Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 60 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 60 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Derechos civiles y políticos: siempre armas revolucionarias

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Derechos civiles y políticos: siempre armas revolucionarias

Mensaje por freedom of expression el Jue Mayo 07, 2009 2:39 pm

¿Cómo hacer el socialismo sin trabajo político? No se publica nada del Socialismo Participativo y Democrático, kaosenlared es censurado y sancionan compañeros por discutir estos temas en Internet

“Las libertades políticas, el derecho de reunión y de asociación y la libertad de la prensa: éstas son nuestras armas.”

F. Engels


Los derechos civiles y políticos, en todos los tiempos, han sido armas usadas por los revolucionarios para defender los intereses del pueblo.

Gracias a los derechos civiles que respetaron dignos militares, Fidel y Raúl salvaron sus vidas cuando el Moncada y ellos dos, junto a los demás asaltantes que sobrevivieron a la sanguinaria revancha del ejército, fueron procesados a pesar de la mediatización de la legalidad, sentenciados y luego amnistiados ante la presión popular y la necesidad del régimen de mejorar su imagen pública. Pero como toda la tiranía fue una violación de todos los derechos civiles y políticos de todo el pueblo cubano, éste no paró hasta echarlo del gobierno por la única vía que él dejó abierta: la insurrección armada.

La Revolución Cubana se hizo, precisamente, para restaurar todos los derechos civiles y políticos del pueblo pisoteados por aquella dictadura. Fue el respeto a las libertades democráticas, el gran factor que movilizó, unió y dio fortaleza a todo el proceso revolucionario encabezado por Fidel Castro, que después devino antiimperialista y luego proclamó la intención de construir el socialismo. 50 años han pasado desde el triunfo revolucionario del 59.

Recientemente Cuba firmó los pactos de los derechos civiles y políticos y de los derechos económicos, sociales y culturales, pero todavía no los ha ratificado. La Declaración Universal de los Derechos Humanos, de la cual Cuba es signataria, aún es desconocida por muchos cubanos; algunos, por los que todavía parece no haber pasado la gran obra cultural de la revolución la consideran “burguesa”, mientras otros creen quela aplicación de sus preceptos en Cuba debe condicionarse al levantamiento del bloqueo, idea que convierte a los derechos del pueblo cubano en rehenes de la política norteamericana. ¿Algo más plattista? Tal idea contradice lo que escribió recientemente Fidel en una de sus reflexiones, acabado de ratificar por el Presidente Raúl Castro, en la reunión de los NOAL en La Habana, en el sentido de que la soberanía del pueblo cubano no es negociable.

La versión neo-estalinista de socialismo que fue ganando terreno en Cuba desde mediados de los años 60, parte de una concepción burocrática estatista, anti-libertaria y anti-socialista de los derechos humanos, que tiende a limitarlos, como garantía del control estatal sobre la sociedad, cuando debería ser al revés: la sociedad ser quien controle a sus instituciones estatales.

Conlleva como concepción de la “dictadura del proletariado”, el control institucional de un Partido sobre toda la sociedad, que administra un capitalismo de estado estancado, distante de la idea original de los clásicos del marxismo de la república democrática de los trabajadores asociados -la sociedad más democrática y libre-, e impide, donde quiera que se aplica, la socialización de la propiedad, el poder y las decisiones y posibilita que la burocracia, generada naturalmente por el control estatal sobre la economía, ponga los órganos de represión concebidos para combatir la contrarrevolución, en función de custodiar su poder absoluto sobre la economía, la política y la sociedad, ejerciéndose la dictadura no solo contra el enemigo de clases, sino sobre el propio pueblo trabajador.

En el Manifiesto del Partido Comunista, Marx y Engels precisan: “El primer paso de la revolución obrera es la elevación del proletariado a clase dominante, la conquista de la democracia”, con lo cual precisaban que para ellos el gobierno de los proletarios no podía ser sino democrático. Pero la maneraneo-estalinistade concebir el socialismo, que nada tiene que ver con Marx, cercena la democracia, con lo cual los comunistas que desde la oposición eran fieles defensores de los derechos políticos y civiles, al llegar al poder, se convierten en sus violadores.

En Cuba se está repitiendo aquella amarga experiencia del socialismo “real”, aunque sin las peores aristas del estalinismo hasta ahora. Salir de este entuerto, pasa por los cambios que promueve el Socialismo Participativo y Democrático en lo económico, político y social.

Mientras los trabajadores constituyan una clase asalariada, y por tanto explotada, seguirán siendo una clase en sí, pero no una clase para sí; seguirán sin ser los dueños efectivos o usufructuarios de los medios de producción; seguirán siendo una clase desposeída, sin control sobre sus condiciones de existencia; sin poder controlar sus destinos; seguirán siendo una clase subordinada, sus derechos seguirán siendo conculcados y seguirán sin convertirse en el sujeto de la revolución socialista: la nueva clase de los trabajadores asociados, la nueva clase revolucionaria portadora de las nuevas formas de producción y de una nueva conciencia social.

La conversión de los trabajadores de clase en sí, en clase para sí lleva a la transformación de los trabajadores asalariados en trabajadores libres asociados; en nuestro caso implica avanzar gradual y progresivamente del actual sistema estatista asalariado al predomino del trabajo libre asociado, de las cooperativas de todo tipo, empresas auto y cogestionadas de propiedad colectiva, comunal y estatal, trabajadores por cuenta propia, la propiedad familiar y otras que la realidad concreta demande, como ya varias veces se ha explicado, hasta convertir la sociedad toda en un sistema autogestionado complejo y único, la “unión de cooperativas” le llamaba Marx.

Avanzar en este proceso demanda un trabajo de concientización, de educación política e ideológica, tanto del Partido de los comunistas, como de la propia clase trabajadora. ¿Pero cómo hacer el socialismo sin trabajo político, si el aparato político de la Revolución no comprende la necesidad de este proceso, no está dispuesto a realizar este trabajo y en todo caso obstaculiza y hasta impide la divulgación de este pensamiento?

Como se sabe, nada de lo que escribimos los partidarios del Socialismo Participativo y Democrático es publicado en la prensa cubana, aunque la mayoría de nuestros artículos son enviados a todos los periódicos nacionales; últimamente la revista digital de izquierda kaosenlared está siendo víctima de censura en la red cubana y hasta se sanciona a compañeros por usar Internet y el correo electrónico en suscentros de trabajos por tratar estos temas, cuya discusión fue impulsada por Fidel y Raúl. Recientemente en algunos comentarios a los artículos de compañeros partidarios del socialismo participativo y democrático, han aparecido veladas amenazas y se han tomado otras medidas que por el momento no vamos señalar.

Así, la “dictadura del proletariado” existente en Cuba se está ejerciendo para obstaculizar el avance hacia la socialización, hacia el socialismo, restringiendo el derecho de expresión de los propios revolucionarios.

La única explicación está en el temor de la burocracia a perder su control actual. Arguyen que el enemigo imperialista y sus acólitos internos –siempre la misma justificación- podrían aprovecharse de las libertades políticas y civiles para quitarle el poder a la “Revolución”, como si ésta fuera un ente separado y distinto de los trabajadores y el pueblo, quienes seríanlos receptores del verdadero poder, el económico, en el proceso de socialización.

La Revolución no es la burocracia, ni son los dirigentes políticos, ni las instituciones, que pueden ir y venir, es el proceso socio-económico que lleva a nuevas relaciones de producción, hoy estancado. Los que se oponen al avance de ese proceso, desde dentro de las instituciones de la revolución, son sus peores enemigos. Son los mismos que no saben, o no les interesa saber que mientras exista la clase de los trabajadores asalariados no habrá socialismo.

El imperialismo y sus acólitos internos poco o nada pueden hacer por ellos mismos para obstaculizar ese avance, son fácilmente identificables ellos y sus acciones, sobre todo no tienen el poder; pero sí pueden obstruirlo los camaleones de la burocracia vestidos con trajes revolucionarios, que pretenden camuflarse en la fraseología “revolucionarista extremista” pequeño burguesaengañosa, “obrerista”, que “defiende” los derechos del “proletariado y de la clase obrera” para justificar la continuación del trabajo asalariado en el “socialismo”, quienes claramente se descubren en sus modos corruptos de vida, llenos de prebendas “autorizadas”, con niveles muy por encima de la media proletaria, y en su discurso contra los trabajadores a los que pretenden culpar de sus propias chapucerías.

Cualquier cosa que se diga o pase en EE.UU. con relación a Cuba es motivo inmediato de alharacapara tratar de justificar un clima permanente de “agresión externa”, el discurso “ultra revolucionarista”, incitar el “espíritu revolucionario” y tratar de identificar en el lado opuesto de la revolución a cualquiera que critique cualquier cosa, para hacerlo callar: “Se está atacando la revolución es necesaria la unidad, cualquier crítica le hace el juego al imperialismo”.

continua...........

freedom of expression
VIP

Cantidad de mensajes : 1691
Edad : 53
Valoración de Comentarios : 192
Puntos : 1049
Fecha de inscripción : 14/10/2007

Ver perfil de usuario http://pinceladasdecuba.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Derechos civiles y políticos: siempre armas revolucionarias

Mensaje por freedom of expression el Jue Mayo 07, 2009 2:42 pm

Pero ya el pueblo va aprendiendo a conocer quienes son los que hacen el juego al imperialismo y a sus planes de explotación de la mano de obra y de los recursos naturales del pueblo cubano, y a identificar a quien trata de hacer avanzar el socialismoy a quien lo impide.



Abordar los derechos civiles y políticos en Cuba desde el propio seno revolucionario, siempre ha sido tabú, se consideraba “debilidad ideológica ante el enemigo” (ejemplo de fraseología “revolucionarista” pequeño burguesa, extremista), sobre todo desde que se puso de moda culpar a la Glassnot y a la Perestroika de la caída de la URSS y el campo socialista. Pero mientras más se investiga aquella historia, más se confirma que si bien se cometieron serios errores en la conducción político-económica en la época de Gorbachov, las verdaderas causas económicas, políticas y sociales del desastre eran sistémicas, estaban en la propia concepción estalinista, y luego, neo-estalinista del socialismo, que primó después de la muerte de Lenin, la cuales llevaron a la paralización del proceso de socialización, el cual debió ser de permanente profundización, así como a las distorsiones en cuanto al papel de los trabajadores, el estado, el Partido y los ideales universales de justicia, libertad y democracia.

Hoy se hace evidente que la limitación de los derechos civiles y políticos se ha llevado al propio campo revolucionario, al seno del Partido, a los centros de trabajo, a los que luchamos por la profundización del socialismo, por la socialización permanente, lo cual está constituyendo la principal amenaza al futuro del socialismo en Cuba.

Los propios derechos laborales de los trabajadores han sido profundamente afectados por las medidas neoliberales del Período Especial, con la llamada idoneidad, las atribuciones de la administración para sancionar y el predominio de los contratos laborales provisionales que la administración puede romper en cualquier momento por cualquier consideración suya, sin compromiso alguno. Las decenas de miles trabajadores que laboran en las empresas mercantiles de las FAR, cuando comenten alguna violación son juzgados y sancionados por las leyes militares, como si fueran soldados. Nunca los trabajadores habían estado más desprotegidos ante las administraciones. Los sindicatos no ocultan ser verdaderos apéndices de las administraciones y la política estatal.

Esto nos obliga a defender nuestros derechos ciudadanos y vendría a demostrarque el actual aparato burocrático de represión está enfilado a defender los intereses estrechos y el poder de esa burocracia antes que el proceso revolucionario mismo, la socialización y el poder de los trabajadores, y que la lucha por el socialismo pasa también por la de los derechos civiles y políticos de todos los ciudadanos, incluidos los de la oposición.

Se habla de la unidad en la diversidad. ¿Cómo es posible lograr esa unidad reprimiendo la diversidad? Rectificar siempre es posible y para luego es tarde. La Revolución se abre a la diversidad de sexo, de género, de raza y religión, ¿para cuándo quedan la diversidad ideológica y política? ¿Puede haber plena libertad en todo eso si el trabajo del que depende el hombre no lo es? Mientras exista la moderna esclavitud asalariada, sea privada o estatal, el ser humano no será verdaderamente libre para ejercer sus derechos. Mientras el hombre tenga que venderse como fuerza de trabajo y no pueda disponer de medios de producción propios (individuales o colectivos) no será libre ni igual.

Hay que repetirlo y no cansarse de volver a decir, con el apóstol: “Solo la opresión debe temer el ejercicio pleno de las libertades”. Los revolucionarios, si realmente queremos serlo, tenemos que ser capaces de defender la libertad de expresión, incluso la de nuestros propios adversarios políticos. Más que un derecho, es un deber insoslayable de todos los revolucionarios luchar por el pleno respeto a los derechos civiles y políticos de todos los ciudadanos.

Lo que no pueden admitir los revolucionarios es que tales derechos sean usados para promover la mentira y la infamia, o para protegerlas. Esas también son enseñanzas martianas.

El sabotaje, el terrorismo, las acciones militares y paramilitares, la subversión pagada por el imperialismo y toda acción no pacífica, incluida la que se haga desde la burocracia, dirigida a impedir el avance hacia más socialismo, deberán ser reprimidas con toda la fuerza de la ley, pero sin afectar los derechos civiles y políticos de todos los ciudadanos, los derechos de reunión, asociación y expresión, incluidos los derechos de quienes no comparten las ideas socialistas. La Revolución estará más fuerte y más consolidada, mientras más democrática. La nueva clase revolucionaria de los trabajadores asociados, el “hombre nuevo” que hará el futuro, solo podrá crecer en libertad y plena democracia.

Los mayores peligros para la Revolución Socialista hoy, no provienen de la oposición interna,aliada al imperialismo, débil y dispersa, sino de una parte de los revolucionarios mismos, “los únicos capaces de revertirla”, según expresó Fidel el 17 de noviembre de 2005, de esos que están atrapados en el inmovilismo, por el burocratismo y la corrupción, adversarios de la socialización, cuyos adláteres cercenan las libertades que impiden la divulgación del pensamiento socialista que puede ayudar a los trabajadores a liberarse definitivamentedel yugo del trabajo asalariado.

De los rebeldes que lucharon contra Batista defendiendo esos derechos con las armas en la mano, cuyos principales dirigentes deben sus vidas al respeto a los mismos, el pueblo no puede esperar otra cosa que la continuación consecuente de esa defensa. Los que en el aparato burocrático se prestan para limitar los derechos civiles y políticos de todos los ciudadanos están obstaculizando el avance del socialismo y a la vez brindando armas al enemigo, trabajando para ellos, les pague o no la SINA, lo sepan o no. ¿Ese trabajo para el enemigo no se sanciona?

Y cabría preguntarse ¿Cómo defender esos derechos para los revolucionarios y comunistas de otros países si no somos capaces de respetarlos para nosotros mismos? ¿No será por eso que tanto rechazo tuvo en nuestra región el “socialismo” de corteestalinista, todavía presente en nuestra patria? ¿Si hacemos un socialismo capaz de respetar todos esos derechos, habrá alguien que pueda negar el socialismo en el continente? ¿Sería posible construir la nueva sociedad que procura toda la justicia, toda la libertad y toda la democracia sin respetar los derechos civiles y políticos de todos sus ciudadanos?

La lucha ideológica solo es posible con adversarios libres en sus derechos. Quien dude del valor y la capacidad de sus ideas, no tiene derecho a triunfar. Quien tema la represión tampoco.

Socialismo por la vida.perucho1949@yahoo.es

La Habana, 1 de mayo de 2009. Hoy, 50 años después del triunfo de la Revolución de 1959, los trabajadores cubanos siguen desfilando por la Plaza de la Revolución en La Habana como asalariados y sin poder enarbolar la consigna anticapitalista de Marx: “Abolición del sistema de trabajo asalariado”.

Se publica días después por las conocidas limitaciones que tenemos para acceder a Internet.

Artículos y ensayos relacionados en:

http:/www.kaosenlared.net/rss/kaos_colaboradores_195.xml http://analitica.com/va/internacionales/opinion/8777149.asp.

http://es.geocities.com/amigos_pedroc/index.html

autogestion-socialista.blogspot.com/

Pedro Campos en Kaos en la Red
http://www.kaosenlared.net/colaboradores/pedrocampos

link permanente al articulo
http://www.kaosenlared.net/noticia/derechos-civiles-politicos-siempre-armas-revolucionarias

freedom of expression
VIP

Cantidad de mensajes : 1691
Edad : 53
Valoración de Comentarios : 192
Puntos : 1049
Fecha de inscripción : 14/10/2007

Ver perfil de usuario http://pinceladasdecuba.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Derechos civiles y políticos: siempre armas revolucionarias

Mensaje por freedom of expression el Jue Mayo 07, 2009 2:47 pm

Socialismo vs "Socialismo" es mi impresión de este nuevo trabajo de Pedro Campos que comparto con ustedes,ya se que es largo y sino lo quieren comentar al menos quedara aca como muestra de las ideas de un grupo de cubanos que aun siendo comunistas creen que la dictadura esta equivocada y debe cambiar,esto por si lo llegaran a retirar de Kaos en la Red,portal socialista,pero que ultimamente esta permitiendo criterios algo tibios.

ya que en Cuba no le dan cobertura a estas opiniones,es bueno que mostremos respeto a esta opinión y la reproduzcamos.

Saludos

freedom of expression
VIP

Cantidad de mensajes : 1691
Edad : 53
Valoración de Comentarios : 192
Puntos : 1049
Fecha de inscripción : 14/10/2007

Ver perfil de usuario http://pinceladasdecuba.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Derechos civiles y políticos: siempre armas revolucionarias

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 8:24 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.