Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 47 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 47 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Venganza bíblica

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Venganza bíblica

Mensaje por freedom of expression el Miér Nov 12, 2008 5:02 pm

El fidelismo ha desguazado de tal manera la economía que ni siquiera es
posible aplicar la máxima de pagar a cada cual según su trabajo.


José Hugo Fernández, La Habana | 12/11/2008

Ahora pretenden (o nos hacen creer que pretenden) descabezar de un
golpe la nefanda estatua de bagazo que un mal día le erigieron en Cuba
al igualitarismo.
Los genios del régimen aterrizaron ayer de tarde, procedentes de su
nirvana de congrí con puerco asado, trayendo un descubrimiento que
asombrará a la humanidad: cada trabajador —han dicho— debe percibir un
salario que se corresponda con su esfuerzo y con lo que sea capaz de
aportar mediante su trabajo.
No obstante, suena bonito. Sobre todo para quienes no conozcan
nuestros entresijos, para los cientos de miles de almas puras que se
nos acercan desde lejos en plan de constatar que otro mundo es posible,
pero guardando las distancias, como quien va al zoológico.
La mala noticia, no para ellos sino para nosotros, es que si esta
nueva reforma salarial del régimen fuese en verdad profunda, como se
está anunciando, no podría ser aplicada. Al menos no antes de que sean
resueltos otros problemas todavía más graves que el de los salarios
ínfimos e igualitarios.
El fidelismo, ese diluvio que nos inunda, desguazó de tal manera las
estructuras económicas (y todas las otras) en el país, que ahora ni
siquiera es posible aplicar coherentemente una máxima tan sencilla como
eso de pagarle a cada cual según su trabajo y obtener de cada uno según
su capacidad.
Los impedimentos son numerosos, pero el espacio es corto. Así que de
momento tal vez alcance con uno como botón de muestra, el más
elemental, aun cuando no el más grave.
Si poco congruente parece la idea de pagar por resultados
productivos en circunstancias en que la productividad es casi nula y no
se traduce en bienes para quien la ejecuta, mucho menos aún lo será
pagar a cada cual según lo que haga dentro de un panorama laboral con
plantillas infladas, debido a las cuales son los propios trabajadores
el primer obstáculo para la eficiencia del trabajo.
Sea en un establecimiento de servicios, en la oficina de un
ministerio, en una fábrica o en uno de esos contingentes de la
construcción cuyos miembros son utilizados lo mismo para pegar
ladrillos que para darle tranca a los opositores políticos, aquí sobran
por lo menos dos de cada tres trabajadores en cada puesto.
Y claro que ello no se debe a que no haya trabajo por hacer, sino a
una disparatada manera de distribuir las fuerzas, un estilo que nació
lastrado por estrategias ajenas y aun contrarias al principio de
productividad, una propensión viciosa que con el paso de varias décadas
ha llegado a ser la única conocida por los propios trabajadores, así
que es su costumbre y su ley.
Ante la disyuntiva (efectista, falsa) de mostrarse a los ojos del
mundo como un sistema capaz de erradicar el desempleo, el régimen apeló
al inflamiento de plantillas en tanto recurso fácil y rápido. Parece
evidente que al confiar en que viviríamos largo y tendido mantenidos
por la URSS y sus huestes, no paró mientes en que con esta práctica
estaba hipotecando el futuro económico del país, a la vez que
ocasionaba una muy sensible grieta en la tradición que siempre
distinguió al cubano como persona laboriosa y luchadora.
Y ahora resulta que se han propuesto (o nos hacen creer que se han
propuesto) aplicar borrón y cuenta nueva, pero situando, como siempre,
la carreta delante de los bueyes, lo cual está representado en la
susodicha reforma en los salarios, que a su vez se apoya en lo que
llaman Perfeccionamiento Empresarial, un viejo-nuevo proyecto cuyo
desperfecto salta desde el mismo nombre y que en resumidas cuentas no
viene a ser sino más de lo mismo.
"Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo, porque tal
remiendo tira del vestido y se hace peor la rotura". Lo advirtió el
apóstol San Mateo. Y para el caso, cualquiera diría que se trata de una
muy anticipada venganza bíblica.

http://www.cubaencuentro.com/es/cuba/articulos/venganza-biblica-131446

freedom of expression
VIP

Cantidad de mensajes : 1691
Edad : 53
Valoración de Comentarios : 192
Puntos : 1049
Fecha de inscripción : 14/10/2007

Ver perfil de usuario http://pinceladasdecuba.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.