Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 35 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 35 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Otro Gustav para Castro II: disidencia, exilio y más

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Otro Gustav para Castro II: disidencia, exilio y más

Mensaje por odioafifo el Vie Sep 05, 2008 9:53 am

copy and paste

Otro Gustav para Castro II: disidencia, exilio y más

Si, escribía ayer, el huracán Gustav ha puesto sobre la mesa el debate sobre una suspensión provisional de algunas disposiciones del embargo, la oferta del gobierno de los EE.UU. de enviar ayuda a las zonas devastadas ha colocado las cosas en una situación bien interesante.
A la iniciativa del Movimiento Democracia a favor de esa suspensión provisional, desde Miami, siguieron la muy relevante petición firmada por congresistas y senadores cubanoamericanos y las peticiones hechas desde Cuba en documentos firmados por Elizardo Sánchez, Martha Beatriz Roque, Vladimiro Roca, Oswaldo Payá Sardiñas y otros. (Siguiendo el post de ayer, verán una cronología siquiera parcial de los pronunciamientos, y los enlaces, que aquí me ahorro.)
¡Toda una revolución la del Gustav! Parecen de acuerdo Castro I y su alusión al paisaje que deja una deflagración nuclear, Machado Ventura y su «esto es muy duro», lo más granado de la oposición cubana, los gobiernos de Rusia y Venezuela, y hasta Lincoln Díaz-Balart e Ileana Ros-Lehtinen.
¡Esto sí es un ciclón y lo demás, bobería! El maestro Fernando Ortiz escribiría epílogo a su Huracán, si se encontrara con estos titulares.
Pese a todo, curiosas e inéditas como son esas cuestiones de la política mayor, lo cierto es que los damnificados todavía se preguntan, mientras Abel Prieto mandó unos cómicos a divertirlos, qué coño será de sus vidas, perdida ya la «hacienda», casita y conuco, en el mejor de los casos.
La pregunta ahora es si tal coincidencia de voluntades –siquiera en el plano del reconocimiento y las intenciones– llevará bienestar, el siempre escaso y perecedero bienestar de la caridad, a esa pobre gente.
Cuando escribo esta nota, el gobierno cubano no ha dicho más pío que los que forman la lista de países que han mandado mensajes de solidaridad y ofrecimiento de ayuda. Un piar con poco pienso.
Un comentarista de este blog, León Tusao, adelantaba ayer una cuestión que gravita sobre la posible respuesta cubana, de haberla. ¿Ayudan la implicación de la disidencia interna y la declaración del Departamento de Estado a favor de repartir la ayuda a través de las llamadas ONGs? Vendría a decir, creí entender, que tal amago de «componenda» da al traste con cualquier intención del gobierno cubano, if any, de aceptar la ayuda.
Naturalmente, la perspectiva de que las ayudas se repartan desde la Oficina de Intereses a discreción de Roque, Payá o Roca es de todo punto inimaginable. Jamás el actual gobierno cubano aceptaría que lo sustituyan en su función de dador y repartidor. Y menos que menos si quien lo sustituye son los enemigos cuya enemistad le da oxígeno para la bravuconería de la que tanto gusta.
Nadie dude, pues, de que el régimen de Castro tan sólo aceptaría la ayuda masiva de los EE.UU. y el exilio si la reparte él mismo. Pero, ay, la primera no se la darán sin condiciones y la segunda no tiene cómo repartirla, porque llegaría ella solita. En paquetes, giros bancarios, de la mano de quienes viajen a socorrer a sus parientes. ¡Imagínense el espectáculo! De Rusia, cuatro aviones, y de Estados Unidos comisión para evaluar daños y lo que venga. ¡Y los «gusanos», mariposas humanitarias!
Se trata de una de esas situaciones escasas –no hay un Gustav todos los años y gracias a dios que no lo haya– en las que se prueba si la voluntad del gobierno de los hermanos Castro, y decenas de miles de esbirros y colaboradores muy activos, están dispuestos a apostar por el bienestar de los cubanos o por su propia permanencia en el poder.
No tengo la menor duda de que su apuesta primera es la segunda. Pero, ay, ¿y si la devastación generada por Gustav es tan verdaderamente bestial que la permanencia en el poder se la juega más de la cuenta? Por acción y por omisión, por decirlo así. Y si el huracán de viento y agua trae huracán de razones y oportunidades.
Por lo pronto, y a la espera, me parece que dejar saber a los cubanos a quienes secuestran la información que el exilio, los políticos cubanoamericanos, la disidencia y el gobierno de los EE.UU. trabajan por ellos es de importancia capital. Al menos, sentirán el orgullo, tal vez también el consuelo, de pertenecer a una nación que rebasa los estrechos límites de la isla.
http://www.cubaencuentro.com/jorge-ferrer/blogs/el-tono-de-la-voz?referer=blogs/(offset)/0

odioafifo
Moderador

Cantidad de mensajes : 2578
Valoración de Comentarios : 423
Puntos : 3758
Fecha de inscripción : 02/09/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.