Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 34 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 34 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

“”” LOS PRESIDENTES NO QUIEREN QUE LES ESCRIBAN “””

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

“”” LOS PRESIDENTES NO QUIEREN QUE LES ESCRIBAN “””

Mensaje por EstebanCL el Vie Ene 23, 2009 2:25 pm

“”” LOS PRESIDENTES NO QUIEREN QUE LES ESCRIBAN “””





Siempre que anuncian la visita de un mandatario cualquiera a La Habana, aparecen desde diferentes latitudes una lluvia o bombardeo de cartas. Las peticiones pueden ser comunes o muy variadas, todo depende del remitente. La fase posterior a esos envíos que, generalmente se hacen públicos por todos los medios disponibles y saturan cuanto espacio existe en Internet, se derivan en ataques hacia los destinatarios que no han respondido las misivas o, simplemente han manifestado un rotundo no a esos reclamos. Gran parte de esa correspondencia corresponde a la disidencia cubana y a una parte del exilio.



Entre los reclamos más importantes, ocupa un lugar destacado las intensiones de reunirse con esos mandatarios. Es aquí donde debemos detenernos y analizar con frialdad la lógica de esas pretensiones. No hace falta ser un experto politólogo o analista político, solo se requiere un mínimo de sentido común para arribar a conclusiones, que por supuesto, molestará a muchos que se consideran intocables en el campo de la política cubana y asumen la exclusividad de cualquier opinión al respecto.

Partamos de las premisas que dieron origen a esta especie de protocolo entre disidentes y gobernantes. ¿Ocurrió cuando el gobierno de Aznar? ¿Lo imitaron algunos gobiernos de la Comunidad Europea? ¿Tiene otros antecedentes? Es muy probable, pero la información no la tengo a mano. ¿Cuántos presidentes que han viajado a Cuba se han reunido con la oposición? Lo cierto es que anunciar un viaje a la isla y negar un encuentro con la disidencia, se convierte de facto en una ofensa o agresión a la dignidad cubana que provoca reacciones violentas muchas veces incomprensibles.



Analicemos con frialdad, repito, dejemos a un lado las pasiones que a veces nos nublan el pensamiento. Cuando el régimen cubano extiende una invitación a un mandatario cualquiera, debemos comprender que si no existe un mínimo de amistad entre ambos gobiernos, habrá entonces cierto grado de afinidad, tolerancia, intereses políticos, complicidad, deudas económicas, etc. Sabemos también, porque salió a la luz en el enfrentamiento Castro-Fox, existe todo un proceso de preparación a la mencionada visita, donde se estudian y calculan cada movimiento con la misma exactitud de cualquier obra de teatro. Muchos coincidirán conmigo en que todos esos eventos no dejan de ser una vulgar comedia a la que acuden y aplauden los pueblos después de pagar bien cara su luneta. Aún así, ¿creen todavía que uno de esos mandatarios aceptará reunirse con personas opositoras al dueño del escenario? Parece que sí y esta afirmación es avalada por la avalancha de cartas y escritos que invaden nuestras pantallas. ¿No consideran que esta acción puede ser calificada como una ingerencia en los asuntos internos de un Estado? Parece que no, como no se entiende tampoco que ese riesgo no todos están dispuestos a correrlo todos los presidentes y que, cuando se acepta una invitación de este tipo, se asiste a una fiesta donde el visitante reconoce ante el mundo la legitimidad del anfitrión.



Cualquier mandatario puede visitar un país democrático y reunirse con el ala opositora que forma parte de su Congreso. Esa acción no alarmará al gobierno de turno, porque esos opositores existen legalmente y fueron elegidos por su pueblo. ¿A quiénes representan los opositores cubanos? Es una pregunta conflictiva y muy difícil de responder. La disidencia cubana es numerosa en cuanto a pequeños grupos organizados, pero carece de trascendencia dentro de su pueblo y no logra cuajar el camino correcto que arrastre a su pueblo como ha sucedido en otras naciones. Cada uno tira por su lado, sin acabar de comprender que la unión de todas esas fuerzas desparramadas por la isla es necesaria para buscar el objetivo común, acabar de sacar del poder a quienes los mantienen cautivos en su propia tierra. Son muy frecuentes las luchas intestinas que solo sirven para alimentar la desconfianza, indiferencia y apatía hacia ellos. Unas Damas de Blanco que marchan solas por las calles de La Habana sin apoyo, unos presos que se pudren en nuestras cárceles mientras sus compañeros se debaten en pugnas y rivalidades, unas calles vacías y un pueblo esperando por el detonador que nadie se atreve a encender. Todo ese panorama es muy bien manipulado por el gobierno y los cubanos lo sabemos perfectamente. No estamos hablando de una oposición joven e inexperta, estamos en presencia de uno de los movimientos más antiguos que se opone a una dictadura cuya edad arribó al medio siglo.



¿Qué intentan decirles a los presidentes visitantes que ellos no sepan? Resulta casi infantil pensar que una Cristina Fernández Kirchner con sus antecedentes de corrupción, sus lazos sólidos con el gorila Chávez y su bien definida ideología izquierdista (por llamarle de alguna manera a esa mafia que se ha impuesto en los últimos tiempos), abogará de alguna manera a favor de nuestros presos o disidentes. ¡Por Dios! Hay que tener cuando menos dos dedos de frente. Una situación similar se ha producido desde el anuncio de la visita de la Bachelet a Cuba y repito la pregunta, ¿qué intentan decirles a los presidentes visitantes que ellos no sepan?



Cuando un pueblo deposite sus esperanzas de libertad en la voluntad ajena, solo está demostrando que carece de valor para luchar por ella. Ese pueblo no será merecedor del respeto y reconocimiento de otros pueblos, la libertad no se mendiga. La disidencia cubana ha contado con el apoyo de un exilio que hoy da muestras de cansancio y envejecimiento, nunca podrán manifestar que han estado solos, pero el tiempo apremia y no sabemos qué sucederá después, nadie ha preparado un relevo, ni aquí, ni allá. Ejemplos de otros pueblos han sobrado en estos cincuenta años y no hemos aprendido nada cuando deberíamos ser maestros. Yo sé que estas líneas molestarán a muchos, poco importa, soy libre pensador y escogí el exilio, pero no movería una tecla de mi ordenador para escribirle a ningún presidente. Le escribiría a mi pueblo, los presidentes no quieren que les escriban.





Esteban Casañas Lostal.

Montreal..Canadá.

2009-01-23

Y si tenéis por rey a un déspota, deberéis destronarlo, pero comprobad que el trono que erigiera en vuestro interior ha sido antes destruido.
Jalil Gibrán.

Otros trabajos pueden encontrarse en las sig. direcciones:


http://www.conexioncubana.net/
http://www.conexioncubana.net/blogs/esteban/
http://www.conexioncubana.net/blogs/escorado/

EstebanCL
VIP

Cantidad de mensajes : 575
Valoración de Comentarios : 212
Puntos : 705
Fecha de inscripción : 12/12/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: “”” LOS PRESIDENTES NO QUIEREN QUE LES ESCRIBAN “””

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 24, 2009 12:50 pm

AMEN.....

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.