Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 32 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 32 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

¿Evidencias de bombas atómicas 5000 años a.C.?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Evidencias de bombas atómicas 5000 años a.C.?

Mensaje por Invitado el Lun Abr 13, 2009 6:47 pm

Evidencias de bombas atómicas 5000 años a.C.?


Muchos
científicos intentaron explicar la dispersión de las grandes rocas de
vidrio en el desierto como producto de impactos de meteoritos. Sin
embargo, nunca fueron detectadas huellas de tales impactos, ni por
imágenes satelitales ni por sonar




Por Leonardo Vintiñi – La Gran Época




10.04.2009 17:04




...(Fue) un solo proyectil

Cargado con todo el poder del Universo.

Una columna incandescente de humo y fuego

Tan luminosa como mil soles

Se elevó en todo su esplendor...


...Era un arma desconocida,

Un rayo férreo,

Un gigantesco mensajero de la muerte,

Que redujo a cenizas

Toda la estirpe de los Vrishnis y los Andhakas.


...Los cadáveres fueron así quemados

Hasta ser irreconocibles.

El pelo y las uñas se les cayeron;

La alfarería se rompió sin causa aparente,


Y los pájaros se volvieron blancos.


Después de unas horas

Todos los comestibles fueron contaminados...

....para escapar de este fuego

Los soldados se arrojaron a los arroyos

Para lavarse ellos y su equipos.

Versos del Mahabharata, antigua escritura hindú


“Ahora me he convertido en la Muerte, en el Destructor de Mundos”.

Dr. J. Oppenheimer, padre de la bomba atómica, citando versos del Bhagavad Gita, antigua escritura hindú.


Mil soles brillaron sobre Mohenjo-Daro; mil sobre las ciudades del
mundo. Y mil por mil abrasaron a la madre África, donde todo era verde
y hoy todo yermo es. Cabezas nucleares reclamaron justicia; sobre las
naciones débiles, sobre las naciones fuertes. Sobre los enemigos de la
democracia, y sobre los enemigos de sus enemigos. Impactos y
contraimpactos como estrellas de la muerte, hicieron refulgir cada
rincón del planeta. Los pájaros se volvieron blancos, y aún aquellos
que corrieron por sus vidas perecieron. Al final, solo uno de cada
billón pudo procrear hijos sanos. Las generaciones engendraron
generaciones, pero la tecnología fue un sueño del pasado. Las máquinas
ya no surcaron los cielos; la rueda tuvo que ser reinventada.
Líbia, vidrio y misterio



Cuando siete años después del ensayo nuclear en Alamogordo, Nuevo
México, el Dr. J. Robert Oppenheimer fue interrogado sobre la
naturaleza primeriza de aquella explosión, el padre de la bomba atómica
respondió: “Bueno, sí, (es la primer bomba) en la historia moderna”. La
sentencia, enigmática e incomprendida en su momento, refiere al
conocimiento que Oppenheimer tenía acerca de los texto hindúes
clásicos, donde una catástrofe apocalíptica parece haber sido retratada
con lujo de detalles. Un desastre global causado por “Un arma
desconocida, un rayo de hierro”, que no concuerda con erupciones
volcánicas u otros fenómenos conocidos.
Alarmando a la facción conservadora de la comunidad científica, la
existencia de armas atómicas previas al presente ciclo de civilización
parece susurrar sus versos desde cada rincón del planeta. No ya versos
hindúes, sino joyas, amplias extensiones de fragmentos vítreos posados
sobre el arena de muchos desiertos. Cristales de sílice fundido
idénticos, curiosamente, a los provocados sobre la zona de White Sands
después de la primera explosión atómica.
En diciembre de 1932, Patrick Clayton, agrimensor del Egyptian
Geological Survey, manejaba entre las dunas del Gran Mar de Arena,
próximo a la Meseta de Saad, Egipto, cuando escuchó crujir bajo las
ruedas, grandes láminas de vidrio. El hallazgo, que despertó el interés
de la geología internacional, llevaría a plantear uno de los enigmas
más grandes de la ciencia moderna ¿qué fenómeno es capaz de elevar la
temperatura del arena hasta 1.800 grados centígrados fundiéndola en
grandes hojas de cristal amarillo verdoso?
Albion W. Hart, uno de los primeros ingenieros graduados en el
Instituto Tecnológico de Massachussets, se dio cuenta en su paso por
White Sands, que las hojas de vidrio dejadas por la explosión nuclear
eran idénticas a las formaciones que había observado 50 años antes en
el desierto africano. Sin embargo, la extensión de desierto fundido
requería que la explosión fuera unas 10.000 veces más poderosa que
aquella observada en Nuevo México.
Muchos científicos intentaron explicar la dispersión de las grandes
rocas de vidrio en el desierto del Líbia, el Sahara, Mojave y muchos
otros lugares del mundo, como impactos de meteoros gigantes. Sin
embargo, la teoría es insostenible debido a la ausencia de cráteres en
el desierto. Nunca fueron detectadas huellas de tales impactos, ni por
imágenes satelitales ni por sonar.
Además, las piedras vítreas encontradas en el desierto libio
presentan en un grado de transparencia y pureza tal (99%), que no es
típico de las fusiones registradas en la caída de meteoritos, en las
que el hierro y otros materiales se mezclan con el sílice fundido tras
el impacto.
Ante este enigma, los científicos proponen que los meteoritos
causantes de las piedras de vidrio podrían haber explotado unos
kilómetros por encima de la superficie de la Tierra, como supuestamente
sucedió en Tunguska, o simplemente rebotar, llevándose consigo la
evidencia del impacto, pero dejando el calor de la fricción. Pero esto
no explicaría como dos áreas próximas del desierto libio presentan el
mismo patrón, siendo la probabilidad de dos impactos cercanos de
meteoritos tan baja. Tampoco explicaría la ausencia de agua en las
placas (tectitas) cuando las áreas de impacto abundaban en ella unos
siete milenios en el pasado.
Mohenjo Daro, la Sodoma moderna



La ciudad donde surgió la cultura del Valle del Indo presenta hoy un
gran enigma. Las rocas de sus ruinas parecen vitrificadas en parte, y
sus habitantes esfumados. Además, misteriosos textos locales aducen un
período de siete días de gracia para que los 30.000 habitantes salven
su vida de un episodio horroroso, citando en forma reiterada a carros
voladores llamados Vimana.
En 1927, años después del descubrimiento de las ruinas de Mohenjo
Daro, 44 esqueletos humanos fueron encontrados en las afueras de la
ciudad. La mayoría de ellos en posturas antinaturales, como si una
grave catástrofe los hubiera alcanzado en una carrera inútil. Con la
cara mirando al suelo, ambos padres y una niña aún permanecían tomados
de la mano, cuatro milenios después. Algunos cuerpos presentaban signos
de radiación inexplicable, casi tanto como el calor necesario para
fundir los ladrillos de la ciudad. Muchos expertos opinan que Mohenjo
Daro es un inequívoco signo de catástrofes nucleares milenios antes de
Cristo.
No obstante, la ciudad no es la única alcanzada por la supuesta ira
nuclear. Decenas de edificaciones del mundo antiguo presentan ladrillos
de roca fusionados, cómo prueba de un calor que los científicos
modernos no pueden explicar:
Antiguas fortificaciones y torres en Escocia, Irlanda e Inglaterra

La ciudad de Catal Huyuk, en Turquía

Las construcciones reales de Alalakh en el norte de Siria

Las ruinas de Siete Ciudades, en la proximidad del Ecuador

Ciudades entre el Río Ganges de la India y las colinas de Rajmahal

Las arenas del desierto de Mojave, en los Estados Unidos

En cualquier lugar del mundo, presencias de una temperatura abismal
hacen eco de una época en la que posiblemente la tecnología nuclear ya
era conocida. Una época en la que los avances de la física atómica se
volvieron contra el hombre.



http://www.lagranepoca.com/articles/2009/04/10/3050.html

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Evidencias de bombas atómicas 5000 años a.C.?

Mensaje por PLACETA el Lun Abr 13, 2009 6:55 pm

Estimada Matanzas, tremendo tema, siempre me he preguntado cosas como estas, como desaparecieron asi no mas tantas culturas, nada que vivimos en un enigma tremendo. Saludos

PLACETA
VIP

Cantidad de mensajes : 5781
Edad : 57
Valoración de Comentarios : 1111
Puntos : 3420
Fecha de inscripción : 07/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.