Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 47 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 47 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Otra víctima

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Otra víctima

Mensaje por odioafifo el Dom Mar 22, 2009 9:51 am


|




Otra víctima Por Fabio Prieto Llorente



PRISION GUAYABO, ISLA DE LA JUVENTUD, Al joven más desnutrido de la prisión Guayabo, Jorge Luis Estrada Batista, de 16 años, le está costando caro no cerrar los ojos y esperar tranquilamente a que la guillotina le arranque la cabeza, como al personaje de Jack London.

Cuando los compañeros de prisión robaron a Estrada Batista en el destacamento 1-.B, y nadie hizo caso, golpeó las rejas. Llegaron los militares, lo esposaron, y el oficial Nofredi le dio dos bofetones y lo trasladó al área de mayor severidad.

Al día siguiente el enclenque joven se resistió cuando el fornido Rulexis, cumpliendo órdenes que no se discuten, lo llevó a la fuerza al destacamento donde le habían robado. De paso le aconsejaron: "Al que cojas robándote le das dos palos". Ese mismo día Jorge Luis se lanzó contra el cordón de seguridad de la prisión.

"La pasta", un muchacho del Servicio Militar General, con orden de disparar contra cualquiera que atravesara el cordón (un muro de 3 metros), rastrilló el fusil AKM, y otro preso, también menor de edad, se abalanzó sobre Estrada Batista, evitando que el recluta disparara.

Otra vez lo encerraron en una celda de mayor severidad; no le dieron un momento de respiro, y ejercieron contra él todas las presiones habidas y por haber. Hasta quisieron convencerlo de las bondades de la revolución.

Cansados de hablar y amenazarlo con devolverlo al destacamento "porque los presos tienen que vivir en colectivo", los militares decidieron meterlo en una celda de castigo, sin que Batista cometiera indisciplina alguna.

El joven respondió escribiendo consignas en la pared de la celda. ¡Abajo Fidel!, ¡Abajo Raúl!, ¡En Cuba no hay libertad!, entre otras frases contestatarias.

El revuelo que se armó incluyó fotografías, peritos de la Policía Nacional Revolucionaria municipal, e interrogatorios de la policía política.

Su ex profesor en la escuela de conducta, agente Ángel, le dijo que por robar, la causa que tiene pendiente, le echarían 5 años, pero que por los carteles lo condenarían más severamente. El hecho se repitió a los dos días: el reo volvió a escribir consignas en otra celda.

Estrada Batista estuvo cuatro días sin nada con qué abrigarse. Esposado de manos y encadenado por la cintura. Las cadenas para que no siguiera escribiendo las paredes sucias.

El jefe de las celdas, y entrenador de defensa personal de los militares, apodado Shaolín, dijo a este reportero que él cumplía órdenes, que esto era una prisión, y que al igual que Jorge Luis, habían venido Sergito (18 años), y Tonicón (17), quién intento suicidarse debido al acoso policial. Explicó Shaolín que ellos, los militares, tenían que meterlos en el molde. Con cualquier preso, tenga razón o no, hacen lo mismo.

Para Estrada Batista nada de esto es nuevo. A los 11 años lo internaron en una prisión infantil.

Allí aprendió a robar y resistir. En Ciudad de La Habana, en el "Combinadito", o Escuela de Formación Integral para el Partido Comunista de Cuba, a él y a los otros niños los obligaban a permanecer sentados frente a un televisor, de 7 de la mañana hasta las 10 de la noche, con horas fijas para almorzar, cenar, y para ir al baño. "Algunos niños se cagaban sentados", dijo Estrada, que estuvo seis meses en el "Combinadito".

Prisiones infantiles o escuelas de conducta existen en Cuba casi desde el triunfo de la revolución. Una parte importante de los que salen de esos centros vienen a una prisión de mayores a los 16 años.

En la prisión Guayabo los hay de cualquier edad. El más viejo que conozco, Humberto Acosta, de 49 años, fue internado en una prisión infantil a los 13 años por negarse a saludar la bandera cubana. Su madre es Testigo de Jehová. El delito de Batista fue ausentarse de la escuela.

Casi un mes después de iniciarse el acoso contra Batista, las autoridades, luego de levantarle el castigo, le negaron la visita programada con su mamá. Le dijeron que ella no quiso entrar a verlo porque él estaba en la celda.

En una visita posterior, el 24 de febrero, la madre le aseguró que no le habían permitido visitarlo.

Al parecer, ya Batista está metido en el molde, Lo llevaron al destacamento 1-B de menores. Sabrá Dios, en la larga carrera de presidiario que le espera, cuántas veces romperá ese molde.

http://radiografiamundial.com/info/cuba/cb2.php



odioafifo
Moderador

Cantidad de mensajes : 2578
Valoración de Comentarios : 423
Puntos : 3758
Fecha de inscripción : 02/09/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Otra víctima

Mensaje por CUENTERO MENOR el Dom Mar 22, 2009 5:53 pm

Hermana Odioafifo, muy buena denuncia.
Gracias por compartir.

Saludos

CUENTERO MENOR

CUENTERO MENOR
Miembro Regular

Cantidad de mensajes : 222
Edad : 44
Localización : Cualquier lugar de USA
Hobbies : Narrar atrocidades del Regimen Opresor
Valoración de Comentarios : 39
Puntos : 109
Fecha de inscripción : 04/07/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.