Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 41 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 41 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

¿ Conoces a Jesús ? II parte.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿ Conoces a Jesús ? II parte.

Mensaje por Funda el Jue Mayo 14, 2009 6:44 pm

Compatriotas he tomado el mismo titulo que había comenzado SoyCubana ya que el tema se torno interesante y se incremento. Este artículo que coloco aquí es el estudio critico a la película La Pasión de Cristo de Mel Gibson

Es un tema algo largo y lo he subdividido para no caer en cansancio que nos lleve a la falta de concentración y además pasa al limite de lo permitido del texto.

No intento imponer nada, sino como dijo José Martí : Ser Culto para Ser Libre

Así libre serán nuestras opiniones, criterios etc pero sin dejar a un lado el tacto y el respeto y el tacto, no es mas que la lubricante de las relaciones humanas y el respeto, ilustra aun pueblo.

Aquellos que pasamos de 50 años podemos recordar como los católicos, protestantes, y los Testigo de Jehová fueron prisioneros, fueron fusilados, fueron maltratados humillados.
No podemos olvidar las religiones Afro-cubana que también fueron reprimidas.
Todas fueron manipuladas y penetradas por chivatos baratos para llegar a ser auxiliar de policía en muchos casos. No olvidemos también los judíos, no quedaron fuera de esa pesadilla, como a la hermandad de los Masones penetradas desde que el Ramiro Valdés tomo la dirección del Minint también fueron a carceles y a campo de trabajo forzados en cualquier lugar de la Isla Cárcel.

Este tema que he colocado aquí hace pensar libre a todas las direcciones y eso esta prohibido al cubano dentro de la Isla Cárcel, sea o no religioso.

Este es un tema abierto y repito será subdivido para mejor comprensión en su lectura.

Muchas gracias.
Funda.
------------------------
Comienzo A

[u]1“LA PASIÓN DE CRISTO”
Un manual de recursos Publicado por el American Jewish Committee Departamento de Asuntos Interreligiosos
CONTENIDOS
Queridos amigos,,Rabino A. James Rudin, Rabino David Rosen, Dr. David M. Elcott 2
Una pregunta apasionante con respuestas judías: un resumen 5
Preguntas apasionantes con respuestas judías 7
Temas de discusión en la película de Mel Gibson “The Passion” 11
(“La Pasión de Cristo”), Los últimos días de Jesús 14,,Dramatizando la muerte de Jesús
Mary C. Boys, Philip A. Cunningham, Lawrence E. Frizzell, John T. Pawlikowski
Perspectivas judías 18, Dabru Emet: una declaración judía sobre cristianos y cristianismo
National Jewish Scholars Project,(Proyecto Nacional de Académicos Judíos)
Perspectivas cristianas, Criterio para la evaluación de las dramatizaciones de la Pasión 19
Conferencia Nacional de Obispos Católicos
Nostra Aetate: Declaración sobre las relaciones de la Iglesia con las religiones
no cristianas 27,
[center]Concilio Vaticano II


Queridos amigos:
2
Nos complace enviarles este paquete de materiales sobre las obras dramáticas de “La
Pasión de Cristo” que nos permitirán entender el furor actual sobre la programada
película de Mel Gibson: “The Passion” (“La Pasión de Cristo”).
Las obras de teatro sobre “La Pasión” son versiones dramáticas de las últimas horas en
la vida de Jesús. Desde su concepción en la época medieval como una forma de arte
cristiano han transmitido con frecuencia imágenes altamente negativas y caricaturas de
los judíos y judaísmo. La presunta culpabilidad judía en la muerte de Jesús y la culpa
colectiva de los judíos por su acto de deicidio forman el principal leitmotiv de la mayoría
de obras dramáticas sobre “La Pasión”. Desgraciadamente, la representación teatral de
estas obras en Europa a veces desencadenó en violencia física contra los judíos.
A causa de esta historia dolorosa, por décadas el American Jewish Committee ha
participado activamente con nuestros colegas cristianos, en la búsqueda eliminatoria de
elementos nocivos tanto en la obra teatral clásica de La Pasión Omerammergau que se
lleva a cabo en Alemania cada diez años, como en otras versiones teatrales y
audiovisuales. Como parte de nuestra labor, el AJC ha sensibilizado audiencias sobre
nuestras preocupaciones específicas y ha desarrollado materiales de enseñanza sobre los
problemas inherentes en la mayoría de las obras sobre “La Pasión de Cristo”. Creemos
que cuando las obras sobre La Pasión transmiten imágenes antisemitas actúan
contrariamente a las recientes enseñanzas católicas romanas y protestantes y son un
impedimento para construir positivas relaciones entre cristianos y judíos, basadas en
respeto y comprensión mutuos.
Una versión preliminar de la película se proyectó a una audiencia interreligiosa en
Houston, Texas, el 8 de agosto de 2003. Los espectadores incluyeron líderes locales del
AJC así como el rabino A. James Rudin del Departamento de Asuntos Interreligiosos.
El AJC considera que la versión preliminar del film presentado en Houston es una obra
tradicional sobre La Pasión colmada de imágenes antisemitas. La versión preliminar
muestra a los judíos y al judaísmo en forma negativa. Es más, la película emplea muchos
3
de los peores elementos antisemitas que se hallan en los cuatro Evangelios y material
altamente ofensivo escrito por la monja católica alemana, Catherine Emmerich, 1.800
años después.
Dado que el AJC apoya la libertad de expresión creativa y se opone a la censura
artística nos opondremos a un boicot organizado contra “La Pasión de Cristo” en su
estreno. Sin embargo, somos libres de ofrecer una crítica, especialmente cuando los
judíos y el judaísmo son falsamente calumniados. El AJC se muestra preocupado sobre
esta controversia que es percibida por muchos observadores como una batalla o debate
entre judíos y cristianos. Es importante observar que algunos de los críticos más duros
han sido líderes cristianos, incluyendo el clero y académicos.
Esperamos que utilicen estos materiales para comunicar los intereses del AJC en la
prensa escrita y en los medios electrónicos de sus comunidades, auspiciar programas
educativos conjuntos o encuentros comunales con diócesis católicas y otras instituciones
cristianas, sensibilizar a los críticos cinematográficos sobre nuestras inquietudes y
sugerir que la gente use Sitios en la Red interreligiosos, como el sitio web del Boston
College Christian-Jewish Center, para obtener más información sobre las obras de La
Pasión de Cristo.
La película ha tocado un tema susceptible para muchos de nosotros y hubo presión para
actuar apresuradamente. Hemos actuado con respeto, preguntando y oyendo numerosas
voces. El Departamento de Asuntos Interreligiosos se compromete a proveer respuestas
concienzudas así como los recursos necesarios para apoyar el trabajo en su comunidad.
Esperamos que comparta con nosotros sus pensamientos sobre estos materiales, así como
la información de programas y las reacciones de la comunidad y cristianas. Estamos a su
disposición para pensar sobre cómo encarar este tema.
Les deseamos un Feliz Año Nuevo y que la paz y bondad se expandan en el Mundo.
4
Rabino A. James Rudin Rabino David Rosen
Consultor en Jefe sobre Religión Director de Asuntos Interreligiosos
Dr. David M. Elcott
Director de USA para Asuntos Interreligiosos
5
UNA PREGUNTA APASIONANTE CON RESPUESTAS JUDÍAS
UN RESUMEN

¿Cuáles son nuestros problemas?
· El guión y la versión inicial de la película de Mel Gibson “La Pasión de Cristo”
se parece y suena a las obras dramáticas medievales que con frecuencia incitaron
la violencia de cristianos contra sus vecinos judíos.
· Nos preocupa que la historia sobre las doce últimas horas en la vida de Jesús sea
usada como fuente de antisemitismo, no sólo en Estados Unidos sino también en
el mundo.
· Existen muchas formas de contar una gran historia religiosa. Una película que
inspira a algunos, denigrando innecesariamente a otros, es inaceptable en los
Estados Unidos del siglo XXI.
· Algunos de nuestros colegas católicos y protestantes se encuentran angustiados
que la película pueda afectar el gran trabajo ecuménico e interreligioso del
Concilio Vaticano II y los documentos consiguientes, así como declaraciones
protestantes similares que afirman la eterna relación de la Alianza entre Dios y el
Pueblo Judío y la especial relación entre cristianos y judíos. Se merecen nuestro
apoyo.
¿Cuáles no son nuestros problemas?
· Valoramos y apoyamos la libertad de expresión. Los artistas son libres de hacer lo
que quieran. Somos libres de criticar su obra cuando su arte se convierte en un
vehículo para el odio y la intolerancia.
· Nos oponemos a los boicots. Este es un debate abierto para informar y persuadir.
No se presiona a nadie. Solamente existe la presión de la buena voluntad entre
cristianos y judíos.
· De ninguna manera queremos decirle a los cristianos en qué creer. Sí queremos
decirles a nuestros amigos que sin quererlo pueden herirnos fomentando
conflictos innecesarios.
¿Por qué estamos contrariados?
· “La Pasión de Cristo” en su versión actual cuenta la historia de tal forma que
presenta a los judíos bajo una luz despectiva. Esa elección no es apoyada por las
lecturas contemporáneas de los Evangelios, oficiales y especializadas.
· En aquel tiempo Roma gobernó la Tierra de Israel bajo la cruel persona de Poncio
Pilato, quien fue responsable de asuntos de vida y muerte. Es falso presentarlo
como una víctima débil de la persuasión de “la muchedumbre”.
· Jesús era judío y vivió en una sociedad donde convivían diferentes tipos de judíos.
Sus seguidores en gran mayoría eran judíos también. Disminuir esto, mientras se
enfatiza la condición judía de sus oponentes es una confusión voluntaria.
6
· La muerte por crucifixión era un castigo romano. Los romanos erigían cruces y
miles de judíos fueron crucificados, incluyendo cientos de rabinos.
· No hay evidencia en las Escrituras que Caifás, el Sumo Sacerdote y otros
sacerdotes en el Templo hayan sido malignos, corruptos y obsesionados con
“dinero sangriento”. Presentarlos de esta manera es implicar un insidioso plan
judío detrás de la decisión romana.
· Los cristianos son nuestros colegas, vecinos y amigos. Nos importa de qué
manera somos retratados como judíos. Queremos que nuestras religiones nos
acerquen no que nos dividan.
¿Qué podemos hacer?
· Aprender, explicar y enseñar el contenido de este manual y profundizar su
entendimiento a través de publicaciones del AJC y otros materiales incluyendo
una cuidadosa búsqueda de sitios web que contengan mensajes positivos.
· Escribir cartas al editor y artículos de opinión que muestren respeto por la
diversidad y creencias religiosas, mientras alertan sobre el daño que puede causar
el extremismo religioso y la intolerancia. El Departamento de Asuntos
Interreligiosos estará complacido de poder ayudar al respecto.
· Considerar encuentros de las Oficinas del AJC con líderes religiosos cristianos y
editores de noticias locales para discutir la película a la luz de esta información.
Pídales de advertir públicamente sobre el uso incorrecto de la historia de la Pasión
de Cristo.
· Lleve el manual de recursos a encuentros interreligiosos como recurso para el
diálogo y el desafío respetuosos.
· Explore marcos religiosos cristianos donde usted pueda explicar sus
preocupaciones y pedir apoyo para desafiar la forma en que La Pasión de Cristo
se presenta en la película en el nombre de la fe religiosa y el pluralismo.


Última edición por Funda el Jue Mayo 14, 2009 7:19 pm, editado 1 vez

Funda
Miembro Moderado

Cantidad de mensajes : 82
Valoración de Comentarios : 3
Puntos : 66
Fecha de inscripción : 22/11/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿ Conoces a Jesús ? II parte.

Mensaje por Funda el Jue Mayo 14, 2009 6:53 pm

Continuación B La pasión de Cristo

7
PREGUNTAS APASIONANTES CON RESPUESTAS JUDÍAS
El siglo XXI comenzó con un nivel de violencia que es espantoso y doloroso.
Asesinatos en el nombre de Dios, terrorismo e intolerancia en el nombre del absolutismo
religioso se propagan de continente en continente contaminando personas. Los beneficios
de la tecnología y los medios de comunicación de masas han sido secuestrados para
fomentar el odio entre personas de fe. La gente religiosa de buena voluntad debe estar
más vigilante que nunca para asegurar que las palabras que predican y las imágenes que
ofrecen en el nombre de Dios no sean usadas con fines destructivos.
De acuerdo con esto, tenemos todas las razones para estar inquietos cuando el guión y
la versión original de una gran película suena y se parece a las obras dramáticas
medievales sobre La Pasión de Cristo, que con frecuencia sirvieron a aquellos que
pueden ocasionar estragos en las comunidades judías en Europa. Contamos con todas las
razones para apoyar a nuestros colegas cristianos que luchan por construir un puente
entre el histórico abismo entre cristianos y judíos. Y tenemos todas las razones para
alentar a los productores, distribuidores, dueños de cines, maestros cristianos, y
distribuidores de video y DVD de pensarlo bien antes de ofrecer “La Pasión de Cristo” a
un mundo que vive una hemorragia de violencia en el nombre de Dios.
¿Qué son las obras dramáticas de La Pasión de Cristo?
Las obras dramáticas de La Pasión de Cristo son un género de drama religioso que
cuenta la historia cristiana del sufrimiento, crucifixión y resurrección de Jesús. La historia
describe el corazón de la fe cristiana y es tan esencial para los cristianos como el
Éxodo y la experiencia en el Monte Sinai lo es para los judíos. Las obras de la Pasión
toman como fuente los cuatro Evangelios: San Marcos, San Mateo, San Lucas y San Juan
en la Biblia Cristiana, ampliado por fuentes extra bíblicas. (“La Pasión de Cristo” de
Mel Gibson usa los escritos místicos del siglo XVIII de la monja Anne Catherine
Emmerich). Su intención es que a través de la experiencia del sufrimiento de Jesús y la
redención que surge luego de su muerte y resurrección, la fe cristiana y su compromiso se
fortalezca y profundice.
Las primeras versiones de las obras de la Pasión provienen del siglo XIII y otras
versiones florecieron a través de centurias, en especial en Francia y Alemania.
Las obras se volvieron crecientemente elaboradas, involucrando aldeas y poblados, y con
frecuencia requiriendo varios días para su puesta en escena. Las obras de la Pasión de
Cristo permanecen hasta el día de hoy como una expresión de la fe cristiana y se
presentan en una miríada de escenarios en todo el mundo.
¿Por qué nos deben importar las obras de La Pasión de Cristo?
8
Las publicaciones del AJC 1 han expresado la dolorosa historia que se correlaciona
entre las obras de La Pasión de Cristo y la violencia contra los judíos. Un grupo de
académicos, mayormente cristianos, recientemente afirmó: “... Tomar conciencia del
impacto trágico de las “obras de La Pasión de Cristo” sobre los judíos a través de los
siglos. Sabemos que la presentación dramática de los judíos como “asesinos de Cristo”
provocaron pogromos contra los judíos por siglos y contribuyeron a la atmósfera que hizo
posible la Shoah”.
No tenemos interés en desafiar la forma en que un pueblo cuenta su historia.
Defendemos con certeza la unicidad de la expresión religiosa y apreciamos el pluralismo
que en principio implica la libertad religiosa. Sin embargo, cuando la historia religiosa de
un pueblo amenaza con la seguridad de otro, gente justa y compasionada debe responder.
Mientras la experiencia interna del espectador cristiano de las obras de la Pasión de
Cristo puede ser enriquecedora espiritualmente, si las palabras y el impacto visual se
pueden usar para incitar o fortalecer antisemitismo tenemos el derecho y la obligación de
denunciar y desafiar esto.
Pero si la historia es verdadera...
No hay una historia única de la crucifixión y resurrección de Jesús. Los cuatro
Evangelios no concuerdan en varios detalles sobre los eventos que conducen a la
crucifixión, ni tampoco concuerdan en los roles que Jesús y otros actuaron. Los
Evangelios enfatizan precisamente el carácter judío de Jesús y sus discípulos,
conocimiento reiterado firmemente por las enseñanzas cristianas oficiales
contemporáneas. Contar la historia de una manera que presenta a los judíos bajo una
luz despectiva es una elección, no es un hecho ni la verdad. Sabemos con certeza que
los romanos gobernaron la Tierra de Israel, que fueron ellos los únicos responsables por
la vida y muerte de sus habitantes, que Jesús podría haber sido un judío cuyas
predicaciones se correspondían naturalmente con la diversidad de la vida judía en el
siglo I, y que sus discípulos inicialmente hallaron un hogar predicando en sinagogas.
Académicos cristianos contemporáneos y figuras de la Iglesia han elegido leer la historia
reivindicando que: “Los Evangelios son el resultado de un trabajo de edición largo y
complicado... De forma tal que no se puede negar que ciertas referencias hostiles o poco
favorables hacia los judíos tienen un contexto histórico en conflictos entre la naciente
Iglesia y la comunidad judía”. Después de haber estudiado el guión de Gibson, el Dr.
John Pawlikowski, OSM, declara: “...La principal línea de la historia otorga la
responsabilidad primordial por la muerte de Jesús en una conspiración judía, liderada por
Caifás [el Sumo Sacerdote Judío]. Esto es contrario a los recientes documentos católicos
y la investigación bíblica moderna.
La mayoría de las religiones nacieron mucho antes que documentos auténticos y la
fidelidad histórica puedan ser probados. Para el creyente, la experiencia religiosa y la
historia contada conllevan verdades increíbles y poderosas. En ese sentido, la creencia
judía no es diferente que la de otros: somos herederos de una rica tradición que nos
1 What Viewers Should Know about the Oberammergau Passion Play, (Lo que los espectadores deben
saber sobre la obra de la Pasión Oberammergau) Judith Hershcopf Banki, 1980; y Passion Plays in the
United States (Obras dramáticas de La Pasión en los Estados Unidos), Samuel Weintraub, 1984.
9
inspira y para la cual no es necesario un examen de verdadero o falso. Nuestra esperanza
es que comunidades religiosas basadas en la fe hayan aprendido como resultado de
milenios de violencia inspirada por la religión, a sensibilizarse sobre la potencial
violencia de su doctrina. También hemos sido testigos intolerantes del terrorismo en
nombre de Dios. Durante su historia, el American Jewish Committee ha enseñado que
cuando la fe de uno causa terrible sufrimiento o humillación al otro, la gente de buena
voluntad tiene el derecho de cuestionar y oponerse al uso incorrecto de la voz de Dios.
¿Qué es lo que los cristianos dicen sobre la muerte de Jesús y los judíos?

Las obras de la Pasión de Cristo que retratan a los judíos como incitadores de violencia
contra Jesús, pidiendo su muerte o causando el pecado de su muerte son un desafío serio
a las enseñanzas de la mayoría de las comunidades cristianas. En este sentido, el guión de
La Pasión de Cristo de la forma en que es presentado es un ataque a la doctrina cristiana
contemporánea y los buenos oficios de cristianos para cicatrizar las dolorosas relaciones
entre judíos y cristianos. Debemos apoyar a nuestros colegas de comunidades cristianas
que están expresando su profunda preocupación sobre las obras de la Pasión de Cristo
que puedan aumentar los malos entendidos y el odio en el nombre de Jesús.
El Papa Juan Pablo II: En el mundo cristiano interpretaciones del Nuevo Testamento,
erróneas e injustas sobre el Pueblo Judío y su supuesta culpabilidad, han circulado por
demasiado tiempo, engendrando sentimientos hostiles contra este Pueblo. (1997)
El Concilio Vaticano II: La Iglesia ha considerado siempre y lo sigue haciendo hoy, que
Cristo en su infinito amor por propia voluntad padeció sufrimientos y muerte debido a
los pecados de todos...de todos los que debe cuidar, para que no catequicen o lleven el
mensaje de Dios, enseñan cosas que no van de acuerdo al espíritu del mensaje del
Evangelio del espíritu de Cristo...No se puede culpar por lo que ocurrió en La Pasión de
Jesús a los judíos que vivían en aquel entonces sin distinción ni tampoco a los judíos de
la actualidad. (Nostra Aestate,1965).
La Iglesia Evangélica Luterana: Los cristianos están obligados moralmente a
comprender las duras palabras del Nuevo Testamento contra judíos y judaísmo en sus
contextos originales sin convertir esas polémicas en antisemitismo. (Tópicos en
relaciones cristianas y judías, 2002).
Ted Haggard, Asociación Nacional de Evangélicos: El cuerpo de Cristo mundialmente
no culpa al Pueblo Judío por la crucifixión. Los evangélicos creemos que nuestros
pecados son responsables por crear la situación que requirió la crucifixión de Cristo.
(Noticias del Mundo Cristiano, agosto de 2003).
Iglesia Metodista Unida: La Iglesia Cristiana tiene una profunda obligación de corregir
enseñanzas históricas y teológicas que guiaron a percepciones falsas y peyorativas sobre
el judaísmo y contribuyeron a la persecución y al odio de los judíos. (Declaración, junio
de 1999).
Conferencia de Obispos: Los judíos no deben ser retratados como... Enemigos
implacables de Cristo (p. ej. al cambiar la pequeña “muchedumbre” en el palacio del
gobernador en una numerosísima multitud). Tales caracterizaciones con sus obvias
implicaciones de “culpa colectiva” eliminan aquellas partes del Evangelio que muestran
10
que...La población judía, lejos de desear su muerte se hubiera opuesto de haber sabido, y
de hecho lamentaron su muerte ejecutada por los romanos (1988).
Lo que podemos hacer:
· Aprende, explica y enseña el contenido de este manual y profundiza tus
conocimientos a través de las publicaciones del AJC u otros materiales
incluyendo una cuidadosa búsqueda de otros sitios web con mensajes positivos.
· Escribe cartas al editor y artículos de opinión que reflejen respeto por la
diversidad y creencia religiosa, mientras alertan sobre el daño que el extremismo
religioso y la intolerancia pueden producir. El Departamento de Asuntos
Interreligiosos estará dispuesto a ayudar con el tema.
· Considere encuentros de las oficinas con líderes religiosos cristianos y editores de
noticias locales para discutir la película a la luz de esta información. Pídales de
advertir públicamente contra el uso incorrecto de la historia de La Pasión de
Cristo.
· Lleve este manual a todo encuentro interreligioso del que participe, como recurso
para el diálogo y el desafío respetuosos.
· Explore marcos religiosos cristianos donde pueda contar sus preocupaciones y
pedir apoyo para desafiar el modo en que la Pasión de Cristo se presenta en la
película, en el nombre de la fe religiosa y el pluralismo.
Dios de nuestros padres, Tú elegiste a Abraham y a sus descendientes para traer Tu
nombre a las naciones. Estamos profundamente tristes por el comportamiento de
aquellos que en el curso de la historia han causado a estos hijos (judíos) Tuyos
sufrimientos y pidiéndote perdón queremos comprometernos a una hermandad
genuina con el Pueblo de la Alianza. Plegaria del Papa Juan Pablo II para una
liturgia en el Vaticano antes de su visita a Israel, donde colocó estas palabras en
el Muro de los Lamentos.
CONTINUARA.... C.

Funda
Miembro Moderado

Cantidad de mensajes : 82
Valoración de Comentarios : 3
Puntos : 66
Fecha de inscripción : 22/11/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿ Conoces a Jesús ? II parte.

Mensaje por Funda el Jue Mayo 14, 2009 6:57 pm

Continua C La Pasión de Cristo


11
TEMAS DE DISCUSIÓN EN LA PELÍCULA DE MEL GIBSON
“LA PASIÓN DE CRISTO”

(Gracias a los rabinos James Rudin, Consultor en Jefe de Religión del AJC y David
Rosen, director de Asuntos Interreligiosos del AJC)
· Por más de medio siglo el American Jewish Committee ha sido una fuerza
constructiva en las relaciones cristianas y judías, especialmente trabajando para
reformar las enseñanzas antisemitas de la Iglesia, de larga data. El difunto John
cardinal O’Connor de Nueva York dijo: “Ninguna organización ha hecho más que
el American Jewish Committee para promover las relaciones cristianas y judías”.
· En las relaciones católicas –judías , el AJC tiene una larga historia de
participación y evaluación de las obras dramáticas de la Pasión de Cristo. Las
preocupaciones claves del AJC han sido las presentaciones altamente
perjudiciales del judaísmo del siglo I, y la transmisión visual y visceral a las
audiencias de estereotipos desagradables e históricamente incorrectos y
caricaturas del Pueblo Judío y su religión. La presentación de la supuesta
culpabilidad de los judíos y su “responsabilidad primaria” sobre la crucifixión de
Jesús ha sido el principal problema de las obras de la Pasión de Cristo desde su
concepción en el medioevo.
· El enfoque del AJC sobre el film de Mel Gibson “La Pasión de Cristo” cuyo
estreno está previsto para febrero es consistente con la política tradicional del
AJC con respecto a las obras de la Pasión de Cristo. Primero, el AJC consulta con
los realizadores de las obras de La Pasión, incluyendo a los escritores, productores
y directores para sensibilizarlos y lograr los cambios necesarios en el guión,
puesta en escena, vestuario y la música de esas producciones.
· Con el objetivo de analizar la película inteligentemente, el AJC ha estado
buscando por largo tiempo ver una “versión preliminar” del film de Gibson. El
viernes 8 de agosto, el rabino James Rudin, Consultor en Jefe sobre Religión
asistió a una muestra interreligiosa de la película en Houston, a la que le siguió
una discusión con Mel Gibson, quien también participó de la muestra. Fue la
primera vez que un dirigente comunitario contó con la oportunidad de ver el film.
Otros líderes comunitarios de la Oficina del AJC en Houston también acudieron.
· Habiendo visto el film, el AJC esta profundamente preocupado. A pesar de que
hasta ahora el AJC no se ha pronunciado públicamente, no solamente porque
todos los que participaron de la exhibición de la película se comprometieron a
cumplir con un acuerdo de confidencialidad (aunque algunos participantes
eligieron ignorarlo), pero sobre todo por el compromiso del AJC de buscar una
resolución a través de la búsqueda de negociaciones respetuosas y enlistar
efectivamente sus únicos contactos dentro de la Iglesia Católica de Estados
Unidos.
12
· Sin embargo, el AJC tiene serias preocupaciones, detalladas a continuación, ,
basadas en la larga experiencia del AJC en tratar las obras dramáticas sobre La
Pasión de Cristo y las relaciones católicas y judías. Concernidos que “La Pasión
de Cristo” pudiera contribuir al prejuicio antisemita y dañar las relaciones
cristiano-judías, el AJC continúa intentando realizar un encuentro privado con
Gibson y sus principales asociados con la esperanza que considerara e
implementara cambios apropiados a la película.
En caso que tal encuentro no se realice, consideraremos luego nuestra estrategia a
implementar.
Basándonos en las evaluaciones académicas realizadas por el Departamento de
Asuntos Interreligiosos del AJC, los siguientes puntos han sido señalados como
requerimientos esenciales para que las obras dramáticas de La Pasión eviten la
inexactitud histórica y la promoción de estereotipos y prejuicios antisemitas:
1. Se debe representar a Jesús como un judío religioso, no como alguien opuesto a la
Torá. Se lo debe representar como un judío piadoso y observante de su tiempo.
2. La Biblia hebrea llamada “El Antiguo Testamento” por los cristianos no debe ser
vista en las obras dramáticas de La Pasión de Cristo como pasada de moda o
reemplazada por el Nuevo Testamento. No se debe representar al judaísmo como
un estereotipo contra el cristianismo en una batalla entre una religión estática,
demasiado legalista y una religión de amor y compasión.
3. Jesús y sus seguidores quienes fueron todos judíos, no deben situarse en oposición
directa con la más amplia comunidad judía de la época. No debe presentarse como
un choque entre los “hombres viejos y malos” contra los “hombres jóvenes y
buenos”.
4. No se debe representar a los judíos en las obras dramáticas de La Pasión de
Cristo como amantes del dinero y enemigos avaros de Jesús. Esto es sumamente
importante sobre todo en la escena del cambio de dinero en el Templo y con
relación a dar un soborno a Judas Iscariot.
5. Las escenas con la muchedumbre en las obras dramáticas sobre La Pasión de
Cristo deben evitar la representación indiscriminada de judíos sedientos de sangre
pidiendo la muerte de Jesús.
6. Los judíos y “los fariseos” no deben ser representados como enemigos. Al
contrario, Jesús y los fariseos compartían la mayoría de sus prácticas y creencias
religiosas. En el Nuevo Testamento se menciona a los fariseos solamente una vez
en relación con la muerte de Jesús. En Lucas, los fariseos tratan de advertir a
13.
Jesús de un complot en su contra. Sobre todo, los fariseos no estuvieron
involucrados directamente en la muerte de Jesús.
7. El judaísmo del siglo I en la Tierra de Israel debe mostrarse en toda su
diversidad y riqueza espiritual. Como en la actualidad, en esa época había grupos
que expresaban su judaísmo en formas diferentes: fariseos, esenios, saduceos,
helenistas y extremistas. Un judaísmo estático y sofocante no debe ser
representado en las obras sobre La Pasión de Cristo.
8. Los símbolos religiosos judíos deben ser presentados en forma clara y justa
incluyendo la Torá, la Menorá y los Diez Mandamientos. Los mismos eran
conocidos y respetados por Jesús y sus seguidores.
9. El rol de Poncio Pilato es con frecuencia una prueba sobre el tratamiento en la
obra de los judíos y el judaísmo. Si se representa al gobernador de Judea como un
líder débil e indeciso, controlado por el Sumo Sacerdote, entonces “los judíos”
acusados serán representados como los cómplices villanos de la obra. En cambio,
Pilato (la única persona específicamente mencionada respecto a la muerte de
Jesús en el Credo Niceno Cristiano) debería ser retratado como el gobernante
cruel y sangriento que fue. No fue un pelele ni un títere del Sumo Sacerdote.
Pilato representó la brutal ocupación romana en forma severa.
· De acuerdo con el rabino Rudin el film de Mel Gibson fracasa en lo expuesto
anteriormente. En suma, la versión “preliminar” de Gibson proyectada en
Houston no es más ni menos que una obra dramática medieval de La Pasión de
Cristo, repleta de imágenes, estereotipos y caricaturas antisemitas.
· A través de diferentes canales, incluyendo la aproximación directa del rabino
Rudin a Mel Gibson en Houston, luego de la proyección de la película, el AJC ha
ofrecido sus conocimientos para trabajar con Gibson y su equipo para corregir y
mejorar el film.
· Continuamos investigando estas iniciativas y los mantendremos informados sobre
las futuras novedades.


Continuara ....D

Funda
Miembro Moderado

Cantidad de mensajes : 82
Valoración de Comentarios : 3
Puntos : 66
Fecha de inscripción : 22/11/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿ Conoces a Jesús ? II parte.

Mensaje por Funda el Jue Mayo 14, 2009 6:59 pm

Continua D La Pasión de Cristo

las futuras novedades.
14
Dramatizando la Muerte de Jesús
Temas que surgieron en reportes mediáticos sobre el film a estrenarse "La Pasión de
Cristo"
Mary C. Boys - Union Theological Seminary
Philip A. Cunningham - Center for Christian Jewish Learning, Boston College
Lawrence E. Frizzell - Institute of Judeo-Christian Studies, Seton Hall University
John T. Pawlikowski - Catholic-Jewish Studies, Joseph Cardinal Bernardin Center,
Catholic Theological Union
17 de junio de 2003
Introducción
Somos profesores católicos que formaron parte de un grupo ad hoc de académicos que
recientemente fueron convocados por expertos de la Conferencia de Obispos Católicos de
Estados Unidos (United States Conference of Catholic Bishops - USCCB) y la Liga
Contra la Difamación (Anti-Defamation League - ADL) para rever una versión del guión
del film de Mel Gibson, “La Pasión de Cristo”. Fuimos siempre conscientes que este
guión no reflejaba necesariamente lo que de hecho se filmó o lo que eventualmente sería
mostrado en los cines después del trabajo de post-producción. Nos pidieron que
evaluásemos si esa versión del guión presentaría problemas respecto a la enseñanza
católica sobre la muerte de Jesús. Eso fue lo que hicimos y tuvimos un acuerdo unánime
en nuestra evaluación. Nuestros colegas judíos llegaron a idénticas conclusiones. El
resumen de nuestras conclusiones fue enviado al Sr. Gibson privadamente, con la
esperanza que ayudaría a mejorar el guión que leímos, una vez que la post-producción
ocurriese. Nunca fue nuestra intención hacer una crítica pública del proyecto.
Entendimos desde el comienzo de nuestra revisión del guión, que nuestro informe no
representaba una declaración oficial de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados
Unidos, y nunca fue representada de esa manera. Éramos un grupo "ad hoc". De todas
maneras, los cuatro somos miembros del Comité de Consulta sobre Relaciones Católico-
Judías del Secretariado para Temas Ecuménicos e Interreligiosos, y nuestro reporte fue
compilado por un miembro del personal de esa oficina. Todos nosotros, además, somos
miembros activos en organizaciones profesionales católicas, como ser la Sociedad
Teológica Católica de América (Catholic Theological Society of America) y la
Asociación Bíblica Católica (Catholic Biblical Association), y servimos en las
comisiones directivas de varios institutos e instituciones católicas.
Desde que nuestra evaluación fue completada, reportes en los medios de comunicación
hicieron público que Icon Productions declaró que el guión que nosotros revisamos no
era un guión autorizado. Nuestro conocimiento cuando hicimos la revisión era que
personas asociadas a la producción, incluido Mel Gibson estaban al tanto de que esta
evaluación se estaba llevando a cabo y que habían estado de acuerdo en recibirla.
15
El 11 de junio de 2003 la Oficina de Comunicaciones del USCCB publicó un
comunicado de prensa declarando correctamente que la evaluación que habíamos
preparado por petición de miembros del personal de USCCB y el ADL no había sido
revista por los obispos que conforman el Comité de Obispos sobre Temas Ecuménicos e
Interreligiosos. Este comunicado de prensa también indicó que el USCCB no comentaría
públicamente sobre el film hasta su lanzamiento. Además, el Consejo General del
USCCB pidió que devolviésemos los guiones que se nos habían enviado desde el
USCCB y que evitáramos hacer comentarios sobre los contenidos del guión que
examinamos. Hemos retornado los guiones como se nos ha pedido y no hemos hecho
públicos los contenidos de nuestra evaluación confidencial que había sido enviada al Sr.
Gibson. Contrariamente a lo publicado en un reporte reciente en los medios de
comunicación no hemos pedido disculpas a Icon Productions o a ninguna otra persona
por haber evaluado el guión. Ni tampoco lo hemos "retirado". Seguimos comprometidos
con nuestra evaluación.
Otros reportes mediáticos han insinuado que nuestra evaluación estaba basada en
teorías exegéticas personales o en enfoques idiosincrásicos de la interpretación bíblica o
de la historia. Esta caracterización es totalmente falsa. Nuestra evaluación estuvo basada
en documentos educativos magisteriales de la Iglesia Católica, que fueron
extensivamente citados en un apéndice de cuatro páginas en nuestra evaluación
confidencial de dieciocho páginas. Sugerencias que nuestros criterios para la evaluación
del guión no eran enseñanza católica autoritativa compromete el rechazo absoluto del
magisterio de la centenaria acusación difamatoria contra los judíos de ser quienes
mataron a Cristo, un rechazo firmemente establecido en la declaración Nostra Aetate del
Segundo Concilio Vaticano y los subsecuentes documentos de la conferencia episcopal y
del Vaticano.
Como la centenaria acusación de deicidio es una parte tan odiosa de la historia
cristiana, deseamos establecer aquí dos áreas generales que deben ser consideradas
cuando se evalúa cualquier presentación dramática de la muerte de Jesús, ya sea en film o
en teatro.
1. ¿Cómo son ideas externas al Nuevo Testamento utilizadas en el tratamiento
de un guión sobre la Pasiónde Cristo ?
Un sitio Web italiano, autodescripto como no oficial, sobre " 'La Pasión' de Mel
Gibson" en http://www.sassiweb.it/thepassion dice que el film está basado en los diarios
de St. (sic) Anne Catherine Emmerich (1774-1824) tal cual fueron compilados en el libro
"La Pasión Dolorosa de nuestro Señor Jesucristo". No tenemos forma de saber si esto es
correcto hoy o cuando el film sea lanzado. Sin embargo, esta referencia sí trae a colación
la pregunta sobre fuentes extra-bíblicas utilizadas en la construcción de guiones de
dramatizaciones de la Pasión. El libro mencionado en este sitio Web contiene numerosos
episodios que no se encuentran en el Nuevo Testamento, que de ser incluidos hoy en
cualquier presentación dramática de la muerte de Jesús violaría directamente la
enseñanza católica.
16
La obra de Emmerich contiene este tipo de elementos extra-bíblicos, como ser:
o La cruz de Jesús siendo construida por orden del Sumo Sacerdote en el patio del
Templo.
o Los sirvientes del Sumo Sacerdote pagando sobornos a sus correligionarios judíos
para exigir la muerte de Jesús e incluso pagando a sus ejecutores.
o Violencia que excede por mucho lo que presentan los Evangelios durante el juicio
de Jesús frente a Caifás y Anás.
o Poncio Pilato criticando a los sacerdotes de más rango por abusar físicamente de
Jesús y sugiriendo que están sedientos de su cuerpo y su sangre (Cf. Juan 6:53)
o Escenas de la brutalidad contra Jesús que no están presentes en los Evangelios,
como ser personajes judíos arrastrándolo con una bolsa sobre su cabeza para que
se golpee violentamente contra la roca.
o Pilato diciendo que teme que el Sumo Sacerdote esté planeando una rebelión
contra Roma.
Otras numerosas escenas que no están presentes en el Nuevo Testamento pueden ser
citadas del libro de Emmerich, pero todas aquellas notadas aquí tienen el efecto de
incrementar la culpa de los personajes judíos por los sufrimientos de Jesús. No sería una
teoría exegética el criticar cualquier presentación dramática de la muerte de Jesús que
incorporase tales elementos extra-bíblicos.
2. ¿Cómo se emplea el Nuevo Testamento en el tratamiento de un guión sobre
la Pasiónde Jesús?
Cualquiera que componga un guión para la presentación dramática de la muerte de
Jesús debe basarse sobre cuatro distintas narrativas de la Pasión en los cuatro Evangelios
del Nuevo Testamento. Uno no puede presuponer que simplemente basándose en el
Nuevo Testamento el antisemitismo no será promovido. Después de todo, por siglos,
sermones y dramatizaciones de la Pasión basadas en el Nuevo Testamento han incitado
animosidad cristiana y violencia hacia los judíos. Esta historia llevó al Papa Juan Pablo II
a rezar públicamente por el perdón de Dios por tales males cristianos.
Como la enseñanza cristiana deja claro que los Evangelios no son simplemente escritos
históricos, este tipo de preguntas deben ser consideradas cuando se crea un guión
dramático:
o ¿Cómo seleccionará el guión propuesto entre las diferencias más importantes de
las cuatro narrativas de la Pasión? ¿ Tomará elementos específicos que en cada
Evangelio minimiza la responsabilidad romana y los combinará en una denuncia
acumulativa de los personajes judíos?
Ejemplo: ¿Tomará el guión propuesto el lavado de manos de Poncio Pilato sobre la
cuestión de Jesús (que se encuentra sólo en Mateo) y lo combinará con el azote ordenado
por Pilato para intentar liberar a Jesús (encontrado solamente en Juan) y combinará eso
17
con la renuencia de Herodes Antipas de condenar a Jesús (encontrada solamente en
Lucas)?
o ¿Expandirá el guión propuesto sobre los episodios del Evangelio para intensificar
la dramatización?
Ejemplo: ¿ Serán los individuos judíos que exigen la crucifixión de Jesús, cuyos números
ninguno de los Evangelios especifica, presentados como unas pocas docenas de personas
lideradas por los líderes del Templo, o como un reparto de miles de personas a-la-Cecile
B. DeMille ?
o ¿Será el guión propuesto basado en el mejor conocimiento histórico del que se
dispone hoy en día?
Ejemplo: ¿ Será transmitido con claridad el hecho histórico indisputable que el Sumo
Sacerdote Caifás contó con el apoyo de Pilato para retener su posición de liderazgo en el
Templo? O será el Sumo Sacerdote representado intimidando o presionando a un Pilato
débil y flojo, contrariamente a la evidencia histórica que Pilato no era lento en utilizar la
violencia para mantener el orden romano? ¿Transmitirá con claridad el guión que el
imperio romano dominaba las tierras judías, y que Roma crucificó mucha gente durante
su dominio ?
Éstas y otras preguntas similares deben ser hechas para evaluar si cualquier
presentación dramática de la muerte de Jesús se ajusta a la enseñanza oficial católica.
Están todas hechas en base a numerosos documentos oficiales, especialmente “Criterios
para la Evaluación de Dramatizaciones de la Pasión” (1988) del Comité de Obispos de
Estados Unidos sobre Temas Ecuménicos e Interreligiosos. Estos documentos no son
privados ni teorías exegéticas, sino enseñanza oficial de la Iglesia Católica Romana. En
esta era, cuando motivos cristianos antisemitas de la antigüedad están siendo circulados
extensivamente debido a conflictos internacionales, todo productor cristiano de una
presentación dramática de la muerte de Jesús tiene una considerable responsabilidad
moral.
Continuara E.

Funda
Miembro Moderado

Cantidad de mensajes : 82
Valoración de Comentarios : 3
Puntos : 66
Fecha de inscripción : 22/11/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿ Conoces a Jesús ? II parte.

Mensaje por Funda el Jue Mayo 14, 2009 7:02 pm

Continua D La Pasión de Cristo.

18
DABRU EMET
Una declaración judía sobre cristianos y cristianismo2
En años recientes, hubo un cambio espectacular e inaudito en las relaciones entre judíos
y cristianos. En los aproximadamente dos milenios del exilio judío, los cristianos han
tendido a caracterizar al judaísmo como una religión fracasada o en el mejor de los casos
como una religión que preparó el camino para el cristianismo y se complementa con éste.
Sin embargo, en las décadas posteriores al Holocausto el cristianismo ha cambiado
radicalmente. Un número creciente de instituciones cristianas oficiales, tanto católicoromanas
como protestantes, han declarado públicamente el remordimiento que sienten
sobre el maltrato cristiano hacia los judíos y el judaísmo. Además estas declaraciones
han afirmado que tanto las enseñanzas como la predicación cristianas pueden y deben ser
reformados para que acepten la Alianza permanente de Dios con el Pueblo Judío y
celebren la contribución del judaísmo a la civilización mundial y a la propia fe cristiana.
Creemos que estos cambios se merecen una respuesta judía meditada. Hablando
solamente por nosotros – un grupo interconfesional de académicos judíos- creemos que
es hora que los judíos conozcan los esfuerzos que los cristianos realizan para honrar el
judaísmo. Creemos que ya es tiempo que los judíos reflexionen sobre lo que el judaísmo
debe decir en el presente sobre el cristianismo. Como primer paso, ofrecemos ocho
declaraciones breves sobre la manera en que judíos y cristianos deben relacionarse entre
ellos.
Judíos y cristianos adoran al mismo Dios. Antes del nacimiento del cristianismo, los
judíos eran los únicos fieles del Dios de Israel. Los cristianos también adoran al Dios de
Abraham, Isaac y Jacob, creador de cielo y tierra. Mientras que la adoración cristiana no
es una opción religiosa viable para los judíos, como teólogos judíos nos complace que
2 La declaración judía sobre cristianos y cristianismo, titulada Dabru Emet (Digan la Verdad) fue publicada
y respaldada por más de 200 rabinos y académicos de las diferentes corrientes del judaísmo
contemporáneo.
19
por medio del cristianismo, cientos de millones de personas hayan entablado una relación
con el Dios de Israel.
Judíos y cristianos buscan autoridad en el mismo libro: La Biblia, llamada “Tanaj”
para los judíos y “Antiguo Testamento” para los cristianos. Volcándose a ella por
orientación religiosa, enriquecimiento espiritual y educación comunitaria, cada uno de
nosotros aprende lecciones similares: Dios creó y sostiene el Universo, Dios estableció
una Alianza con el Pueblo de Israel, la Voz Revelada de Dios guía a Israel a una vida con
rectitud moral, y finalmente Dios redimirá a Israel y al mundo. De todas formas, los
judíos y cristianos interpretan la Biblia en forma diferente en muchos puntos. Se deben
respetar siempre estas diferencias.
Los cristianos pueden respetar el derecho del Pueblo Judío sobre la Tierra de Israel.
El evento más importante para los judíos desde el Holocausto ha sido el
reestablecimiento del Estado de Israel en la Tierra Prometida. Como miembros de una
religión basada en la Biblia, los cristianos aprecian que Israel fue Prometida –y dada- a
los judíos como centro físico de la Alianza entablada entre ellos y Dios. Numerosos
cristianos apoyan al Estado de Israel por razones que son más profundas que mera
políticas. Como judíos aplaudimos este apoyo. También reconocemos que la tradición
judía ordena que haya justicia para todos los no judíos que residen en el Estado de Israel.
Judíos y cristianos aceptan los principios morales de la Torá. La inalienable santidad
y dignidad de cada ser humano es central en los principios morales de la Torá. Todos
nosotros fuimos creados a imagen de Dios. Este énfasis moral compartido puede ser la
base para una relación renovada entre estas dos comunidades. También puede ser la base
como poderoso testigo de toda la humanidad al mejorar las vidas de nuestro prójimo y al
desafiar las inmoralidades e idolatrías que nos dañan y degradan. Tal testigo es
especialmente necesario después de los horrores sin precedentes del siglo pasado.
El nazismo no fue un fenómeno cristiano. Sin la larga historia de antisemitismo
cristiano y violencia contra judíos, la ideología nazi no podría haberse arraigado o
20
llevado a cabo. Demasiados cristianos participaron o simpatizaron con las atrocidades
nazis en contra de los judíos. Otros cristianos no protestaron suficientemente sobre estas
crueldades. Sin embargo, el nazismo en sí mismo no fue una consecuencia inevitable del
cristianismo. Si la exterminación judía perpetrada por los nazis hubiera sido completada,
luego hubiera dirigido su furia asesina en forma más directa contra los cristianos.
Reconocemos con gratitud a aquellos cristianos que arriesgaron o sacrificaron sus vidas
para salvar a judíos durante el régimen nazi. Teniendo en cuenta esto, alentamos la
continuación de esfuerzos recientes en la teología cristiana para repudiar
inequívocamente el desprecio hacia el judaísmo y el Pueblo Judío. Aplaudimos a los
cristianos que rechazan la enseñanza del desprecio y no los culpamos por los pecados
cometidos por sus ancestros.
La diferencia humanamente irreconciliable entre los judíos y los cristianos no se
resolverá hasta que Dios redima a todo el mundo como está prometido en la
Sagrada Escritura. Los cristianos conocen y sirven a Dios a través de Jesucristo y la
tradición cristiana. Los judíos conocen y sirven a Dios a través de la Torá y la tradición
judía. Ninguna comunidad resolverá esta diferencia insistiendo que ha interpretado la
Sagrada Escritura de una forma más exacta que la otra, ni tampoco ejerciendo poder
político sobre el otro grupo. Los judíos pueden respetar la fidelidad cristiana hacia su
Revelación de la misma manera que esperamos que los cristianos respeten nuestra
fidelidad hacia nuestra Revelación. Ni los judíos ni los cristianos deben ser presionados a
confirmar las enseñanzas de la otra comunidad.
Una nueva relación entre judíos y cristianos no debilitará la práctica judía. Una
mejor relación no acelerará la asimilación cultural y religiosa que los judíos temen con
justicia. No cambiará formas tradicionales de culto, ni tampoco incrementará el
matrimonio mixto entre judíos y no judíos, no persuadirá a mas judíos a convertirse al
cristianismo ni creará una combinación falsa entre judaísmo y cristianismo. Respetamos
al cristianismo como una fe que se originó dentro del judaísmo y que todavía mantiene
contactos significativos con éste. No lo vemos como una extensión de judaísmo.
21
Solamente si apreciamos nuestras propias tradiciones podemos continuar esta relación
con integridad.
Los judíos y cristianos deben trabajar juntos en pos de justicia y paz. Judíos y
cristianos, cada uno a su manera, reconocen el estado del mundo -no redimido- como se
refleja en la persistencia de persecuciones, pobreza, degradación humana y miseria. A
pesar de que la justicia y paz son finalmente divinas, nuestros esfuerzos conjuntos y con
las otras comunidades religiosas ayudarán a traer el Reino de Dios que tanto esperamos y
anhelamos. Debemos trabajar, de manera individual y conjunta para que la justicia y paz
se expandan en nuestro mundo. Somos guiados en esta empresa por los profetas de
Israel:
“Y ocurrirá al fin de los días que la montaña de la Casa del Eterno será como la cumbre
de las montañas, y exaltada será sobre las colinas, y todas las naciones fluirán hacia
ella...Y vendrán muchos pueblos que dirán: ‘Venid, y subamos a la montaña del Eterno, a
la Casa de Dios de Jacob (Yaacov), y Él nos enseñará Sus caminos, y andaremos en Sus
senderos’...” (Isaías 2:2-3)
Tikva Frymer-Kensky, Universidad de Chicago
David Novak, Universidad de Toronto
Peter Ochs, Universidad de Virginia
Michael Signer, Universidad de Notre Damei
i Los firmantes de esta declaración
Para ver una lista completa de aquellas personas que firmaron la carta original que se publicó en The New
York Times y The Baltimore Sun en noviembre de 2000 visite el sitio web:
http://www.jcrelations.net/en/displayItem.php?id=1014
22
Criterios para la evaluación de las dramatizaciones de la Pasión de
Cristo
Comité de los Obispos para Asuntos Ecuménicos e Interreligiosos
Conferencia Nacional de Obispos Católicos, 1988
[Publicado con permiso de la Conferencia Católica de Estados
Unidos: http://www.nccbuscc.org/]
Consideraciones preliminares
El 24 de junio de 1985 la Comisión del Vaticano para Relaciones Religiosas con los
Judíos publicó Notas sobre el modo correcto de presentar a los judíos y al judaísmo en la
predicación y catequismo de la Iglesia Católica Romana. Este documento, como su
predecesor Guías y sugerencias para implementar la declaración conciliar ‘Nostra
Aetate’ (n.4) (1 de diciembre de 1974) se inspiraron en el Concilio Vaticano II y tenían la
intención de ser una ofrenda por parte de la Santa Sede, a los católicos sobre cómo se
puede cumplir en “nuestro tiempo” el mandato del Concilio.
A su vez, el presente documento busca especificar los principios catequísticos
establecidos en las Notas en referencia a las representaciones y exposiciones de los
acontecimientos sobre la Pasión y la muerte de Jesús, sobre todo las presentaciones en
obras dramáticas de la muerte de Jesús, comúnmente conocidas como passion plays. Los
principios que se invocan aquí se pueden aplicar como sugieren las Guías (capítulo III) a
“todos los niveles de la instrucción y educación cristiana” tanto en material escrito (libros
de texto, manuales para maestros, etc.) o materiales orales (predicaciones, los medios de
comunicación de masas).
23
Específicamente, el presente documento intenta suministrar aplicaciones prácticas sobre
tales presentaciones, desde los principios más generales de las Guías y de las secciones
III y IV de las Notas en relación con las “Raíces judías del cristianismo” y la
representación de “Los judíos en el Nuevo Testamento”. Estos principios delineados a
continuación (sección A) guiaron tanto a criterios positivos como negativos (sección B)
para la evaluación de los diferentes caminos que la comunidad cristiana de todo el mundo
busca, con intención encomiable y piadosa, recordar el significado universal y el desafío
espiritual eterno de la muerte y resurrección del Salvador. La sección final (C) admite las
diversas dificultades que enfrentan aquellos que intentan dramatizar las narrativas de los
Evangelios. Se espera que esta sección brinde perspectivas en las variadas y complejas
cuestiones que puedan presentarse.
Los académicos han observado que las dramatizaciones de la Pasión de Cristo se
cuentan entre las últimas formas de obras de “milagros” o “moralidad” desarrolladas en
la Edad Media. Esta vacilación por parte de nuestros ancestros religiosos, sólo se puede
entender hoy en día, en la reflexión primaria de la Iglesia sobre el sentido de la muerte y
resurrección de Jesús que tiene lugar en Semana Santa, como el clímax del ciclo litúrgico,
y toca los misterios más sagrados y centrales de la fe.
Es por esto que es todavía más importante, que las representaciones extra litúrgicas de
los misterios sagrados se adapten a los estándares más altos de la interpretación bíblica y
de la sensibilidad teológica. Lo que en general es verdadero para la enseñanza cristiana,
es aún más crucial en relación con las representaciones de la Pasión de Jesús. En palabras
del Papa Juan Pablo II, como se cita al comienzo de Notas: “ Debemos intentar en este
campo, que la enseñanza católica en sus diferentes niveles... presente a los judíos y al
judaísmo no solamente de manera honesta y objetiva, libre de prejuicios y sin ofensas,
sino también reconociendo la herencia común [de judíos y cristianos]”.
A. El misterio de la Pasión de Cristo
24
1. El objetivo en conjunto de toda representación de la Pasión debería ser la
presentación de modo inequívoca de la compresión doctrinal del evento a la
luz de la fe, es decir de la interpretación tradicional de la Iglesia sobre el
significado de la muerte de Cristo para toda la humanidad. Nostra Aetate
declara esta verdad central en los Evangelios claramente: “Cristo abrazó
voluntariamente y movido por inmensa caridad, su Pasión y muerte, por los
pecados de todos los hombres, para que todos consigan la salvación” (cf.
Notas IV, 30).
Por lo tanto, toda representación que implícita o explícitamente busca
responsabilizar del pecado humano a uno u otro grupo histórico, como los
judíos, sólo puede oscurecer una verdad central del Evangelio. Se ha dicho
con verdad que “vista correctamente, la desaparición del cargo de culpa
colectiva contra los judíos pertenece tanto a la pureza de la fe católica como
lo es a la defensa del judaísmo” (Declaración de la Conferencia Nacional de
Obispos Católicos, 20 de noviembre de 1975).
2. La cuestión de responsabilidad teológica por la muerte de Jesús se ha
resuelto hace tiempo. Desde la perspectiva teológica, el Catecismo del
Concilio de Trento (citado en Notas IV, 30) articuló sin vacilar cual debería
ser el principal foco dramático o moral de toda dramatización del
acontecimiento para los cristianos –un profundo auto examen de nuestra
propia culpa, debido a los pecados- por la muerte de Jesús:
En esta culpa participan todos aquellos que pecan con frecuencia, ya que
nuestros pecados llevaron a la muerte del Señor Jesucristo en la cruz,
seguramente aquellos que cometen pecados e iniquidad crucifican contra
ellos mismos de nuevo al Hijo de Dios... Esta culpa es aún más grande en
nosotros que en los judíos ya que de haberlo sabido nunca hubieran
crucificado el Señor de la Gloria, mientras que nosotros por el contrario
profesando conocerlo, pero negándolo a través de nuestras acciones,
25
pareciera que extendiéramos manos violentas contra Él (Catequismo del
Concilio de Trento).
3. El credo central de la Iglesia se centra precisamente en este mensaje
teológico, sin referencia a la extrema y compleja cuestión histórica de
reconstruir lo que varios individuos hayan hecho o no. Sólo se menciona a
Pilato como la única persona con la responsabilidad legal del caso: “Él fue
sacrificado por nosotros, sufrió bajo Poncio Pilato y fue enterrado” (Credo
Niceno). Este hecho otorga una clase de guía hermenéutica para el uso de
varios materiales de las narrativas de la Pasión de los Evangelios en un
contexto dramático (cf. Ver sección C)
4. En el desarrollo y evaluación de las representaciones de la Pasión, el criterio
central para juzgarlas debería ser lo que las Guías llaman “una preocupación
primordial para sacar a la luz explícitamente el significado del texto [de los
Evangelios] teniendo en cuenta estudios de las Escrituras” (II énfasis
agregado). Todo lo que sea menor que esta “preocupación primordial” para
evitar caricaturizar al Pueblo judío, como la historia nos ha mostrado con
frecuencia, resultará inevitablemente en una violación del principio
hermenéutico del Concilio en este tema: “No se ha de señalar a los judíos
como reprobados de Dios ni malditos, como si esto se dedujera de las
Sagradas Escrituras” (Nostra Aetate)
5. Notas de 1985 también presenta un modelo para el entendimiento positivo
de la relación entre la Iglesia y el Pueblo Judío que debería ser un elemento
clave de la visión bajo la cual se realizan presentaciones de la Pasión. Como
declara Notas: “ La cuestión no es solamente desarraigar de entre los fieles
los restos del antisemitismo todavía encontrados aquí y allá, pero sobre todo
enseñar por medio del trabajo educativo, el conocimiento exacto del sagrado
26
‘vínculo’ (Nostra Aetate, 4) que nos acerca como Iglesia a los judíos y al
judaísmo”. (I,8; cf. II, 10-11).
CONTINUARA E.

Funda
Miembro Moderado

Cantidad de mensajes : 82
Valoración de Comentarios : 3
Puntos : 66
Fecha de inscripción : 22/11/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿ Conoces a Jesús ? II parte.

Mensaje por Funda el Jue Mayo 14, 2009 7:04 pm

Continua E La Pasión de Cristo.

B. Evitando caricaturas y oposiciones falsas
1. Toda representación de la muerte de Jesús combinará –en menor o mayor
grado- perspectivas teológicas con reconstrucciones históricas del
acontecimiento, basadas con mayor o menor fidelidad en los cuatro
Evangelios y lo que se conoce a través de documentos extra bíblicos.
La naturaleza de tales combinaciones deja la mayor latitud posible
para la creatividad artística y perspicacia, pero asimismo para abusos y
prejuicios. Notas afirma en su conclusión respecto a las relaciones cristianas
y judías en general, equivale y quizás es particularmente verdadero en la
historia del desarrollo de las obras dramáticas de La Pasión en su formas
varias.: “Es evidente en particular, una dolorosa ignorancia de la historia y
tradiciones del judaísmo, del cual solo parecen formar parte aspectos
negativos y con frecuencia caricaturas del repertorio de ideas de muchos
cristianos”.
2. El judaísmo del siglo I especialmente incorporó un conjunto de grupos y
movimientos extraordinariamente ricos y diversos. Algunos buscaron cierta
acomodación a la cultura helénica- romana en la Diáspora y en la Tierra de
Israel. Otros se opusieron vigorosamente a toda clase de compromiso
cultural, temiendo la asimilación religiosa. Algunos pidieron una revuelta
armada contra Roma (extremistas), otros la una resistencia pacífica pero
firme a la opresión cultural (algunos fariseos), y otros pocos, como los
sacerdotes del Templo y su partido (saduceos) fueron vistos por la población
como colaboradores de Roma.
27
Emociones y esperanzas (tanto prácticos como espirituales) vuelan alto y
aún más la retórica. De acuerdo a los grandes temas de la época, y
reaccionando a la presión de la ocupación romana, hubo una variedad de
grupos, cada uno con su amplia gama de diversidad interna: saduceos,
extremistas, apocalípticos, fariseos de diferentes corrientes (especialmente
las dos mayores escuelas de Hillel y Shammai), herodianos, helenistas,
escribas, sabios y trabajadores milagrosos de todo tipo. Las Escrituras se
interpretaron de diversas maneras: literalmente, místicamente,
alegóricamente y a través de principios mediadores de interpretación.
Jesús y sus enseñanzas solo se pueden comprender en el conjunto
fluctuante de tendencias judías y movimientos. De hecho, varios grupos y
líderes en el tiempo de Jesús (particularmente algunos fariseos) hubieran
abrazado muchas de las ideas de Jesús, tales como la cercanía del Reino de
Dios, la resurrección del cuerpo, la oposición a las políticas del Templo,
entre otras. Los Evangelios sólo reflejan una parte de esta diversidad.
Sucesivas generaciones de cristianos , quizás entendiendo erróneamente la
verdad teológica de San Juan en el uso del término Ioudaioi (los judíos o
Judeans), tendieron a agrupar a los judíos en un grupo monolítico ,
usualmente empleando un estereotipo negativo. De tal forma, la caricatura
pasó a formar las bases del peyorativo “repertorio de ideas” rechazado
firmemente por Notas. Las representaciones de La Pasión , por el contrario
deberían tratar de presentar la diversidad de las comunidades judías en el
tiempo de Jesús, permitiéndole a los espectadores entender que muchas de
las preocupaciones de Jesús (p.ej. la crítica a las políticas del Templo)
podrían haber sido compartidas por otros judíos de su tiempo.
3. Muchas de entre este “repertorio de ideas” negativas, desgraciadamente
pueden volverse nítidamente vivas en las dramatizaciones de La Pasión. Es
demasiado fácil en las presentaciones dramáticas recurrir a oposiciones
artificiales para acrecentar el interés o brindar contrastes violentos entre los
28
personajes. Algunas de estas oposiciones erróneas, que deben ser evitadas
cuidadosamente, son las siguientes:
a) No se debe representar a Jesús como opuesto a La Ley (Torá). De hecho
como Notas describe en detalle “no hay ninguna duda que el quería
someterse a La Ley (Gal. 4:4), mantenía sumo respeto por La Ley
(MT.5:17-20), e invitaba a obedecerla (MT.8:4) (cf. Notas III, 21,22). Se
debe retratar a Jesús claramente como un judío observante y piadoso de su
tiempo (Notas III, 20 y 28).
b) El Antiguo testamento y la tradición judía basada en este no se deben
ubicar contra el Nuevo Testamento de manera que el primero pareciera
constituir una religión de justicia, temor y legalismo sin el atractivo del
amor a Dios y al vecino (Dt.6:5; Lv 19:18; MT 22:34-40; cf. Guías III).
c) No se debe situar a Jesús y a sus discípulos en oposición a su pueblo, el
Pueblo Judío. Esto es para malinterpretar, por ejemplo, la terminología
técnica empleada por el Evangelio según San Juan (Guías II). Además
ignora aquellas partes del Evangelio que muestran a la población judía bien
dispuesta hacia Jesús. Durante su vida y enseñanzas “Jesús fue y siempre
permaneció siendo judío” (Notas III, 20), como también los apóstoles
(Notas III,22).
d) No se debe retratar a los judíos como avaros (p.ej. en las escenas del
cambio de dinero en el Templo); sedientos de sangre (p.ej. en ciertas
representaciones de las apariciones de Jesús ante el clero del Templo o ante
Pilato) o como implacable enemigos de Cristo (p.ej. cambiando la pequeña
“muchedumbre” en el palacio del gobernador en una multitud). Tales
representaciones, con su “culpa colectiva” son obvias implicaciones que
eliminan aquellas partes de los Evangelios que muestran que los secretos
alrededor del “juicio” de Jesús fueron motivados por la gran cantidad de
seguidores que tenia en Jerusalén y que los habitantes judíos, lejos de
29
desearle la muerte, la hubieran opuesto de haber sabido, y es más, estuvieron
de duelo por la ejecución romana. (cf. LC 23:27).
e) Por lo tanto, toda escena de cuestionamiento o representación de la
multitud debería reflejar el hecho que algunos en la muchedumbre y entre
los líderes judíos (p.ej. Nicodemo, José) apoyaron a Jesús y que el resto fue
manipulado por sus opositores, como se establece claramente en los
Evangelios (cf. Nostra Aetate, n.4, “Autoridades judías”, Notas IV,30).
f) Jesús y sus enseñanzas no se deben retratar como opuestas a “los fariseos”
o por ellos como grupo (Notas III, 24). Jesús compartía doctrinas fariseas
importantes (Notas III, 25) que los separaba de otros grupos judíos de la
época, como los saduceos. En realidad, no se menciona a los fariseos en los
relatos de la Pasión exceptuando una vez en Lucas, cuando los fariseos
intentaron advertirle de un complot en su contra por parte de los seguidores
de Herodes (LC 13:31). También así lo hizo después un respetado fariseo,
Gamaliel, cuando habló ante el Sanedrín para salvar las vidas de los
Apóstoles (Actos 5). Los fariseos, por ende, no deben ser representados
como grupo en las medidas contra Jesús (Notas III, 24-27).
g) En suma, el judaísmo y la sociedad judía en el tiempo de Cristo y los
Apóstoles eran realidades complejas, con diferentes corrientes, y muchos
valores espirituales, religiosos, sociales y culturales (Guías III). Las
representaciones sobre la Pasión deben tratar de reflejar esta vitalidad
espiritual, evitando toda implicación que la muerte de Jesús se debió al
antagonismo religioso entre un “judaísmo” estereotipado y la doctrina
cristiana. Varias de las controversias (o “antítesis”) entre Jesús y los otros
judíos, como se describe en los Evangelios que conocemos hoy en día
reflejan conflictos que tuvieron lugar mucho después que la época de Jesús,
entre las comunidades cristianas tempranas y varias comunidades judías
(Notas IV,29 A).
h) Bajo la luz de los Criterios mencionados anteriormente, será útil llevar a
cabo un cuidadoso examen de la puesta en escena y el vestuario de
30
producciones particulares donde esto pueda aplicarse. Para dar un ejemplo,
es posible proyectar sutilmente , aunque de forma poderosa, cualquiera de
las “oposiciones” mencionadas, de acuerdo a la elección del vestuario.
Colocando a los enemigos de Jesús en la oscuridad, con vestuario y
maquillaje siniestros, mientras que se retrata a Jesús y sus amigos en tonos
más luminosos. Esto puede ser efectivo en el escenario. Pero asimismo
puede ser desastroso si el efecto que se busca es aislar a Jesús y sus
Apóstoles de los “judíos”, como si no fueran parte del mismo Pueblo. Es
importante retratar a Jesús y a sus seguidores claramente como judíos entre
judíos, tanto en el vestuario, como en las acciones y en la oración.
i) En forma similar, el uso de símbolos religiosos requiere una evaluación
cuidadosa. La exhibición de la Menorá, las Tablas de la Ley y otros
símbolos hebreos deben aparecer en la obra y deben conectarse a Jesús y sus
amigos no menos que con el Templo o con aquellos opuestos a Jesús. La
presencia de soldados romanos se debe dejar claro a lo largo de la obra, para
representar la opresiva y perversa naturaleza de la ocupación romana.
Continuara F.

Funda
Miembro Moderado

Cantidad de mensajes : 82
Valoración de Comentarios : 3
Puntos : 66
Fecha de inscripción : 22/11/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿ Conoces a Jesús ? II parte.

Mensaje por Funda el Jue Mayo 14, 2009 7:07 pm

Continua F. La Pasión de Cristo



C. Dificultades y sensibilidades en la reconstrucción histórica basada en la
narración de los cuatro Evangelios
La combinación de aspectos teológicos, históricos y artísticos mencionados
anteriormente, (B 1) origina muchas dificultades para construir una adecuada
presentación de las narrativas de la Pasión (MT 26-28; MC 14-15; LC 22-23; JN 18-
19). Se presentan a continuación algunos ejemplos de las difíciles elecciones que
enfrentan quienes buscan encarnar La Pasión con fidelidad a los Evangelios. En cada
una, se hace un intento por aplicar a la pregunta, principios descriptos en las secciones
A y B, antes mencionadas, con la esperanza que tal discusión sea de utilidad para
aquellos responsables de la valoración de la amplia posibilidades de representación que
existen en la actualidad.
31
1. La cuestión de selectividad
a) Los individuos que tratan de construir una única narrativa de las
versiones de los acontecimientos en los cuatro Evangelios toman
conciencia inmediata que los textos difieren en varios detalles.
Para tomar dos ejemplos, la famosa frase : “Su sangre estará sobre
nosotros y en nuestros hijos” sólo existe en el texto de Mateo (MT
27:24-25), mientras que la pregunta sobre si hubo juicio pleno del
Sanedrín trae aparejadas diferentes interpretaciones en cada una de
las narrativas de los Evangelios. Por ejemplo, Juan no expone
ninguna escena del juicio del Sanedrín como tal, sólo un
interrogatorio ante dos sacerdotes jefes, al amanecer (18:19).
También en Juan es un cohorte romano, acompañado meramente
por guardias del Templo quien arresta a Jesús (JN 18:3, 12).
¿Cómo se puede elegir entre las diferentes versiones?
b) Primero, se debe entender que los autores del Evangelio no
intentaron escribir “historia” en nuestro moderno sentido del
término, sino “historia sagrada” (i.e. ofreciendo “la verdad honesta
sobre Jesús”) (Notas IV, 29 A) a la luz de la revelación. Intentar
utilizar las cuatro narrativas de la Pasión literalmente, tomando un
pasaje de un Evangelio y el próximo de otro Evangelio y así en
más, corre el riesgo de violar la integridad de los textos. Como
ejemplo, viola el sentido del Génesis reducir la magnificencia de la
visión de la Creación a un teorema científico.
c) Una hermenéutica clara y precisa y una visión artística sensible
guiada hacia los hechos históricos y a la mejor investigación
bíblica son obviamente necesarios. Tan obvio, como que no es
suficiente para los productores de las dramatizaciones de la Pasión,
responder al criticismo responsable, simplemente apelando a la
noción que se “se encuentra en la Biblia”. Uno debe ser
responsable de la elección que toma.
32
En las instancias mencionadas, por ejemplo, uno puede tomar del
Evangelio según Juan la frase “los judíos” y mezclarla con Mateo
27: 24-25 , implicando claramente “una culpa sangrienta” en todos
los judíos de todos los tiempos, en violación con el dictamen de
Nostra Aetate que afirma: “Lo que en su Pasión se hizo no puede
ser imputado ni indistintamente a todos los judíos que entonces
vivían, ni a los judíos de hoy”. Por lo tanto si se va a utilizar la
frase de Mateo (no se recomienda aquí) se debe ser concienzudo
en la presentación para asegurar que tal interpretación no
prevalezca. Asimismo, las cuestiones históricas y bíblicas que
rodean la noción que hubo un juicio formal del Sanedrín alegan
por prudencia extrema, quizás abandonando el recurso. Como
herramienta dramática puede guiar con frecuencia a
malentendidos.
d) Se debe ejercer la mayor cautela en todos los casos donde “es una
cuestión de pasajes que parecen mostrar al Pueblo Judío bajo una
luz desfavorable” (Guías II). Se debe sugerir como principio
general, que si uno no puede mostrar bajo una forma razonable que
un particular elemento del Evangelio seleccionado o parafraseado
no será ofensivo o tiene el potencial de influir negativamente en la
audiencia para la cual se hace la representación, entonces no se
debe utilizar el elemento, en buena conciencia. Se admite que esto
será un principio difícil de aplicar. Sin embargo, dado lo que se ha
dicho anteriormente, es un principio necesario.
2. Conocimiento histórico e investigación académica bíblica
a) Con frecuencia, lo que aprendimos gracias a la investigación
académica bíblica o a los estudios históricos pondrá en duda una
33
lectura más literal del texto bíblico. Otra vez aquí, los principios
hermenéuticos de Nostra Aetate, las Guías y las Notas deben ser de
interés primordial. Una de estas cuestiones se brinda como
ejemplo. Este es el retrato de Poncio Pilato (cf. Sec. A 3). Crea un
problema real de metodología en la reconstrucción histórica de los
acontecimientos en los últimos días de Jesús.
b) El rol de Pilato. Algunos de los Evangelios, especialmente los dos
últimos, según Mateo y Juan en la superficie, parecen retratar a
Pilato como un administrador vacilante quien en sí mismo no
encontró “falta” en Jesús y buscó liberarlo, aunque de manera
débil. Otros datos de los Evangelios y de fuentes seculares
contemporáneas con los acontecimientos retrataron a Pilato como
un tirano cruel. Sabemos por estas últimas fuentes, que Pilato
ordenó la crucifixión de cientos de judíos sin el juicio apropiado
bajo la ley romana y que en el año 36 Pilato fue llamado a Roma
para dar un informe. De manera similar, Lucas menciona que “Los
galileos cuya sangre Pilato mezcló con sus sacrificios” en el
Templo (LC 13:1-4) de manera que corrobora los testimonios
seculares contemporáneos, sobre la inusual crueldad del gobierno
de Pilato. Como se menciona antes, Juan se esforzó por mostrar
que el arresto de Jesús y su posterior juicio estaban esencialmente
en manos romanas. Finalmente, los Evangelios están de acuerdo
que el “crimen” de Jesús a los ojos romanos fue la sedición política
– la crucifixión era la forma de castigo romana para esos cargos- .
La amenaza al gobierno romano está implícita en el cargo: “Rey de
los judíos”, clavada en la cruz, bajo las órdenes de Pilato.
(MT.27:37; MC 15: 326; LC 23:28; JN 19:19)). Mateo 27:38 y
Marcos 15:27 identifican a los “criminales” crucificados con Jesús
en aquel día como “insurgentes”. Como se ve se puede retratar a
Pilato en más de un estilo dramático, pero al mismo tiempo siendo
34
fiel al documento bíblico. De nuevo, como se sugiere aquí, las
enseñanzas hermenéuticas de Nostra Aetate y el uso de la avanzada
investigación bíblica disponible no se pueden ignorar en el proceso
creativo y brindan los criterios más prudentes y seguros para las
reconstrucciones dramáticas contemporáneas.
Conclusión
Notas enfatiza que debido a que la Iglesia y el Pueblo Judío están “unidos al nivel
fundamental de la identidad”, una apreciación acertada, sensible y positiva de los judíos y
el judaísmo “no debería ocupar un lugar ocasional o marginal en las enseñanzas
cristianas” sino que debería en cambio ser considerada “esencial” en la proclamación
cristiana (I, 2; Cf. I, 8).
En ningún momento este principio es más verdadero que en la representación de los
eventos centrales del Misterio Pascual. Es un principio que da renovada urgencia a la
evaluación de todas las dramatizaciones contemporáneas de la Pasión y una norma
renovada para llevar a cabo esta tarea tan delicada y vital.
Comité de los Obispos para Asuntos Ecuménicos e Interreligiosos
· El Rdo. J. Francis Stafford, Arzobispo de Denver, presidente
Secretariado para las Relaciones Católico-Judías
· El Rdo. William H. Keeler, Obispo de Harrisburg, Moderador Episcopal
· Dr. Eugene J. Fisher, Secretario de Dirección
· Rmo. Mons. George C. Higgins, Presidente del Comité Consultivo del
Secretariado

Continuara G

Funda
Miembro Moderado

Cantidad de mensajes : 82
Valoración de Comentarios : 3
Puntos : 66
Fecha de inscripción : 22/11/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿ Conoces a Jesús ? II parte.

Mensaje por Funda el Jue Mayo 14, 2009 7:15 pm

Continua G . La Pasión de Cristo.

Final.

35
Nostra Aetate
DECLARACION SOBRE LAS RELACIONES DE LA IGLESIA
CON LAS RELIGIONES NO CRISTIANAS

Concilio Vaticano II
28 de octubre, 1965
Proemio
1. En nuestra época, en la que el género humano se une cada vez más estrechamente y
aumentan los vínculos entre los diversos pueblos, la Iglesia considera con mayor atención
en qué consiste su relación con respecto a las religiones no cristianas. En cumplimiento
de su misión de fundamentar la Unidad y la Caridad entre los hombres y, aún más, entre
los pueblos, considera aquí, ante todo, aquello que es comûn a los hombres y que
conduce a la mutua solidaridad.
Todos los pueblos forman una comunidad, tienen un mismo origen, puesto que Dios hizo
habitar a todo el género humano sobre la faz de la tierra, y tienen también un fin ûltimo,
que es Dios, cuya providencia, manifestación de bondad y designios de salvación se
extienden a todos, hasta que se unan los elegidos en la ciudad santa, que será iluminada
por el resplandor de Dios y en la que los pueblos caminarán bajo su luz.
Los hombres esperan de las diversas religiones la respuesta a los enigmas recónditos de la
condición humana, que hoy como ayer, conmueven íntimamente su corazón: ¿Qué es el
hombre, cuál es el sentido y el fin de nuestra vida, el bien y el pecado, el origen y el fin
del dolor, el camino para conseguir la verdadera felicidad, la muerte, el juicio, la sanción
después de la muerte? ¿Cuál es, finalmente, aquel ûltimo e inefable misterio que
envuelve nuestra existencia, del cual procedemos y hacia donde nos dirigimos?
Las diversas religiones no cristianas
2. Ya desde la antigüedad y hasta nuestros días se encuentra en los diversos pueblos una
cierta percepción de aquella fuerza misteriosa que se halla presente en la marcha de las
cosas y en los acontecimientos de la vida humana y aveces también el reconocimiento de
la Suma Divinidad e incluso del Padre. Esta percepción y conocimiento penetra toda su
vida con íntimo sentido religioso. Las religiones a tomar contacto con el progreso de la
cultura, se esfuerzan por responder a dichos problemas con nociones más precisas y con
un lenguaje más elaborado. Así, en el Hinduismo los hombres investigan el misterio
divino y lo expresan mediante la inagotable fecundidad de los mitos y con los penetrantes
esfuerzos de la filosofía, y buscan la liberación de las angustias de nuestra condición
mediante las modalidades de la vida ascética, a través de profunda meditación, o bien
buscando refugio en Dios con amor y confianza. En el Budismo, según sus varias formas,
36
se reconoce la insuficiencia radical de este mundo mudable y se enseña el camino por el
que los hombres, con espíritu devoto y confiado pueden adquirir el estado de perfecta
liberación o la suprema iluminación, por sus propios esfuerzos apoyados con el auxilio
superior. Así también los demás religiones que se encuentran en el mundo, es esfuerzan
por responder de varias maneras a la inquietud del corazón humano, proponiendo
caminos, es decir, doctrinas, normas de vida y ritos sagrados.
La Iglesia católica no rechaza nada de lo que en estas religiones hay de santo y
verdadero. Considera con sincero respeto los modos de obrar y de vivir, los preceptos y
doctrinas que, por más que discrepen en mucho de lo que ella profesa y enseña, no pocas
veces reflejan un destello de aquella Verdad que ilumina a todos los hombres. Anuncia y
tiene la obligación de anunciar constantemente a Cristo, que es "el Camino, la Verdad y
la Vida" (Jn., 14,6), en quien los hombres encuentran la plenitud de la vida religiosa y en
quien Dios reconcilió consigo todas las cosas.
Por consiguiente, exhorta a sus hijos a que, con prudencia y caridad, mediante el diálogo
y colaboración con los adeptos de otras religiones, dando testimonio de fe y vida
cristiana, reconozcan, guarden y promuevan aquellos bienes espirituales y morales, así
como los valores socio-culturales que en ellos existen.
La religión del Islam
3. La Iglesia mira también con aprecio a los musulmanes que adoran al único Dios,
viviente y subsistente, misericordioso y todo poderoso, Creador del cielo y de la tierra,
que habló a los hombres, a cuyos ocultos designios procuran someterse con toda el alma
como se sometió a Dios Abraham, a quien la fe islámica mira con complacencia. Veneran
a Jesús como profeta, aunque no lo reconocen como Dios; honran a María, su Madre
virginal, y a veces también la invocan devotamente. Esperan, además, el día del juicio,
cuando Dios remunerará a todos los hombres resucitados. Por ello, aprecian además el
día del juicio, cuando Dios remunerará a todos los hombres resucitados. Por tanto,
aprecian la vida moral, y honran a Dios sobre todo con la oración, las limosnas y el ayuno.
Si en el transcurso de los siglos surgieron no pocas desavenencias y enemistades entre cristianos y musulmanes, el Sagrado Concilio exhorta a todos a que, olvidando lo pasado, procuren y promuevan unidos la justicia social, los bienes morales, la paz y la libertad para todos los hombres.
La religión judía
4. Al investigar el misterio de la Iglesia, este Sagrado Concilio recuerda los vínculos con que el Pueblo del Nuevo Testamento está espiritualmente unido con la raza de Abraham.
Pues la Iglesia de Cristo reconoce que los comienzos de su fe y de su elección se
encuentran ya en los Patriarcas, en Moisés y los Profetas, conforme al misterio salvífico
de Dios. Reconoce que todos los cristianos, hijos de Abraham segûn la fe, están incluidos
37
en la vocación del mismo Patriarca y que la salvación de la Iglesia está místicamente
prefigurada en la salida del pueblo elegido de la tierra de esclavitud. Por lo cual, la Iglesia no puede olvidar que ha recibido la Revelación del Antiguo Testamento por medio de aquel pueblo, con quien Dios, por su inefable misericordia se dignó establecer la Antigua Alianza, ni puede olvidar que se nutre de la raíz del buen olivo en que se han injertado las ramas del olivo silvestre que son los gentiles. Cree, pues, la Iglesia que Cristo, nuestra paz, reconcilió por la cruz a judíos y gentiles y que de ambos hizo una sola cosa en sí mismo.
La Iglesia tiene siempre ante sus ojos las palabras del Apóstol Pablo sobre sus hermanos de sangre, "a quienes pertenecen la adopción y la gloria, la Alianza, la Ley, el culto y las promesas; y también los Patriarcas, y de quienes procede Cristo según la carne" (Rom.,9,4-5), hijo de la Virgen María. Recuerda también que los Apóstoles, fundamentos y
columnas de la Iglesia, nacieron del pueblo judío, así como muchísimos de aquellos primeros discípulos que anunciaron al mundo el Evangelio de Cristo.
Como afirma la Sagrada Escritura, Jerusalén no conoció el tiempo de su visita, gran parte de los Judíos no aceptaron el Evangelio e incluso no pocos se opusieron a su difusión. No obstante, según el Apóstol, los Judíos son todavía muy amados de Dios a causa de sus padres, porque Dios no se arrepiente de sus dones y de su vocación. La Iglesia, juntamente con los Profetas y el mismo Apóstol espera el día, que sólo Dios conoce, en que todos los pueblos invocarán al Señor con una sola voz y "le servirán como un solo hombre" (Soph 3,9).
Como es, por consiguiente, tan grande el patrimonio espiritual común a cristianos y judíos, este Sagrado Concilio quiere fomentar y recomendar el mutuo conocimiento y aprecio entre ellos, que se consigue sobre todo por medio de los estudios bíblicos y teológicos y con el diálogo fraterno.
Aunque las autoridades de los judíos con sus seguidores reclamaron la muerte de Cristo, sin embargo, lo que en su Pasión se hizo, no puede ser imputado ni indistintamente a todos los judíos que entonces vivían, ni a los judíos de hoy. Y, si bien la Iglesia es el nuevo Pueblo de Dios, no se ha de señalar a los judíos como reprobados de Dios ni malditos, como si esto se dedujera de las Sagradas Escrituras. Por consiguiente, procuren todos no enseñar nada que no esté conforme con la verdad evangélica y con el espíritu de Cristo, ni en la catequesis ni en la predicación de la Palabra de Dios.
Además, la Iglesia, que reprueba cualquier persecución contra los hombres, consciente del patrimonio comûn con los judíos, e impulsada no por razones políticas, sino por la religiosa caridad evangélica, deplora los odios, persecuciones y manifestaciones de antisemitismo de cualquier tiempo y persona contra los judíos.
Por los demás, Cristo, como siempre lo ha profesado y profesa la Iglesia, abrazó
voluntariamente y movido por inmensa caridad, su pasión y muerte, por los pecados de todos los hombres, para que todos consigan la salvación. Es, pues, deber de la Iglesia en
38
su predicación el anunciar la cruz de Cristo como signo del amor universal de Dios y como fuente de toda gracia.
La fraternidad universal excluye toda discriminación
5. No podemos invocar a Dios, Padre de todos, si nos negamos a conducirnos
fraternalmente con algunos hombres, creados a imagen de Dios. la relación del hombre para con Dios Padre y con los demás hombres sus hermanos están de tal forma unidas que, como dice la Escritura: "el que no ama, no ha conocido a Dios" (1 Jn 4,8).
Así se elimina el fundamento de toda teoría o práctica que introduce discriminación entre los hombres y entre los pueblos, en lo que toca a la dignidad humana y a los derechos que de ella dimanan.
La Iglesia, por consiguiente, reprueba como ajena al espíritu de Cristo cualquier
discriminación o vejación realizada por motivos de raza o color, de condición o religión.
Por esto, el sagrado Concilio, siguiendo las huellas de los santos Apóstoles Pedro y Pablo, ruega ardientemente a los fieles que, "observando en medio de las naciones una conducta ejemplar", si es posible, en cuanto de ellos depende, tengan paz con todos los hombres, para que sean verdaderamente hijos del Padre que está en los cielos.
Todas y cada una de las cosas contenidas en esta Declaración han obtenido el beneplácito de los Padres del Sacrosanto Concilio. Y Nos, en virtud de la potestad apostólica recibida de Cristo, juntamente con los Venerables Padres, las aprobamos, decretamos y establecemos en el Espíritu Santo, y mandamos que lo así decidido conciliarmente sea promulgado para la gloria de Dios.
Roma, en San Pedro, 28 de octubre de 1965.
Yo, PABLO, Obispo de la Iglesia católica
Una Mirada a la Historia Judía yMundial1
El Período Romano (63 AEC2 - 324 EC3)
39
PERÍODO ROMANO (63 AEC -324 EC)
63 El general Pompeyo y sus legiones romanas conquistan Jerusalén.
63 -37 El gobierno hasmoneo continúa, pero bajo la protección de Roma.
40 Roma designa a Herodes Rey de Judea.
40 - EC 4 Reino de Herodes el Grande.
37 El Rey Herodes captura Jerusalén.
18 Herodes comienza la reconstrucción del Templo.
ca. 7 AEC - Vida de Jesús de Nazaret.
31 EC
4 AEC Jerusalén es gobernada desde Cesarea por los procuradores romanos.
Muere Herodes.
Período del Nuevo Testamento bajo dominio romano (Siglo I EC)
26-36 Poncio Pilato, Procurador romano de Judea.
27-31 El ministerio de Jesús.
31 Crucifixión de Jesús.
63 El Templo es completado.
66 Los judíos se rebelan contra los Romanos. También conocida como
La Gran Rebelión.
70 Jerusalén es demolida por Tito; los sobrevivientes son exiliados o
vendidos en esclavitud. Destrucción del Segundo Templo.
132 Bar Cojba lidera una rebelión contra Roma que fracasa.
135 El Emperador Adriano reconstruye Jerusalén, construye nuevas
murallas y renombra a la ciudad Aelia Capitolina y al país
Palestina; prohíbe la residencia de judíos en Jerusalén.
200 La Mishná es completada.
313 El Emperador Constantino legaliza el Cristianismo.
324 Constantino se transforma en el único gobernador del Imperio.
1 Cronologías combinadas de Historychannel.com: La cronología de Jerusalén desde David al siglo XX y
Religión 109: una cronología de la historia judía de R. Kiener
2 AEC -Antes de la Era Común, corresponde a la referencia cristiana AC, la cual marca el tiempo antes del
nacimiento de Jesús.
3 EC -Era Común, corresponde a la referencia cristiana "AD", la cual marca el tiempo después del
nacimiento de Jesús.

Funda
Miembro Moderado

Cantidad de mensajes : 82
Valoración de Comentarios : 3
Puntos : 66
Fecha de inscripción : 22/11/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿ Conoces a Jesús ? II parte.

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:28 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.