Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 41 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 41 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

“””COREA DEL NORTE 1974”””

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

“””COREA DEL NORTE 1974”””

Mensaje por EstebanCL el Lun Ene 29, 2007 12:20 pm

“””COREA DEL NORTE 1974”””





El buque “Jiguaní” me reservó grandes sorpresas durante mi estadía en él , como tripulante de esta magnífica nave (posiblemente desaparecida para siempre), conocí varios países de sumo interés para mí. Fue en él, donde choqué por primera vez con el ejemplo que debía seguir el pueblo cubano, sin embargo, aquello no me convenció para nada. Nosotros estábamos muy lejos de parecernos a los asiáticos, quienes pecan en exceso por el culto a la personalidad, además de ser una cultura muy distinta a la nuestra. Fue a bordo de esta nave donde llegué por primera vez a América, un continente casi desconocido y vedado hasta ese momento, gracias a los aportes de la política (que en casi todo momento a tenido la virtud de dividir a los pueblos). El “Jiguaní”me llevó al Chile de Allende y después a la Venezuela de Carlos Andrés Pérez. Donde viví hermosas aventuras, luego de haber conocido varias culturas muy diferentes a la nuestra.

Después de reparar en Hong Kong, el buque fue asignado para cargar en Corea del Norte, ironicamente llamada Democrática. Transcurrida nuestra navegación arribamos al puerto de Hunnang, creo que es el principal de Corea. El paisaje que brinda al visitante es bastante triste y los colores que reinan solo los observé en pocos lugares. Desde el gris sucio al negro que producen el abandono, la falta de mantenimiento y un buen toque de pintura, similares colores se encontrarán en La Habana Vieja y Birmania.

Desde el mismo momento de nuestro atraque, se instalaron bocinas a lo largo de toda nuestra eslora. De una forma similar a como hicieron en China, pocos minutos después, iniciaron un concierto que no terminó hasta nuestra salida. Música coreana y consignas durante las veinticuatro horas del día que allí se sienten más largas. Por suerte para nosotros, las portillas (ventanas) de nuestros camarotes se cerraban herméticamente.

Bajo la escala del buque fue puesto un rígido soldado, al que debíamos mostrar el pasaporte cuando bajábamos a leer los calados en la entrega de nuestras guardias. El aspecto de los estibadores era más lamentable que el de los chinos, sus ropas estaban muy deterioradas y más sucias. El puerto se encontraba en las cercanias de una pequeña loma, donde se observaba la presencia de una bateria anti-aérea, cuyos cañones, se mantuvieron en la misma posición durante todo el tiempo que permanecimos allí. La carga era llevada hasta el costado del buque por unas locomotoras de vapor adornadas de banderas rojas, fotos de Kim Il Sung, y en la misma proa de ésta, un caballo alado llamado de Chullima.

No podíamos salir a la calle, el mayor recorrido permitido era hasta el Club de los Marinos, situado dentro del área del puerto. Cualquier intento de contacto con los coreanos era nulo por varias razones, y entre ellas, la principal debe haber sido el temor a ser delatados por sus compañeros, y la constante presencia de los represivos comisarios politicos. Otra de esas razones lo es, que en este país, excepto la gente destinada para ciertas labores del gobierno, nadie habla otra lengua que no sea la materna.

Yo pertenecía a la UJC en aquel tiempo y fuí seleccionado para participar en una cena con los miembros del mando y el núcleo del PCC, junto al Embajador de Cuba y las autoridades políticas del puerto en la sede del Club de los Marinos. La cena fué abundante y muy aburrida, era demasiado protocolar para mí, pero no puedo negar que disfruté de excelentes platos coreanos.

En aquellos tiempos se acostumbraba invitar a las tripulaciones a diferentes excursiones en muchos paises, la mayor parte de ellas pagadas por las embajadas. Parece que habia dinero, todavía no nos habíamos involucrados en guerras de gran envergadura como la de Angola y Etiopía. A partir de éstas, ya el dinero no aparecía ni para garantizar la comida a bordo.

Fue así como partí al día siguiente rumbo a Pyongyang, capital de la República Popular y Democrática de Corea. Salimos de noche desde el barco después de pasar varios controles que superamos sin dificultad, auxiliados por personal de la embajada cubana. A bordo de una minivan fuimos trasladados hasta la terminal de trenes de Hunnang, nos pasaron a un salón preparado solo para extranjeros en espera de nuestra salida, entre otras regulaciones existentes, teníamos prohibido llevar cámaras fotográficas.

Abordamos nuestro coche litera púlcramente limpio, iríamos dos por cabinas y en ese coche no viajaba coreano alguno, solo nosotros que éramos un grupito de ocho personas. En la mesita encontramos un agua gaseosa que ellos conocen como saida o algo así y un termo de té sin azúcar. Como no se veia nada para el exterior y no teníamos mucho tema del que hablar, nos acostamos temprano. Cuando amaneció entrábamos en la Capital, una vez allí nos llevaron directamente al hotel. Éste era uno de los mejores en aquel entonces y tenía el mismo nombre de la ciudad, quedaba frente al teatro de la ópera. Durante nuestro recorrido pude observar una ciudad muy limpia y mucho más joven que La Habana, pero padecía de un mal común en casi todo el campo socialista, la monotonía arquitectónica.

Después de asignadas las habitaciones, dos personas por cada una de ellas, bastante confortable y con dos camas separadas por un gran cuadro a relieve del camarada Kim. Mi compañero y yo decidimos no hablar nada dentro de ella que fuera comprometedor, por la duda de que existiera algún micrófono oculto, paranoia del que conoce este sistema y agravado por el rigor aplicado en Corea. Desayunamos y comenzó nuestro recorrido dirigido, años después, cuando veía a los turistas en Cuba guiados como ovejitas me acordaba mucho de este viaje.

Primero nos llevaron a un bello parque situado en lo alto de una colina junto a un río, ahora no puedo recordar su nombre porque han transcurrido muchos años, fué donde nacio el Camarada Kim Il Sung. En toda su extensión estaba prohibido fumar, aparte de nuestro traductor fuimos acompañados por una guía del lugar. Cuando pasamos junto a un árbol rodeado por una pequeña cerca que bloqueaba la proximidad al mismo, la guía nos dijo que allí la mamá de Kim lo columpiaba cuando era niño. Después pasamos por un area de césped cercado también, y nuestra guía con mucha devoción nos manifestó que en ese lugar, Kim habia peleado con un niño japonés. Luego nos condujeron al lugar o santuario donde habia nacido el camarada Kim, yo sé que muchos no lo creerán, era un pesebre igualito al que nosotros construíamos para adornar nuestro árbol de navidad. El camarada Kim habia nacido en las mismas condiciones que el niño Jesús, bueno, para que cansarlos con este recorrido por aquel santuario, allí todo estaba prohibido, nada se podía tocar, no se podía hablar en voz alta, etc., etc., etc.

De allá fuimos a almorzar al hotel y teníamos unas horas de descanso hasta la noche en que nos llevarian a una Opera. Pregunté si podia caminar por la calle y como me dijeron que si lo traté de hacer, pero al salir del hotel fuimos seguidos por dos agentes. Al acelerar nuestro paso ellos lo hacian y viceversa, consideramos que lo mejor era regresar al lugar de origen. La cena fué magnifica, el restaurant tenía ocupadas dos o tres mesas de extranjeros. El hotel estaba casi vacío y el tiempo hasta la tarde lo gastamos en el lobby del mismo, donde por supuesto, no había mucho tránsito de personas.

Serían las seis de la tarde o las siete cuando nos llevaron al Gran Teatro de la Opera de Pyongyang, solo teníamos que cruzar la calle. Allí fuimos conducidos a un salón de recepción para extranjeros donde nos ofrecieron un té de bienvenida en lo que esperábamos el inicio de la obra. Minutos antes de comenzar nos llevaron al gran salón, un magnífico teatro con capacidad para centenas de personas. La orquesta sinfónica sería de unos cien músicos y el coro sobrepasaba esta cantidad, situado a ambos lados de la orquesta. Nos condujeron hasta las primeras filas de asientos y una vez allí, levantaron a los coreanos que ocupaban esas plazas para sentarnos a nosotros. Aquello me produjo mucha verguenza y me asombró la mansedumbre de las personas que fueron perjudicadas por nuestra presencia, sin manifestar la más mínima protesta se levantaron y se marcharon. La ópera se titulaba “La Florista”, era traducida al inglés y francés por medio de unas pantallas ubicadas a ambos lados del escenario. Era una obra bellísima, la música era excelente y durante un pasaje muy triste de ésta, todos los coreanos comenzaron a llorar. En medio de aquel lloriqueo y narices sopladas, el traductor nos preguntó por qué no llorábamos también. Le respondí que no encontraba la razón pues aquello no dejaba de ser una obra, y creo que el tipo nos interpretó como una gente sin sentimientos o algo así, ya que en el intermedio insistía acerca de lo mismo.

Al día siguiente nos llevaron al Museo de la Revolución, un gigantesca obra con más de cien salas de exposición, fué imposible recorrerlo en el día. Se encuentra en lo alto de una loma que domina parte de la ciudad, pero sobre ella, resalta una enorme estatua del camarada Kim, escoltada por dos columnas escultóricas a ambos lados con más de cien metros de longitud, donde se reflejaba la historia de Corea desde los simios hasta los obreros que enarbolaban las banderas rojas. Todo lo mostrado en el museo era gracias a la iniciativa del gran camarada Kim, incluyendo su construccion, y es bueno destacar que si el camarada se montaba en un autobús, éste era sacado inmediatamente de circulación para ser expuesto después en algún museo, todo lo que el camarada tocaba o miraba, se conservaba como algo sagrado.

El tercer día nos llevaron al parque zoológico de la ciudad, construido por iniciativa y bajo la dirección del camarada Kim. No puedo negar que era realmente excepcional, muy grande y verdaderamente hermoso, pero me molestaba que también los animales estuvieran vinculados a la historia del Camarada Kim, al extremo de ser casi parientes de él. Uno de los elefantes fué un regalo de Ho Chi Min, un cocodrilo era un regalo de Fidel, y así cada animal tenia su historia guerrillera como la del elefante que combatió en la batalla de Dien Biem Phu( no sé si está bien escrito) En la tarde nos dieron una cena de despedida y el retorno a Hunnang se hizo de noche también.

Nos pasamos más de un mes en las operaciones de carga, tiempo muy aburrido y en que solo nos entreteníamos jugando beisbol dentro del área del puerto, ya que no se permitía pescar tampoco. Corea tenía en ese entonces un solo canal de televisión con muy pocas horas de transmisión dedicadas por entero a proyectar la figura del gran camarada, escenas del pueblo rindiéndole tributo en todo momento, etc.

Partí de Corea con muchas más interrogantes sobre el futuro de mi país y también sobre el sistema socialista. Hasta ese momento solo habia visitado a China y Viet Nam en plena guerra, con el cual me solidaricé por la destrucción que vi. Pero en la medida que me documentaba sobre el sistema socialista en sí, crecía dentro de mí una apatía y descontento que se reafirmó años después cuando conocí a casi todo el campo socialista, siendo mi gran desilusión el primer contacto con la extinta URSS.

Mientras tanto, nuestro pueblo solo podia consumir la información y propaganda que le ofrecía el régimen, presentando a estos países como ejemplos a seguir y muchos ingenuos lo creían todo, trabajaron con fé sometidos a innumerables sacrificios en aras de un futuro incierto y de un país que nunca existió.









Esteban Casañas Lostal.

Montreal..Canada

EstebanCL
VIP

Cantidad de mensajes : 575
Valoración de Comentarios : 212
Puntos : 705
Fecha de inscripción : 12/12/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: “””COREA DEL NORTE 1974”””

Mensaje por Alcaldesa el Lun Ene 29, 2007 1:48 pm

Seňor EstebanCL
Muy interesante el aporte. Gracias por compartir, con ese estilo suyo que es siempre un placer leer.

Corea del Norte es un tema, que todos deberiamos de mirar mas de cerca, y no solo desde un interes cubano, sino con interes mundial.

No hace mucho vi un especial de la reportera Diane Sawyer sobre CN y estaba de miedo. A riesgo de parecer un poco fatalista me parecio como ese siniestro mal que avanza sigiloso hasta que lo tienes encima.

Saludos.

Alcaldesa
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1579
Edad : 105
Hobbies : cazar moscas y mentirosos. las moscas son mas dificiles.
Valoración de Comentarios : 626
Puntos : 1325
Fecha de inscripción : 29/10/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: “””COREA DEL NORTE 1974”””

Mensaje por EstebanCL el Mar Ene 30, 2007 2:02 pm

Hola Alcaldesa...

Muchas gracias, esto lo había escrito hace varios años y lo traje por la curiosidad de algunos foristas sobre ese país. La información sobre ese infierno es bastante limitada fuera de sus fronteras, creo que haberla visitado en dos oportunidades diferentes ha sido una experiencia que no deseo repetir.

Un abrazo..

Esteban Casañas Lostal

EstebanCL
VIP

Cantidad de mensajes : 575
Valoración de Comentarios : 212
Puntos : 705
Fecha de inscripción : 12/12/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: “””COREA DEL NORTE 1974”””

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:26 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.