Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 21 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 21 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

El Embargo - César Reynel Aguilera

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Embargo - César Reynel Aguilera

Mensaje por LoriG el Lun Abr 27, 2009 5:36 pm

El Embargo



En Penultimos Dias
April 27th, 2009

Cherchez l’argent

Una de las cosas que más repiten los que dicen estar contra el embargo es el argumento de que éste no ha funcionado. Cincuenta años de castrismo son —para los defensores del levantamiento— una prueba fehaciente del fracaso de una política de la que sólo están dispuestos a esperar un resultado perfecto, o sea, la caída de los hermanos Castro y el reconocimiento explícito por parte de ellos, de ser posible ante las cámaras de la televisión, de que fueron derrotados porque no tuvieron la oportunidad de comerciar con EE UU, o de obtener créditos de sus bancos.

Pongamos a un lado ese viejo adagio de que lo perfecto es enemigo de lo bueno, olvidemos que en política, como en la vida, no existen las consecuencias ideales, obviemos el hecho incontrovertible de que la humanidad lleva miles de años luchando infructuosamente contra el cáncer sin que a nadie se le ocurra abandonar esa lucha, o evaluar su tratamiento sobre la base de una cura perfecta. Evitemos preguntarnos por qué, si el embargo no ha funcionado, ahora los Castro piden a gritos su levantamiento, después de haberse pasado varias décadas riéndose de esa medida mientras repetían aquello de “consumir lo que el país produce es hacer patria”, o “nos basta y nos sobra con la ayuda desinteresada del campo socialista”?

Hagamos caso omiso de esas minucias y juguemos a la posibilidad de que el embargo sí haya funcionado. Pensemos, por ejemplo, que gracias a esa medida los soviéticos se vieron obligados a gastarse en Cuba más de dos mil millones de dólares anuales; una cantidad que nunca les sobró, y que dejaron de invertir en áreas verdaderamente estratégicas de su economía, error que después les costó bien caro. Acariciemos la posibilidad de que gracias al embargo floreció en EE UU —y en algunos países vecinos— una industria turística que de otra forma nunca habría existido. Reconozcamos que el embargo ha servido para exponer la rampante ineficiencia económica del castrismo y conducido a la represión como única forma de esconderla. Dos hechos que combinados dieron lugar a la que probablemente sea —sin chovinismos y a pesar de la denigración constante— una de las olas migratorias más exitosas en la historia de una nación de inmigrantes. Consideremos también la idea de que el embargo es una de las causas fundamentales del envejecimiento tecnológico del ejército castrista. O que se trata de uno de los pocos elementos de negociación real a la hora de sentarse a una mesa con los Castro, y del único obstáculo que impide el reciclaje de los esbirros castristas en una nueva “clase empresarial”.

Descartemos todas esas posibilidades y todavía quedará una, muy importante, que es, a mi entender, la que realmente quita el sueño a la dictadura: el embargo es una legislación y EE UU es un país de leyes. Levantar el embargo significa darle un golpe demoledor a toda la infraestructura legal que ha permitido durante décadas algo mucho más importante, para los cubanos, que saber y penalizar a las empresas americanas o extranjeras que violan esa ley: quitarle fuerza al instrumento más poderoso que existe a la hora de rastrear los vericuetos de la fortuna personal de Fidel Castro.

No hace mucho ese instrumento le permitió al gobierno americano, sin violar sus propias leyes (algo que en ese país se paga bien caro), descubrir y exponer a la opinión pública una pequeña parte (tres mil novecientos millones de dólares) de un gigantesco esquema de lavado de dinero en el que se pudo demostrar la participación de los hermanos Castro, y de un banco suizo. Las ramificaciones de esa red llegaron a ser tan complejas (desde el punto de vista político) que el gobierno americano decidió —en contra de la opinión de muchos analistas— echarle tierra al asunto… o hacer como que lo hacía. En aquel momento, la respuesta del régimen de La Habana, cínica como la de todos los gánsteres, fue imponer el famoso gravamen del 20% sobre las remesas.

En los últimos intercambios de esta administración americana con el castrismo llaman la atención dos cosas: una es la referencia del Presidente Obama a un detalle tan insignificante —en el gran esquema de las cosas— como ese gravamen del 20%; el otro es la airada respuesta de Fidel Castro que ha recogido a toda velocidad una pita (esa de conversar sin restricciones) que él mismo tiene que haberle ordenado a Raúl que lanzara. Una posible explicación de ese exabrupto del tirano es que en su mente febril —o en la realidad, nadie sabe— las palabras del presidente americano hayan sido un recordatorio que sonó más o menos así: “Te agarramos lavando dinero, te agarramos robándole a tu pueblo, multamos a uno de tus cómplices, le echamos tierra al asunto y tu respuesta fue seguir robándole a los tuyos. Si quieres conversar empieza por dejar de hacer eso, quita ese 20%”.

Si algo ha demostrado la historia cubana de estos últimos cincuenta años es que a los hermanos Castro les importa un bledo el bienestar del pueblo. El único indicio de lógica que uno puede encontrar en este medio siglo de desmanes castristas son dos hermanos aferrados al poder, y el de una familia que no está dispuesta a dejar de ser poderosa. Algo que olvidan los que están a favor del cacareado levantamiento.
Para los cubanos es muy importante que el embargo siga siendo un instrumento que permita rastrear y eventualmente recuperar la fortuna de la familia Castro. Con los dos tiranos anteriores eso no se pudo hacer. Gerardo y Fulgencio escaparon, pero el mundo de hoy ya es bien distinto y con Fidel existe la posibilidad —remota, es cierto, pero posibilidad al fin—, de hacer algo que se debió haber hecho hace mucho tiempo: devolver una de esas fortunas al país donde fue robada.

César Reynel Aguilera
Montreal

LoriG
Soporte Tecnico

Cantidad de mensajes : 1660
Edad : 46
Localización : Miami
Valoración de Comentarios : 229
Puntos : 1900
Fecha de inscripción : 13/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Embargo - César Reynel Aguilera

Mensaje por apower el Lun Abr 27, 2009 6:58 pm

Es muy importante saber que la manera que se tiene de denunciar a esos lacayos, se silencie y siga el pueblo sufriendo estes dentro o fuera de la isla, ya es lo mismo.

apower
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1172
Valoración de Comentarios : 339
Puntos : 1182
Fecha de inscripción : 25/04/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Embargo - César Reynel Aguilera

Mensaje por Opossum el Vie Jun 20, 2014 7:18 pm

.

Opossum
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1087
Valoración de Comentarios : 1310
Puntos : 2489
Fecha de inscripción : 15/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Embargo - César Reynel Aguilera

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 8:36 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.