Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 24 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 24 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

SALIDA DEFINITIVA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

SALIDA DEFINITIVA

Mensaje por odioafifo el Dom Mar 08, 2009 9:12 pm

www.cubanet.org

Salida definitiva
Luis Cino
LA HABANA, Cuba, marzo (www.cubanet.org) – Espero que nunca me obliguen a ir de Cuba. No soy particularmente nacionalista (no me gusta el son y me aburren los frijoles negros), pero la vida que se ha vivido no es una camisa que se cambia cuando está sucia. No se vive largando el pellejo como un reptil en época de muda. Vivir lejos de mi gente y mis lugares sería como morir por anticipado, con la certeza de que hay otra muerte por delante, la definitiva. Ya lo dijo Raúl Rivero, un poeta amigo con el que suelo coincidir: “Irse es un desastre”.
Para empeorar las cosas, el que sale de Cuba por más de once meses, además de perder su casa y todas sus pertenencias, va con un castigo adicional: llevar en el pasaporte la frase “salida definitiva”. La acuñaron funcionarios de un régimen egoísta que se arroga el monopolio de la patria.
No me quiero ir, nunca aceptaría venir de visita a Cuba. Sé que aunque disguste a los dueños de mi patria, no voy “a portarme bien”. Diré lo que tenga que decir como lo digo ahora. No voy a pedir un humillante permiso, en una embajada administrada por policías, para entrar en mi país. Entro y salgo de mi casa cuando me da la gana. ¿Por qué no voy a hacerlo en mi patria?
Emigrar o fijar residencia temporal en otro país es un derecho consagrado por el artículo 13 de la Declaración Universal de Derechos Humanos. En Cuba se viola ese derecho, como casi todos los demás de la Declaración, que es considerada casi subversiva.
La versión oficial insiste en que la mayoría de los cubanos que se van del país, lo hacen como la mayoría de los inmigrantes del Tercer Mundo: por motivos económicos. No obstante, las autoridades aplican el aberrante concepto de la salida definitiva. Los balseros tienen que esperar varios años para que se les conceda permiso para visitar Cuba.
Las leyes migratorias cubanas sólo se comparan a la ley de peligrosidad social pre-delictiva. Constituyen engendros fascistas que costaría defender a los más convencidos partidarios de la revolución de Fidel Castro. Pero siguen ahí, en franco y testarudo desafío a todo lo que es justo, humano y racional.
Hace casi un año, corresponsales extranjeros acreditados en La Habana dijeron que el gobierno cubano estudiaba flexibilizar su legislación migratoria para eliminar los permisos de entrada y salida del país. Luego del frenazo, nada se habla del asunto.
El destierro a perpetuidad es una tortura sicológica. En los tribunales que juzgaron a los cabecillas nazis, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, los jueces aliados consideraron las deportaciones como crimen de lesa humanidad.
Siendo como somos, privar de su patria a un cubano es un pecado grave. En la época colonial, el destierro era, después de la muerte, el peor castigo que podían imponer las autoridades españolas a un independentista. Hoy, el destierro es la condición que pone el régimen cubano para liberar a algunos presos políticos y de conciencia cuando hace algún cambalache diplomático.

Adrián Leyva, un periodista independiente de Palatino, La Habana, se fue a Miami en el año 2005. Anunció que retornaría antes de dos años. Demoró un poco más, pero volvió a Cuba el pasado año. Venía para quedarse, pero en octubre del 2008 las autoridades lo sacaron del país por la fuerza.
Adrián no se resigna a vivir fuera de Cuba. Por el derecho de todos los cubanos a regresar a su país, ha escrito cartas a jefes de estados latinoamericanos, al Vaticano, la Unión Europea y al propio gobierno cubano.
“Si no defendemos el derecho a la nación que nos pertenece, ¿de qué vale defender lo demás si lo primero es el ser humano y el concepto de nación y familia?”, me pregunta Adrián en un e-mail.
Adrián Leyva, habitualmente un tipo moderado, advierte que si no hay otro modo, desembarcará en cualquier punto de la costa cubana: “No por desafiar al gobierno sino por el derecho natural que me asiste. Y que pase lo que pase”.
Aunque no conozco personalmente a Adrián Leyva, por sus correos sé cómo se siente. Me temo que, de un modo u otro, regresará. luicino2004@yahoo.com

odioafifo
Moderador

Cantidad de mensajes : 2577
Valoración de Comentarios : 423
Puntos : 3757
Fecha de inscripción : 02/09/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.