Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 36 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 36 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Ex profesor de Tsinghua: Mi experiencia personal con el perverso partido comunista chino

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ex profesor de Tsinghua: Mi experiencia personal con el perverso partido comunista chino

Mensaje por Invitado el Lun Abr 13, 2009 7:16 pm

Ex profesor de Tsinghua: Mi experiencia personal con el perverso partido comunista chino


A la fecha más de 50 millones rompieron sus lazos con el régimen que oprime a China desde 1959



Por Xu Yin – La Gran Época




14.03.2009 03:03





El 18 de febrero de 2009 es un día que vale la pena celebrar ya que
50 millones de personas chinas han renunciado al Partido Comunista
Chino (PCCh) y a sus organizaciones asociadas. Los felicito por tomar
una elección sensata.
Mi nombre es Xu Yin, antes de ir a los Estados Unidos era un
profesor del Departamento de Ingeniería Civil de la Universidad
Tsinghua en Beijing. Con más de 13 años de enseñanza, mi trabajo
diligente me otorgó muchos premios nacionales y universitarios, como
también el respeto de mis estudiantes y colegas.
Sin embargo, en agosto de 2008, fui obligado a dejar mi puesto de
profesorado que tanto amaba e irme a un país nuevo y desconocido en
busca de libertad y justicia. Dejé mi carrera ya establecida porque no
quiero ser perseguido en un país donde la justicia y los derechos
humanos casi no existen.
Me gustaría aprovechar esta oportunidad para compartir mi propia
experiencia de ser perseguido por el PCCh en China. Espero que mi
historia ayude a que más personas chinas puedan ver a través de las
mentiras del PCCh y persuadirlos a que se alejen del control del
perverso partido.
En mayo de 1995 conocí en el campus de la Universidad Tsinghua a
practicantes de Falun Gong. Las enseñanzas de Verdad Benevolencia
Tolerancia de Falun Gong realmente me atrajeron. Muy poco después
comencé a practicar Falun Gong. En esa época, la gente era libre de
hacer los ejercicios en público y los libros eran publicados en todo el
país.
En el sitio de práctica de nuestra universidad solían haber nueve
practicantes. Desde el mismo comienzo fui muy público con mi práctica
de Falun Gong y también lo eran muchos otros de la facultad y
estudiantes. En ese tiempo la mayoría de las personas sabían que Falun
Gong era una práctica muy beneficiosa. Antes de 1999, cuando el PCCh
comenzó la represión a Falun Gong, más de 100 millones de chinos lo
practicaban.
Pero en julio de 1999 todo cambió. Celoso por la popularidad de
Falun Gong, el ex dictador de China, Jiang Zemin, comenzó una dura
represión en contra de Falun Gong. Bajo su mandato, las autoridades
chinas iniciaron una enorme campaña difamatoria en contra de Falun Gong
y prohibieron la práctica. Como resultado, más de 100 millones de
inocentes practicantes de Falun Gong fueron rotulados como “enemigos
del estado”. Entonces, comenzó la persecución más despiadada y de mayor
escala en la historia.
La persecución me privó de concretar mi sueño de ser un buen
profesor junto con mi libertad. Las fuerzas policiales, la Oficina 610
y los comités residenciales locales, enviaron personas a vigilarme a mi
puerta, supervisando cada movimiento mío y de mi familia. Nuestro
teléfono y acceso a Internet también fueron controlados.
La mañana del 13 de febrero de 2006, después de mandar a mi hija al
colegio y cuando planificaba preparar el examen nacional de admisión de
estudiantes graduados, de pronto más de 20 policías irrumpieron en mi
casa. Sin ninguna orden legal comenzaron a registrar el lugar. Más
tarde, frente a mis ojos, llenaron la orden judicial de registro e
interrogación.
Ese día fui detenido por poseer libros de Falun Gong, uno de los
libros más vendidos, publicado antes de 1999 por una editorial del
estado.
Mi solicitud de contratar a un abogado (garantizada por el derecho
legal) fue rechazada porque, según la policía, yo era un “criminal
político”. No podían acusarme de ningún crimen sólo con un libro
publicado legalmente, pero de todos modos no me liberaron. Sin
procedimientos judiciales, fui sentenciado a dos años de prisión. El
tal llamado sistema legal es sólo una formalidad en la China comunista.

Fui detenido en una celda más pequeña que 18 metros cuadrados. En un
momento más de 36 personas compartíamos la celda. Durante el día, los
reclusos eran obligados a sostener sus rodillas y a sentarse en el
suelo duro todo el día, hasta que sus músculos se acalambraban. Por la
noche, sólo podíamos dormir de lado, todos amontonados como en una lata
de sardinas y con nuestra cara contra los pies de otras personas. Los
días de verano, la celda era sofocante con el aire húmedo y
temperaturas de 40º C.
Menos tolerable aun, era el hecho que muchas personas tuvieran que
compartir la misma toalla y cepillo de dientes. Había varios
drogadictos en la celda y con tan poca sanidad las enfermedades se
propagaban rápidamente. Era extremadamente difícil soportar esas
condiciones. Cuando nos alimentábamos, dos personas se sentaban cara a
cara comiendo desde un mismo tiesto con una cuchara. Todo eso sucedió
en el período en el que PCCh fanfarroneaba tener “la mejor situación en
derechos humanos”.
Durante 16 meses fui encarcelado ilegalmente en el Campo de Trabajos
Tuanhe de Beijing. Durante ese tiempo, como castigo, me mantuvieron
solo en una celda. Todos los días era obligado a sentarme en un pequeño
banco en una posición fija, mirando la pared por períodos tan largos
como 18 ó 19 horas. Era una tortura horrible porque sentarse incluso
durante una hora en esa posición era insoportable. Cuando ya no
toleraba más y a penas cambiaba la posición de mi cuerpo,
inmediatamente el guardia de la prisión me retaba a gritos, a veces
incluso me golpeaba. Estas sentadas largas en el banco pronto
deterioraron mis músculos.
Los guardias me torturaron de diferentes maneras, incluyendo la
privación del uso del baño y del sueño por largos períodos de tiempo.
Incluso durante el tiempo limitado de sueño, los guardias de la
prisión, a menudo me despertaban intencionalmente. La tortura
prolongada me provocó severo daño mental y físico.
La constitución de China establece claramente que los ciudadanos
tienen la libertad de credo. Pero yo, un profesor establecido, he
probado la amarga realidad de la “libertad de credo” de China.
El PCCh dice que los practicantes de Falun Gong perturban a la
sociedad, pero el hecho es que la persecución ilegal daña a muchas
personas inocentes. Mis estudiantes perdieron a un buen profesor. Mi
familia sufrió más de lo que puedo describir. Pero el PCCh acusa a sus
víctimas por el dolor que ellos mismos causan.
La comunidad internacional honró al PCCh con el derecho de ser
anfitrión de las Olimpíadas, pensado, como ellos dijeron, que los
motivaría para mejorar la situación de los derechos humanos en China.
Ahora el mundo debió darse cuenta que han sido nuevamente engañados.
Cuando fui detenido ilegalmente en 2006, la policía me dijo claramente,
“arrestar ahora a Falun Gong es por la seguridad de las Olimpiadas de
2008”.
El PCCh invitó a los VIPs de todo el mundo para que asistieran a las
Olimpíadas. Pero los VIPs pueden no saber que las cajas de regalo que
recibieron eran todas fabricadas por trabajo esclavo del Campo de
Trabajos Tuanhe de Beijing, durante el tiempo que yo estuve detenido
allí, la policía del PCCh nos obligó a hacer las cajas de regalo. Si
los VIps supieran ¿no lo tomarían como un insulto al mundo?
Soy sólo uno entre cientos de miles de practicantes de Falun Gong
perseguidos ilegalmente por el PCCh. Sólo en la Universidad Tsinghua,
al menos 40 personas, la mayoría de mis colegas y estudiantes, fueron
detenidos ilegalmente, encarcelados y enviados a campos de trabajos por
practicar Falun Gong. La sentencia más larga fue de 12 años. Uno fue
torturado hasta la muerte. Uno de mis estudiantes fue torturado tan mal
que quedó en estado vegetativo, aún así no lo liberaron.
Desde que el PCCh tomó el poder, ha estremecido al pueblo chino
tanto en lo espiritual como en lo físico y ha acarreado sólo desastres
a nuestro país. También ha engañado y envenenado a la gente diseminando
productos tóxicos y terrorismo en el mundo libre.
El 24 de noviembre de 2004, La Gran Época publicó una serie de
artículos editoriales conocidos como “Nueve Comentarios sobre el
Partido Comunista”, los cuales revelan ampliamente la naturaleza
malvada del PCCh. Desde entonces, más de 50 millones de chinos han
anunciado públicamente su renuncia al PCCh, a su Liga Juvenil y al
Grupo Jóvenes Pioneros. Esto es algo digno de celebración.
Verdaderamente espero que más personas puedan leer este libro
transformador que tiene al PCCh tiritando y temblando.
China creó la civilización más magnifica del mundo, pero no tenemos
futuro a menos que abandonemos al malvado PCCh lo antes posible. Es mi
esperanza y mi creencia, que China será próspera y civilizada
nuevamente después que el PCCh sea eliminado.

Artículo original en chino.






http://www.lagranepoca.com/articles/2009/03/14/2969.html

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.