Compartir este Tema o Noticia en tu Facebook o Twitter
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 42 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 42 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 7:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Anuncios
Navegacion
 
 
 
Educacion y Salud Publica en Cuba
Temas dedicados a la educacion y salud cubana.
Noticias, Anecdotas, Fotos, Comentarios, Etc..
 
Ubicacion de unidades militares, Fotos de satelite, Etc...
 
Carceles de Cuba
Ubicación e información de carceles cubanas.
 
 
 Documentales, Audios y Videos
Todo en version de video y audio.
 
Anuncios
Sondeo

¿QUE REPRESENTO PARA CUBA EL GOLPE DE ESTADO DEL 10 DE MARZO DE 1952?

22% 22% [ 22 ]
18% 18% [ 18 ]
13% 13% [ 13 ]
10% 10% [ 10 ]
9% 9% [ 9 ]
11% 11% [ 11 ]
5% 5% [ 5 ]
9% 9% [ 9 ]
5% 5% [ 5 ]

Votos Totales : 102

Secretos de Cuba en Twitter
Facebook
Stats


Otras Paginas

EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO51.85

EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 5:03 am

MAX MARAMBIO "LACAYO DE CASTRO", USUARIO DE LOS MILLONES SAQUEADOS AL PUEBLO DE CUBA
EL GUATÓN MARAMBIO


La vinculación de Max ‘Guatón’ Marambio con la revolución cubana se remonta a un viaje que realizó a La Habana con su padre, el diputado socialista por Colchagua, Joel Marambio, en 1966. Por entonces el joven Max, recién egresado del Instituto Barros Arana, quedó prendado de Fidel. Conocerlo “fue como una especie de fuerza de la naturaleza”, ha dicho. En medio de una recepción al grupo de chilenos, Castro le preguntó qué quería estudiar. Marambio contestó: arquitectura. El comandante respondió: “fenómeno, porque nosotros nos estamos volcando por entero a la agricultura”. Entendiendo el error intencional de Fidel, Marambio comenzó a estudiar Agronomía. Pero le duró poco.

Bajo el influjo de la revolución y sus ideales Max Marambio se sumó a una generación de latinoamericanos que a fines de los 60 pasaba de las aulas de la Universidad de La Habana a los campos de entrenamiento de guerrillas inspirados por el ejemplo del Ché.

Su muerte en la sierra boliviana precipitó el regreso de Marambio a Chile con la idea de hacer su “revolución de bolsillo”, como ha reconocido. En eso estaba, concientizando campesinos de Colchagua, cuando ingresó al MIR y luego al GAP, la escolta de Allende.

En 1970 y con apenas 23 años se convierte en jefe del Grupo de Amigos del Presidente. ¿La chapa? Un nombre de película de espías: Ariel Fontana. Con Allende nunca fueron cercanos. Al “Chicho” le costaba aceptar las restricciones de movimiento que imponía su seguridad. Más difícil le era recibir órdenes de un jovencito que poco a poco se fue desencantando de su doble rol de GAP y miembro del MIR.

Para Marambio, el proyecto de revolución pacífica de la UP era “un enunciado contradictorio en sí mismo”, según dijo a La Tercera a raíz de los 30 años del golpe. Y el MIR, en tanto, una organización que había despreocupado la preparación militar de sus militantes y se alejaba peligrosamente de la unidad de la izquierda. Desde su punto de vista el proceso se encaminaba a un suicidio político. Unos y otros no estaban conscientes de lo que vendría.

Pese a que siguió realizando algunas operaciones de inteligencia a pedido de Allende, como la investigación del asesinato del edecán naval del Presidente, Arturo Araya, en noviembre de 1971 se retiró de GAP y seis meses después salió del MIR. No sin antes dar la prueba de la blancura revolucionaria, incorporándose como “instructor en un centro de entrenamiento guerrillero que el movimiento tenía en las montañas de Temuco”, escribe Marambio.

La racionalidad de su análisis 30 años después, no obstante, contraviene la pasión por la velocidad que adquirió por esos días. Acostumbrado a volar por las calles de Santiago en los Fiat 125 arreglados del GAP, el 20 de enero de 1972 Max Marambio tuvo un accidente automovilístico en el que murió su polola Valentina. Él venía al volante y el acontecimiento lo dejó “deshecho”. Sería el primero de varios grandes dolores como la tortura de su madre por el agente de la DINA, Osvaldo Romo.

El golpe militar lo haría regresar a Cuba.Tras estar encerrado diez meses en la embajada cubana en Chile, Marambio parte a Suecia sin intenciones de vivir la melancolía del exilio. “Nada de empanadas ni cuecas lagrimosas”, dijo. Las condiciones habían cambiado. Cuba. La única revolución latinoamericana que persistía no podía morir.

Max Marambio pisa suelo cubano a fines del ´74 de la mano de su primera esposa, una sueca de la cual se divorcia rápidamente e ingresa a la Universidad de La Habana a estudiar Ciencias Políticas.

Al poco tiempo, determinado por la agria lección del fracaso chileno ingresa a Tropas Especiales, el cuerpo militar de elite de Cuba.

Si el primer contacto de Max Marambio con Fidel había sido a través de su padre, la estrecha relación que mantienen hasta hoy tiene nombre y apellido: Tropas Especiales.

En Chile había estado con dos de sus más importantes oficiales: los gemelos Patricio y Antonio “Tony” de la Guardia, quienes en 1989 serían detenidos y procesados en La Habana por narcotráfico junto al general Armando Ochoa. El primero recibiría 30 años de cárcel en lo que se conoció como la Causa No1; ‘Tony’ y Ochoa, pena de muerte.

Aunque testimonios de opositores a Fidel Castro, como el del escritor Norberto Fuentes, aseguran que el chileno se salvó del proceso al hacer “informes de inteligencia en contra de ‘Tony’”, Marambio alega que él fue corsario pero no devino en pirata.

Marambio descargando en casa de Tony LaGuardia

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 5:04 am

Continuación:

Pero a principios de 1975 ni los hermanos de la Guardia o Marambio podían predecir el futuro. En nombre de la revolución y con patente de corso brindada por Fidel los nombres de la Guardia, Marambio y otros se fundirían en operaciones secretas militares y comerciales durante los siguientes tres años. Angola, Palestina, el Líbano, Corea, Centroamérica y Europa los vieron traspasar sus fronteras en misiones encubiertas de “ayuda internacionalista” a las luchas de liberación.

“Me tocó participar en algunas guerritas pero nada más”, admite Marambio cada vez que le preguntan por los tres años de misiones especiales que el actual empresario nunca ha querido revelar. Según él, se debe a que “le tengo demasiado respeto a quienes tomaron ese camino y no pudieron vivir para verificar o corregir mis palabras”. Pero un chileno radicado en Cuba que perteneció al MIR y que participó en operaciones de la “solidaridad internacionalista cubana” desplegada en la década de los 70´, da otra explicación.

Según él, hombres como Marambio y Antonio de la Guardia, “ayudaron a Cuba siendo testaferros de sus negocios en los ‘70”. Explica que debido al bloqueo norteamericano y la necesidad de divisas “las operaciones económicas encubiertas fueron intensas”.

¿El método? “El movimiento de capitales era la base de confianza, te pasaban 100 mil dólares para multiplicarlos, no te preguntaban cómo los ibas a usar, confiaban en ti y tú les respondías bien”. Así de simple, dice. No obstante, asegura que cuando se fundó la Corporación Importadora Exportadora de Cuba, Cimex, en 1978 y Fidel decretó la autorización para crear empresas de propiedad mixta (un 50% de propiedad privada y un 50% del Estado cubano), “las cosas empiezan a moverse más abiertamente”.

Precisamente Marambio fue quien encabezó Cimex e inició el turismo a la isla de exiliados cubanos, hasta 1983, fecha en que es destituido. Aquí las versiones nuevamente varían. La oficial precisa que la dirigencia cubana no vio con buenos ojos lo que consideró el germen de un “capitalismo de pacotilla”. La informal apunta a que Marambio tenía cuentas y tarjetas de crédito en el extranjero. “Fue una experiencia magnífica, aunque por el desenlace que tuvo para mí, dolorosa”, contó el empresario recientemente. De ahí en más, “Guatón” se lanzó a los negocios.

En sus entrevistas, Marambio siempre defiende a la isla. “Allí hay de todo, aun los artículos más refinados o de lujo. Lo que falta es dinero para comprar. Por cierto que la gente no tiene acceso a todo lo que necesita. Hay pobreza. Pero me atrevería a decir que sin carencias fundamentales ”, declaró a revista Capital.


Casado desde 1995 con la pintora Soledad Correa, hoy Max Marambio es un vividor.

Como buen chileno no le gusta hablar de plata pero la aprovecha para darse sus gustos. Tiene un yate bautizado en honor a su mujer, “Oh Sole mía II”, con el que en febrero ganó la primera fecha de la Copa “Viña del Mar-Primex” en el lago Vichuquén.

Le gusta el Golf y salir a cazar tórtolas con sus amigos. Es un filántropo miembro de los “Amigos del Museo de Bellas Artes” que aprecia la plástica y tiene una colección importante de obras de artistas latinoamericanos. Y además realiza aportes anónimos a causas justas.

Es un fanático de la aviación. Es dueño de un helicóptero Bell 206 con el que ha sumado varias miles de horas de vuelo. Irónicamente, el modelo del helicóptero es el mismo utilizado por los cuatro miembros del FPMR-A que se fugaron de la Cárcel de Alta Seguridad en 1996.

En ese helicóptero llegó vestido con un traje negro con rayas, al más estilo Al Capone, hasta la Viña Tarapacá para participar en el matrimonio de Enríquez-Doggenweiller. Y no se despegó de su caja de arroz que compartía con los demás invitados.

El 007 de Fidel, como le denominan por su relación con Castro, tiene una amplia casa en La Habana, una residencia en Madrid y una quinta en Pirque, donde vive con Soledad, la hija del hombre al que su padre, Joel Marambio, le expropió el campo.

Aunque ninguna persona pobre va al trabajo en helicóptero ni tiene velero o casa en el extranjero, cuando le preguntan, Max dice que es “un pobre con plata”.

Con más de 30 empresas en 5 países (Chile, España, Cuba, México y Ecuador) agrupadas en el holding ING (International Network Group) Marambio tiene un patrimonio superior, sólo en Cuba, a 20 millones de dólares. ING, que nació en 1985 tras la salida de Marambio de Cimex, con el propósito de producir películas latinoamericanas), actualmente está enfocada al rubro turístico, inmobiliario, de aviación y agroindustrial. Con todo, Max Marambio es hoy el chileno mejor conectado con Fidel Castro, según explica el ex subsecretario del Interior, Belisario Velasco, quien tiene una larga relación con la isla y un hijo con negocios allá. “Es el comerciante con más llegada en Cuba”, dice.

Sin embargo, muchos se preguntan cómo logró acumular tanto dinero. Aunque no es el chileno con más plata sí es el único que la obtuvo en el corazón del socialismo latinoamericano.

¿Cómo lo logró? La historia oficial de cómo Max Marambio se hizo millonario suena casi tan pintoresca como la de Fra Fra y sus pollitos. Una terrina congelada de foie gras llevada por Marambio a Cuba desde París en 1983 y una comida con Fidel entre los invitados le bastaron para que la administración del zoológico de La Habana le prestara 10 gansos para intentar producir el paté francés en la isla.

Sólo sobrevivieron dos. Con ellos “pudimos obtener un hígado de 650 gramos y preparar foie gras”, dijo el empresario a Qué Pasa. Como los panes, el negocio se multiplicó y nació La Oca, que exporta más de un millón de gansos anuales en forma de plumas, carne y foie gras. Marambio, ya retirado del negocio, ha dicho que “recibía un 15% de comisión”, con la cual habría sumado los primeros dólares de su fortuna.

Según un documento titulado “Las Reservas del Comandante” ampliamente distribuido en 1997, Marambio sería uno de los encargados de las finanzas personales de Fidel. El empresario se ríe de las acusaciones. “Qué te puedo decir de esas idioteces. Caen por su propio peso”, dijo a Capital.

Igual la duda permanece. “A mí me cuesta explicarme cómo gente como Marambio de un día para otro mueva millones de dólares”, se pregunta un pequeño empresario chileno que por sus nexos políticos y económicos con Cuba, pide anonimato. Aún así, la respuesta según él se encuentra en el buen timing de Max en los 70´s. “Marambio tuvo una gran habilidad: el haber estado cuando más se necesitaba. Demostró eficiencia, resolvió problemas y generó negocios para Cuba. Además, su historia lo avala, no era un aparecido”, dice.


Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 5:16 am

Continuación:

Con el desplome de la URSS y el cese de su ayuda económica, la Isla literalmente se murió de hambre. Obligado por las circunstancias Fidel Castro debió aceptar la apertura de Cuba a una dolarización informal y a una política de puertas abiertas al turismo. Lo que en 1983 para la dirigencia cubana había sido el símbolo de “un capitalismo de pacotilla”, se convertía en la salvación de su economía en pleno “Período Especial”. Por entonces, Marambio fue el principal promotor de las inversiones de otros empresarios chilenos en Cuba.

Pero no todo es por amor a la causa, indica un miembro del PS con fuertes nexos con el gobierno cubano. “Persona que él lleva a Cuba tiene que tener nexos con él”, dice.

El chileno con negocios en Cuba, lo explica de la siguiente manera: “Marambio es un proveedor, un facilitador de contactos porque no tienes otra manera de operar debido al bloqueo”, dice. Hombres como Marambio le dan confianza a los empresarios. Aportan el “know how” y “su nombre es símbolo de que las trabas burocráticas desaparecerán si negocias a través de él”. Su conocimiento del modo de trabajar en Cuba les asegura a los hombres de negocios “mover la entrada de inversiones, el flujo del negocio y el retorno de los pagos”, explica. Y eso se agradece y remunera.

La fuente asegura que Marambio no es el único. “Hay otros, varios ex miristas que tienen contactos antiguos que ahora les sirven para propósitos comerciales”. La diferencia está en la importancia que alcanzó Max Marambio para Cuba. “Con el nivel de contactos que él tiene, las utilidades son importantes”.


Marambio ha dicho “yo entendí que la capacidad de influir en la gente pasa por los recursos que tú tienes”. Y en eso está. Al igual que su gran amigo y socio Carlos Cardöen, el empresario sabe que el paso del papel de diario y la polémica al glamour y tranquilidad del papel cuché tiene que ver con la cultura, el arte, la educación y los medios de comunicación. Hace poco mostró interés por participar en la Universidad Arcis y en reflotar el diario “La Época”.

En el caso del periódico, un cercano al empresario reconoció a LND que estuvo en conversaciones con el dueño de la marca, el actual embajador en México, Fernando Molina, en 2002. Pero Marambio no era el único posible accionista en el negocio. “También participaba un consorcio periodístico español, que no es Prisa”, aclara un testigo de las conversaciones.

En el caso de Arcis es al revés. Según un miembro del Consejo Superior de la Universidad, el sociólogo Tomás Moulián, antes de convertirse en rector de la casa de estudios, tomó contacto con Marambio para que este ayudara a la Universidad a salir del hoyo financiero en que estaba en 2003. El interés de Marambio, explicado por Moulián en una de las reuniones del Consejo Universitario a fines del año pasado, es ratificado por Andrés Pascal. “Me consta porque colaboré con él en los estudios sobre la universidad y sobre las posibilidades que tiene”. El empresario habría ofrecido prestar el dinero que hacía falta para pagar las deudas (estimadas en más de 300 millones de pesos) pero con las condiciones de que se saneara rápidamente la situación administrativa de la Institución y de que él pasara a ser miembro del directorio de la Corporación. Las conversaciones no llegaron a nada “porque puso muchas condiciones como sanear la universidad en tres meses”, explica la fuente.

Para un miembro directivo de la Universidad “Lo que quiere Marambio es adquirir una cierta respetabilidad y eso es lo que hace poniendo una cantidad de plata en Arcis. Él busca un modo de adquirir el aspecto de un filántropo cultural y eso es lo que buscó acá en algún momento”

Pero Pascal piensa que no. El interés de Marambio “es apoyar el desarrollo de una universidad que siendo privada es la más progresista de las universidades privadas”, explica el ex dirigente del MIR.

Sentado hoy en el sillón de rectoría, Tomás Moulián no desmiente ni afirma nada, solo dice que no han llegado a ningún acuerdo con Marambio. Pero Andrés Pascal dice lo contrario. “Es un tema que no está cerrado del todo”.


Pese a que Marambio ha negado públicamente haber sido nexo con Fidel, en una ocasión se ufanó de la maniobra ante el alcalde de Buin. Angel Bozán recuerda sus palabras en medio de una discusión por el Aeródromo que Marambio desea instalar en la localidad. “Cuando yo tuve aquí en mi oficina a Max Marambio le dije: lamento que usted haya llevado a Lavín a Cuba”, dice. Bozán asegura que Marambio le contestó: “Algún día la izquierda chilena me va a agradecer él haber llevado a Lavín a Cuba a hablar con Fidel Castro”.

Si la izquierda no lo hace, sin duda que Lavín sí. En un eventual gobierno suyo, el alcalde de Santiago no podría olvidar el puente de plata con La Habana que Marambio le tendió y que por estos días ha vuelto a cruzar, reuniéndose con dignatarios del PC cubano, quienes le pidieron que interceda para que el gobierno se abstenga de votar contra Cuba en la Comisión de DD.HH. de la ONU. Otros derechistas que no le niegan el saludo a Marambio son Raúl Torrealba, el alcalde RN de Vitacura, y el diputado del mismo partido Maximiano Errázuriz.

Con este se conocieron a fines de la década de los 80 en un cóctel organizado por Carlos Cardöen, otro partner de Max. El otrora productor de armas y renovado filántropo cultural tenía un stand en la Fidae donde promocionaba sus helicópteros.Pero la amistad con Errázuriz se afianzó tiempo después debido a un incidente donde el diputado casi pierde la vida: “Fui a pescar al lago Ranco, estalló una tempestad, y casi me ahogué. De repente aparece una lancha muy bonita, muy grande, muy importante y me rescata”, dice el parlamentario.

La lancha pertenecía al empresario inmobiliario Francisco Posadas, el socio de Marambio y del general (R) de la FACH, César Topali, en la empresa Los Silos de Nazareno. Errázuriz no puede ocultar su admiración por el empresario. “Quizás lo que más sorprende de Max Marambio es que él en sí mismo es un poder fáctico”, explica. Así quedó demostrado con su pelea con Ricardo Claro y los viñateros y residentes de Alto Jahuel por instalar un aeródromo en Buin.

El proyecto, desarrollado por Los Silos de Nazareno, aún se encuentra en etapa de evaluación de impacto ambiental, y enfrenta a dos pesos pesados del lobbismo nacional. Enrique Correa por el lado de las Viñas y el estudio Allamand & Schaulsohn en representación del empresario de traje de lino.

De triunfar Max Marambio en esa batalla, el mito de que el aeródromo tiene como objetivo recibir a Fidel en un eventual exilio en Chile estaría más cerca de la realidad.


Vistas del lugar donde Marambio desarrolla su plan aeroportuario

[img]
FOTOS DE LAS PROTESTAS CONTRA EL MARAMBIO HP


Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 5:17 am

Continuación:


La sombra del chileno-cubano Max Marambio, un espía del régimen castrista al que Fidel situó en España para controlar todos sus negocios, que en su día fueron investigados por el Fisco español, ha resucitado.

Ahora, su figura aparece con fuerza en su Chile natal realizando un proyecto de un aeródromo privado (llamado San Gregorio), con un presupuesto de 10 millones de dólares y en colaboración con un ex coronel de la aviación de Pinochet. El problema que ha generado este nuevo negocio de Marambio es enorme, ya que este aeródromo se sitúa en las mejoras tierras agrícolas chilenas. En el citado valle se encuentran los mejores viñedos Causiño Macul, Santa Rita, y muchos más.

La Corema (Comisión del Medio Ambiente de la Región Metropolitana)
falló en un principio en su contra con 17 votos desfavorables al proyecto y una abstención, ya que el Ministerio de Agricultura no permite por Ley el cambio de suelo: "no puede ser reemplazado ni compensado". Pero aunque todo el mundo suponía que el proyecto se "moría", sin embargo se realizó una nueva votación, con el apoyo del Gobierno, y el proyecto salió aprobado con 13 votos a favor, 2 en contra y 1 abstención....

El senador de a oposición Andrés Zaldivar acusó públicamente al Gobierno de haberse inmiscuido para hacer efectivo el cambio de votación. Se da la casualidad que a este aeródromo de Marambio se trasladarán el aeródromo de Tobalaba y el aeropuerto estatal de Cerrillos. Este último, se cierra en diciembre
de este año y, por eso, para esa fecha debe estar ya concluido el aeródromo de San Gregorio. Es decir, por obra y arte, se cierra un aeropuerto estatal y se pone uno privado en su lugar. Y eso a pesar de que se trata de un pequeño valle con muchas montañas y cerros, además de vientos fuertes y abundante neblina.

Según las denuncias, el nuevo aeródromo afecta además a cuatro colegios y su pista de aterrizaje y despegue pasa directamente sobre dos de ellos. Según la oposición al gobierno chileno, no le ha importado los vetos del Ministerio de Agricultura, del Ministerio de Educación y que además un 97 por 100 de la población local votó en contra del proyecto de Marambio. Curiosamente, el Ministerio de Vivienda ofreció 17 mejores lugares para hacer el aeródromo a Marambio y sus socios ex militares.

De nuevo la falta de transparencia vuelve a presidir los negocios de este espía cubano, que en su día envió Fidel Castro a España para seguir los pasos del escritor y Premio Nobel Gabriel García Márquez y que meses después situó al frente de todos los negocios del régimen castrista en España, como la delegación de sus líneas aéreas y sus agencias de viajes, en otros. El coronel Marambio, el llamado empresario o testaferro de Fidel Castro, vuelve a aparecer tras un tiempo que estuvo vigilado y controlado por los servicios secretos españoles y fiscalizado por Hacienda.


En entrevista periodística, el periodista Sigmud; del diario “La Nación”, le preguntó:

El viernes 14 Fidel le dijo a Bush, “sólo lamento que no podría siquiera verle la cara, porque en ese caso usted estaría a miles de kilómetros de distancia, y yo estaré en la primera línea para morir combatiendo en defensa de mi patria”. ¿Usted moriría al lado del comandante cubano?

-¡Sí, señor! Si tengo el tiempo de llegar, si no es un ataque sorpresivo, ¡seguro! Es mi compromiso de hace mucho tiempo con Fidel. Lo sabe mi familia.

-¿Qué regalos se hicieron con su amigo Carlos Cardoen en sus últimos cumpleaños?

-Una vasija de la cultura moche y yo le regalé una caja de tabaco cubano Lanceros Cohiba.



-Los cónsules romanos tenían un esclavo que les repetía: “¡Acuérdate que eres un hombre!”. ¿Qué resguardo toma usted?

-Tengo profundamente metida en el corazón esa enseñanza. Y nunca olvido unas palabras de José Martí: “Toda la gloria del mundo cabe en un granito de maíz”.



-El Mercurio eligió al empresario Ricardo Claro como el hombre más temido del país. El es su adversario en la instalación del aeródromo de Buin.

-Tengo claro que no le tengo miedo a Claro. Yo no como miedo. LND



Nota de la Redacción: Durante dos semanas antes de la publicación del reportaje sobre Max Marambio, LND intentó conversar con el empresario en múltiples ocasiones, pero no quiso hacerlo, pues se encontraba en Cuba. Al retornar a Santiago se le insistió en una entrevista, pero la respuesta fue nuevamente negativa.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por jose gonzalez el Sáb Ene 20, 2007 11:42 am

toño,muy bueno el post,mas que bueno,salvaje,,,y en fin,el tal marambio se ha hecho millonario gracias a nuestra miseria politica y economica....espero algun dia reviente,o lo revienten,al menos "por casualidad"...Twisted Evil

jose gonzalez
Fundador
Fundador

Cantidad de mensajes: 2692
Valoración de Comentarios: 142
Puntos: 261
Fecha de inscripción: 28/08/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Catalina Valdivieso el Sáb Ene 20, 2007 1:21 pm

Excelente el articulo por decir lo menos, muy bien documentado, me quedan claras muchas cosas mas. Gracias.Shocked

Catalina Valdivieso
Miembro Moderado
Miembro Moderado

Cantidad de mensajes: 63
Valoración de Comentarios: 0
Puntos: 0
Fecha de inscripción: 04/10/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 1:52 pm

LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

La conexión nicaraguense (Se jacta EL MARAMBIO)
- ¿La victoria sandinista fue importante para las operaciones de la red de guerrilleros dedicados al “bandidaje revolucionario”?
- Nicaragua tenía varias ventajas. Es el primer país de América Latina -desde la caída de Salvador Allende en Chile- en el cual los cubanos pueden gozar de una fuerte complicidad por parte de las autoridades locales. Esto era muy importante, porque le permitía actuar sin poner en riesgo la seguridad de Cuba. Aunque las operaciones se planificaban en Cuba, los hombres que las realizaban vivían en Nicaragua y de allí eran movilizados a los países donde se realizaban los secuestros y asaltos, como México y Brasil. Había un grupo de chilenos que salía a operar a distintos lugares de Latinoamérica y que tenía una casa de seguridad en Bello Horizonte, barrio de Managua.

- ¿El gobierno sandinista estaba al tanto de esas acciones?

- Todos llegábamos a una casa de seguridad en Nicaragua. Al igual que a mí, a los miristas la embajada cubana los proveía de comida, dinero y todo lo necesario para vivir. Pero los sandinistas no tenían nada que ver, sólo nos dejaban estar en su país y nos daban luz verde para salir y entrar de sus aeropuertos. Ellos no nos ponían un sello oficial en los pasaportes y, por lo tanto, no quedaba constancia de que habíamos estado en Nicaragua.
-¿Cuánta gente vivía en esa casa?
-Había distintas etapas. Llegamos a estar de tres a 12 personas. Yo casi siempre estaba allí con chilenos del MIR y salvadoreños. Por ejemplo, si se planteaba un secuestro y hacían falta tres hombres, se iban fulano, sutano y mengano. Y eran ellos los que salían. El resto de nosotros no teníamos idea de su destino y objetivo. Pero sabíamos que detrás de todo eso estaba Manuel Piñeiro y el Departamento América, aunque oficialmente nadie lo dijera. Yo era uno de los enlaces con Piñeiro.






“El Departamento América organizaba las acciones y grupos compuestos por guerrilleros de distintos países las realizaban. Uno de los personajes más importantes de esa estructura de Piñeiro era el chileno René “El Gato” Valenzuela”.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 1:57 pm

Continuación:
Las fichas de Fidel
-¿Fidel Castro estaba al tanto de estas operaciones?
-Ningún Jefe de Estado, mucho menos Castro, va a decir ‘vayan a secuestrar a Carlos’, a no ser que sea un objetivo muy particular. Castro autorizaba que se desarrollaran este tipo de operaciones, pero de eso se ocupaba fundamentalmente Manuel Piñeiro. Basta conocer mínimamente Cuba para darse cuenta de que Piñeiro no podría haber realizado nada de esa envergadura sin que lo supiera Fidel. El "bandidaje revolucionario" muestra la audacia cubana. Las consecuencias de que se supiera que Cuba estaba vinculada a asaltos a bancos en México, por ejemplo, eran muy grandes. No hay que olvidarse que Castro jamás apoyó movimientos guerrilleros mexicanos, algo bastante significativo.

-¿Por qué es tan significativo?
-Fidel nunca apoyó a la guerrilla en México, porque era el único país que mantuvo sus relaciones con Cuba. Con los años he llegado a la conclusión de que estas intervenciones no eran más que una prolongación de la política exterior cubana. La guerra en Centroamérica y en otras partes del continente le venían muy bien a Castro para su permanente negociación con Estados Unidos. Eran fichas de cambio. Castro siempre ha sido muy utilitario en sus relaciones.
-¿Además del “Gato” Valenzuela, qué otro chileno ha tenido participación relevante en actividades cubanas?
-No hay ningún chileno que haya llegado tan alto como Max “Guatón” Marambio. Es un hombre de la total confianza de Castro y su gran fortuna actual se basa en los servicios prestados al régimen cubano en varias áreas. Trabajó un tiempo con mi suegro, Tony de la Guardia, en los ’70. En esos años, Tony realizó acciones como el lavado de dinero en Europa del secuestro de los hermanos Born (cometido en Argentina en 1974 por el grupo Montoneros y por el cual se recibió un rescate de US$ 63 millones) y como el viaje al Líbano para recolectar dinero obtenido en asaltos a bancos al principio de la guerra civil en ese país (1975). Todas esas acciones están relatadas en el libro que mi mujer, Ileana, acaba de lanzar en Francia, titulado En el Nombre de mi Padre. Ahí se habla de Tony y de “Guatón”.
FOTO DE SECUESTRADORES CHILENOS (PERTENECIENTES AL MIR)

FOTO DE EMPRESARIO BRASILEÑO SECUESTRADO POR EL MIR (COMUNISTAS CHILENOS, DE LOS QUE MARAMBIO ES MAXIMO
EXPONENTE)

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 1:58 pm

Continuación:

-¿Donde hicieron amistad Tony de la Guardia y Marambio?
-Trabajaron juntos en Chile, durante el gobierno de Allende. El “Guatón” llegó a ser jefe del GAP, pero era un agente cubano desde los ’60, cuando llegó a vivir a Cuba. Después del golpe volvió a Cuba. Cuando salí de la isla era coronel de Tropas Especiales, rango que creo que mantiene. En todo caso, Tony peleó con él porque lo consideraba un oportunista. Actualmente, tiene una gran fortuna, fruto de numerosos y muy variados servicios al régimen cubano. En Cuba tú eres empresario cuando el comandante en jefe te lo permite. Y Marambio fue uno de los primeros. Era muy poderoso, tanto como lo fue en su tiempo Tony de la Guardia.






“A partir de la victoria sandinista, el FPMR se empieza a preparar para ir a Chile y el MIR se sumerge en el bandidaje revolucionario”.

-¿Cuál es la diferencia entre los hombres del Departamento América y los de Tropas Especiales?
-Era responsabilidad del Departamento América asumir el vínculo político y la relación con determinadas organizaciones latinoamericanas. También aprobaba los cursos militares y otros tipos de apoyo a determinados grupos del continente. Pero las tareas operativas quedaban a cargo de Tropas Especiales. En la práctica, sin embargo, las cosas se mezclaban y ambos organismos competían. Teóricamente, Piñeiro no debía realizar operaciones, pero las hacía. Todo esto irritaba bastante a Tropas Especiales.

-¿Qué ejemplos recuerda?
-El secuestro del llamado "Teniente Francés", en Costa Rica (plagio de un militar argentino que actuaba como nexo con la CIA, efectuado en 1983) fue del Departamento América. Siempre había esos golpes bajos. Tropas Especiales, además de tener los oficiales que entrenaban, hacía internaciones de armas, daba protección a guerrilleros, pero también comenzó a tener sus propios contactos políticos, lo que invadía las atribuciones del América. Fidel no era ajeno a eso. El siempre ha estimulado ese tipo de pugnas.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 2:19 pm

Continuación:
Los chilenos en la revolución sandinista
Después del triunfo sandinista, muchos oficiales del Batallón Chile se quedaron en Nicaragua asumiendo un rol político. A ellos se sumaron socialistas y miristas llegados en los últimos meses de conflicto. Años después estos antiguos camaradas se enfrentarían, cuando Chile volvió a la democracia.
Durante el conflicto armado nicaragüense, en una conferencia de prensa del general panameño Omar Torrijos -uno de los máximos aliados de los sandinistas-, apareció sentado junto a él “Salvador”, el líder de los oficiales chilenos del PC. Al ser consultado quién era aquel desconocido, Torrijos sólo respondió: “Es mi asesor personal”.
La anécdota sería profusamente comentada en el Batallón Chile. Sin embargo, al llegar la paz este tipo de situaciones se convertirían a algo más cotidiano. Había que emprender la dura tarea de construir un Estado socialista y muchos de los jóvenes del PC se quedaron en Managua, alcanzado un rol más político en la revolución sandinista.
Una parte del destacamento de oficiales colaboró con la creación de las nuevas Fuerzas Armadas nicaragüenses. En 1983, según relatan diversas fuentes del PC, había cinco oficiales chilenos ocupando altas responsabilidades en Managua. Otros prestaban servicios en las zonas militares del país, como asesores de los jefes de tropa. “Incluso algunos llegaron a asesorar al Estado Mayor de la zona militar respectiva”, explica un ex frentista.
Entre estos últimos destacó Juan Waldemar Araya, el comandante “Arturo”. Nieto del ex diputado comunista Bernardo Araya y egresado de una academia militar cubana, en 1983 fue asignado al entrenamiento de milicias sandinistas al sur del país. Al decidir volver clandestinamente a Chile -para integrarse a la cúpula del FPMR- el Presidente Daniel Ortega lo condecoró con la Medalla al Combatiente Internacionalista Primera Clase. Araya murió asesinado en agosto de 1986, en manos de la CNI, en la Operación Albania.
Sin embargo, los chilenos que se quedaron en Managua no fueron sólo oficiales comunistas. Durante los últimos meses del conflicto habían llegado miristas, mapucistas y socialistas entrenados en “Punto Cero”. Mientras los primeros combatieron en el Frente Norte Carlos Fonseca, el resto se desperdigó en diferentes zonas. Como su llegada obedeció más a una iniciativa personal, y no producto de un envío masivo de sus organizaciones, el número de estos hombres nunca llegó a establecerse, aunque sí la cifra se incrementó tras el triunfo
sandinista.
El área de influencia de los chilenos socialistas y miristas sería muy diferente a la de los oficiales del PC. Los primeros colaboraron, más que todo, en tareas de seguridad del Ministerio del Interior nicaragüense. Entre ellos se menciona al mirista llamado “Mauro”, cuyo nombre de pila verdadero era Daniel y que había estado a cargo del MIR en La Habana. Incluso, un chileno ex Mapu OC hoy se jacta de haber sido asesor personal del ministro del Interior Tomás Borge y del sacerdote Ernesto Cardenal, ministro de Cultura sandinista.

Los chilenos que se quedaron en Managua no fueron sólo oficiales comunistas. Durante los últimos meses del conflicto habían llegado miristas, mapucistas y socialistas entrenados en “Punto Cero”. Mientras los primeros combatieron en el Frente Norte Carlos Fonseca, el resto se desperdigó en diferentes zonas.
También hubo miristas y socialistas trabajando en los servicios de inteligencia nicaragüense. Un ex funcionario sandinista chileno que alcanzó un alto cargo, recuerda: “Tuve una fuerte discusión con mis superiores por el caso de un joven comunista, poeta, sometido a una violenta sesión de tortura por compatriotas”. El afectado hoy trajaba como profesor en una universidad santiaguina.
FOTOS DE MIEMBROS TERRORISTAS, COMPAÑEROS DE MARAMABIO, LACAYOS DE CASTRO. Y HOY, POSIBLES COMPLICES; DE LOS PREPARATIVOS PARA EL NUEVO PARAÍSO DE LA FAMILIA CASTRO (Memoricen estas caras, ahora tendrán unos años más; pero aquí están los complices y usufructuarios, de buena parte del capital de la República de Cuba)
"El comandante Salvador"
Esta foto es más reciente
El sicario Mauricio Hdez Norambuena, alias "Ramiro" (asesino junto con el Chele-ex de Mariela Castro/ hija de Raúl Castro; del senador demócrata chileno Gúzman)


Juan Maco "El Chele" (Ex de Mariela Castro-hija de Raúl Castro)

Otro de la Quinta Terrorista Chilena, Oscar Carpenter (Muy unido al Marambio, en el proyecto "Fuga de la Isla Barbatruco" (Esta foto es bastante actual)

El terrorista Corvalan (actualmente detenido en USA / también integrante de esta pandilla Castroterrorista)

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 2:25 pm

Continuación:
Fotos del funeral del senador Gúzman (asesinado por el excuñado de Raúl Castro-El Chele y Mauricio H. Norambuena "Ramiro"


El área de influencia de los chilenos socialistas y miristas sería muy diferente a la de los oficiales del PC. Los primeros colaboraron, más que todo, en tareas de seguridad del Ministerio del Interior nicaragüense.
[size=12]Otros como el socialista Oscar Carpenter llegaron a desempeñarse en la estructura de seguridad de los comandantes sandinistas. Años después, Carpenter se convertiría en pieza clave del Consejo de Seguridad Pública, el organismo creado por Patricio Aylwin para desarticular a la subversión, dirigido por Marcelo Schilling. Desde ese puesto, este socialista se enfrentó a sus antiguos camaradas de Nicaragua, aquellos PC que pasaron por el país centroamericano y después integraron el Frente Patriótico Manuel Rodríguez.
Años después, “Salvador”, comandante del FPMR, se referiría despectivamente a Carpenter: “Carpenter era conocido como “Jaimitón”. Llegó a Nicaragua después del triunfo y trabajaba cuidando las casas de los comandantes sandinistas”.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 2:26 pm

Continuación:

El protegido de Raúl Castro
Juan Maco Gutiérrez Fischmann, “El Chele”, prófugo por el asesinato del senador Jaime Guzmán, fue cuestionado por un sector de los oficiales chilenos en Cuba. Para ellos era un “aparecido”, cuyo poder radicó en su matrimonio con Mariela Castro, la hija del segundo hombre de La Habana.
Dos de los más buscados hombres del FPMR pasaron por la Escuela Militar Camilo Cienfuegos. Ambos están hoy prófugos de la justicia chilena por el asesinato del senador Jaime Guzmán. Se trata de Sergio Galvarino Apablaza, el “comandante Salvador”, y Juan Maco Gutiérrez Fischmann, “El Chele”.
Entre los chilenos formados en La Habana, “El Chele” nunca tuvo un liderazgo real. Su padre, el boliviano Lisímaco Gutiérrez, murió en el foco guerrillero de Teoponte, cuando su columna fue emboscada por el Ejército de ese país, en 1970. Poco después, “El Chele”, su madre chilena y sus dos hermanas se trasladaron a La Habana. Por su padre, el gobierno de la isla les entregó un departamento en El Vedado, barrio céntrico de La Habana.
“El Chele” y sus hermanas, Paula y Juani, se codeaban con la nomenclatura cubana. Juani era en esos tiempos novia del cantautor Silvio Rodríguez.
Un amigo de esos años recuerda que el departamento familiar estaba profusamente decorado con artesanía latinoamericana, y con recuerdos del padre. “El Chele era silencioso, pero tenía a su papá como un ejemplo de cómo se debió haber luchado en Chile”.
Al tiempo de que se inició el reclutamiento de los chilenos, Gutiérrez Fischmann congeló sus estudios de Arquitectura y se incorporó a la Camilo Cienfuegos. Allí se especializó en temas de inteligencia, con el grado de subteniente.
En 1978, el destacamento militar chileno era un hervidero: “Salvador” cuestionaba ya entonces su dependencia del PC chileno. Sin embargo, “El Chele” no fue parte de estos debates. “No recuerdo haberlo oído hablar”, recuerda un ex frentista. Cuando ese año Castro envió a chilenos a luchar a Nicaragua, no fue incluido.
Sólo cuando inició su noviazgo con Mariela Castro, cobró notoriedad. “Salvador descubrió que podía usarlo como nexo con el poder de la isla”, afirma un ex oficial adiestrado en Bulgaria, quien recalca: “Para nosotros era un aparecido, alguien que había entrado por la ventana”.
A combatir en Nicaragua






Sólo en 1980, cuando inició su noviazgo con Mariela Castro, cobró notoriedad. Salvador descubrió que podía usarlo como nexo con el poder de la isla.“El Chele” sólo fue a Nicaragua en 1983, cuando los sandinistas ya controlaban totalmente el país. Raúl Castro lo designó como jefe de un grupo de chilenos que viajó a Managua para combatir a los “contras”, que actuaban en la frontera con Honduras. Como despedida, “El Chele” organizó una serie de fiestas en el departamento de su familia. “Se apoyaba en la muralla abrazado de Mariela, limitándose a observar”, cuenta un asistente. Las fiestas de despedida también se realizaron en otro departamento, ubicado en el barrio de Alamar, donde vivía un amigo suyo, Rodrigo Morales, por quien intercedió cuando estuvo a punto de ser ejecutado.
Fue en Managua donde Gutiérrez Fischmann recibió por su piel blanca el apodo de “El Chele”, una inversión de “leche”. Según un ex miembro de la misión militar, “siempre estuvo en Managua, mientras nosotros peleábamos en el monte. Era un mal jefe: nosotros estábamos meses sin ver a nuestras mujeres en Cuba y a él venía a verlo su esposa todos los fines de semana”.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 2:26 pm

Continuación:
Incluso, este entrevistado asegura que otro chileno que trabajaba en el Ministerio de Transportes nicaragüense, “le prestaba autos oficiales para que se fuera de fiestas a la playa”. El que sostiene esta versión -uno de los combatientes que participó en las más riesgosas acciones del FPMR- añade que tal amigo era Enrique Villanueva Molina, el “comandante Eduardo”, quien en 1997 debió salir de Chile, y es sindicado como informante de La Oficina, el organismo dirigido por Marcelo Schilling que se encargó de desarticular el FPMR. Por ese motivo, está sentenciado a muerte por sus ex compañeros.
Por estos privilegios, “El Chele” era odiado por un sector de oficiales chilenos que lideraba Juan Waldemar Araya, quien “decía que no tenía ningún mérito aparte de ser yerno de Castro”, asegura un amigo de Waldemar, quien fue asesinado en 1987 durante la Operación Albania.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 2:32 pm

Continuación:
Operaciones en Chile
Sólo con posterioridad a 1985 “El Chele” ingresó a Chile, donde luego del atentado a Pinochet -donde no participó- formó parte del sector del FPMR escindido del PC. Como segundo jefe del llamado Frente Autónomo, estuvo implicado en las órdenes para asesinar al senador Jaime Guzmán (abril de 1991) y secuestrar a Cristián Edwards (septiembre de 1991).
Pero más que Santiago, su centro de operaciones siempre fue La Habana. La hija de Fidel Castro, Alina Fernández, recuerda haberlo visto en las reuniones familiares del clan, siempre acompañado por Mariela.
Según Alina, “El Chele” y su esposa vivían en el domicilio de Raúl Castro, un edificio completo de siete pisos ubicado en calle Latorre, colindante con la Avenida 26, en el exclusivo barrio El Nuevo Vedado. Después de las residencias de Fidel, es el lugar mejor resguardado de La Habana. La última planta la ocupa Raúl, quien tiene un amplio departamento tapizado con fotos suyas. En los pisos de abajo viven sus hijos y sus escoltas.
“Juan era muy joven. Le decían el “Colorado”. Se lo pasaba en misiones clandestinas, saliendo y entrando de Cuba. Me daba pena: tengo la impresión de que quería hacer una vida distinta y que por su suegro seguía en la clandestinidad, porque en Cuba era prácticamente un clandestino”, relata Alina (1).
Una de las últimas ocasiones en que lo vio fue para el nacimiento de su hija con Mariela, a fines de los ’80. En 1994, Alina salió de la isla. En 1990, “El Chele” se divorció de la hija de Raúl Castro. A pesar de que el gobierno de La Habana lo ha negado formalmente a la justicia chilena, todo indica que sigue viviendo en Cuba.
Fotos de los terroristas del MIR Chileno, Correa y Porta (Muy ligados al Chele)

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 2:36 pm

Continuación:
Una invitación a la guerra
“Estos sí que tienen cojones”, fue la reacción de Fidel Castro tras reunirse con medio centenar de chilenos entrenados en las Fuerzas Armadas Revolucionarias a fines de 1978, a quienes les ofreció ir a combatir a Nicaragua. Con esta invitación, los hombres del PC calmarían la inquietud que se anidaba entre sus filas, descorazonadas por no poder ir a combatir a Chile.
En 1978, tres años después de que en Cuba se iniciara el plan de formación militar para jóvenes exiliados chilenos en las Fuerzas Armadas Revolucionarias, cundía el desánimo entre los uniformados del PC. Pese a la generosa oferta de Fidel Castro de entrenarlos en los institutos militares de la isla para crear “un nuevo ejército democrático para Chile”, la desazón de no poder ir a combatir contra Pinochet había hecho mella incluso entre los líderes de estos jóvenes. El propio “Salvador” -Sergio Galvarino Apablaza, futuro jefe máximo del Frente Patriótico Manuel Rodríguez-, barajaba en esa época la posibilidad de abandonar las filas. Otros tantos ya habían expresado sus deseos de cursar su baja, relata un ex comunista formado en Cuba.
Sin embargo, un acontecimiento internacional se convertiría en la “válvula de escape” para las fuerzas chilenas del PC. A fines de 1978, Fidel Castro necesitaba reforzar la ofensiva sandinista contra Somoza con oficiales calificados. La Habana había jugado un papel crucial en la insurrección -financió y entrenó a los tres grupos que formaban el Frente Sandinista de Liberación Nacional, creado a sus instancias-, pero no podía enviar un contingente cubano para no provocar una fuerte reacción de Estados Unidos.
Limitado a proporcionar abastecimiento logístico, Castro movilizó a una serie de “voluntarios” latinoamericanos controlados por Cuba. Nicaragua era un trofeo muy preciado por el líder cubano, ya que estaba en vías de convertirse en el único país latinoamericano -después de Cuba- donde mostraba la viabilidad de que la izquierda llegara al poder por la vía de las armas.
Foto de Castro con el enlace de los comunistas chilenos, el señor Belisario Velazco


El “no” que marcó al MIR
El primer pensamiento de Castro fue “invitar” al MIR chileno para ir a luchar en tierra nicaragüense. De todos los movimientos procrastristas de América Latina, este grupo siempre había sido considerado el hijo predilecto de La Habana.
Nacidos bajo el influjo de la revolución cubana, los miristas cumplían con todos los requisitos pedidos por La Habana a sus seguidores: arrojo, radicalismo y lealtad irrestricta a la senda revolucionaria castrista. El MIR adoptó su bandera rojinegra en homenaje al Movimiento 26 de Julio cubano y durante la UP había compartido todas las tesis de La Habana respecto de que no existía la senda pacífica hacia el socialismo. Después del 11 de septiembre habían optado por una fiera -y suicida- resistencia armada, echando mano a “los fierros” tal como dictaba la manera cubana. Los líderes del movimiento chileno cumplían con el prototipo del revolucionario romántico acuñado por Fidel y el Che Guevara en la Sierra Maestra: brillantes, ilustrados y bien parecidos. En La Habana eran conocidos como la vanguardia “más sexy de América Latina”, según recoge el escritor mexicano Jorge Castañeda en su obra (1).
Por ello, cuando el movimiento decretó un “repliegue táctico” tras la muerte de Miguel Enríquez en 1974, la isla recibió con los brazos abiertos a los diezmados cuadros que llegaron desde Chile. Los miristas comenzaron a preparar su vuelta al país en la llamada Operación Retorno en 1980 (ver recuadro) bajo los atentos ojos cubanos que pusieron a su disposición los centros de adiestramiento guerrilleros de Punto Cero y en la Cordillera de los Organos, en la zona occidental de la isla, relata el escritor Norberto Fuentes (2).
Fue entonces cuando el propio Fidel le planteó a la cúpula mirista en Cuba que fueran a combatir a Nicaragua. Sin embargo, según relata un ex combatiente chileno, Castro recibió un balde de agua fría en el encuentro. “Nuestros cuadros se están preparando para ir a luchar a Chile y no a Nicaragua”, fue la respuesta de sus interlocutores, al rechazar la invitación del comandante cubano. La postura del MIR se comentaría profusamente en los círculos de la nomenclatura cubana, siendo considerada una afrenta para Castro.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 2:36 pm

Continuación:
El episodio marcaría el inicio del declive de la influencia del MIR en Cuba y, por ende, en su lucha contra el régimen militar chileno. “En ese momento se quebró la confianza entre los seguidores de Miguel Enríquez y La Habana”, afirma un ex frentista que se enteró de los hechos por boca de los propios cubanos.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 2:37 pm

Continuación:

De revolucionarios a mercenarios
Tras ser desplazados por el FPMR en la lucha armada en Chile, varios sobrevivientes del MIR se convirtieron en una banda al servicio del Departamento América de Cuba, que los usó en secuestros y asaltos con la finalidad de recaudar fondos para financiar sus operaciones.
Cuando los sandinistas triunfaron en Nicaragua, la Revolución Cubana logró un aliado clave para sus intereses en América Latina. Por sus condiciones geográficas, Nicaragua se convirtió en la cabeza de playa desde la cual Cuba extendió su influencia por el continente en los ’80.
Como el fin de la guerra civil había dejado en ese país a decenas de revolucionarios sin proyecto político, Fidel Castro reclutó a varios para su causa. Así se inició lo que el ex agente de La Habana Jorge Masetti denomina “el bandidaje revolucionario”: acciones delictivo-revolucionarias que abarcaron desde secuestros y atentados, hasta asaltos a bancos (1).
La búsqueda de fondos era el fin último de esta modalidad: Cuba podía seguir financiando la subversión internacional y sus “socios” lograban financiamiento para operaciones propias o, simplemente, para sus bolsillos.
Testimonios y antecedentes hasta ahora inéditos revelan que el centro de estas actividades fue el MIR chileno, que luego del fracaso de su Operación Retorno a Chile (1980) fue desplazado por el FPMR en la lucha contra Pinochet. Como la estructura del MIR en el país quedó diezmada, varios miristas se pusieron a las órdenes del dirigente cubano Manuel “Barbarroja” Piñeiro, brazo derecho de Fidel y encargado de exportar la revolución a través del Departamento América de Cuba.
“El MIR era la tropa de Piñeiro, quien daba las órdenes para obtener fondos y así autofinanciar otras operaciones por América Latina”, sostiene Jorge Masetti, quien salió de Cuba en 1990.
Masetti recuerda que al culminar la guerra civil de Nicaragua se estableció en una residencia de los cubanos en ese país. Se trataba de una casa de seguridad donde llegaban subversivos del MIR, tupamaros uruguayos y guerrilleros salvadoreños, entre otros.
“Los cubanos daban la comida y el dinero para que operáramos. Los sandinistas se limitaban a darnos la luz verde para salir y entrar por sus aeropuertos. Por ejemplo, si se planteaba un secuestro tenían que irse fulano y sutano. El resto no sabíamos cuál era su destino y objetivo. El único que lo sabía todo era “Barbarroja” Piñeiro, en Cuba”, detalla Masetti.
La estructura del “Gato”
Los principales teatros de operaciones de estos actos eran América Central, principalmente México, y España. En este último país, el mirista René “Gato” Valenzuela se convirtió en el nexo que “Barbarroja” Piñeiro necesitaba para reclutar también a los terroristas vascos de ETA. Sin ninguna base ideológica, la alianza tenía como objetivo recaudar dinero.
“El Gato” residía desde 1974 en París, donde controlaba una estructura de 30 miristas, con recursos y armas propias. A cambio de sus contactos con ETA, “Barbarroja” le sirvió de intermediario para que vendiera sus servicios a otros grupos subversivos latinoamericanos.
Un ejemplo de este trabajo en equipo fue el secuestro en 1984 del banquero panameño de origen judío Sam Kardonski. Según Masetti, en el plagio participaron colombianos del M-19 y chilenos del MIR, entre ellos “El Gato” Valenzuela. Los fondos para la operación fueron entregados por Cuba a través del funcionario del Departamento América Héctor “Humberto” Sánchez, con la condición de que una parte de la ganancia sería para La Habana.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 2:40 pm

Continuación:
Foto de Castro, recibiendo con honores al presidente del PC Chileno:

“Mientras los del M-19 realizaron el chequeo previo sobre la rutina de la víctima y ubicaron una pista de aterrizaje para sacarlo de Panamá, los miristas se encargaron del secuestro y del cobro del rescate”, detalla Masetti, en esos años hombre de Piñeiro en Centroamérica.
Kardonski fue sacado hacia Ecuador en una avioneta pilotada por una mujer del MIR. Allí fue liberado un año después, luego que su familia pagara nueve millones de dólares. Paradójicamente, hoy Kardonski es uno de los más importantes empresarios con negocios en Cuba.
Durante una cita en el despacho del líder cubano en el Palacio de la Revolución, en junio de 1974, se gestó la creación del FPMR. A partir de ahora, decenas de jóvenes comunistas ingresaron a escuelas militares cubanas para formarse como oficiales del “nuevo ejército democrático chileno”.
Un caluroso día de junio de 1974 aterrizó en La Habana el máximo dirigente del PC chileno en el exilio, Volodia Teitelboim, quien residía en Moscú y lideraba el partido en reemplazo del secretario general, Luis Corvalán detenido en la isla Dawson.
En el aeropuerto José Martí Teitelboim fue recibido por los dirigentes chilenos del PC en Cuba, Rodrigo Rojas, Orel Viciani (ver recuadro) y Julieta Campusano, a cargo del flujo de chilenos que llegaban a la isla tras el golpe militar de un año antes.
Mientras el poder de la junta militar se asentaba en Chile la golpeada izquierda intentaba recomponerse, tanto en el exilio como dentro del país. La represión era durísima las noticias sobre detenciones, torturas y muertes llegaban día a día. El contacto entre las dirigencias del “exterior” y el “interior” se mantenía al costo de muchas vidas.
La principal actividad de Teitelboim fue una cita en el Palacio de la Revolución, donde acudió con Rodrigo Rojas para entrevistarse con Fidel Castro.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 2:44 pm

Continuación:
Localización en Cuba, de los centros de entrenamiento a terroristas

El "nuevo ejército"
Castro los recibió en su despacho con su hermano Raúl, segundo hombre del régimen; el jefe de la inteligencia cubana y máximo implicado en exportar de la revolución, Manuel “Barbarroja” Piñeiro y el viceprimer ministro Carlos Rafael Rodríguez. Excepto Raúl, todos habían estado en Chile durante la UP.
Como siempre, Castro monopolizó la palabra. A sus 48 años, seguía siendo el icono revolucionario latinoamericano. Sus interlocutores chilenos, en cambio, estaban marcados por una derrota que el mundo socialista les enrostraba día a día. No habían sido capaces de resistir el golpe militar, de hacer la revolución chilena. Una “culpa” que era más fuerte en el caso del PC: era el único partido que se había jugado a fondo por la fracasada vía legal de la UP, camino que le había provocado fuertes roces con sus actuales anfitriones.
“El gran error del gobierno de Allende fue no contar con una fuerza militar que lo defendiera8, dijo Castro. “Ahora no veo ninguna posibilidad a la vía armada en Chile, dado el profesionalismo y nivel de sus fuerzas armadas. No veo otra salida a la dictadura militar chilena que la formación de un gran frente encabezado por Eduardo Frei Montalva”.
Acto seguido, frente a sus perplejos interlocutores, lanzó su propuesta para revertir la derrota: iniciar en las Fuerzas Armadas Revolucionarias cubanas (FAR) un ambicioso proceso de formación de jóvenes comunistas chilenos, los que serían admitidos en escuelas de elite para graduarse como oficiales de carrera.
“Estos muchachos se formarán para que no vuelva a ocurrir la derrota de 1973”, argumentó Castro y aseguró que los nuevos militares serían “para defender al futuro gobierno democrático... no para tomar el poder por asalto”. La última salvedad que el comandante puso sobre la mesa fue la siguiente: “Serán militantes suyos, pero yo seré dueño de darle la formación militar que estime conveniente”.
Hasta ese momento La Habana había instruido en sus escuelas de guerrilla a centenares de militantes chilenos del MIR, pero por primera vez ofrecóa a una formación militar completa, cien por ciento profesional. Las FAR contaban con cientos de asesores soviéticos, altamente calificados. “Todos nuestros oficiales piensan en ruso”, acotó, orgulloso, Raúl Castro.
Teitelboim y Rojas aceptaron y agradecieron la inesperada oferta. Concluido el encuentro, Castro se despidió afectuosamente de los chilenos. Antes de abandonar la sala, el comandante señaló:
-Este acuerdo lo voy a guardar yo en mi caja fuerte, porque es el acta de nacimiento de un nuevo ejército democrático para Chile.
Por no haber sabido hacer la revolución en su país, los exiliados chilenos eran despreciados como cobardes por la dirigencia cubana. La única vía para expiar aquella pesada culpa parecía ser el acero de las armas. Esa presión política y sicológica fue crucial en el desarrollo del FPMR.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 2:45 pm

Continuación:
Al subir a los buses verde olivo que los llevarían a la Escuela Militar Camilo Cienfuegos, en 1975, los estudiantes comunistas chilenos iban cantando a coro. En el campus de Girón de la Universidad de La Habana, toda la Facultad de Medicina fue testigo de la escena. La dirigencia cubana así lo había dispuesto. En la simbología castrista, era una señal de que comenzaba el largo camino en que la izquierda chilena expiaría sus culpas. Fue la única excepción al secretismo que, desde entonces, rodearía a todo el proyecto.
Como ministro de Defensa y segundo hombre del régimen, Raúl Castro era el responsable de la formación de los oficiales chilenos, a los cuales se sumaría su yerno, Juan Maco Gutiérrez Fishmann, “El Chele”, actualmente prófugo de la justicia chilena por su participación en el secuestro de Cristián Edwards y en el asesinato de Jaime Guzmán.
La Escuela Militar Camilo Cienfuegos era y es la más prestigiosa de Cuba. Desde ella egresan los hombres destinados a guiar a los tres ejércitos de la isla: el del Oriente, el del Centro y el de Occidente. Los chilenos entraron a un curso de un año destinado a perfeccionar a oficiales jóvenes para mandos superiores. Una vez graduados, se integraron sin distingos a la oficialidad isleña: vestían de verde olivo, cumplían turnos guardias y estaban bajo oficiales superiores cubanos.
Casi todos pertenecían al PC. La excepción era un puñado de socialistas, “no más de diez”, asegura un protagonista de esos días. Fidel recalcó en el acuerdo de 1974 que sólo aceptaría socialistas en sus fuerzas armadas si el partido se lo pedía expresamente. Algo que nunca sucedió: con la pequeña excepción de los diez socialistas que ingresaron por decisión propia a las FAR, todos los combatientes del PS se entrenaron en los centros para formar guerrilleros del Ministerio del Interior cubano (Minint), lugares como “Punto Cero” y “Pinar del Río”, donde también se formaba el MIR.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 2:58 pm

Continuación:

“Para Fidel Castro tener al PC chileno aceptando la vía armada era tremendamente importante, una prueba irrefutable de que sus advertencias sobre el camino equivocado de Allende eran correctas”, señala un ex ministro (PS) de Patricio Aylwin que conoció de cerca esa realidad.
El punto anterior es considerado clave por todas las fuentes consultadas por La Tercera respecto de las motivaciones emocionales del PC para embarcarse en la lucha armada, las cuales jugaron un papel que en buena parte se explica por el clima que encontraron en La Habana los exiliados y la represión que sufrieron en Chile a manos del nuevo régimen.
Desde que habían llegado en sucesivas oleadas, los chilenos habían percibido dos facetas de la solidaridad cubana. La primera era una genuina intención por acogerlos. Pese a la mala situación económica del país, los chilenos recibieron departamentos y trabajos, postergando incluso a los cubanos. Por todos los rincones de la isla se comentaba sobre La Moneda incendiada, los cuerpos flotando sobre el Mapocho y los estadios deportivos convertidos en cárceles.
Pero al mismo tiempo también existía y -con el tiempo adquiriría mayor intensidad- una reprimenda a su fracaso, a su derrota. Esto último se traducía en enrostrarle su falta de habilidad y, lo que es peor, de valentía para hacer su revolución. “Les faltó un Fidel y les faltaron cojones”, es una frase que muchos chilenos escucharon. En momentos de ira, como relata Roberto Ampuero, a los chilenos los trataban con uno de los más fuertes epítetos en Cuba: “Comemierda”.
Primero en voz baja, luego sin tapujos, las autoridades locales consideraban a la izquierda chilena, y especialmente a los comunistas, responsable de su derrota. No había sabido “defender sus conquistas”, era el dictamen. Los chilenos sufrieron el desprecio de una elite gobernante que, para muchos, es sobre todo “machista-leninista” y cuyo mayor orgullo es haber llegado al poder por las armas y ser una espina en la garganta de la mayor potencia militar del mundo.
Fieles a la máxima de Ernest Hemingway -para quien “ser cobarde es la peor desgracia que le puede ocurrir a un ser humano”- los dirigentes de La Habana decían que no podían comprender que el golpe militar encontrara escasa resistencia, ni que los líderes de la UP huyeran sin “disparar un chícharo”, como dicen los cubanos.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 3:02 pm

Continuación:
Foto de Honecker en visita a Chile

Otro pandillero de Marambio (aunque según he sabido, últimamente no se llevan bien)
Andrés Pacal Allende


El propio Fidel Castro había comentado a sus cercanos que la de los chilenos no fue una “derrota productiva”, ya que, salvo Allende, ni siquiera dejó mártires, como su fracasado asalto al Cuartel Moncada, en 1953. Por “derrota productiva” entendía al menos un legado de héroes caídos en combate para servir de ejemplos de lucha a los sobrevivientes.
Esa visión crítica de la dirigencia de la UP -sobre todo de aquellos que alardearon que iban a incendiar el país y luego huyeron sin resistir- caló hondo, especialmente en las nuevas generaciones. Más tarde se traduciría en un desprecio de los comandantes del FPMR por muchos jerarcas del PC, los mismos que los habían reclutado aceptando la oferta de Castro.
Lo anterior es uno de los factores que explica la leyenda fabricada por Castro de que Allende había sido acribillado bajando los peldaños de La Moneda, disparando su ametralladora. “Los cubanos tienen un problema terrible con el suicidio, para ellos supone una cobardía, una derrota, pero en Chile tiene otra connotación”, recalca el hoy senador socialista Jaime Gazmuri en sus memorias.
“La visión de los cubanos del fracaso chileno era terrible y por ello se los humillaba constantemente”, dice el ex agente de inteligencia cubano, Jorge Masetti. “El razonamiento en Cuba era que los chilenos eran unos pendejos, lo que en Cuba quiere decir cobardes. Se decía que no habían defendido a Allende, que eso en Cuba no habría pasado. Y también se decía que Allende no había seguido los consejos de Fidel de golpear él primero a los militares”.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 3:03 pm

Continuación:
Incluso, los comentarios llegaban a la gente común. En más de una ocasión, cuando iba un chileno a una casa, no faltaba quien le dijera: “¿Y por qué no te quedaste a pelear?”. Contribuyó a exacerbar este clima de recriminaciones el que, en los primeros días, todos los chilenos fueron alojados en los más elegantes hoteles de la isla. En el Hotel Presidente de La Habana, el ambiente inicial era tan depresivo que, durante una reunión del comité de la Unidad Popular realizado en sus salones y después de haber escuchado largo rato los debates, uno de los chilenos miró el desorden en que estaban las instalaciones y dijo: “¿Y esta huevá querían hacer en Chile?”.
La culpa que sentían los chilenos bajo el sol del caribe se repetía también en Moscú y en Berlín Oriental, urbes donde se habían instalado las máximas cúpulas del PC y el PS, respectivamente. En esas naciones, sus anfitriones les recalcarían continuamente que ellos sí habían sabido aplicar la máxima de Lenin: “La revolución no sólo hay que conquistarla, sino que hay que saber defenderla”.
Las cúpulas máximas de la izquierda chilena tomarían nota de esa discusión. Y es imposible entender lo que posteriormente sería el viraje del PC hacia la vía armada sin tener en cuenta esta fuerte presión sicológico-política.
Los jóvenes comunistas chilenos fueron los primeros extranjeros a los cuales Castro les abrió las puertas de sus escuelas militares para formar oficiales de carrera, no meros guerrilleros. Con el tiempo, esos jóvenes se foguearían en Nicaragua, formarían el FPMR y se distanciarían de sus líderes del PC chileno, a quienes despreciaban como “viejos caducos”.
[center]

[/center]

La llegada de los chilenos a la Escuela Militar Camilo Cienfuegos, la más elitista y prestigiosa de Cuba, fue todo un símbolo de la importancia asignada por Fidel Castro a la formación del “ejército democrático chileno”.
Hasta esa fecha, 1975, millares de revolucionarios de todo el mundo habían sido instruidos en centros de adiestramiento guerrillero de la isla, como Punto Cero, donde se formaron decenas de militantes del MIR a partir de fines de los 60. Sin embargo, al matricular al contingente del PC en la Camilo Cienfuegos, Fidel por primera vez abrió a un grupo extranjero las puertas de una escuela militar para oficiales de carrera. Se trataría ahora de una formación castrense en el sentido clásico, profesional, y no de simples insurgentes.
“Fue un gesto absolutamente inédito: ya no se trataba de especialistas en sabotajes ni atentados, sino de la tentativa más audaz de crear un ejército paralelo en otro país”, señala un ex dirigente del PC, actualmente retirado del partido. “Los alemanes orientales, por ejemplo, dieron todo tipo de ayuda a la izquierda chilena, pero jamás permitieron que un chileno vistiera su uniforme militar”.
La instrucción en la mejor de las academias militares cubanas fue una prueba difícil para los ex estudiantes de medicina: la mitad de los postulantes reprobaron. “Los chilenos compartían las aulas y los dormitorios con nosotros y estaban distribuidos sobre todo en artillería terrestre y antiaérea”, recuerda el ex capitán cubano Lázaro Betancourt, quién ingresó a la Camilo Cienfuegos en 1978 y desertó en 1999, en medio de una gira oficial a República Dominicana, cuando integraba el selecto aparato de seguridad de Fidel Castro.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 3:04 pm

Continuación:
Durante su instrucción, Betancourt no convivió estrechamente con el primer grupo de chilenos enrolados, ya que entró tres años después. Pero se encontró con muchos de ellos a lo largo de su carrera, en diferentes
centros de adiestramiento. “Los en-trenamientos más intensos a los chilenos ocurrieron entre 1982 y 1986. Estuve con muchos de ellos en el Centro de Entrenamiento número 8, en Pinar del Río, y en Punto Cero, en Guanabo”, recuerda el militar. “En 1985 participé de simulaciones de golpes de mano contra cuarteles. Los chilenos tenían que atacarnos por sorpresa. En general, eran buenos militares. Su punto débil era la lucha en la montaña”.
Además de la Camilo Cienfuegos, varios contingentes de chilenos pasaron por al menos cinco otras escuelas militares profesionales (Antonio Maceo, José Maceo, Instituto Técnico Militar, la Escuela Naval Granma y La Cabaña) y por los tres principales centros de formación de guerrilleros: Punto Cero, Cordillera de los Organos y Pinar del Río.
Los jóvenes del PC no fueron los únicos chilenos que recibieron instrucción militar en la isla. Cuando los hombres del futuro FPMR se formaban en las FF.AA. cubanas, miristas y socialistas hacían lo mismo, aunque en las bases clásicas de entrenamiento guerrillero.
[center]

[/center]

Desde el punto de vista político, Castro había establecido un acuerdo tácito en las relaciones de Cuba con los chilenos. Mientras su hermano Raúl, Ministro de Defensa y segundo hombre de la isla, se hizo cargo de los jóvenes militares comunistas, “Barbarroja” Piñeiro -el líder del Departamento América, encargado de exportar la revolución- manejaba al MIR desde fines de los 60.
El grueso de los socialistas recibió instrucción en tácticas de guerrilla urbana. La enseñanza era preferentemente en las calles habaneras, donde los aspirantes debían cumplir una serie de misiones ficticias, tras lo cual eran evaluados a puertas cerradas por sus instructores. Uno de estos lugares de entrenamiento era una casa en la calle 30 del barrio Miramar. El 27 de enero de 197”, el secretario general del PS, Carlos Altamirano, elevó un informe confidencial al máximo líder de la Alemania Oriental, Erich Honecker, detallándole los avances en tal sentido: “Cincuenta a sesenta compañeros han sido formados militarmente a lo largo de estos años en Cuba y la Unión Soviética. Actualmente, tenemos 30 compañeros siguiendo cursos militares en Cuba”.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 7:55 pm

Continuación:
Las peripecias de Enrique Correa
Radicado inicialmente en Moscú, pero convertido casi en un itinerante, Enrique Correa estableció fuertes vínculos con los máximos dirigentes de los países socialistas. Además, entró y salió varias veces de Chile clandestinamente, para lo que debió someterse a pequeñas cirugías plásticas y bajar 40 kilos de peso.
La noche del 11 de septiembre de 1973, el dirigente del Mapu OC Enrique Correa debió refugiarse en una población del paradero 20 de Santa Rosa. Correa era el encargado de la organización de su colectividad, uno de los cargos más importantes.
Tras cuatro meses de clandestinidad, su vida corría peligro, por lo que la directiva mapucista resolvió sacarlo del país, a pesar de que él se oponía. Según cuenta el actual senador socialista Jaime Gazmuri en sus memorias, las razones no eran meramente políticas. Correa debía partir “sobre todo porque era muy difícil de esconder: con 120 kilos no había dónde” (1).
Asilado en la embajada de Perú, Correa aterrizó muy luego en Moscú, donde se convirtió en el primer representante del Mapu OC en la Unión Soviética. Si bien en la capital moscovita su pequeña colectividad no tenía asignada oficinas -como el PS y el PC-, el Kremlin le financiaba un delegado. Desde ahí el dirigente se trasladaba a menudo a otras capitales europeas del exilio.
Convertido casi en un itinerante, Correa en esa época establecería fuertes lazos con figuras clave de los gobiernos de la órbita socialista, ganándose el prestigio de astuto negociador. Su habilidad e inteligencia serían reconocidas también por los cubanos, quienes tenían en alta estima su hábito de entrar y salir clandestinamente de Chile.
Su estada en la Unión Soviética duró poco, volviendo a los pocos meses a Chile. Sin embargo, para su retorno el Mapu le puso como condición que bajara 40 kilos. Internado en una clínica moscovita, Correa cumplió disciplinadamente con la orden del partido. “Con 40 kilos menos ni sus amigos lo reconocían. Tenía que hablar, reírse, y entonces ya no había dónde perderse”, escribió Gazmuri.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 7:56 pm

Continuación:
No obstante, como las tareas en el extranjero resultaban prioritarias, los viajes continuaron, pese a que alrededor de 1975 reemplazó a Jaime Gazmuri en la dirección interna del Mapu. A mediados de ese año estuvo en Berlín Oriental y se reunió con una veintena de militantes. “Traía noticias frescas de Chile y fue la novedad del encuentro”, acota un ex exiliado. Otro ex Mapu residente en Cuba relata que durante sus viajes a la isla, Correa evitaba conversar temas delicados en las oficinas que mantenía el exilio en el barrio del Vedado de La Habana. Perspicaz, desconfiaba del control estatal.
A mediados de 1977 el dirigente se instaló en Berlín Oriental. Era uno de los pocos Mapu OC con influencias ante los alemanes. Tanto así, que la RDA decidió pagarle sueldo, lo que no estaba contemplado para esa colectividad. Su departamento de 80 metros cuadrados, ubicado en el tercer piso de un edificio en la calle Pieskowerstraza, en el barrio de Prenslauerberg y a pocas cuadras de la Plaza Alexander, es recordada como una “pensión” a la que llegaban todos los mapucistas que hacían escala en Berlín.
Para las salidas e ingresos de Chile los alemanes orientales eran de gran ayuda. Ellos, los más diestros del mundo socialista en la adulteración de pasaportes, lo abastecían tanto de documentos como de otros recursos más sofisticados. Sus enmascaramientos incluyeron desde disfraces, depilaciones que le ampliaban la frente, hasta pequeñas cirugías en las cejas para cambiar la expresión de su rostro.
Pese a que esta ayuda de los “camaradas” alemanes fue vital para continuar sus viajes clandestinos, Correa no confundió su agradecimiento con incondicionalidad política. Hasta hoy es recordado como uno de los líderes que más se preocuparon por la militancia de base en la RDA, aquella sometida a una “proletarización” forzada en fábricas y siderurgias. “Era el que siempre discutía para que hubiese más libertad para los chilenos”, recalca un ex mapucista. Esto, pese a que la nomenclatura alemana miraba con profundo recelo los contactos que el personero comenzó a establecer con los partidos políticos de Europa Occidental, a fin de no perder su generoso financiamiento.






Hasta hoy, el ex dirigente del Mapu OC es recordado por sus antiguos camaradas como uno de los pocos líderes preocupados de los militantes de base, sometidos al proceso de “proletarización” forzada de los chilenos exiliados en Alemania.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 7:56 pm

Continuación:
Al interior de su partido, Correa también desplegó sus habilidades de lobby. En abril de 1979, cuando el Partido Socialista chileno se dividió en dos facciones, Correa convenció al Mapu para que reconociera a ambos sectores, pese a que esto le valdría el apodo de “partido ******ón”, impuesto por los socialistas “duros” Rolando Calderón y Hernán del Canto.
Ese mismo año, cuando la Unión Soviética invadió Afganistán, casi la totalidad de la izquierda criolla en Berlín Oriental apoyó esta acción militar. Gracias a las gestiones de Correa, la fuerte pugna desatada al interior del Mapu concluyó con un 60 por ciento del partido en contra de la invasión. La facción “dura”, que encabezaba el médico Juan Carlos Concha, debió acatar el resultado.
Pese a su rechazo a la vía armada de la izquierda chilena -“formar paramilitares es darle argumentos a Pinochet”, solía decir, según relata un ex correligionario-, Correa también era hombre pragmático. En 1980, se realizó en Weimar, en la RDA, un congreso de la Unión Internacional de Estudiantes, organismo controlado por el bloque soviético, donde Moscú propuso votar en contra del gobierno de Irak por la sangrienta represión que Saddam Hussein había ordenado contra el Partido Comunista iraquí. El delegado del Mapu OC llamó a Correa a Italia, donde residía en ese entonces, para informarle que apoyaría el veto a Hussein. El dirigente replicó: “No, por nada del mundo hagas eso”, explicándole que perderían un importante apoyo económico.
Efectivamente, Irak financiaba a los partidos de la izquierda chilena, incluyendo el Mapu OC, como una forma de encontrar aliados a largo plazo en su lucha contra Israel. Incluso, esta ocasión marcó una de las pocas disidencias del PC chileno con Moscú, que se abstuvo en la votación, también por intereses económicos.
Cuando Erich Honecker llegó a Chile en 1991, Enrique Correa ya era ministro secretario general de Gobierno de Patricio Aylwin. Desde La Moneda, le correspondió manejar el conflictivo caso de su antiguo anfitrión. Por orden expresa de Aylwin, tenía que evitar que Honecker hiciera declaraciones contra el gobierno alemán unificado encabezado por Helmut Kohl. En aquella ocasión nuevamente quedó en evidencia la sagacidad del dirigente chileno: le ordenó al intérprete en la recepción del aeropuerto saltarse todas las frases conflictivas de Honecker.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 7:57 pm

Continuación:

Fidel apuesta por Gladys Marín
En una residencia de La Habana facilitada por Fidel Castro en junio de 1983, se dio la luz verde para que los chilenos formados en Cuba ingresaran a Chile a crear el FPMR. Una alianza entre Gladys Marín y el gobierno cubano permitió el inicio de la lucha.
El miércoles 11 de mayo de 1983 se inició como un día cualquiera en Santiago de Chile. Algunos incidentes enturbiaron la mañana, pero en la tarde los santiaguinos se retiraron a sus casas y todo parecía normal. A las ocho de la noche, sin embargo, estalló un ensordecedor caceroleo en las principales ciudades del país y cientos de barricadas interrumpieron el tránsito en las poblaciones. Así partió la primera protesta nacional contra Augusto Pinochet, que dejó dos muertos, 29 heridos y 652 detenidos.
Otras tres jornadas de movilización estremecieron al país entre mayo y agosto de ese año. La última, la más violenta, dejó un saldo de 26 muertos y más de un millar de detenidos (1). Sin que la oposición lo hubiera previsto, el régimen militar estaba por primera vez a la defensiva.
Hasta el PC se vio sobrepasado por los acontecimientos. Aunque pronto sus dirigentes concluyeron en que había que reaccionar con rapidez, uno de ellos aprovecharía mejor que nadie el nuevo escenario para imponer su liderazgo: Gladys Marín, la impetuosa ex secretaria general de la juventud del partido. Ella saldría triunfante del cónclave del PC en Cuba, donde se debatió la modo de llevar a la práctica “todas las formas de lucha” en un escenario de protestas. Para ello, contaría con un poderoso aliado: Fidel Castro.
Un liderazgo incipiente
Esposa del dirigente comunista Jorge Muñoz -detenido y hecho desaparecer por la Dina en mayo de 1976-, Gladys Marín había regresado secretamente a Chile de Europa en 1978, tras lo cual se abocó a recomponer la estructura clandestina del PC. Gracias a su cercanía con la cúpula en Moscú, era una de las pocas personas que conocía el plan de Fidel Castro para formar a jóvenes comunistas en las Fuerzas Armadas cubanas, según consigna Orlando Millas en sus memorias (2).
Según el ex dirigente comunista de nombre político “Ernesto Contreras”, su retorno a Chile fue una apuesta que evidenció su agudo olfato político. “Venía con la misión personal de darle peso a la dirección en Chile, porque hasta ese momento todas las ‘decisiones’ las tomaba la dirección en Moscú”, afirma este entrevistado (3).
Cuando en septiembre de 1980 Luis Corvalán validó “las más diversas formas de lucha” para derrocar a Pinochet, quedó claro que el traslado había sido correcto: de ahora en adelante la acción se trasladaría desde el extranjero al corazón del país, donde la dirigenta tenía alineado al PC bajo su incipiente liderazgo.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 7:58 pm

Continuación:
La segunda apuesta que cimentó el liderazgo de Gladys Marín fue su acercamiento a los postulados del Círculo de Berlín, el equipo de trabajo secreto del PC que diseñó en Alemania Oriental los lineamientos de la Política de Rebelión Popular, a fines de los ’70. En contraste con los titubeos de la vieja dirigencia, ella asumió la nueva política con convicción. “Necesitaba una plataforma propia para diferenciarse de la dirección en Moscú. Como no la tenía, hizo suyas las ideas que estaban ganando fuerza en el partido”, sostiene un ex dirigente.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL GUATON MARAMBIO Y LOS SECUACES CHILENOS DE CASTRO

Mensaje por Anonymou el Sáb Ene 20, 2007 7:58 pm

Continuación:
Pugna en La Habana
Un tercer elemento se sumó para que la emergente figura quedara como la mejor posicionada en la silenciosa pugna que se había instalado en el PC, en torno a cómo abordar la vía armada. Si Gladys Marín ya tenía la estructura clandestina a su alero y una bandera de lucha, lo que le faltaba era un aliado poderoso. Y ese aliado vino a ser Fidel Castro.
En junio de 1983, a un mes de la primera protesta nacional, el PC celebró un inédito cónclave en Cuba, a fin de discutir la postura que se adoptaría frente a la creciente efervescencia en Chile. Bajo el nombre de Concentrado de La Habana, y en una residencia facilitada por el gobierno cubano, tres grupos internos se vieron las caras: los oficiales formados en la isla, representados por Sergio Galvarino Apablaza, el comandante “Salvador”; la dirección del partido en Moscú, representada por Volodia Teiltelboim, y la cúpula clandestina de Gladys Marín, que envió como vocero al ex miembro del Círculo de Berlín, “Ernesto Contreras”.
Los oficiales del PC habían costeado de sus bolsillos varios impresos que repartieron a los presentes. Se trataba de cuadernillos con las conclusiones de su experiencia en Nicaragua que, a su juicio, ayudarían en el combate en Chile. Se acentuaban los aspectos militares, como contar con buenas líneas de abastecimiento. Al intervenir en el plenario, el propio comandante “Salvador” hizo hincapié en esas materias.
Ni las palabras de “Salvador” ni los textos fueron bien recibidos por los concurrentes, que buscaban algo más que una mera organización militar para capitalizar las protestas. “La visión de los oficiales era casi escolar. Lo que ahí estábamos discutiendo no era cómo hacer una emboscada, sino la implementación de la Política de Rebelión Popular”, recuerda Contreras.
El segundo en hablar fue el ex senador Jorge Montes, miembro del comité central del PC, a nombre de la cúpula de Moscú. Montes defendió la Política de Rebelión Popular, pero también llamó a los oficiales a “evitar el ultrismo” y las “aventuras militaristas”. Sus palabras fueron interpretadas como el temor de la vieja guardia sobre un tema que no dominaban ni habían asimilado.
Al final intervino el enviado de Gladys Marín. Contreras aclaró que lo que estaba por ponerse en práctica era “el giro estratégico más importante” en la historia del PC, donde el factor militar era sólo “un componente más de la lucha”. Esta tesis, la política militar como parte de un marco amplio y que abarcaba a todo el partido, era el camino que debía seguirse. Mencionó también la idea de atribuir todas las acciones de sabotaje del PC a un supuesto Comando Manuel Rodríguez, nombre que serviría como logo para la nueva política.
Hasta los jóvenes militares aplaudieron la exposición. El sector de Gladys Marín parecía ser el único con un plan coherente para aprovechar la creciente movilización en Chile. El más sorprendido era “Salvador”. Apenas el dirigente terminó su alocución, otro oficial se le acercó y le dijo bromeando: “Compay, le salió gente al camino”. “Compay” era el apodo de “Salvador” en La Habana.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.