Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 48 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 48 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

¿Ganará? Lo creeré cuando lo vea

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Ganará? Lo creeré cuando lo vea

Mensaje por QBANO 76 el Miér Oct 22, 2008 5:11 pm

¿Ganará? Lo creeré cuando lo vea
Escrito por Roberto Luque Escalona
miércoles, 22 de octubre de 2008


* Siendo joven, apenas de clase media y estando en un collage de California, realizó un viaje por Pakistán, Indonesia y Kenia en compañía de dos amigos pakistaníes. ¿Quién lo pagó? Estudió en las universidades de Columbia y Harvard, que están entre las más caras. ¿Quién pagó sus estudios? Compró una casa de millón y medio de dólares cuando sus entradas apenas rebasaban los cien mil al año. Aquí no hay preguntas: la compra se realizó con ayuda de un sujeto llamado Resko, luego procesado por corrupción; además de corrupto, el tal Resko es sirio. Sus primeros pasos en la política os da a la sombra del clan Daley, la corrupta camarilla de Chicago. Su trabajo como trabajador social lo hace en el Southside de esa ciudad, que sigue siendo un ghetto cochambroso con unos índices de criminalidad más altos que Bagdad. Ha mantenido estrechas relaciones con la ACORN (Organizaciones Comunitarias para la Reforma Ahora), que se dedica a inscribir electores pobres y miembros de minorías, ahora investigada por el FBI, entre otras razones, por inscribir a sujetos con nombres extraños, como Mickey Mouse y Donald Duck. Su mujer, a quien ha debido retirar a un segundo plano porque su racismo es demasiado evidente, trabaja para una señora iraní. Ha mantenido relaciones cordiales con un terrorista contumaz, Bill Ayers, calificándolo de persona honorable. Los magnates de Wall Street, autores del desmadre financiero que algunos mentecatos quieren atribuirle a Bush, han donado seis veces más dinero para su campaña que para la de su contrario. Su pastor durante veinte años, Jeremy Wright, es un furibundo racista que ha expresado de manera bien clara su odio a los Estados Unidos. Louis Farrakhan, el llamado “Hitler negro”, líder de los Black Muslims, lo elogia. Tiene sólidos lazos con el hombre de confianza de los sauditas, un tipo que se hace llamar Al-Manzur, nombre tomado de un caudillo de la España mora, del que les hablaré la semana próxima. Mientras, toda la gentuza izquierdista del mundo, todos los enemigos de nuestras libertades esperan por su triunfo.
¿Ganará? Lo creeré cuando lo vea. Es demasiado turbio, demasiado desfachatado. No es ni siquiera el ghetto negro, que es parte, aunque desagradable, de América: es Africa y el Islam. Es el hijo de un africano musulmán y de una de aquella hippies que entre una fumada y un revolcón denostaban a nuestros soldados que se rompían el alma en Vietnam. Es el reverso de lo que ha hecho grande a los Estados Unidos.

* Bill Ayers, cabecilla de la organización Weathermen Underground, extrañamente ligado a Barack Hussein Obama, dice que lamenta no haber hecho suficiente durante su época de terrorista. Como dijo una argentina, ¿falsa modestia o boludez? Si quiere saber lo importante que fue su desempeño y el de otros hijos de mala madre para la victoria del Vietcong, que lea las memorias del general Vo Nguyen-Giap, jefe militar de los comunistas vietnamitas. Por cierto, el tipo vive en la misma barriada que Barack Hussein y que Louis Farrakhan, el líder de los Black Muslims. Carcañal de indígena es ese vecindario.

* John McCain cometió un error al tratar de apaciguar a una multitud de republicanos que gritaban contra Barack Hussein Obama poniéndolo como un zapato diciendo que su rival era “una persona decente” y que “no había por qué temerle si llegara a Presidente”. Como McCain me agrada voy a juzgar sus afirmaciones de la manera más benigna a mi alcance: creo que exageró.

* Hablando de gente indeseable: ¿Qué hay de las trapisondas de Charles Rangel con el IRS? Entre la campaña electoral, la crisis financiera y, por supuesto, la toalla que pretende tirarle la dirigencia del Partido Demócrata, a lo mejor “escapa legal”, el tramposito ese.

* Sarah Palin no tiene experiencia en política internacional. En cambio, a Nancy Pelosi le sobra. Tanto es así, que la Loquita de la Bahía se retrata muy oronda (casi siempre está muy oronda; me recuerda a Oronde Gadsden, un wide receiver de los Dolphins que dejaba caer muchas pelotas) junto Piedad Córdoba, la senadora colombiana alcahueta de las FARC y del deschavetado Chávez. Política internacional al estilo de San Francisco Bay.

* Hablando de congresistas demócratas: usted, a quien un día sí y otro también le recuerdan los bajos índices de aprobación de George Warrior Bush, ¿sabía que los del Congreso, de mayoría demócrata, son mucho más bajos?

* Atención, votantes colombianos del distrito 18: por si les interesa, Annette Taddeo, la colombiana que aspira a desplazar a la cubana Ileana Ros en el Congreso, es una ferviente partidaria de Barack Hussein Obama, que a su vez es un ferviente partidario de bloquear el Tratado de Libre Comercio con… Colombia.
* Lo que sigue lo escribí en Cuba hace 19 años y en Cuba seguía cuando se publicó en México un año después: “Fidel Castro es capaz de decir las cosas más increíbles como si todo el mundo fuese capaz de creerlas, como si él mismo las creyera. Donde dije “Fidel Castro” diga Barack Hussein Obama y será tan cierto en un caso como en el otro.

* Las insoportables declaraciones del cantante Isaac Delgado. “Un artista que viva allá debe adaptarse a las reglas impuestas por la autoridad al igual que el resto de la sociedad a la cual pertenece. Toda persona que quiera o tenga que permanecer allí debe hacerlo bajo esos lineamientos”. Toda una loa a la sumisión. Sólo le faltó decir “¡Comandante en Jefe, Oddene!”. Los lineamientos de que habla el cantante son para cobardes o para partidarios de la tiranía; supongo que él es ambas cosas. Comparar las emigraciones de Mirta Medina y Maggie Carlés con las de Celia y Olga es toda una expresión de dureza facial. Dejando a un lado las enormes diferencias en cuanto a calidad artística, ¿qué dejaron atrás la Medina y la Carlés? Sus sueldecitos y sus años de servicio al régimen; Celia y Olga se fueron sin lo que habían ganado en años de estrellato y que les pertenecía. “Al llegar aquí, por ejemplo, supe que había habido fusilamientos. Al llegar aquí supe del dolor de muchas familias que debieron dejarlo todo y llegar con lo que tenían puesto”. Bueno, Isaac, si tus cuerdas vocales tuviesen la solidez de tus músculos faciales, te estaría esperando un nicho entre Miguelito Valdés y Benny Moré. Como es natural en un hombre nuevo, a Isaac Delgado le gusta Obama y está contra el embargo. “Creo que el poder envilece y los republicanos ya llevan ocho años en el gobierno”. Envilecidos están tú y todos los que son como tú, toda esa patulea de camajanes que no han dejado pasar un crimen sin aplaudirlo. Apoyar sin reservas una tiranía corrompe tanto como ser tirano. Y ustedes lo han hecho no por 8 años, sino por 4 décadas. Por último, ¿sabes por qué no has triunfado aquí? Porque no tienes verdadera calidad. Pon uno de tus discos y luego otro de Marisela Verena, Willy Chirino o Carlos Oliva y verás lo que quiero decir.

* John Lewis, uno de los líderes del movimiento por los derechos civiles de los negros en los 60’ y congresista demócrata por Georgia, dice que los ataques contra Obama les recuerdan la retórica del gobernador George Wallace, partidario de la segregación de los negros y enemigo de sus derechos. Es la vieja historia de la minoría negra chantajeando la nación. En otras palabras, Barack Hussein Obama puede asistir durante 20 años a los sermones de Jeremy Wright contra los blancos, pero si alguien señala tal actitud como un acto de racismo, comienza la gritería. Los que tanto hablan de racismo, los que acusan a de ser racistas a todos los que no le hagan el juego, son los que más racismo generan.

* Todos los años, el 12 de octubre, fecha en que barcos castellanos tripulados por castellanos y pagados con dinero de Castilla efectuaron eso que llaman el Descubrimiento, se aparece un papagayo tercermundista a hablar de “genocidio”. Lo cierto, lo verdadero, es que los llamados por Cristóbal Colón “indios” se pasaban la vida matándose (a veces comiéndose) entre sí. No ha habido pueblo más depredador que los aztecas, que a veces hacían la guerra sólo para conseguir gente a la que matar en sus ceremonias religiosas. Cuando suba a una pirámide en México recuerde esto: está usted parado –o sentado- en lo que fue un matadero de gente hasta que llegaron los hombres de Hernán Cortés. En cuanto a los quechuas, ¿por qué no aprovecharon las contiendas entre los españoles, las de los Pizarro contra los Almagro y luego la rebelión contra el poder real del Pizarro sobreviviente, para devolverle el poder a sus antiguos gobernantes? ¿Tibieza con los incas?

* “El señor Martínez está firmemente plantado en la realidad. Tiene una agenda amplia y un estilo directo de liderato (…) bajo su dirección, Hialeah fue transformada en una moderna y más habitable comunidad gracias en no poca medida a su energía y efectividad”. Lo anterior lo leí en la recomendación que The Miami Herald hace de Raúl Martínez. Me dan ganas de cantar como el dúo Los Compadres:
“¡Cómo cambian los tiempos, Venancio!
¿Qué te parece?”
Recuerdo cuando, hace ya muchos años, en el siglo pasado, cuando yo escribía en el Nuevo Herald, en ambos Herald apareció un artículo de Carl Hiassen contra el hoy elogiado Martínez en el que lo acusaba de implantar la corrupción en Hialeah. Como en Hialeah ya existía corrupción cuando Martínez correteaba por las calles de Santiago de Cuba (recuerden al alcalde Milander), decidí ripiar a Hiassen. Y lo ripié. En la sección Opiniones del Nuevo Herald. Y Hiassen, que, como decía Tito Gómez cantando a Juanito Márquez, “se me guilla de estrella”, no dijo ni pío.
¿Saben por qué lo hice? Nothing personal. It was strictly bussiness. Yo no permito en silencio que una persona representativa del Miami cubano sea acusada injustamente por alguien ajeno a dicha comunidad. La misma reacción que tuve con Raúl Martínez la tuve después con José Canseco, perseguido desde 1992 por la gentuza que gobierna el béisbol de Grandes Ligas.¿Solidaridad? Más bien conveniencia. Aquí somos muchos, pero en el conjunto de la nación somos pocos, muy pocos. Y muy odiados. Algo que los cubanos, muchos de los cuales viven embelesados con la contemplación de sus propios ombligos, no parecen notar.

http://www.libreonline.com/home/index.php?option=com_content&task=view&id=2919&Itemid=35

QBANO 76
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1465
Valoración de Comentarios : 78
Puntos : 81
Fecha de inscripción : 25/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.