen cortes de electricidad similares a los años 1990, la caída del PIB podría ser mucho más pronunciada por el impacto sobre la producción y los servicios, así como, por supuesto, en el ya menguado consumo de la población.

Esto refleja la gravedad del panorama económico y las perspectivas de un porvenir muy incierto. Realmente lo presenciado actualmente en Cuba se debe a la falta de toma de decisiones, que hubieran permitido prepararse para afrontar las incidencias de la crisis mundial, y paliarlas en determinado grado.

Ahora se habla de ahorrar, muy especialmente en los componentes energéticos, cuando se conoce que desde hace muchos años el país pierde impresionantes cantidades de electricidad por las malas condiciones del sistema de transmisión y distribución, que ha llegado a representar en determinados años hasta el 19,6% del total producido (en 1958 fue de 8,7%); muy por encima de los límites permisibles que en ningún momento deberían sobrepasar el 10,0%. En 2008, de acuerdo con datos oficiales, las pérdidas ascendieron a 2 923,8 Gigawatts hora (GW.h), el 16,3% de lo generado, lo cual es igual a la producción de varias termoeléctricas de 250 Megavatios (MW)*, teniendo en consideración que un GW.h representa 1000 MW.h.

El agua bombeada para consumo industrial y humano también se pierde en un 60,0%, según cifras oficiales. Es cierto que desde hace unos meses se realizan obras en algunas ciudades para reparar parcialmente las conductoras, pero para solucionar el problema total pasarán años.

Se añade el calamitoso estado de la estructura productiva y del sistema habitacional, agravadas ambas por los destrozos causados por los huracanes, por lo que, como recientemente señalara el Presidente Raúl Castro, cuando azotan fenómenos naturales “… los daños materiales siguen siendo considerables, debido a las vulnerabilidades acumuladas en casi todos los sectores y en la infraestructura del país…”.

En la priorizada Capital, según ha publicado recientemente el semanario Tribuna de la Habana, más del 75,0% de la superficie pavimentada requiere una urgente reparación, lo cual además de provocar accidentes automovilísticos y la acelerada destrucción de los vehículos, también genera consumo extra de combustible por desvíos y a causa de que el transporte no puede transitar con la velocidad óptima.

Los problemas acumulados son enormes, si se analizan otras esferas productivas y de servicios con equipamiento anticuado, poco eficiente y altamente consumidor de energía, a lo que se agrega un gran descontrol, que en un país llevado a la miseria coadyuva a la proliferación del desvío (robo) masivo del combustible para el mercado negro. Actualmente 4.5 galones de diesel o gasolina regular (17 litros) vendidos en pesos libremente convertibles (CUC), representan 425 pesos moneda nacional, cuando el salario medio es de alrededor de 414.

Por otra parte, los llamados a la conciencia de los trabajadores a ahorrar ya están gastados debido a la reiteración durante decenios, mientras la burocracia ha derrochado a manos llenas. Los obreros y empleados cubanos no se sienten propietarios de nada, pues jamás se ha contado con ellos, a no ser para exigirles y explotarlos mejor.

Las direcciones de los centros laborales se forman con personas para cuya selección no se tiene en cuenta la capacidad y la experiencia, sino el grado de clientelismo político. La práctica ha sido promover la mediocridad, mucho más fácil de moldear bajo los estrictos cánones políticos del régimen, al igual que en otros sectores de la sociedad, comprendidos el periodismo y otras labores intelectuales. Esta práctica ha promovido el oportunismo, altos índices de ineficiencia y carencia de creatividad, lo cual constituye un formidable valladar para el uso adecuado de los recursos y el desarrollo económico y social.

En este contexto es imposible que los problemas que afronta y tendrá que solucionar el gobierno puedan resolverse, si no se va a la raíz del problema, que no es otro que la aplicación de un sistema económico, político y social que ha conducido a la desastrosa crisis, cuyas nefastas consecuencias pervivirán muchos años después de comenzarse las rectificaciones, como consecuencia de decenios de desgobierno.

Existen grandes diferencias entre los problemas que hubo en Cuba republicana hasta 1959, causados por malos gobiernos, y la situación actual. A pesar de los muchos males prevalecientes en esos 57 años, siempre existió una sociedad civil defensora de la identidad nacional y, no obstante los altos niveles de corrupción gubernamental, la mayoría de los cubanos mantuvo los esfuerzos por lograr una Cuba mejor y el adecentamiento social, por el orgullo de ser cubano y la autoconfianza en que se saldría adelante.

En los últimos 50 años, por el contrario, además de la destrucción sistemática de las estructuras económicas, del tejido social y hasta de la composición demográfica, están presentes daños muy serios infligidos al concepto de identidad y soberanía, creándose una permisible ética en el marco de una revolución que ha incumplido sus promesas de mejoría, en la que la doble moral, el egoísmo y la corrupción rampante se ha enraizado. Esto constituye el reto más importante a superar por el pueblo cubano.

Con esta amalgama de problemas de todo tipo habrá que enfrentar en los próximos meses el acrecentamiento de la crisis.

odioafifo
Moderador

Cantidad de mensajes : 2578
Valoración de Comentarios : 423
Puntos : 3758
Fecha de inscripción : 02/09/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.