Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 13 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 13 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

EN LA VISPERA DE LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EN LA VISPERA DE LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES

Mensaje por cubivallejo el Jue Oct 23, 2008 11:07 am

EN LA VISPERA DE LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES


Octubre 23, 2008



Falta sólo una semana para que los votantes estadounidenses acudan a las urnas y elijan un nuevo Presidente. Al mismo tiempo, los votantes eligirán a los 435 miembros de la Cámara de Representantes y a un tercio de los Senadores. Es un proceso sabio que los Fundadores de esta nación diseñaron para que el gobierno federal refleje la voluntad ciudadana, el Presidente y la Cámara de inmediato, y el Senado (a propósito) más paulatinamente, en el transcurso de seis años, tres elecciones.

El tercer poder del gobierno federal, y el más influyente, es el Tribunal Supremo, que decide la Constitucionalidad de las leyes aprobadas por los poderes Legislativos y Ejecutivo. El nuevo Presidente probablemente tendrá la oportunidad de nombrar por lo menos dos jueces a la Corte Suprema, y los nombramientos inclinarán esa Corte hacia uno u otro polo ideológico. El impacto de la balanza ideológica en la Corte Suprema es profundo y largo.

Escribo este preámbulo porque es importante destacar la importancia de estas elecciones. Todo parece indicar que Barack Obama será electo Presidente, y además, el Partido Demócrata, cuyos líderes (Nancy Pelosi en la Cámara y Harry Reid en el Senado) representan su tendencia más izquierdista, probablemente aumentará su mayoría en el Congreso. Es posible que la mayoría Demócrata sea absoluta, lo que facilitaría la adopción de la totalidad de la agenda del Partido Demócrata.

En tiempos de prosperidad doméstica y relativa tranquilidad en los puntos neurálgicos del planeta, el hecho que un Partido político domine la agenda política no es motivo de mayor preocupación. Los Estados Unidos es un país con una tradición de respeto a las instituciones y las leyes, y los “protagonistas” que manejan esas instituciones van y vienen sin provocar cambios radicales.

Pero en tiempos de turbulencia económica, como ocurrió durante la década de los años 30, el impacto de un Presidente con una agenda radical puede ser dramático. Asi ocurrió con Franklin Delano Roosevelt (FDR), quien ocupó la Casa Blanca por 12 años durante esa década. Su legado es un Estado paternalista que pretende “resolver” cualquier problema que se presente en el camino, real o imaginario. La expansión de los poderes del gobierno federal durante su presidencia promovió la intervención del Estado en asuntos económicos, con enormes consecuencias.

La crisis financiera que se ha presentado al final de esta campaña política representa una encrucijada similar para este país, probablemente de la magnitud del exceso especulativo que culminó con el desplome de la bolsa de valores en 1929.

Aunque no soy economista, creo firmemente que esta crisis se puede superar si el gobierno toma las medidas que faciliten los ajustes necesarios y que permitan el crecimiento de la actividad económica privada y el mercado libre. Pero temo que en manos de un gobierno con una agenda radical, como ocurrió durante la presidencia de FDR, una situación económica difícil se puede transformar en una verdadera catástrofe para el país y el resto del mundo (porque la economía hoy es global). Y creo que un Presidente Obama, con raíces ideológicas radicales, con una agenda de “distribuir la riqueza” y de castigar el éxito económico, junto con un Congreso Demócrata con líderes como Pelosi y Reid, representan “la tormenta perfecta” para provocar grandes cambios negativos en esta sociedad.

Ojalá me equivoque. Inclusive tengo alguna esperanza, más bien un deseo sin fundamento, que el nuevo Presidente sea John McCain, aunque también dudo de la política que implementaría en medio de una verdadera crisis económica. Por lo menos creo que un Presidente McCain podría defender la integridad física del país ante las amenazas de los enemigos en el exterior. Desafortunadamente, la bancarrota intelectual de la cultura en este momento no permite la posibilidad de que triunfen las ideas que podrían superar esta crisis.

Me voy a ausentar por tres semanas (ya yo voté mediante la boleta ausente), y cuando regrese ya habrá disminuido la euforia del proceso electoral. Cuando regrese volveré a tomar medida de lo que ha acontecido, y de lo que nos puede esperar en los próximos años.

cubivallejo
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 748
Edad : 70
Valoración de Comentarios : 79
Puntos : 462
Fecha de inscripción : 12/01/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.